Inseguridades que no conocias

4 inseguridades que no conocías y que afectan más a mujeres que a hombres

Las inseguridad son un fenómeno psicológico bastante común. Es algo que todas las personas experimentamos de vez en cuando, y es algo que todos podemos superar.

Sin embargo, una cosa es cierta, las inseguridades las viven más las mujeres que los hombres, aunque las cosas están cambiando.

En este post voy a describirte algunas de las inseguridades más comunes a las que se
enfrentan las mujeres de hoy. Toma nota e identifica si alguna resuena contigo.

La inseguridad es un fenómeno psicológico que afecta más a las mujeres

La inseguridad es un fenómeno psicológico que se manifiesta en un sentimiento de inferioridad. Puede estar causada por muchos factores, como la genética, las experiencias de la infancia, las situaciones que se viven en el día a día y las interacciones sociales.

La inseguridad es algo que todos podemos llegar a experimentar en algún momento de nuestra vidas. Sin embargo, también puede superarse si se trabaja la confianza y una imagen positiva de sí mismo.

Como lo mencioné antes, las inseguridades son comunes tanto para los hombres como para las mujeres. Sin embargo, las mujeres tienden a tener sentimientos de inseguridad más fuertes que los hombres, sobre todo a nivel emocional y físico. Porque la sociedad pone mayores expectativas en ellas que en sus homólogos masculinos a quiénes la inseguridad los acompaña más a nivel laboral y competitivo.

A nivel físico se espera que las mujeres tengan un buen aspecto a pesar de que no siempre son capaces de cumplir con estos altos estándares debido a su composición genética, su economía, preferencias, e incluso al proceso natural de envejecimiento.

Adicionalmente, estas inseguridades son causadas, en muchas ocasiones, por situaciones internas y externas, como veremos a continuación.

El perfeccionismo

El perfeccionismo es un estado mental y una inseguridad femenina bastante común. Es una forma de pensar que tienes sobre ti misma, tu vida y tus objetivos que te hacen creer que todo tiene que ser y estar perfecto.

Las personas perfeccionistas esperan ser perfectas en todos los aspectos de su vida. Sienten que tienen que ser perfectas en el trabajo; sienten que tienen que parecer perfectas por fuera; y en las relaciones. Creen que si algo no funciona a la perfección entonces ya no vale la pena intentarlo siquiera.

A veces, el perfeccionismo puede ser bueno porque te da un alto nivel de exigencia sobre ti misma y te permite esforzarte más. Lo que podría significar obtener más reconocimientos que te harán sentir bien física y emocionalmente.

Sin embargo, el perfeccionismo también puede llevarnos por un camino oscuro en el que nos frustramos por no lograr ese alto nivel de perfección que creemos necesitar.

Este tipo de pensamiento nos lleva a una espiral interminable en la que, por mucho que nos esforcemos, nada nos parece lo suficientemente bueno porque nada es realmente «perfecto».

compararse con los demás

La comparación social es cuando uno se compara con los demás. Esto ocurre de forma natural y no siempre es algo malo. Puede ser una buena manera de aprender de otras personas, pero también puede hacernos sentir inferiores o inadecuados en algunas ocasiones.

La comparación social aparece a menudo en los medios de comunicación y en las revistas que leemos, pero también es algo que hacemos todos los días sin darnos cuenta. Puede que compares el nuevo color de pelo de tu amiga con tu propio y aburrido color, o o que te preguntes por qué parece que no le gustas a nadie tanto como ella.

Cuando esto sucede, puede causar inseguridad porque a veces no nos sentimos lo suficientemente buenas en comparación con otras personas, lo que nos lleva a pesar que hay algo malo en nosotras mismas, ya sea a nivel físico o personal.

En este punto tengo un buen ejemplo, y ese nos lo da las redes sociales o páginas que muestran fotos de escorts prepagos en Colombia, imágenes de hermosas mujeres donde tienen unas curvas y estilo que a nuestro parecer son perfectos. Sin embargo, lo único que hace esta comparación es hacernos sentir mal con nosotras mismas.

Compararnos con otros buscando nuestros propios defectos, nunca será bueno para nuestra autoestima y amor propio.

pensar demasiado en el futuro o en el pasado

Si nos quedamos mucho tiempo viviendo en una época que no es el presente. La inseguridad puede acompañarnos y hacernos ver la vida de una manera que no es.

Por ejemplo, si ahora pensamos en cómo era nuestro cuerpo cuando teníamos 20 años y lo comparamos con el cuerpo que tenemos casi a los 50, puede que nos vengan muchas inseguridades. No nos sentimos sexys, bonitas, agradables a la vista.

Lo mismo ocurre si comparamos las relaciones que tuvimos antes con las que tenemos ahora o con las que podríamos tener en el futuro. Tanto a nivel amoroso como social.

Vivir en el pasado o en el futuro no es una buena manera de vivir en plenitud. Por el contrario nos llena de temor, inseguridad y sobre todo nos impide ver la vida como realmente es.

La apariencia física

En este punto las mujeres sí que tienen más problemas que los hombres a nivel de comparaciones e inseguridades. Las mujeres, siente mucha inseguridad con respecto a su aspecto físico, principalmente provocado por webs de avisos scort donde las chicas tienen cuerpos de película o redes sociales como Instagram, tiktok e incluso el mismo porno que nos muestran cuerpos y vidas perfectas que la mayoría no tenemos.

Es una inseguridad común, y hay muchas razones para ello: la sociedad juzga a las personas en función de su aspecto, por lo que las mujeres a menudo sienten que tienen que tener un buen aspecto para tener éxito en el trabajo. Por mencionar solo una de esas razones.

Sin embargo, esto no es cierto. Pero puede ser difícil de creer cuando todas las revistas muestran a celebridades con un pelo y un cuerpo perfectos, diciendo que cualquiera puede lucir como ellas con el suficiente esfuerzo… ¡e incluso puede que esas celebridades se lo digan a sí mismas!

La única forma de superar esta inseguridad es la autoaceptación: tener confianza en lo que eres y no dejar que las opiniones de los demás te desanimen.

Recuerda que no estás sola en tus inseguridades y que puedes superarlas

Las inseguridades forman parte de nuestra vida. Hay millones de personas que tienen los mismos sentimientos e inseguridades que tú. Así que no te sientas sola. Quizás algunas de estas inseguridades son una tontería, pero una cosa es cierta, para ti son importantes y es necesario trabajar en ellas.

Lo bueno es que hoy en día hay muchos recursos disponibles para ayudarte a lidiar con todas esas inseguridades.

Con el sistema de apoyo adecuado, incluso las inseguridades más dolorosas pueden resolverse rápidamente.

No dejes que tus inseguridades te definan. Deja que te motiven para mejorar y siéntete orgullosa de lo que eres. Recuerda que todo el mundo tiene inseguridades (incluso esas personas que ven y que parecen tan seguras de sí mismas) y que forman parte de lo que nos hace humanos.

Con lo que debes quedarte es que podemos cambiar nuestros pensamientos y comportamientos; ¡superar una inseguridad es imposible!

Cuéntame en los comentarios ¿Cuáles son tus inseguridades y cómo trabajas en ellas? ¡Te leo!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.