Categorías
Blog de Hablando de Sexo Nuestro Cuerpo

¿Alguna vez te has dicho cuánto te amas?

Hay una frase por ahí que tal vez has escuchado alguna vez y dice: «¿Cómo vas a amar a otros si no te amas a ti misma?» Es una realidad.
¿Cómo pretendemos darle amor a otros si no somos capaces de amarnos a nosotras mismas. Si nos tratamos mal, si nunca nos hemos dicho cuánto nos queremos, nos respetamos, nos aceptamos y valoramos?
Piensa un momento en ello: ¿Cómo puedes decir que amas tanto a tu pareja, tus hijos, tus padres, si te cuesta tanto quererte a ti misma?

«Mujer en un espejo» Theo Van Rysselberghe – 1907

Puedes odiarte y no gustarte muchas cosas de ti y amar a otros.
Muchos te dirán que es la única forma de amar. Esa donde amas a otros por encima de todo, incluso de ti misma.
Amar a tus padres, hijos y pareja es lo normal y lo más natural del mundo, sale por instinto. Así te traten mal, así no te quieran y te descuiden.
Esta es una realidad para muchas mujeres.
Sin embargo, yo te invito a que cambies ese patrón, a que te ames, para que así puedas aceptar al otro, ser más tolerante y amar sin condiciones, amar con libertad, amar sin apegos.
Parece que es algo sencillo, sin embargo cuando haces el ejercicio de mirarte al espejo, ya sea solamente la cara o de cuerpo entero, desnuda o con ropa, te parece una estupidez decirte a ti misma cuánto te quieres, cuánto te valoras y cuánto amor te profesas.
Y te parecerá estúpido, pero descubrirás que no es tan fácil como parece.
Porque puedes decirlo a la primera, pero cuando te observas detenidamente, cuando meditas tus palabras y te las dices de corazón, ahí es donde no es tan fácil de hacer.

Te invito a que te empieces a amar hoy mismo

Hoy te quiero hacer una pequeña invitación, una invitación a que te ames, a que te aceptes, pero sobre todo a que te lo digas.
A que te mires al espejo fijamente y veas todas las cosas buenas que tienes.
Esas cosas que te hacen sonreír y que otros ven en ti o que aún no ven pero tú sabes que ahí están, que existen y te llenan de orgullo.

«Mujer en el espejo» Lienzo de Maria Méndez Aranda

Ámate, siéntete orgullosa de ti misma, valora quien eres, pero sobre todo dilo a la persona más importante de tu vida: TÚ.
Es importante que te lo digas, que si nunca lo has hecho, empieces a hacerlo. No sabes cuanto puede cambiar tu vida cuando empiezas a decirte cosas bonitas.
Amarte es la cosa más bella de todas. Te aseguro que cuando empieza a hacerlo, notarás que amas más a las personas que tienes alrededor y lo mejor de todo los amas de otra manera. Así que te ánimo a que empieces hoy mismo.
Te dejo este vídeo para que empieces  con la tarea.
No olvides que

[piopialo]la aceptación es un proceso que hay que manejarlo poco a poco [/piopialo]

y este puede ser uno de los tantos pasos que deberías hacer para aceptarte y quererte cada día un poquito más.

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

32 respuestas a «¿Alguna vez te has dicho cuánto te amas?»

Sinceramente creo que es difícil establecer una relación de follamigo sin que excitan otras implicaciones. El sexo puede ser muy bueno, y si es así siempre aparece la tentación de implicar a ese follamigo en otras áreas de nuestra vida. Si vamos al cine o a cenar tendremos una dimensión social y dejaremos de ser follamos. Si solo tenemos sexo sí seremos follamos de verdad.

Yo también creo que no es algo sencillo, pero creo que es posible. No sé si yo pueda, tal vez los primeros encuentros si pueden funcionar, pero en algún momento las cosas evolucionan y seguro será más complicado mantener 🙂

[…] Para ser productivo mientras esperas, hay que saber aprovechar esos momentos muertos, por ejemplo para leer un capítulo del libro que has empezado, para escribir ideas para un nuevo artículo, un mensaje a tus amigos o familiares, para pensar en cosas para hacer más adelante. Esos momentos “muertos”, que yo llamo, son ideales para hacer muchas cosas. Te sirven para organizar tu mente o porque no, para relajarte un poco y dedicartélos a ti misma. Por ejemplo, para meditar, descansar la mente de tantas cosas que tiene. Para consentirte, para decirte cuan especial y bella eres. […]

Es la asignatura pendiente. ¿Por qué nos cuesta tanto abrazarnos con lo que me gusta abrazar a otros? Nadie nos dijo que esto era tan bueno y descubrirlo de adultas cuesta.
Empezar con tus propuestas es un gran paso Diana, hay que practicar el espejo a diario. El vídeo, que ya vi en su dia, me ha vuelto a encantar.
Gracias preciosa.
Un abrazo.

Dianita que lindo post ! me recuerda mucho una época de mi vida en que me rechazaba a mi misma en muchos sentidos…inclusive llegué a decirme que me odiaba, recuerdo esa sensación era terrible, sentía que me dolía muchísimo el pecho y el corazón. Con suerte es una historia muy pasada, es un ciclo cerrado. Lo único que quedó es el aprendizaje. Ahora también recuerdo la primera vez que hice este ejercicio, mirarme al espejo y decirme que me amaba, fue una experiencia hermosa, recuerdo haber llorado muchísimo…de hecho en el día me echo piropos y es super guay !
Yo conozco personas que se detestan a si mismas, y dicen amar a otras personas. Yo lo veo más como amar en otras personas lo que quisiéramos tener y no tenemos. Cómo sí buscáramos nuestro reflejo en el otro, sin embargo no es para nada sano sentir ese continuo sentimiento de insatisfacción en el alma.
Un abrazo grande !

Guapa qué fuerte lo que me cuentas, yo la verdad nunca he estado en tu situación. Es verdad que a veces no me gusta alguna parte de mi porque he subido de peso o bajado o alguna cosa así, pero nada tan fuerte como lo que dices o como también he conocido a otras chicas. Es una pena y es importante encontrar la salida, buscar ayuda y sobre todo mirarse poco a poco y todos los días al espejo con una mirada más amorosa 🙂

Todos los dias me lo digo al espejo cada mañana, lo leí en un libro que me marco mucho y se lo escuche a una amiga, desde ahí todos los dias me sonrió al espejo, me digo lo guapa que estoy, y si no tambien, me digo: que te pasa Andrea que son esas ojeras, por ejemplo y así, comencé a entablar esa sana y productiva relación conmigo misma, gracias por la lectura, ayuda a complementar mi práctica.

Parece increíble pero así es! La autoaceptación es todo un reto. Amarnos y respetarnos a nosotros mismos es un trabajo interno que implica para algunas personas mucho esfuerzo. Aceptar que tenemos puntos a mejorar pero que definitivamente somos ESPECIALES, UNICOS y que no existe nadie igual en el mundo que nosotros. Recomiendo decirnos al espejo, eso todos los días y sin duda alguna, habrá amor hacia la persona más importante que somos nosotros mismos.

Te cuento que he tratado de preguntármelo varias veces, yo me amo claro que si, pero aveces no quedo conforme con mi cuerpo, mi pareja me esta enseñando como hacerlo, el si se ama demasiado y tiene una autoestima y auto confianza increíble y trata de darme un poco de eso para empezar a aceptarme y quererme mucho más.

Quererse a una misma es difícil, sobre todo cuando hay tantos modelos alejados de la realidad que nos bombardean a diario en todos los medios. Inconscientemente, nos comparamos, y nunca encontramos ese equilibrio, entre la realidad y las expectativas. Pero este post tuyo ayuda mucho a cambiar esta mentalidad. Un abrazo!

Sabes que siempre me lo pregunto y me respondo lo mismo, yo me amo demasido, mi ego esta por encima y no me importa quien me diga lo contrario, porque acepte quererme como soy y nadie me cambiara ese pensamiento. Este post me ha encantado mucho.

Guapa, cuando pones a los demás por delante de ti, hay algo que no funciona, porque siempre alguien podrá pisotearte en pro de ese amor que tu le tienes ¿Que justo e eso? Cuando tu te amas a ti misma, nunca permitirás que te hagan daño: físico o verbal. Siempre sabrás cuando decir basta y sobre todo sabrás tener la clase de relaciones que te mereces 🙂

Esto lo deberían enseñar en el colegio 🙂 Que obvio que parece que para amar hay que empezar por uno mismo, y en cambio nos parece muy natural amar a la familia y la pareja sin pensar en nosotros mismos.
Yo estoy en una fase de aceptación de mi misma. No iré tan lejos como para decir que ya he conseguido decirme «me amo», pero ya no me veo con ojos negativos y creo que voy por el buen camino.
Muchas gracias por en mensaje y hacernos pensar guapa 🙂
Un abrazo

Pues creo que nunca me lo he dicho, me cuesta bastante decir esas palabras y hacia mi misma no me suena natural…
Hay muchas cosas de mi que no me gustan, pero supongo que cada vez que me doy crema para tener mejor la piel (por poner un ejemplo) es un gesto con el que indico que me preocupo por mi misma y me quiero, ¿no? Que si no fuese de ese modo no me cuidaría…
Bss.

Exactamente guapa, hay muchas maneras de decirte te quiero a ti misma, mientras no puedas decirlo con palabras hazlo con gestos, con caricias, con cremas y con cositas bonitas que te regales. Con el tiempo llegará un momento en que te lo podrás decir a ti misma y creértelo de verdad 😀

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.