juegos eróticos a otro nivel
|

Cómo llevar los juegos eróticos a otro nivel

Cuando llevamos tiempo en una relación, uno de los grandes miedos que tenemos es cómo disfrutar de nuestra sexualidad y de los juegos eróticos con nuestra pareja.

La verdad, nada tendrá por qué cambiar a peor entre vosotros con el tiempo. La sexualidad puede ser tan plena como lo era al principio, pero nos llenamos de estereotipos, miedos, inseguridades y un sinfín de cucarachas mentales que nos impiden realmente disfrutar.

Por ello hoy te traigo 5 ideas para llevar tus juegos eróticos a otro nivel y disfrutarlos en tus relaciones.

Aprende a jugar sola y compartir

Si estamos en pareja, ¿por qué vamos a jugar solos? Ese es quizás uno de los múltiples quiebros mentales que nos surgen tras emparejarnos. 

Hay alguien ahí dispuesto a compartir la intimidad con nosotros, así que para qué hacernos un solitario… Todos los juegos eróticos son más divertidos en compañía. O eso nos decimos.

¡Error! Por más tiempo que llevemos en una relación, nunca debemos olvidar los beneficios de jugar contigo misma a solas, de vez en cuando.

Una vez pierdas los miedos, las vergüenzas y las inseguridades en este aspecto, es más sencillo abrirte a compartir esos momentos de darte placer a ti misma. Dicho de otra forma, es más fácil hacerlo con tu pareja. Y sí, estoy hablando de autoservicio en compañía.

Te sorprendería saber cuántas personas hay que nunca se han tocado delante de su pareja y esperan que esa persona lo haga todo. A menudo sucede porque sienten pudor, miedo, culpa, vergüenza de expresarse y darse placer mientras le observan.

Es curioso que sea el caso, pues te aclaro que es un acto placentero, que crea conexión y una intimidad mucho más fuerte con tu pareja. Inclúyelo en tus juegos eróticos y verás cómo cambia tu relación. 

No tengas miedo de explorar con otras personas

Te lo he dicho en otras ocasiones, pero no deberías tener miedo de explorar tu sexualidad en pareja con otras personas.

Cada vez es más frecuente que las personas quieran probar alternativas en su sexualidad. De hecho, reconocen sin tapujos que es normal que después de un tiempo en la relación te canses, te aburras y busques un poco de variedad fuera. 

¿Choca eso con tus valores y creencias? No te preocupes, que no es obligación o impedimento para que tengas juegos eróticos dentro de tus límites, deseos y necesidades. 

Ahora bien, ¿te imaginas cómo serían tus relaciones si pudieras explorar estas nuevas experiencias junto a tu pareja? Ya te digo que sería una cosa totalmente diferente.

¿Qué te sugiero? Si no quieres buscar parejas liberales con las mismas curiosidades, u otros espacios donde conocer personas así, bien puedes utilizar una escort de lujo. Te lo he mencionado antes, y creo que siempre viene bien contratar profesionales cuando no sabemos o no queremos encartarnos con amigos o conocidos.

Puedes encontrarlos en páginas como Escorts de lujo en Felina Barcelona,  donde además de encontrar personas que pueden acompañarte en este proceso, también ofrecen lugares seguros donde puedes ir y compartir experiencias nuevas.

No tengas miedo de explorar y de expandir tu sexualidad. Si estás en una relación y lo haces con tu pareja y ambos están de acuerdo y lo desean, pues aprovecha. 

Busca ayuda y aprende cosas nuevas

Nunca es tarde para pedir ayuda, y siempre es buen momento para contar con otras personas que te den otras ideas o visiones de la sexualidad. 

¿Sabes? Nadie tiene todas las respuestas, y no es malo que no lo sepas todo. Lo único que necesitas saber, la única cualidad imprescindible, es que seas capaz de hablar de sexo de una manera abierta, honesta y vulnerable. 

El peor error que puedes cometer es el de hablar de sexo con alardes, distracciones o disfraces. Así te impides aprender, crecer, expandir tus horizontes y traer cosas nuevas a tu vida. Aunque tengas la tentación de “salvar la honra” y “no quedar mal”, te haces un flaco favor… Y si me estás leyendo ahora, no creo que quieras una vida sexual mediocre. 

En cierta manera, leer post como este también es buscar ayuda. No te sientas mal por ello. Es una oportunidad para aprender más y seguir avanzando en tu camino.

Tenemos catalogado el tema de pedir ayuda como si fuera algo malo. Como si confiar y apoyarnos en los demás nos convirtiera en débiles e incapaces, en personas que no saben resolver sus propios problemas, ¡pero no es así en absoluto! 

Se trata de salir de tu realidad para poder ver las cosas con perspectiva. De conocer otras herramientas, ideas y estrategias que harán que vivas tu vida de otra manera.

¡Anímate!

Habla abiertamente con tu pareja

Si deseas llevar los juegos eróticos a otro nivel, es importante hablar con tu pareja igual que hablarías con alguien a quien vas a pedirle ayuda. Si no puedes abrirte, ser honesto y mostrarte vulnerable con esa persona con la que compartes tu vida, vas a embotellar muchas emociones y deseos. 

¿Es malo eso? Al principio no, pero con el tiempo sí. 

Esa presión añadida al reprimirte puede provocar frustración, rechazo, desconexión, rabia e insatisfacción al cabo de un tiempo; y llevarte a romper una buena relación por la mala decisión de no hablar las cosas como se merecen. 

Hazme caso: en mi país la gente ve más sencillo tener amantes y buscar fuera lo que no consigues en casa que hablar las cosas con tu pareja para mantener viva la chispa. 

¡Lo hacen hombres y mujeres por igual, ojo! Y me parece un poco triste, porque una cosa es que tengáis este tipo de acuerdos y otra muy distinta que suceda para evitar conversaciones incómodas. 

Acuérdate del dicho: más vale una vez colorado que cien amarillo.

Incluye juguetes eróticos y otros elementos en tu sexualidad

El último de los consejos que puedo darte es quizás el primero que se te ha ocurrido. 

Cuando queremos mantener los juegos eróticos activos en nuestras vidas íntimas, lo primero que buscamos es aquello que nos ayude a meternos en el papel. 

Ponemos en juego toda nuestra creatividad: compramos lencería y cosmética erótica, utilizamos sábanas de tacto suave y colores incitadores, creamos un ambiente propicio en el lugar, tomamos comidas y bebidas y nos colocamos perfumes que consideramos afrodisíacos… Y en último lugar, abrimos el cajón secreto y sacamos los juguetes. 

Buscamos estímulos, en definitiva. Así que mi último y mejor consejo, es que observes y tengas claros los estímulos que más te aportan a ti y a tu pareja. 

¡Y hasta aquí te puedo contar por el momento! 

Con estos consejos tienes suficiente para darle un giro a tu vida íntima y tus juegos eróticos. 

Si quieres trabajar a conciencia todos estos elementos y no sabes por dónde comenzar, o bien si quieres contar con apoyo y acompañamiento profesional para tu empoderamiento sexual y afectivo, tienes a tu disposición mi comunidad privada con acceso a talleres grupales y mis servicios de sex-coaching individual. 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.