Fantasias Sexuales
|

Fantasías sexuales: adentrándonos a un mundo de placer

Normalmente las fantasías sexuales son aquellos pensamientos que, secretamente, deseamos.

Las fantasías sexuales son algo que toda persona experimenta en su mente.

Muchas de estas ideas se quedan allí y nunca trascienden a la realidad.

Sin embargo hay otras fantasías sexuales que nos atormentan y queremos que se cumplan en algún momento de nuestra vida.

“Las fantasías figuran entre los secretos sexuales mejor guardados de una persona. Pero ocasionalmente su expresión e incluso su realización pueden proporcionar una larga relación, nueva vitalidad y excitación”.

Dentro de este tema hay algo común entre todas nosotras y es el temor y las inhibiciones que nos pueda traer cumplir estas fantasías sexuales.

Probablemente es así, porque hombres y mujeres no pueden controlar el contenido de sus fantasías.

A veces pueden resultar bastante obscenas y repugnantes si se piensan en ejecutar en la vida real.

La razón suprema de mantener nuestras fantasías sexuales en secreto es el temor de que su descubrimiento podría acarrear al fantaseador el disgusto y el desprecio de quienes las conocieran.

La ensoñación sexual es una actividad humana perfectamente natural; con frecuencia mientras se hace el amor y casi siempre durante la masturbación.

Aunque muchas personas se sienten culpables y preocupadas por causa de sus fantasías favoritas.

Los seres humanos somos criaturas tan complejas y a menudo contradictorias y las fantasías reflejan nuestra condición.

Todo esto es una capa más de nuestras personalidad, que sólo deseamos se convierta en realidad en la privacidad de nuestra mente o si tenemos la suficiente confianza con nuestra pareja, en la vida real.

¿Cómo podemos realizar una fantasía?


Compartiendo con nuestra pareja, ya sea hablando del tema o bien llevándolo a la práctica. Así de sencillo.

Muchas personas afirman que esto puede revitalizar una relación que se haya puesto algo monótona, al tiempo que crea una confianza libre de un innecesario sentimiento de culpa, por no haberlo intentado.

Eso sí, mucho cuidado si das este paso, hay que conocer muy bien a la pareja y aunque puedes compartirlo todo, a veces no deberías hacerlo.

Las fantasías realzan una verdadera excitación sexual y conducen a orgasmos más intensos.

Recuerden que no es nada anormal ni malvado lo que hagan dos personas con pleno consentimiento y con amor.

Un ejemplo, de fantasía para las mujeres, es actuar como una “prostituta” en la cama (aunque sea una persona muy respetable en la vida real).

Puede empezar gradualmente vistiendo una sofisticada ropa interior o un camisón atrevido antes de desnudarse completamente para hacer el amor; ensayando diferentes enfoques sexuales a la hora del sexo.

Sería muy extraño que el hombre resista durante largo tiempo estas tentadoras insinuaciones.

Igual todos tenemos fantasías sexuales favoritas, donde personificamos papeles, nos inventamos escenas o simplemente queremos tener sexo en un sitio que nos parece llamativo y atractivo a simple vista o en nuestra imaginación.

Te voy a mencionar aquí algunas de las fantasías más comunes entre hombres y mujeres:

  • Ser sometidas por nuestra pareja, dejándonos atar de manos y pies en la cama.

Esta fantasía resulta ser una manera excitante donde solo él tiene el control de toda la situación.

  • Hacer el amor al aire libre en un espacio donde transcurra mucha gente, eso puede resultar muy excitante al sentir que en cualquier momento puedes ser observada.

Los sitios más apetecidos pueden ser: parques, garajes, unidades residenciales, piscinas, cine, universidades, colegios, buses, avión…

Si el cambio de roles y la realización de fantasías sexuales por breve tiempo te llama la atención, explora la situación con tu pareja, no te quedes con las ganas.

Sin embargo ten mucho cuidado de cómo lo vas a hacer.

La ventaja es que hacer realidad las fantasías sexuales puede contribuir a que las personas exploren diferentes facetas de sí mismas y logren también una vida sexual más sana y plena.

¿Tú te animarías a contarle a tu pareja sobre tus fantasías sexuales?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

18 comentarios

  1. Yo creo que si tienes una buena relación de pareja, no hay secretos de este tipo, es decir, es fácil contar nuestras fantasías, y llevarlas a la realidad.
    Un besito.

  2. Creo que si hay una comunicación fluida con tu pareja pueden hacerse realidad, aunque de seguro siempre algunas se quedarán en fantasía porque siempre es bueno guardar algo para la imaginación.

  3. Hola Diana! Este tema me encanto, perfecto para terminar este 2016 bueni es que lo estoy leyendo el 31 de Dic qu ha esta hora tal vez tu ya estas a unas horas de iniciar el 2017, estoy de acuerdo hay que hablarlo y hacer realidad nuestras fantasías sexuales de verdad que son un plus a la relación con tu pareja y lo mas impoetante es que lo disfrutan ambos.

    1. Gracias guapa, espero que nos sigamos encontrando este 2017 🙂 y este mes vas a encontrar mucho contenido sobre este tema, es mi tema elegido este mes, me encanta y seguro dará mucho juego. Un abrazo guapa 🙂

  4. Has dado en el clavo en eso de que hay fantasías sexuales que son para compartir y otras no, como tú dices el ser humano es complejo y su sexualidad es un reflejo y parte de todo ello. Feliz año y espero seguir por aquí aprendiendo y disfrutando contigo, bss

  5. Las fantasías de sado no me llaman la atención, de pronto por ahí estar en alguna isla desierta o en un avión con un rebiscocho bien bueno, del resto no soy de fantasear mucho.

  6. La idea de dejar detalles para ser descubiertos por la pareja es fascinante, al final la idea es mantener una relación muy viva, sorprendiendo con situaciones que la otra persona no lo espera, es simplemente fantástico.

  7. Me temo que mis fantasías sexuales no podría comentarlas con mi pareja porque él no está dentro de ellas, al menos de las dos más recurrentes, en otras sí.. aunque creo que ya no es momento de llevarlas a cabo, pero bueno para eso son fantasías jejejeje, muaks

    1. Guapa, es así, las fantasías pueden ser tantas cosas y tan variables que pueden no ser ni siquiera comunes. Es maravilloso el mundo de las fantasías y lo importante es que tú lo disfrutes guapa, así que a seguir disfrutándolas 🙂