Piernas y Muslos
|

Hablando de sexo con mis piernas y muslos

Hoy continúo con la sección Hablando de Sexo con mi cuerpo. 

Como hace unas semanas vimos los pies, ahora pasamos a dos partes del cuerpo muy importantes y llamativas en toda persona: las piernas y los muslos.

La versión «técnica» dice que la pierna es el tercer segmento del miembro inferior o pelviano, comprendida entre la rodilla y el tobillo.

Mientras que el muslo es el segundo segmento de la extremidad inferior, se encuentra entre la cintura pelviana por arriba y la pierna por abajo.

La pierna y el muslo se articula con la rodilla.

Hablando ya en términos mundanos, debo decir que visto lo visto, las piernas y muslos juegan un papel muy importante en la seducción femenina.

El mayor problema es que muchas mujeres no se sienten a gusto con estas partes, ya sea porque las sienten muy gruesas o muy delgadas, muy largas o muy cortas, muy blancas o muy negras… y un largo etcétera.

Sin embargo y aunque parezca increíble, las piernas y los muslos suelen tener mucho protagonismo en nuestra vida, y no solamente porque cumplen una función maravillosa sosteniendo nuestro cuerpo y nos llevan de un lugar a otro, sino porque, en algunas ocasiones, pueden brindarnos mucho placer.

Es verdad.

Muchas personas le damos poca importancia a las piernas y ni qué decir de los muslos. Sin embargo, estas parte de nuestro cuerpo son estimulables y pueden brindarnos momentos muy placenteros.

No solamente estoy hablando de la parte visual que está ya muy visto, sino que en el juego amoroso pueden tener bastante protagonismo si sabemos cómo sacarle provecho.

¿Sabías que hay mujeres que se arreglan más las piernas que la cara?

A qué es curioso 🙂

Además, hoy en día es tan normal depilarse las piernas (y a veces los muslos) que cuando las personas ven a una mujer con «más vello» del «normal» la juzgan y creen que no se depila porque es descuidada con su cuerpo.

Para entender un poco esto y antes de entrar en contexto, vamos a leer un poco sobre la historia de la depilación.

Historia de la depilación del cuerpo humano

Te voy a contar un poco de historia sobre la depilación, porque hoy en día la mayoría de las mujeres se depilan las piernas.

Algunas también los muslos y me parece interesante conocer qué ha pasado para que lleguemos a estar, algunas, bastante obsesionadas con este tema.

Se dice que desde el Antiguo Egipto se han utilizado variados métodos de rasurado que incluía casi todas las partes del cuerpo. No solamente para mujeres, sino también para hombres.

La depilación iba desde quitarse el vello de las cejas, brazos, pecho, piernas, axilas y genitales.

Sin embargo en ese entonces era más hecho cultural que estético.

Esta «moda» fue llevada también a Grecia donde los atletas y la nobleza depilaban su cuerpo como un símbolo de la belleza ideal.

En Roma las mujeres también se depilaban para estar bellas y lo hacían desde la adolescencia.

Mientras que en la India la depilación tiene un origen sobre todo sensual y allí se depilaban no con cera o dropax sino con navajas e hilos.

La depilación también se puede decir que es un tema religioso, para los musulmanes, según el Sunnah, deben depilar su cuerpo para mantenerlo limpio.

Por ello las mujeres musulmanas se depilaban (y depilan hoy en día) el pubis y las axilas, y de hecho tenían un ritual para empezar la primera depilación antes del matrimonio.

Las mujeres judías también debían depilarse con la técnica del hilo.

En China la depilación se practicaba como un signo de pureza e higiene.

Los Turcos consideraban pecaminoso que una mujer dejara crecer el vello en sus partes más privadas.

Aquí estamos hablando de un tiempo bastante remoto.

Pero llegando un poco más a nuestra era, podemos decir que en 1762 Jean Jacques Perret inventó la primera máquina de afeitar, pensando que de esta manera facilitaría el proceso de depilación, tanto de hombres como de mujeres.

La depilación se siguió realizando, durante mucho tiempo, sobre todo por un tema de higiene ya que se empezaron a encontrar parasitos en los vellos como las ladillas 🙁

Ya en el siglo XX King Gillete inventa la primera maquinilla de afeitar con hojas intercambiables, por allá en 1903.

En mayo de 1915 aparece el primer anuncio sobre depilación femenina en la revista Harper’s Bazaar de Estados Unidos, donde se hablaba de que ese verano la moda era eliminar ese molesto vello y esto se debe a que en ese entonces las mujeres empezaron a usar los vestidos en tiras.

Algo que antes no se veía ahora iba a ser visible por todo el mundo.

En ese entonces no pensaban en depilarse las piernas porque los vestidos se usaban hasta los tobillos, o por debajo de la rodilla pero con medias.

Para 1920 algunas personas empiezan a utilizar la cera preparada a base de abejas, resina y parafina y en 1931 llega la primera máquina de afeitar eléctrica de Jacob Schick.

Después de la Segunda Guerra Mundial hubo una gran escasez de medias de seda y las mujeres empezaron a quedar al descubierto.

Si además le sumamos la moda de las “chicas pin-up”, se puede decir que empezó a surgir la necesidad de la depilación en otras partes del cuerpo.

En 1960, Harold Maiman desarrolla el Laser Rubí el primero en usarse en aplicaciones dermatológicas.

Sin embargo no fue hasta 1994 que se usaría aplicado a la eliminación del vello, de la mano del Dr. Anderson y el Dr. Grossman, comenzando así la era de la “fototermólisis selectiva” y de la depilación láser.

Es así como en la última década, la tecnología del Láser y Luz Pulsada Intensa ha evolucionado gracias a la alta demanda de las mujeres, y bastantes hombres, que buscan una depilación más permanente.

No sé si te pasó, pero a mí me pareció súper interesante conocer todo esto.

Por mi parte me divertí buscando la información y recopilando los datos que pensé podrían serte de interés.

En los enlaces que puse puedes encontrar más información y datos en caso de que quieras profundizar en el tema 🙂

Qué puedes hacer con tus piernas y muslos para seducir

A los hombres les encanta las piernas y muslos de las mujeres,.

Algunos más que a otros eso es verdad, pero lo cierto es que unas piernas y muslos bien cuidados y tonificados llaman mucho la atención.

No solamente para el sexo masculino, sino también para el femenino.

Así que si quieres tener unas piernas y unos muslos sanos y además seducir con ellos, lo mejor es empezar a cuidar esta parte de tu cuerpo.

Hacer ejercicio, depilarlas si te llama la atención hacerlo y alimentarte bien va ayudarte mucho.

Nota: La depilación no creo que sea obligatorio para todas las mujeres. Lo importante es que te sientas cómoda y que puedas lucir una falda o un short sin ningún trauma.

Tus piernas por muy largas, cortas, gruesas o delgadas que sean son geniales. Al igual que tus muslos.

Deja de compararte con otras. Tú eres única, no puedes ser igual a otras personas.

Sácale partido a esa parte de tu cuerpo, seguro te sorprenderá descubrir que son más perfectas de lo que crees.

Y es que si quieres sentirte mejor con tus piernas y muslos lo que debes hacer es cuidarlas, consentirlas más y disfrutar de esas partes.

Ejercicios para piernas y muslos

En la red encontrarás muchos ejercicios para las piernas y muslos, yo te recomiendo los que a mi me gusta hacer, cuando estoy en mi «época de juicio».

  • Acuéstate en una esterilla boca arriba y pon las manos detrás del trasero con las piernas bien estiradas.

Luego, levanta una pierna con fuerza sin flexionarla (lo más que puedas), después bájala lentamente manteniendo la rigidez.

Repite esto con la otra pierda y hazlo al menos en 10 repeticiones 2 veces.

  • Si quedas con ánimo, túmbate de lado y apoya la cabeza en el brazo.

Luego flexional muy levemente la pierna de abajo y estira la superior tratando de apuntar el pie hacia el suelo, como haciendo un arco.

La idea del ejercicio es levantar la pierna de arriba lo más que puedas, bajarla de nuevo y hacerlo en 10 repeticiones (2 veces al menos), luego pasar a la siguiente pierna.

  • Las famosas sentadillas son excelentes para los muslos.

Consiste en estar de pie y bajar lo más que puedas hasta ponerte de cuclillas y luego subir.

Recuerda hacerlo despacio, estirar las manos y tener la espalda recta.

Realiza 10 repeticiones, descansa unos 20 segundos, y luego empieza de nuevo otras 10 o 20 repeticiones (3 rondas al menos).

  • Otro ejercicio que puedes hacer de pie es colocar las piernas en forma de V invertida, dobla la rodilla de un pie y transfiere allí todo tu peso, luego vas hacia ese lado.

Después repite la operación con la otra rodilla. La idea es ir de un lado a otro en 10 repeticiones por lado (2 veces).

  • Este me recuerda mucho los entrenamientos de baloncesto.

Consiste en colocar las piernas en V y bajar la parte superior del cuerpo hacia el pie izquierdo, como si fuera de lado. Después hay que volver despacio a arriba y repetir el ejercicio flexionando el cuerpo hacia el pie derecho.

Hay que repetir alternativamente en ambas direcciones ,más o menos las repeticiones que ya he mencionado arriba.

Te recomiendo ver más ejercicios con imágenes y todo aquí: Ejercicios fáciles para piernas, muslos y glúteos y aquí Conjunto de ejercicio para piernas, muslos y nalga

¿Pueden darme placer solamente con las piernas?

Aunque suene increíble tu pareja puede darte mucho placer solamente estimulando tus piernas y muslos.

O si son más osados y aventureros pueden explorar el placer que sus propias piernas y muslos pueden darte a ti.

Te explicaré cómo en un ejemplo bastante gráfico que te tengo más adelante.

Si decides probar si te excita que te estimulen las piernas, empieza con un masaje.

Los masajes son geniales para descubrir nuestro cuerpo.

Por eso, lo ideal al principio sería que fuera un masaje que te dieras tu misma, puede ser con una crema o un aceite especial para hidratarlas.

El masaje lo puedes empezar desde los pies e ir subiendo lentamente por tu tobillo, pierna, rodilla y muslo. Hasta llegar a la cadera.

Pasas a la otra pierna y repites todo de nuevo.

Esto lo más lento que puedas, disfrutando de cada segundo, de cada momento.

Si te sientes cómoda con tu pareja, pídele que te haga un masaje en las piernas, muslos y pies.

Si no te sientes cómoda pidiéndole esto a tu pareja paga un masaje con una masajista.

Ojo, esto no quiere decir que vas a tener sexo, simplemente vas a descubrir si te sientes bien y a gusto con que te toquen y estimulen esta parte del cuerpo.

Inténtalo, no es muy difícil.

Si puedes hacerlo con tu pareja, pueden hacer un intercambio, a los hombres también les encanta que los toquen, que los estimulen, que les acaricien.

Así que no te cortes y anímate a consentirlo.

Puede que muchas personas no lo imaginen siquiera o que de entrada no quieran hacerlo, por aquello de que muchos hombres son demasiado «peludos» allí, pero hay muchas maneras de jugar que puedes explorar y que seguro tu chico disfrutará.

En esto hay que jugar y ser muy creativos con la exploración de uno a otro.

Puede que no sea una tarea sencilla, pero será súper placentera si logras abrir tu mente y romper barreras en pro del disfrute sexual.

Recuerda explorar te y explorar a tu pareja.

La mejor forma de descubrir si algo te gusta o no es viviéndolo en carne propia. No hay otro camino.

Te invito a que lo intentes, no pierdes nada y tal vez ganes mucho.

Qué dicen los libros

Como sabes soy una chica de letras y leo muchos libros eróticos al año.

¿Pensaste que te iba a hablar de libros técnicos o de salud? Lo siento pero de eso nada 🙂

Aquí vamos a la práctica dura y pura, así que si quieres saber cómo tu pareja puede darte mucho placer con sus piernas y muslos, te dejo este apartado del libro: Promesas que Unen de Sarah McCarty para que te des una idea:

—Tranquila, pequeña, yo te sostengo.

Aquel «te sostengo» significaba que había introducido la rodilla entre sus muslos. Con un suave empujón la alzó hasta suspenderla en el aire, a horcajadas sobre su fuerte muslo, con el caballo a su espalda y la boca de Asa sobre su cuello. Era lo más increíble que le había sucedido nunca.

—¿Te gusta? —preguntó él, y su aliento volvió a erizarle la piel de los brazos.
Elizabeth se mordió el labio y asintió.

—Procuraré recordarlo.

Elizabeth no pudo replicar al tono de suave diversión de su voz, ya que su cuello se sintió desamparado cuando aquellos labios lo abandonaron para besar su boca.

—Abre la boca, pequeña —dijo, y ella no dudó en obedecer—. Así me gusta.

Aquellas palabras susurradas sobre su boca no la prepararon para el maravilloso placer que constituyó su beso.

—Pon los brazos alrededor de mi cuello —añadió él.

Ella levantó lentamente los brazos. Se sentía tan letárgica que le costó hacerlo, pero después descubrió que aquella postura era mucho más gratificante: le proporcionaba el equilibrio que necesitaba para prolongar su beso, si él quería darlo por finalizado.

Cuando Asa se detuvo un momento ella echó atrás la cabeza, esperando que volviese a prestar atención a su cuello. Obtuvo como respuesta una risita y una total dedicación a la tarea.

Elizabeth notó que la invadía un ansia creciente. Su vientre se tensó, y toda la zona entre los muslos comenzó a contraerse también, muerta de deseo.

Cambió de postura, intentando aliviar aquella sensación. O tal vez de incrementarla; ya no estaba muy segura de nada.

Las grandes manos de Asa rodearon sus caderas.

—¿Así? —susurró a su oído.

Entonces atrajo las caderas de Elizabeth contra su muslo, haciendo que la espalda se le arquease, pues su cabeza seguía apoyada en el costado del Shameless.

La sensación que notó mientras se deslizaba por la pierna de Asa la dejó sin respiración. Aunque la mano en su cintura la manejaba a su antojo, aquella boca en su cuello representaba un punto de apoyo muchísimo más seguro.

—¿Qué me está haciendo?
—Son sólo unas inocentes caricias.

No había nada de inocente en lo que le estaba haciendo. Era lo más pecaminoso que había visto nunca, y probablemente el hecho de que ella demandase todavía más se debía a algún grave defecto en su sentido de la moralidad.

—¡Hágalo otra vez! —pidió.
—Eres tú la que lo hace.
—No sé cómo.
—Así —dijo él, mordisqueándole el cuello.

El agudo ramalazo de placer impulsó su torso contra el de él, mientras que el respingo de sus caderas arrastró su sexo contra la basta loneta de sus pantalones, raspando deliciosamente su sensible piel.

—Así, muy bien —susurró él a su oído cuando la vio echar la cabeza atrás y gemir; sus manos sobre las caderas de ella la animaron a volver a deslizarse sobre el muslo—. Es como montar a caballo. Déjate llevar.

Si quieres leer todo este apartado, que todavía tiene un par de páginas más, suscríbete al blog y te envío esta parte del libro que seguro te dará muchas ideas 🙂

Dime una cosa y dímela con total sinceridad:

¿Has hecho lo que este libro nos narra alguna vez? No en un establo claro, no hablo literalmente 🙂

Yo confieso que lo he hecho y más de una vez, es impresionante y muy estimulante 😉

No te asustes si no te gusta que te toquen las piernas o muslos

Es normal que muchas personas, tanto hombres como mujeres, no les guste ser tocadas en algunas partes de su cuerpo.

Sin embargo si sabes cómo incentivar los juegos y los preliminares, tal vez puedas ayudar a tu pareja a romper algunas de esas barreras, para que así pueda disfrutar más de su sexualidad.

No te diré que es un trabajo sencillo, requiere bastante tiempo pasar de «no gustarte nada» a tolerarlo, luego a aceptarlo y por último a disfrutarlo.

Tanto si hablamos de que toquen tu cuerpo a tocar el cuerpo de tu pareja.

No te creas diferente si esto te pasa, es normal y más común de lo que imaginas.

Sin embargo, como ya te he dicho muchas veces, debes aprender a aceptar tus defectos y lo que no te gusta de tu cuerpo y del cuerpo de tu pareja.

La aceptación y el amor que viene después es lo que ayuda a curarte de prejuicios y temores que vienen infundados de lo que vemos o de generaciones pasadas.

Así pues, te invito a que abras tu mente a lo diferente, empieza a aceptarte y amarte tal como eres.

Conociendo tu cuerpo, poco a poco irás Hablando de sexo sin vergüenza y aprenderás a reconocer las partes de tu cuerpo que más te gustan y las que te atraen de tu pareja.

¿Te animas a probar? ¿Sabes si te gusta que te estimulen las piernas o muslos?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

50 comentarios

  1. Yo no digo que mis piernas sean perfectas, ni mucho menos, pero sí me conformo con lo que tengo y que, además, cuando mi pareja me toca o me muerde, me vuelvo loca, jejejeje, es un punto muy erótico, que se disfruta poco.

  2. ¡Hola! Desde mi condición de fisio y quiromasajista, el pudor a tocar es nulo (salvo ciertas excepciones claro está), así que en campo personal con una pareja por ejemplo, aún lo es más. Es decir sé que me gusta que me toquen las piernas Jejejeje
    Además de ser una acción, que comparto contigo en decir que, puede ayudarnos a estimularnos también nos supone un beneficio para nuestra salud.
    Genial post, y muy completo.
    Saludos

    1. Gracias Carolina por compartirnos tu punto de vista. Uhmmm tenemos que hablar de ese campo profesional, me encanta hacerme masajes y siempre tengo ganas de preguntar cosas pero, da algo de corte, tal vez te incordie a ti con algunas dudas. Un abrazo guapa 🙂

  3. En mi caso el primer recorrido visual que hago cuando veo una belleza andante es de pies a glúteos. Así que si, las piernas son importantes en cuanto a la sensualidad. Dar masajes es un buen uso de esa sensualidad.

  4. Hola guapa… me has hecho entender el gusto que tiene mi esposo por las piernas, no solo con las mías, en general cuando dialogamos de todo, me confiesa de su debilidad por las piernas, nunca le preste atención hasta hoy que al leer comprendo muchas cosas jejejejej QueGracias por el dato! un abracito!!!!!

    1. jajaja Andre con gusto en lo que pueda ayudarte 😉 A disfrutar entonces más de esta parte que tanto le gusta a tu pareja. Mira tú, muchas mujeres ni saben qué es lo que más les atrae de su pareja y tu lo sabes, así que a sacarle partido 🙂
      Un abrazo 🙂

  5. Pues soy de los que admiran las piernas de una dama mas que otra cosa si nos referimos al físico. Muy completa vuestra publicación, la depilación hoy en día se hace en función a la belleza, antes era mas por aseo, comodidad, por la estación, etc, y como indicas muy bien hay que cuidar mas nuestras piernas, son indispensables.

  6. Las piernas como he leido por arriba en comentarios anteriores soy muy importantes y sirven para muchas cosas. Creo que hay que hay que probar cosas nuevas como las que nos comentas en este post y abrirse a nuevos descubrimientos.
    Besos!

  7. Que curiosa la historia de la depilación. Había cosas que si conocia, por lo que estudie en Latín y Griego y después en Estetica, en cosmetologia sobre ciertos cosmeticos te cuentan su historia, pero asi todo junto no lo habia leido nunca. Interesante.
    Besitos de caramelo

  8. Qué interesante e intenso. Lo voy a probar. Hasta ahora he descubierto el pliegue entre el muslo y los gluteos que es una zona extráñamemte sensible y excitante. Me ha encantado tu respeto por las mujeres que pasan olímpicamente de depilarse cuando no van a enseñar pierna o sobaco. Un beso.

    1. Adara soy del pensar que cada quien es como le gusta ser y no por moda o por el qué dirán debería ser diferente. De hecho me da mucha tristeza ver a tanta mujer infeliz haciendo cosas como depilarse o ejercicio o dietas solamente por complacer a otros. Han olvidado que lo primero siempre es complacerse y amarse así mismas antes de pensar en agradar a los demás. Pero bueno, es algo que se aprende con el tiempo.
      Un abrazo guapa y a ver si encuentro esa partecita que dices 🙂

  9. Hola. A mi me encanta que me toque las piernas, tengo mucha sensibilidad ahí. Datos curiosos sobre la depilación, he descubierto cosas nuevas. Gracias.

  10. La verdad que el post es super interesante!
    En mi caso personal, no soy muy dada a cuidarme las piernas, mayormente porque no me gustan y estoy trabajando en ello, juro que si!
    En la rutina de ejercicios que hago, creo que es lo que más trabajo, también es lo que menos me cuesta pero cuando me canso lo que más me pesa, soy masoca jaja
    Un besote!

  11. Me gustó mucho toda la información que compartiste en el post, super completo. Yo soy muy tímida y me sentí identificada con lo que escribiste de que a muchas mujeres les cuesta tolerar que sus piernas puedan ser acariciadas.

  12. me ha llamado mucho la antencion que hay chicas que se arreglen mas las piernas que la cara!!! jeje no tenia ni idea desde luego no es mi caso,
    y estoy totalmente de acuerdo con tigo en el roll de las piernas , en el sexo

    1. Anjara hay gente para todo, lo que pasa es que nos movemos en un pequeño círculo muy «de lo mismo», pero cuando sales de él las sorpresas que te puedes encontrar son infinitas. Un abrazo guapa 🙂

  13. Definitivamente me fascina este post, soy de las personas que disfruta los masajes en las piernas , trato de cuidarlas mucho, y pondré a la practica los consejos que nos das, y la historia de la depilación a los largo de las diversas facetas históricas es muy interesante no las conocía todas ^.^ Definitivamente fascinante.

  14. Muy interesante y sobre todo de mucha ayuda.
    Me anoto los ejercicio, principalmente jaja.
    La verdad es que no conocía el significado que tienen las piernas, sobre todo en los hombres. Y gracias por aportar y esmerarte en contarnos esos datos sobre lo que significa la depilación en las diferentes culturas.
    Sin duda un post genial.
    Un beso.
    MMEUC

  15. Impresionante post, me.encanta innovar en todo y me gusta darle juego a mis piernas, los.consejos son escepcionales y sugerentes y la historia de la depilación super interesante

  16. Una entrada completísima y muy bien etructurada, he de decirlo.
    Me ha resultado interesante la historia de la depilación, aunque el depilarse las partes íntimas facilita la entrada de enfermedades según leí la semana pasada en un artículo.
    Me apunto los ejercicios para piernas, estaba buscando una rutina y no encontraba una que me gustase.
    Muy interesante también la forma de explorar el placer en esa parte del pueblo.
    En resumen, el artículo me ha gustado y me es útil.
    Un saludo.

    1. Gracias Feérica por pasarte por aquí y dejarnos tu opinión. Un gran abrazo y a practicar algunos de los ejercicios, no son tan complicados la verdad, no los recomendaría o haría si así fuera, soy algo floja 🙂 Un abrazo 🙂

  17. Uff, piernaaas. Yo averigüe ese maravilloso mundo hace ya 2 años casi (al conocer al que es mi chico en la actualidad) Nunca se habian parado a el simple hecho de acariciar hasta que llegó él jajaja
    Lo que tu dices es super importante, sensual y relajantre. A mi me chifla.
    Un post y un blog magnifico de verdad, me quedo como seguidora porque realmente me gusta ^^
    Un bedote 🙂

  18. hasta donde e leido me encanta, esto es musica,
    no se como explicar: pero mi primer mujer me enseño,
    parte de esto y otros turcos, sin saber yo lo comencé,
    y muy rico, pero nunca me enseñó a amarme, lo delicioso,
    es que todo esto es genial, pero cuando uno tiene responsabilidad, si es un arte que encanta, pero también,
    dañino, esto apega despierta muchas ganas o se llaman,
    emociones no lo niego es bello, pero cuando uno comienza
    a ser consciente que esto produce sensaciones repetitivas,
    y uno tiene una edad, loca, no importa, pero si es uno honesto
    si es importante, despertar deseo tras sensaciones de este deseo o sí que es muy delicioso, para la mujer, uno es el gusto,
    de ver sentir una piel encantadora al permitirle su propia delicia, tu página es muy delicada al enseñar ser consciente,
    esto me gusta, paso a paso, los toque de sí mismos son muy importantes, yo complasco, o yo me, complazco, yo deseo complacer a mi cuerpo con el otro cuerpo, esto no es un juego,
    es esencial al respeto de sí mismo al tocar tu mismo cuerpo,
    y así el otro cuerpo, hay que ver qué grado de conocimiento tiene de sí, me duele pero sí, tocar a la inocencia es responsabilidad, del que se aprovecha, y sabe cada toque,
    gracias por ser cuidadosa…………..

    1. Marco, muchas gracias a ti por tu comentario y por contarnos un poquito tu experiencia. Te agradezco mucho tu tiempo y el que me hayas leído. Espero seguir viéndote por aquí. Un abrazo 🙂

  19. Muy interesante, para mí con lo que se esté cómodo es lo mejor, lo mismo con la depilación que es más cultural que por higiene en la actualidad. Si quieres te depilas, si no nada, y si a tu pareja sexual le molesta y a ti no, prima tu voluntad. Un beso!!

    1. Alba es así, también lo veo de esa manera. Sin embargo si nos vamos a la realidad, lo cierto es que el tema es a otro precio, muchas mujeres ya están condicionadas por la televisión, la familia, las amigas y el qué dirán en conclusión y terminan haciendo lo que hacen todas 🙁

  20. Es la primera vez que entro al blog y… ¡guau! me parece fantástico que proporciones tanta información pues es más fácil entender la razón de que demos tanta importancia en nuestro subconsciente a esta zona del cuerpo. Me pareció muy interesante las referencias que haces a varias culturas y cómo lo ven en función de sus ideales o creencias religiosas y estilos de vida.
    Un beso guapa.

  21. La verdad como hombre, siempre me ha gustado que me acaricien y toquen en todo el cuerpo, pero las piernas me generan demasiaaado placer al tocar o ser tocado jajaajaj. Creo que tengo ese fetiche y por ello siempre he deseado que mis parejas sean más abiertas en ese aspecto