Categorías
Blog de Hablando de Sexo Curiosidades

Cómo lograr que a tu pareja le interese la Sexualidad Consciente

En este post trataremos, en pareja, una de las preguntas que más nos ha llegado en los últimos años: cómo lograr que a tu pareja le interese la Sexualidad Consciente.

Porque para algunas personas es muy importante, y se les complica en tal medida que a veces les arruina la relación y todo.

Y es que una cosa es cierta, cuando empiezas este camino donde sientes que aprendes cada día sobre ti, tu cuerpo y tu sexualidad, es muy difícil no compartirlo y querer que tu pareja lo experimente a tu lado.

Por eso hemos querido hacer este post y compartir contigo algunas reflexiones que nos surgen fruto de nuestra propia experiencia.

Primero lo primero: ¿por qué queremos dedicar un post a la tarea de despertar el interés de tu pareja por la Sexualidad Consciente?

Una de las declaraciones más comunes en la Gran Encuesta de la Sexualidad y las Relaciones que hicimos en 2020 (y en prácticamente todas las encuestas que hacemos desde 2010 -Sergio- y 2012- Diana) es esta:

«No consigo que a mi pareja le interese la sexualidad consciente.»

Y estos mensajes suelen venir con ampliaciones del tipo…

«A mi pareja no le llama mucho la atención cuando le propongo explorar cosas distintas para nuestras relaciones sexuales.»

«Nuestra relación y nuestra intimidad han cambiado. Antes había más pasión y deseo, teníamos encuentros con más frecuencia y lo pasábamos mejor.»

“Ya no me busca tanto como antes, y cuando le digo de hacer algo de tantra me dice que eso no le va.”

Estos extractos de respuestas son ejemplos reales de personas que han contestado a nuestras encuestas.

Y nos demuestra que lamentablemente se están encontrando muchos bloqueos e impedimentos en sus relaciones.

¿También es tu caso? ¿Se parece mucho, algo, un poco…? 

Pues déjame decirte que tiene todo el sentido del mundo que encuentres tanta resistencia, porque tienes puesto el foco en el lugar incorrecto.

Y entonces, si mirar lo que hace tu pareja y tratar de proponerle cambios a tu gusto no es el enfoque adecuado, ¿cómo darnos cuenta del lugar correcto en el que poner el foco?

Acudiendo al valor de la responsabilidad personal.

Estos son algunos ejemplos de personas que van por buen camino:

«Me cuesta expresar mis propios deseos y emociones en su totalidad cuando estoy con mi pareja.»

«He buscado respuestas para saber sobrellevar la menopausia.»

«En cuanto a la sexualidad, me estoy redescubriendo.»

«Quiero saber distinguir a quien atraigo y a quien no.»

«Siento que es momento de cambios.»

Como puedes intuir, estos ya son ejemplos de personas que ponen el foco donde hay que tenerlo: en sí mismas. 

Se fijan en lo que les afecta y buscan respuestas para ello.

Y de paso, se preocupan por saber comunicarlo adecuadamente: haciéndose cargo, y con más hechos que palabras.

Porque, si yo fuese tu pareja… ¿Cómo vas a inspirarme interés echando balones fuera? 

  • ¿Cómo me vas a convencer de hacer algo que a ti te gusta o te interesa haciéndome sentir culpable, inadecuado, incapaz o insuficiente? 
  • ¿Y cómo pretendes que me guste o me interese a mí algo que pone esa vibración y percepción en nuestra relación?

Quizás con un ejemplo te ayude a empatizar mejor la situación…

A menudo, cuando alguien se propone entrar en temas de sexualidad consciente lo primero que le llega es un bombardeo de ataques a sus preferencias personales y a su identidad. 

El altavoz social y las tendencias del momento predican que el sexo es demasiado falocentrista, coitocentrista y obsesionado con la eyaculación y el orgasmo.  

Como cabe esperar, entonces, quien más a gusto acogen estos mensajes son las mujeres…

Y quienes más los rechazan son los hombres.

Porque, por supuesto, ellos ya están lo bastante hartos de la guerra de los sexos como para querer entrar en ella en todavía otro frente más.

Dice un dicho que gato escaldado del agua fría huye.

Otra versión dice que el que se quemó con la leche le sopla a los yogures.

Y eso es lo que pasa cuando le hablas a tu pareja de cosas que relaciona con lo que le tiene tan harto.

Sin embargo, fíjate qué cosas…

Alguna mujer ahí fuera logra sin esfuerzo que tu novio, amante o esposo haga eso mismo que le pides

¡Y no le supone un gran esfuerzo!

Pero no corras a armarle un mierdero, porque no te decimos que te esté siendo infiel.

Nada más lejos, de hecho. Te hablamos de su intimidad.

Para tu información, y por tu tranquilidad…

Dos de los géneros y prácticas que más han crecido en el porno y los hábitos íntimos de autoplacer en los últimos diez años son los etiquetados como JOI (instrucciones para masturbarte, por sus siglas en inglés) y ASMR (respuesta sensorial meridiana autónoma, por sus siglas en inglés).

Y en esos vídeos logran sin esfuerzo lo mismo que le pides a tu novio, esposo o amante sin conseguir más que rechazo por su parte. 

Consiguen que cambien la forma de tocar su cuerpo y sus genitales, y les abren a explorar otras sensaciones y otras formas de placer. 

¿Cómo lo hacen? ¿Brujería? ¿Magia negra?

Nada de eso. 

Lanzan una propuesta lo bastante curiosa y retadora, sin señalar personalmente a nadie. 

  • A ver cuánto aguantas sin eyacular, sin importar lo que yo haga o te pida que hagas es el guión típico de un vídeo JOI.

    Y la mayoría incluyen un “permiso para eyacular” antes del final.
  • Veamos si puedes sentir placer y relajación solamente con escuchar cómo me cepillo el cabello, preparo un café o te digo “buenos días”.

    Poco más es lo que hacen las estrellas mundiales de vídeos ASMR, ya que la mayoría están en YouTube.

Te animan a descubrir y ampliar tus capacidades.

Entran a través de tus fantasías, y las canalizan para ayudarte a evitar o corregir problemas como la eyaculación precoz, la falta de sensibilidad, la falta de variedad de estímulos y fantasías, o la excesiva atención a los genitales.

Y en ningún momento te hacen sentir mal.

Antes bien, les agradeces las advertencias y las atenciones.

¡Así no me extraña que sean tendencias globales! ¿Y a ti?

Eso sí, si alguna vez te has encontrado con bloqueos al proponerle a tu pareja entrar en la Sexualidad Consciente, no te castigues por ello.

Es una tendencia natural pensar que será más fácil que incorporemos algo en nuestra vida si todas las personas importantes para nosotros también lo incorporan a la suya y nos acompañan en la experiencia.

Pero es más complicado. Más desafiante. Menos elegante. Menos seductor.

Te cuesta tanto porque intentas convencer de algo que no puedes mostrar en carne propia, basado en tus preferencias y sensaciones personales… 

En vez de facilitar un ambiente de exploración y crecimiento sin juicios ni expectativas, como las chicas del JOI o las del ASMR.

De hecho, con el ASMR te advierten que no todo el mundo llega a sentir esa respuesta y que quizás sea un rasgo dependiente de factores biológicos…

Y nadie se rasga las vestiduras por ello. Más bien tratan de ver hasta dónde son capaces de sentir en su propio cuerpo, tal como son.

Aquí tienes un ejemplo de los miles que puedes encontrar en Youtube sobre ASMR

Este por cierto, es exactamente el mismo motivo por el que es más fácil convencer a tu pareja de comer carne y vegetales en equilibrio que de hacerse vegetariana estricta… ¿Lo habías notado?

Aunque si estás leyendo esto, creemos que no es por morbo ni por fustigarte… Sino porque buscas una solución, y saber cómo convencer a tu pareja para entrar contigo en la sexualidad consciente.

Así que te proponemos algo.

¡Hagamos un pequeño ejercicio para comenzar a desbloquear esta situación!

Imagínate qué clase de relación tendrías si…

  • Puedes pasarte todo el día sin ropa por la casa y sentirte simplemente a gusto.

    Sin juicios de ningún tipo, y sin que nadie asuma que estás buscando tener sexo.
  • Tenéis sexo de todas las maneras que se te ocurran: rápido, lento, apasionado, tranquilo, durante la menstruación, en cualquier parte de la casa, con todas las prácticas que ambos disfrutéis…

    E incluso con terceras personas que no perturben la relación, si es lo que os apetece a ambos.
  • Y cuentas absolutamente todo lo que es importante y tiene sentido para ti… Con una consideración especial: desde el ejemplo, no desde la predicación.

    ¡Y logras que te escuche, respete tu postura y te acompañe hasta donde pueda!

¿Cómo crees que sería esa relación?

Si te cuesta hacerte a la idea, ya te lo digo yo: en una relación así, a tu pareja ya le interesa la Sexualidad Consciente.

Porque, de hecho, ¡la está viviendo contigo!

De hecho, la segunda parte del ejercicio es poner en práctica algo de lo que has imaginado antes.

Porque ahí tienes un inicio excelente para que entréis juntos en materia.

Otro fallo que cometemos a menudo es el de equiparar el concepto Sexualidad Consciente con una o varias de las muchas prácticas o escuelas de pensamiento que hacen parte del paquete (como el Tantra, por ejemplo).

Y no… Lo cierto es que, para que a tu pareja y a ti os interese la Sexualidad Consciente, basta con que encontréis vuestra manera de probarlas y adquirir el gusto.

Porque no es más o menos consciente una práctica si viene de tal o cual parte del mundo, ni si te la recomienda tu gurú de cabecera o la vecina del quinto…

En fin, ya me entiendes.

Como dice un dicho: «de la moda, lo que te acomoda«.

Este año, nuestro eslogan en Hablando de Sexo y en la Comunidad Fluyendo (y seguro que se nos escapa también en el 4º Congreso Sexualidad Consciente) es que no necesitas ser un experto para ser un gran amante.

Por eso nuestra propuesta es que empieces por los actos cotidianos, y vayas a más a partir de ahí. 

Poco a poco encontrarás tu propio estilo de Sexualidad Consciente. Y lo que es mejor: podrás conectar mejor en este aspecto con tu pareja y con las personas que te importan. 

¿Quieres convencer a tu pareja para entrar en la Sexualidad Consciente de un modo más sencillo todavía?

Apúntate al taller de «Masaje para Parejas» que hemos preparado Sergio y yo para el martes 26 de enero de 2021.

Allí te mostraremos en directo, durante 3 horas y sin desnudos, todas las cosas que puedes hacer por tu placer y el de tu pareja…

Y cómo se convence a alguien desde el ejemplo y la experiencia personal.

Porque te garantizo que, si hacéis algo juntos y le queda gustando, te lo pedirá de nuevo sin que tú hagas ningún esfuerzo especial por conseguirlo.

Sergio y yo llamamos a esto Seducción Sutil… ¿Te parece que le queda bien el nombre?

Puedes practicar nuestros consejos durante la sesión y pedirnos feedback en directo.

Separa tu cupo para este taller por 80€ haciendo click aquí. 

Entrada gratuita para miembros de Comunidad Fluyendo. Plazas limitadas.

¡Te esperamos!

Ahora cuéntanos ¿Cuáles son los problemas que más tienes cuando intentas invitar a tu pareja a vivir una sexualidad más consciente?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.