Categorías
Blog de Hablando de Sexo Curiosidades

Abstinencia sexual elección u obligación

Cuando hablamos de la abstinencia sexual, la mayoría de las personas pensamos en aquellos que han elegido una vida religiosa, que por ende en muchas de ellas el celibato es una condición o ser un asceta.
Sin embargo, hay otras clases de abstinencia que no son una elección sino más bien son una carga o en otras ocasiones una necesidad.

La abstinencia sexual por elección

Pareja disgustada

La abstinencia sexual por elección se da principalmente cuando has tenido una época muy “fructífera” y ahora has decidido mermarle al asunto de las relaciones sexuales.
También se puede dar por temas religiosos, nuevas creencias o problemas de salud.
En muchos de los libros y páginas que encontré se habla también de la abstinencia por edad, hay algunos jóvenes que quieren llegar vírgenes al matrimonio. No es un gran porcentaje, pero se ven muchos casos hoy en día.
Igualmente, se encuentran las personas mayores que por viudez, enfermedades u otros problemas dejan de tener relaciones sexuales y practican voluntariamente la abstinencia.

La abstinencia sexual por temas de salud

La abstinencia sexual por temas de salud se da cuando el médico te lo recomienda, ya sea porque has tenido problemas con el embarazo, parto, cirugía, problemas de erección, excitación, entre muchos otros factores donde el médico te puede recomendar no tener relaciones sexuales hasta terminar un tratamiento especifico.
Lo principal que debemos tener en cuenta es que el panorama ideal, sería practicar la abstinencia sexual, cuando es una decisión libre y responsable, y no que este determinada por el miedo.

Abstinencia sexual por miedo

Mujer que llora

Otra de las razones por las que se da la abstinencia sexual es debido a miedos por malas experiencias o relaciones pasadas, así como inseguridades o vergüenza por nuestro cuerpo o que descubran que no “somos buenos en la cama”.
El temor de vivir una mala experiencia es demasiado grande y por ello las personas prefieren evitar un contacto físico, practicando de esta manera la abstinencia sexual.
La recomendación en este caso es hablar con alguien, si puede ser un profesional mejor, ya que te podrá orientar, ayudar y sobre todo sacarte de ese estado para que puedas volver, o vivir por primera vez, buenas y sanas experiencias sexuales.
Hay otro punto que son los temas tabú, ya sea por condicionamientos en la familia, la sociedad en la que vives o la religión que prácticas, que hacen que tengas un pensamiento negativo sobre la sexualidad.
Cualquiera de estas dos últimas opciones, aunque son “consientes”, lo que realmente reflejan es una falta de seguridad que se puede traducir en falta de amor propio y unos profundos temores que deben ser tratados cuanto antes, para evitar que se vuelvan en un problema para ti.
Para todos aquellos que se abstienen por falta de información, miedoso vergüenza, el sexólogo Roberto Sanz brinda el siguiente consejo:
La vida sexual es mucho más gratificante que el esfuerzo, el miedo y la pereza de buscar ayuda. Si tienes una caries, acudes al dentista porque te duele, en cambio un problema en la vida sexual no duele pero sí hace infeliz cuando tu deseo no es la abstinencia”. (1)
Así que no dudes en buscar ayuda, no permitas que la vergüenza, la falta de información y el temor por el qué dirán te impidan empezar, o continuar teniendo una vida sexual activa, sana y feliz.
Para complementar el tema, recuerda que existen personas que no sienten atracción sexual, ni desean mantener relaciones intimas con nadie.
Estas personas no practican la abstinencia sexual, son asexuales.
La asexualidad se refiere a la falta o a la disminución de la atracción sexual. Aunque son pocos los estudios que se han realizado del tema, La Asexual Visibility and Education Network (AVEN), dice que “la asexualidad no es una decisión como el celibato, sino una inapetencia al sexo registrada de toda la vida.” (2)
Para finalizar, es necesario tener en cuenta que la abstinencia sexual no es un mal, ni mucho menos una enfermedad, se refiere al deseo personal y libre de no mantener relaciones sexuales durante un tiempo determinado.
Sea cual sea tu razón es algo que solamente tú sabrás. No tengas miedo de preguntar, hablar con alguien y sobre todo nunca dudes que en algún lugar del mundo hay alguien esperando por ti.
Sal de tu caparazón, disfruta la vida y sé feliz. A veces cuando esperamos que las cosas pasen, más se demoran en llegar, disfruta y todo llegará en el momento justo.
(1) Abstinencia sexual una renuncia voluntaria
(2) La revolución Asexual

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.