Categorías
Blog de Hablando de Sexo Juguetes eróticos

El nacimiento del vibrador tras la histeria femenina

Hace algunos años me vi la película llamada Hysteria, protagonizada por la bella Maggie Gyllenhaal y el guapo Hugh Dancy.

Esta cinta cuenta la historia del nacimiento de la histeria femenina en una época donde se decía que las mujeres sufrían de Hysteria porque presentaban síntomas como: desfallecimientos, irritabilidad, fuertes dolores de cabeza, pesadez abdominal, respiración entrecortada, retención de fluidos, insomnio, pérdida de apetito, espasmos musculares, y “tendencia a causar problemas”.

Estos son solamente algunos síntomas, porque según algunos médicos de la época la lista sigue y sigue.

Por eso cientos de mujeres, en el siglo XIX, fueron tratadas con un “masaje pélvico”.

Un masaje que básicamente consistía en una masturbación manual que el doctor hacía para “relajar” a la mujer y que soltará toda ese placer reprimido y no sufriera de lo que se conocía como “Paroxismo histérico”.

Si una mujer no se curaba o mejoraba con el tratamiento (que obviamente era continuo), era necesario pasar a un lavado vaginal o simplemente continuar con una vida de insatisfacción sexual perpetua.

Lo curioso es que esto no es algo que venga de ahora.

Esto es algo que las mujeres han padecido por siglos y siglos pero lamentablemente no siempre se ha contado con la ayuda necesaria.

Gracias al secretismo y al papel que la mujer ha jugado en la historia actual.

No todas las mujeres han estado satisfechas sexualmente, lo que causa que sientan esta enfermedad poco conocida o reconocida.

El tratamiento de la histeria femenina

Una de las situaciones que me parece curiosa, leyendo sobre este tema, es que los médicos sentían que dominar la técnica, de darle un orgasmo a la mujer, no era tarea sencilla y que si delegaban esta labor a una comadrona perdían clientes.

¡Para que vayan viendo!

La solución vino cuando se empezaron a crear los primeros vibradores, que aunque no lo creas en el siglo XVIII en Bath se vendían ya algunos dispositivos para hidromasaje. 

Sin embargo, fue realmente en el siglo XIX cuando se popularizaron en Europa y Estados Unidos y en 1870 los médicos dispusieron del primer vibrador mecánico para sus tratamientos.

Los médicos sabían que esta “enfermedad” era causada por la insatisfacción sexual de las mujeres.

Sin embargo, debido a la época era difícil decir esto porque daba a entender, si la mujer estaba casada, que no era bien cuidada por su marido.

Un gran escándalo para el hombre, que al fin y al cabo era quien llevaba la carga de todo en el hogar. Por eso, creo yo, se mantenía en secreto.

Otro dato curioso es que tras el invento de la energía, la mujer pudo disponer de un tratamiento en la comodidad de su hogar.

Ya que se crearon los primeros vibradores portátiles para ser utilizados en casa.

Y ojo que esto vino mucho antes que la llegada de la plancha o la aspiradora.

Parece que hasta en eso descubrieron que para una mujer, más que las tareas del hogar, lo realmente importante era el placer y el no sufrir algunas de las causas de la Hysteria, y eso, a pesar del machismo de la época prevaleció.

El vibrador hoy en día

Pues bien, tras entender un poco la historia, hoy en día sabemos que los vibradores son más que una herramienta para ayudar contra una enfermedad.

Son un complemento sexual que se utiliza durante la masturbación y las relaciones sexuales en pareja o en grupo.

Durante casi un siglo los vibradores eran vistos como herramientas para terapias médicas.

Sin embargo, tras la aparición de las películas porno y después de demostrarse, por allá en 1952, que la histeria femenina era más un mito que una enfermedad legitima, los vibradores pasaron a ser vistos como elementos de perversión sexual más que como instrumentos de ayuda para el placer.

Por eso ya no se ve en tiendas de marca, ni son distribuidos por almacenes de cadena, como era en su época inicial.

Hoy en día se consiguen por medio de Sex Shop y se adquieren con secretismo y mucho misterio, porque “qué dirán de mi si se dan cuenta que tengo un vibrador en casa”.

Es una lástima que algunas mujeres aún piensen así o que haya hombres que piensen menos de una mujer por tener o querer usar un vibrador.

Porque los vibradores son una gran herramienta de estimulación para las mujeres y para muchos hombres, así algunos de ellos se resientan ante este pensamiento.

Los juguetes sexuales han evolucionado un montón con el pasar de los tiempos.

Los vibradores, por ejemplo, antes eran hechos en madera o piedra.

Actualmente se fabrican de plástico, silicón 100% puro, o lo que se conoce como plastisol.

Cada vez son más discretos, minúsculos y con un diseño elegante.

Es importante a la hora de comprar un vibrador fijarte en la etiqueta y verificar los materias con los que está hecho.

Tu salud siempre es lo primero y a veces es mejor pagar un poquito más, pero tener un producto bueno.

No escatimes en esto, porque ya sabes lo que dicen: “lo barato sale caro”.

En este artículo lo que quería contarte es que la insatisfacción sexual la podemos evitar, hay muchas maneras para ello:

No reprimas tus emociones y tus deseos. Sufrir insatisfacción sexual no es agradable y sobre todo nada sano.

  • Buen diálogo con tu pareja,
  • Conocer tu cuerpo,
  • Buscar el placer por ti misma o pagando por ello ¿Por qué no?,
  • Utilizar juguetes sexuales como el vibrador o
  • Ir al médico y ver si él te ayuda con un masaje de la vieja época.

Aunque si te digo algo, según mis investigaciones, hoy en día existen profesionales que te ayudan en esa búsqueda del placer sexual, en caso de que no hayas disfrutado de una liberación (orgasmo).

Si te interesa, luego te puedo hablar sobre este tema 🙂

Las mujeres y los hombres insatisfechos son huraños, malgeniados, tristes, depresivos… y la solución cada vez es más sencilla y está al alcance de la mano de todos.

Así que búscala y no permitas que en tu relación exista.

Recuerda que la persona responsable de tu orgasmo eres tú, no tu pareja o parejas sexuales.

¿Conocías la historia del vibrador? ¿Tienes un vibrador en casa? ¿Lo utilizas? ¿Cómo disfrutas de él? ¿te gustaría contarnos algo?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

24 respuestas a «El nacimiento del vibrador tras la histeria femenina»

Muchas veces los hombres vemos el vibrador como el reemplazo,, pero puede ser esa combinación perfecta para dar y estimular placer a nuestra pareja.
Históricamente, la mujer siempre ha sido cortada en su libertad sexual mediantes represiones políticas, sociales, económicas, religiosas y personales que han impedido que pudieran disfrutar de su cuerpo sin miedo a encontrarse a si misma.

Me hace gracia que se volvieran locos llamandolo histeria femenina cuando insatisfacción es lo que realmente es y el marido iba a quedar igual de mal llamándolo X que llamándolo Y

HOLAAAAAAAAA
Me causa gracia lo de «enfermedad» pero bueno, era otra epoca n.n
Hay muchas cosas que desconocia! Cada dia se aprende mas
mira que nunca he tenido un vibrador, hasta puede ser divertido..
Muchas gracias por este post 🙂

Hola. Ayer justo leía un libro que hablaba sobre este tema, y la verdad me sigue indignando que en ciertos países vean a la sexualidad de la mujer -con todo lo que implica- como tabú.
Hay países dónde practican la ablación de clítoris sólo para que la mujer no sienta placer, y me parece tan pero tan inhumano. Creo que todo viene desde la ignorancia y de arrastrar culturas milenarias.
Cada mujer debería ser libre de elegir qué y con quién explorar su sexualidad.
Muy buen post guapa!

Annie, no hablemos de ese tema tan fuerte que eso sí que me da repelus. Es muy triste como las culturas intentan doblegarnos y coartar nuestra libertad sexual, una cosa es que tu grande y con poder de decisión así lo desee, pero que se lo hagan a una niña es inhumano. Muy triste. El mundo está cambiando de alguna manera, esperemos poder disfrutarlo cuando ese cambio total llegue 🙂 Un abrazo guapa 🙂

Siempre se aprende algo nuevo, el uso del vibrador si fue una revolución, en otras épocas anteriores las mujeres no tenían la misma libertad incluidas algunas poder sentir vergüenza hacia su propia sexualidad. Actualmente pienso que la utilización de los juguetes con la pareja es probar cosas nuevas, y sobretodo que sepas tu misma disfrutar de tu cuerpo, conocerlo es importante.

Jamas hubiera pensado que el vibrador en sus comienzos era para tratar una «enfermedad»… uno tiene hoy la mente abierta a diferentes cosas pero imagino que en esa epoca habra sido todo una revolucion…

Una revolución si señora y una tortura también, te imaginas no saber qué te pasa y porqué sientes lo que no sientes 🙁 Debió ser la locura. Gracias guapa por compartirnos tu punto de vista, un abrazo 🙂

Vayaaa, no tenía a ni idea de la historia pero me ha encantado! La verdad es que aunque disfrutes plenamente con tu pareja el vibrador es otro tipo de disfrute, de placer… A mi me regalaron uno súper chulo con mas de 10 velocidades y texturas diferentes… una gozada!

Interesante articulo, la verdad es que conocía la historia pero no las fechas. De hecho me a sorprendido y mucho el año de creación y el tema de que existieran los vibradores portátiles antes que las planchas. Lo hubiera datado como algo más «nuevo».
La verdad es que este articulo tendría que leerlo mucha gente que se siente reprimida de hablar de estos temas en publico, la sociedad presiona mucho y más en temas tan «tabú» como la masturbación femenina.
¡Un saludo!

Jen no te de pena, es así para muchas mujeres aún es algo muy «nuevo» y da algo de corte compartir algo tan íntimo, pero estamos trabajando en ello y esa es la idea conocer, aprender y dejar los tabúes a un lado 🙂

Me parece muy interesante el articulo lo que ha ido avanzando la ciencia hoy en dia.yo no puedo dar mucho tipo de opinion sobre el tema porque no utilizo ningun tipo de cosas de esas.

Este es uno de los temas más interesantes que he leído nunca, de verdad. Me resulta muy curioso cómo la insatisfacción sexual de las mujeres fue relacionada con otros problemas y llegó a ser una enfermedad solamente femenina. Pero aún así tenemos mucho que agradecer a esta gente hoy en día.
Besos!

Claro que si guapa, los descubrimientos vienen de una situación «incomoda» muchas veces, de romper barreras y de aceptar que hay «algo más». A mi también me gustó mucho cuando descubrí la historia, un poco dura, pero la historia es eso a la final. Un abrazo y gracias por pasarte por aquí y dejar un comentario 🙂

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.