Categorías
Blog de Hablando de Sexo Juguetes eróticos

4 ideas para disfrutar de los juguetes eróticos

Si buscas vibradores control remoto en Google te aparecerán muchos artículos que hablan sobre los mejores, los más llamativos, los más vendidos… Hasta listas te salen para que tengas una idea de cuál deberías comprar en este momento (porque está en tendencia, obvio). 

La gran pregunta es, ¿realmente los vibradores aportan algo a tu satisfacción sexual?

Y esta es una pregunta que yo no puedo responder por ti, ya que te toca a ti misma evaluar si es satisfactorio o no tener un vibrador en tu botiquín sexual. Sin embargo, lo que sí que puedo compartir contigo es mi experiencia, y espero que te brinde algo de luz y te anime a dar una respuesta honesta a esa pregunta.

Aunque te preguntarás, porque habló de vibradores si te quiero dar ideas para disfrutar de los juguetes sexuales, porque bueno, mi primer juguete fue un vibrador y segundo, porque me han preguntado mucho por ello. Así que vamos al lío.

Mi primer vibrador

Cuando adquirí mi primer vibrador, lo hice en un viaje por Bruselas. 

Entramos a una sex shop y me dejé llevar por lo novedoso y extraño. ¡Aunque debo confesarte que la experiencia no fue satisfactoria! Nada de lo que había leído hasta el momento (que te llevaba a luna y tenías orgasmos alucinantes) me pasó a mí.

Y hasta el día de hoy no sé si es un tema de que no sabía cómo utilizarlo, si fue cosa del tipo de vibrador (pues quizás un vibrador a control remoto no era lo que necesitaba en ese momento) ni si simplemente había otros factores que no jugaron a mi favor.

El asunto es que durante mucho tiempo ese pobre juguete estuvo encerrado en lo más profundo de mi armario porque no quería ni verlo.

El asunto es que no me quedé con esa experiencia, pues tiempo después compré mi segundo vibrador. Pero antes de llegar a contarte cómo me fue esta vez, debo decirte que hice un par de cosas antes para asegurarme de que la experiencia fuera un poco más satisfactoria y esas son precisamente las ideas que tengo para hoy.

4 ideas para disfrutar de los juguetes eróticos

Aunque parezca sacado de un cuento, estas son las 4 acciones que llevé a cabo y que me ayudaron a disfrutar de los juguetes sexuales, claro que también pueden haber otras maneras, pero a mí me funcionó esta y seguro que a ti te funcionará otra.

Por lo cual, te invito a que sigas leyendo y decidas por ti misma cuál de estas ideas te puede ayudar en tu propio camino.

1. Conoce tu cuerpo

Lo primero que hice fue aprender todo lo que pude sobre mi cuerpo. 

Creo que te lo he contado un par de veces, pero yo tuve una gran desconexión con mi cuerpo durante al menos una década. Lo centré todo en mi pareja, y cuando volví a querer experimentar el placer en solitario fue toda una agonía.

¡Ya no conocía mi cuerpo! Así que tuve que hacer todo una maestría al respecto a los 30 años 🙂

Aprendí qué lugares me daban placer y de qué manera me daba placer tocarme y que me tocaran. Al fin y al cabo, no es lo mismo tocarte tú misma que el cómo te toque tu pareja, el tocarse juntos o el tocarte tú con un juguete. Y ya ni te cuento que sea tu pareja quien te toque con el juguete.

No me creas, haz el experimento tú misma y luego ya me dirás.

Una vez identifiques esto puedes llegar a decir “¡Wow! ¡Yo ya sé que aquí hay movida!”

2. Perder el miedo a visitar una Sex Shop

Parece la cosa más sencilla, pero no lo es. Elegir un buen juguete erótico marcará la diferencia entre una buena o mala experiencia. Así que la elección es sumamente importante. Sobre todo, teniendo en cuenta que en las tiendas eróticas hay una gran variedad de opciones.

Entonces perdí el miedo a entrar en tiendas físicas y buscar en la web, porque es verdad que muchas personas sienten esa vergüenza de que “la pillen” entrando a un lugar de estos.

Lo bueno es que gracias a Internet podemos evitar ese temor y comprar lo que queramos y recibirlo en la casa u oficina de manera discreta.

Una vez perdí el miedo, empecé a preguntar, buscar y encontrar cosas realmente divertidas. Abrí una puerta de posibilidades y de receptividad a estas experiencias que vale mucho la pena y te recomiendo.

Como anécdota te cuento que hoy en día, da igual donde viajemos, si veo una tienda erótica quiero entrar a conocerla, explorarla y ver qué venden. Siempre hay algo nuevo, diferente y divertido que quizás no compre, pero que me puede dar muchas ideas para juegos posteriores con mi pareja.

3. Perder la vergüenza a preguntar

Estás dos experiencias me llevaron a este punto. Porque cuando no conozco mi cuerpo y no sé nada de nada, hay mucho miedo y vergüenza a preguntar algo que pueda hacerme quedar como tonta. Te lo describo de esta manera porque a mí también me pasa.

Pero no sabes lo que te estás perdiendo por no preguntar. Así que ve perdiendo, así sea poco a poco, la vergüenza a preguntar por cosas que son importantes para ti. Como por ejemplo: si un vibrador es lo que necesitas; si primero debes aprender a tocarte a ti misma y luego pasar a los juguetes; si quizás un dildo sea lo ideal para ti, o mejor un succionador; o ideas para una serie de juegos que puedes hacer antes de emplearte a fondo con tus juguetes. 

En fin, no hay manera de saberlo si no es preguntando. 

Y el consejo aquí es que busques mujeres con las que puedas hablar de estos temas. Recuerda que tengo una Academia en la que puedes participar y preguntar todo lo que quieras, allí podrás ver y participar de talleres grabados (e incluso participar durante la grabación) y siempre tendrás un contacto directo conmigo.

El asunto es buscar tu tribu y sentirte a gusto y libre de preguntar lo que quieras.

4. Si pides un consejo, haz caso de él

Si no vas a seguir consejos o ideas, no los pidas.

¿Conoces a esas personas que preguntan y piden consejo por cualquier cosa pero a la hora de la verdad nunca hacen caso?

Pues bien, no hagas eso. Si pides un consejo, si lees unas ideas, trata al menos de llevarlas a cabo y ver qué ocurre. No puedes saber si algo no funciona para ti si no lo intentas. Si al menos no pruebas y ves qué ha pasado. 

Así que la próxima vez que pidas un consejo o una idea para algo, dale la consideración que merece. Si no vas a seguir el consejo, explica por qué sientes que no encaja contigo y así tu interlocutor podrá hacerse mejor idea para la próxima vez que le pidas recomendaciones. De paso te libras de quedar como alguien que solamente quiere que le digan lo que quiere oír, y si no es así hace oídos sordos.

Y si no vas a darle ni las gracias a quien te aconseja y harás lo que quieras igualmente, ¡para eso no pidas consejo! No vale la pena malgastar el tiempo de la persona y perder el tuyo escuchando algo a lo que ni caso le harás.

Con esto no digo que si te aconsejan que saltes por un barranco lo hagas. Te digo que a veces escuchar consejos nos ayuda a ser más sabios nosotros mismos, siempre y cuando sepamos escuchar, entender, extraer la enseñanza, agradecer y decidir (en ese orden).

Mi segunda vez con un vibrador

Ahora bien, mi experiencia con los vibradores y los juguetes eróticos en general es bastante positiva. Me encantan y creo que son una herramienta estupenda para hacer tus noches y momentos íntimos súper divertidos.

No son artilugios para reemplazar a nadie, ni para hacer sentir menos a nadie. Son elementos 

Hoy en día te puedo decir que tengo un vibrador, tengo un succionador de clítoris y de hecho, tengo dildos con vibración y otro tipo de juguetes que nada que ver con ese primer vibrador que tuve en su momento.

No creo que los juguetes sean lo que salven o no una relación, creo que pueden ayudarte a vivir experiencias divertidas si te das la oportunidad, y tu pareja también, de explorarlo.

Busca aquello que te haga sentir cómoda y disfrutar de tu sexualidad al máximo.

Como te digo siempre, el poder está en tus manos y la responsabilidad de vivir la vida sexual que sueñas también.

Espero que alguna de estas ideas para disfrutar de los juguetes eróticos te inspiren y te ayuden a verlos de otra manera. Ya me contarás tu experiencia y opinión en los comentarios. ¡Te leo!

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.