Amor y deseo
| |

La sexualidad, amor y deseo en la actualidad

La sexualidad engloba un sin número de características.

Características que hasta hace poco se limitaban a mujeres que esperaban que el hombre les diera todo lo que necesitaban, en todos los niveles, para estar felices y «satisfechas».

Atrás quedó el tiempo en que las personas se casaban por necesidad, por subir de estatus social, porque tocaba.

Hoy en día la mayoría se casa, si es que lo hace, principalmente por amor.

Aunque tenemos un gran número de personas que se casan por sexo, dinero, compañía o comodidad, lo que viene a otro cuento.

Como veo la sexualidad el amor y el deseo

El asunto es que la sexualidad, el amor y el deseo han cambiado demasiado con el pasar del tiempo.

Hoy en día amamos de una manera, deseamos de otra y vivimos nuestra sexualidad lo mejor que podemos.

Que sí, que a veces nos engañamos, que otras veces nos reprimimos y que en otras ocasiones vamos como vacas locas por el mundo.

Experimentando de todo sin realmente saber qué queremos y cómo queremos vivir nuestra sexualidad, porque no logramos decidirnos o definirnos.

La juventud de hoy en día tiene acceso a tanta información que es impresionante ver cómo empiezan a vivir su sexualidad tan jóvenes.

Cuando en nuestras épocas, que no es que sea tanto tiempo atrás, las cosas eran tan diferentes.

Por ejemplo, recuerdo que en mi juventud, jugué con muñecas hasta los 13 años.

Los chicos no pasaron a ser tema de conversación entre amigas hasta los 15, tal vez los 14 porque en mi grupo todas eran mayores que yo.

Mi primer beso lo di casi a los 15, de hecho fui de la última entre mis amigas, y me acosté con el primer chico a un mes de los 18.

Tras varias relaciones a cuestas y sin pasar de besos y tal vez uno que otro toqueteo.

Hoy en día estas experiencias se viven a más temprana edad y por eso es normal ver que muchas jóvenes, con menos de 19 años, se apuntan en agencias para ser escorts.

Pues han descubierto desde muy pequeñas su gusto por el sexo y deciden que es una buena profesión para tener un estatus de vida mejor que el que sus padres pueden ofrecerles o un marido que no quieren.

Porque esa es otra, muchas mujeres están viendo que un marido no es sinónimo ni de felicidad, fidelidad o relaciones placenteras y agradables.

Y es así, tener esposo no te asegura tener más amor, mejor vida y más sexo en tus relaciones.

Muchas relaciones se basan en la compañía, en el estar ahí para los hijos y poca cosa más.

Muy pocas solidifican la relación en una buena comunicación, en el respeto, en el deseo, el sexo y el dejar ser.

En la libertad de amar sin retener. Algo que cuesta un montón hoy en día.

Por eso no me sorprende cuando una agencia de escorts de lujo en Barcelona me dice que muchas de sus chicas son menores de 20 y no son necesariamente prostitutas, ni están obligadas a ejercer esta profesión.

Son mujeres que voluntariamente han acudido a estos lugares porque quieren algo más en su vida.

Más sexo, más dinero, más libertad, más control.

Buscan algo que no tienen en casa, que no encuentran con un hombre y están en su derecho y libertad de poder elegir lo que quieran en cuanto a su sexualidad y eso es algo maravilloso.

Porque sí, lo es.

Puede que pienses que es terrible que tantas jóvenes anden tan “perdidas” en el mundo que decidan que ser escorts es la mejor profesión hoy en día.

Sin embargo, no seamos hipócritas.

Esta profesión no es nueva, no es la mejor, pero tampoco es la peor y siempre que se elija libremente, cada quien hace lo que le da la gana y lo que entienda que es mejor para si misma.

Así de simple y así de complicada es la vida.

Pero ¿Qué está pasando con el amor después de todo?

El amor, nunca pasará de moda, por más que vivamos en una sociedad líquida.

Por más que se tengan relaciones pasajeras y por más que existan profesiones hoy en día que antes solamente se accedía a ellas por necesidad más que por capricho.

El amor se busca con frecuencia, en lugares, en personas, pero lamentablemente muy pocas pueden experimentarlo realmente o pasa todo lo contrario, lo experimentan demasiado.

A cada momento, en cada lugar y con cada persona que conocen.

El amor es un concepto que tiene una definición que cada uno debe encontrar y construir.

Porque tal vez para ti significa una cosa que no es igual para mí, y es que las palabras tienen el significado que tú le des, así de simple.

Puede que la RAE o Wikipedia digan algo que se acerca a lo que tu crees que significa.

Sin embargo, a la final eres tú la que le da la representación que tiene realmente.

Por eso soy de la filosofía que debes crear tus propias definiciones a palabras que en las relaciones utilizamos con tanta frecuencia.

Como es el amor, el respeto, la fidelidad, el compañerismo, el deseo, el sexo, la honestidad, la lealtad, la responsabilidad, la confianza…

Que si las leemos seguro tenemos definiciones ya establecidas, por temas de crianza, educación y experiencias.

O porque sencillamente nos identificamos con la definición ya establecida y no es algo malo, está muy bien.

Normalmente nos identificamos con ellas.

El asunto es que si llegado un momento no te sientes identificada con la definición «oficial».

Puedes cambiarla, crear tu propia interpretación según la experiencia que estás teniendo y la necesidad que veas, y estará bien.

Lo mismo ocurre con el deseo

Tenemos estas dos palabras: amor y deseo tan juntas que creemos que es imposible amar a alguien y desear a otras personas.

O creemos que el hecho de hacerlo ya es infidelidad, traición y condenación absoluta en una relación.

Cuando una cosa no tiene nada que ver con la otra, o al menos yo no lo veo así.

Creo que puedes amar mucho a una persona y desear a otra.

Es normal y natural porque somos humanas y deseamos cosas que a veces nuestra pareja no puede darnos o nos da, pero igual fantaseamos vivirlas con otras personas y no pasa nada malo con eso.

No dejamos de amar por desear a otra persona, o no pasamos de desear a amar tampoco de un momento a otro.

Es algo que ocurre gradualmente, la mayoría de las veces.

El asunto está en conocerte, saber tus límites, identificar tus prioridades, tus creencias y saber cómo enfocarte.

La sexualidad ha cambiado, es cierto.

Hoy en día tenemos más opciones.

Tenemos más oportunidades y por ello sería genial que aprovecharas para vivir el amor y el deseo desde el punto donde tú quieras vivirlo y experimentarlo.

No desde un lugar donde otros desearían que tú lo vivas.

Es el momento de pensar por ti misma y por ello creo que es importante que aprendas a conocerte.

Vencer miedos y permitirte hablar, pedir y sobre todo redescubrirte, que vivir el amor y el deseo de tus padres, amigos o familia ya no es una opción.

Hoy puedes elegir y por ello es importante que aprendas a elegir bien.

Que la gente no estará de cuerdo contigo, que te juzgarán, que tal vez algunas personas se alejen… ¿Sabes algo?: no importa.

Porque es tu vida y es importante que aprendas a vivirla según tus propias reglas, no las que otras personas te han impuesto.

Es un paso importante, lo sé. No es sencillo, lo sé también.

Pero piensa en todo los que ha evolucionado nuestro mundo.

En que hace menos de un siglo las mujeres eran obligadas a casarse porque sus padres (o padre) así lo exigían.

Muchas estuvieron casadas hasta que murieron porque era lo que tocaba, aguantaron infidelidades, malos tratos y matrimonios infelices.

Estoy segura que si lo piensas detenidamente, descubrirás que aún hoy, en esta época podrías mencionar a una pareja que está casada y aguantándose por razones que tu no logras entender.

Eso no fue hace muy poco, seguro alguien en tu familia, o ancestros no muy lejanos lo han vivido y algo ha quedado en ti de esa experiencia.

Ahora, estamos en una época más “avanzada”, tenemos más “libertades”, pero nos da un miedo terrible hacernos cargo de la responsabilidad que eso significa.

El asunto es que si quieres vivir tu propia sexualidad, tu amor y deseo de una manera libre y autentica.

Tendrás que dar el paso, porque no hay otro camino, salvo seguir como vas y luego la culpa no será de nadie, salvo tuya.

Así que no te sientas mal por desear cosas que no están “bien vistas”.

Si quieres ser madre, esposa, amante, dama de compañía, deportista, viajera, aventurera, profesora, química o maestra de tantra…

A por ello amiga, que esta es tu vida y es tu responsabilidad vivir tu sexualidad según tus propias reglas.

¿Cómo vives tu sexualidad? ¿Qué papel juego en tu vida el amor y el deseo?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

26 comentarios

  1. Diana, creo que coincidimos en varios puntos y es que siempre he opinado, que mientras que haya respeto y sinceridad, cada uno que viva sus relaciones como le de la gana. Nadie puede decirnos qué es lo que funciona para nosotros, sólo nosotros mismos, por lo que comparto contigo el que sólo conociéndonos bien, no caeremos en costumbres anticuados y pensamientos y sentimientos que nos confunden. El amor es único, como lo somos cada uno de nosotros. Y yo, ¡brindo por ello!

    1. Ana, la verdad es que cada personas y cada pareja deber armar su relación de acuerdo a sus creencias, valores y propias vivencias. No hay dos relaciones iguales y por ello es importante saber cómo queremos llevar y vivir nuestra vida, lo que nos ayudará a elegir sabiamente y tener mejores relaciones. Un trabajo que no es nada fácil 😀

  2. Diana no pude leer este post sin dejar de leer el que recomiendas sobre el amor líquido, además porque ambos posts van de la mano con esta forma en que ahora concebimos las relaciones, y la cuestión es precisamente que confundimos amor con relación, amor con vinculo, las personas pueden amar pero no saben establecer relaciones precisamente por esta “fragilidad de los vínculos humanos” de las que habla Bauman, hay relaciones sin vinculo o con vínculos fantasmas, vínculos muy débiles que no le dan fuerza a la relación, y es que con esta forma de relacionarnos en las que saltamos de una relación a otra sin complicarnos y comprometernos, a las personas cada vez les cuesta más tener relaciones duraderas, y claro que eso de tener una relación duradera no necesariamente garantiza la felicidad y mucho menos la estabilidad. Sexualidad sin deseo no existe, pero sexo sin amor si es posible, y eso depende de las preferencias de cada quien, pero definitivamente sexo con amor y deseo es lo mejor que nos puede pasar, y que bien que sea una de esas relaciones que duren el “para siempre” que tengan que durar.
    Un abrazo.

    1. Guapa, eso sería lo ideal, tenerlo todo en las relaciones de pareja es el nuevo sueño americano, creo yo. Mucho tenemos que trabajar para que esto suceda, pero de que es posible, es posible, por más relaciones líquidas que existan hoy en día 😀

  3. Muy cierto Diana, hoy la sociedad ha avanzado mucho y las cosas ya no son como eran, por suerte, ahora cada uno puede vivir su vida como quiera y como le plazca, sin hacer daño a nadie y además sin importarle lo que los demás piensen sobre su forma de vivir su vida.
    Los jóvenes tienen mucha información que hace no tantos años era impensable, y las mujeres podemos escoger que hacer y que no hacer con nuestro cuerpo y con nuestra vida con total libertad, sin tener que obedecer a nadie, ni aguantar a nadie que no queremos aguntar, y eso es un gran avance. Si es cierto que la deficinión de amor puede estar cambiando para algunas personas, pero los eres humanos necesitamos amor o sea que siempre lo vamos a buscar y a expresar.
    Un abrazo

  4. Hace poco comencé a vivir la sexualidad desde otro punto. Amor, sexualidad y deseos lo dejas muy claro que son puntos muy diferentes. Muy pocos saben dividir estos conceptos. Viviremos al máximo una vida placentera cuando decidimos nosotros mismos, que es lo que en realidad buscamos en el plano sexual. Ese punto de vivir la vida con mis propias reglas lo conozco muy bien, cuando decidimos hacer lo que queremos muchas personas se irán.
    Saludos.

    1. Y es una pena que la gente que no puede aceptarte prefiere alejarse que respetar tus decisiones y apoyarte. Pero bueno, es lo que hay cuando no hay amor verdadero suele suceder que si te sales del camino eres lo peor y no eres bienvenido :/

  5. Hola. Me agrada lo que dices que cada persona tiene que crear y construir su concepto del amor y de esta manera, creo que una puede encontrar felicidad. Al igual, aceptar a la pareja y compartir ese mismo concepto para seguir trabajándolo juntos. Saludos.

  6. Cuantas verdadws juntas… Me ha encantado tu post y tengo tanto que comentar que no sé por dónde empezar…
    Es verdad que cada vez se empieza a vivir y disfrutar el sexo más temprano (y, muchas veces, demasiado temprano). La sociedad avanza tan rápido y hay tanta información que crecemos demasiado rápido.
    Tambien considero que hay muchísimas parejas que viven sin amor, aguantan por mil motivos relaciones sin magia, amor, deseo, aventura… Por el que dirán, por motivos económicos, no lo sé, supongo que por mil motivos diferentes que hacen que no sean felices… Hay mucha gente en pareja que no se quiere y muchos enamorados que no pueden estar juntos por mil motivos… (Y me parece muy injusto…)
    Para terminar diré que creo que la relación «ideal» es amar y desear a la misma persona, pero que desear a otra que no es nuestra pareja es normal (no olvidemos que somos animales movidos por hormonas) y mientras quede en un deseo no hay que considerarlo infidelidad…
    Vivamos sin ataduras y sin tabúes…

    1. Hola guapa, qué rico poder vivir sin tantos tabúes, creo que ese sería el estado ideal y maravilloso. El asunto es empezar y tratar de construir tu mundo allí en ese estado, si se logra o no, no lo sé, pero al menos se intenta 😀

  7. Qué importante conocer la diferencia entre sexualidad, deseo y amor y más importante aún conocernos a nosotros mismos y establecer nuestra definición del amor. Coincido contigo en que parece que la juventud descubre el sexo más pronto hoy en día pero no estoy segura si es bueno que dejen de ser niños tan pronto. Creo que a menudo nos cuesta lidiar con tanta información y libertad, nos cuesta aprovechar la libertad de forma responsable. Un post que da de pensar.

    1. Dorit, qué te puedo decir que no hayas dicho. La juventud hoy en día está realmente expuesta a muchos estímulos, qué es bueno o no, depende de muchos factores, pero en general creo que nos afecta de alguna manera a todos y eso no creo que sea del todo muy bueno :/

  8. Totalmente de acuerdo asi nos pasa. En realidad es dificil de entender para muchos. Yo tuve mi primera vez a los 18 casi 19 pero ya tenis novios desde los 7 años jaja es que era muy curiosa u.u mi sobrina tiene 12 y ya es activa sexualmente y no me lo encuentro raro ya

  9. La verdad creo que el tema de las escorts no tiene nada de polémico ni complicado o al menos para mí. De hecho creo que hacen una labor fantástica y más si es algo que ellas quieren.. lo que sí me preocupa es que sea por adquirir mejor nivel de vida ya que para eso yo prefiero actuar de acuerdo a otros valores pero obviamente este es un dinero mucho más fácil y un nivel de vida que no van a poder encontrar de otra manera. Muy interesante este post, muaks

    1. Guapa, ese es un tema interesante, el de los valores que no había pensado porque sí haces lo que quieres y es tu elección, pero la gran pregunta es ¿Está de acuerdo con tus valores? Uhmmm me has hecho pensar 😀

  10. El amor, el amor, algo tan corto de pronunciar pero tan dificil de entender, lo mejor es disfrutar de lo que la vida nos de en el momento, no siempre será duradero, pero algunas veces pasajero y todo se vive con más intensidad.

  11. Creo que está todo dicho. Y una cosa conduce a la otra. El deseo nace de las ganas de estar con esa persona de la que estás profundamente enamorada. Y me refiero a ese deseo carnal que a veces es irrefenable.
    Poner barreras a ese tipo de deseo, no es un prueba de amor.
    Estupendo artículo.
    Y gracias por compartir.
    Saludos