Categorías
Blog de Hablando de Sexo Cosas de pareja

Cómo superar una relación: cuando todo termina

¿Qué tan fácil es olvidar a ese «gran amor»? Esa es la pregunta que me hago hoy, y es que tras escuchar, la canción de Neck «Laura no está» (que puedes ver abajo), me pregunto por aquellas mujeres que no han podido olvidar a una persona.
A «esa persona». Creo que todas en algún momento hemos vivido una situación donde hemos terminado una relación, pero nos costó un buen tiempo olvidar ese amor.
Porque fue especial, porque te hacía reír, por la manera en que te hacía el amor o sencillamente porque estabas tan apegada que es difícil seguir una vida propia cuando dependes tanto de otra. -Si no te ha pasado, no te preocupes tal vez no te pasará o en cualquier momento llegará. La vida da muchas vueltas.
Así que me pregunto: ¿Cómo sigues adelante después de terminar una relación? ¿Es fácil volver a confiar en otra persona? ¿Lo mejor es meterte de lleno en otra relación para así poder olvidar?
Creo que ya les he contado que en mi época de juventud fui bastante «noviera». No sé cuál es el término que utilizan ahora, pero en general, tuve muchas relaciones.
Algunas más profundas e intensas que otras. Sin embargo, a la final todas ellas me enseñaron algo. Así que este divagación que leerás a continuación es sobre mi propia experiencia. Sobre mis grandes amores y cómo he logrado sobre vivir a ellos.

Mi experiencia al superar un gran amor

Mujer triste

Cuando era joven estuve enamorada muchas veces.
La primera vez, no lo llamé amor. Simplemente decía que estaba «tragada». Eso quiere decir que me gustaba un montón, pero no era realmente amor (me decía a mi misma).
Él era genial. Un chico divino, divertido y que me hacía sentir mariposas en el estomago. Tuvimos una relación bastante corta, pero me enseñó mucho de las relaciones.
Luego nos hicimos los mejores amigos y sí que lo fuimos. Durante años compartimos todo: sueños, temores, amores. Creo que ha sido la mejor experiencia de amistad: hombre-mujer que he tenido. Era perfecto.
A pesar de que nuestros caminos se han separado, cada que hablamos o nos vemos es como si el tiempo no hubiese pasado y podemos hablar de cualquier cosa. Es de esos amigos que son más que amigos.
¿Cómo me «desenamoré de él»?
Esa es una gran pregunta. Yo era muy joven, tenía unos 15 años. Toda una vida por delante y lo hice de la mejor manera que podía en ese momento. Teniendo más novios, rumbeando mucho y conociendo muchos chicos.
Además de hacer apuestas con mis amigas para ver quien ligaba más… Siii… fue una gran época. Pero él siempre estaba ahí, solamente que ya no éramos «novios». Nos contábamos cosas y poco a poco ese «amor» pasó a ser un cariño de amistad.
Murió sin siquiera proponérmelo. Aunque bien podría decir que me lo propuse bien a fondo 😉
Un tiempo después, tuve otro gran amigo.
Recuerdo que cuando lo conocí era una persona tímida y me encantaba molestarlo y hacerlo hablar y que perdiera la timidez.
En algún momento él empezó a enamorarse de mi (supuestamente) y quería que tuviéramos algo más. Yo la verdad solamente lo veía como un amigo al que quería mucho y seguí en mi racha de «novios van y vienen».
Él siempre estaba conmigo durante las vacaciones, ya que era de otra ciudad. Era un excelente amigo. Hasta que un tiempo después, por consejo de mis queridas y lindas amigas (de toda la vida) cambié esa gran amistad por una relación.
Y sí, fue genial. Al principio fue difícil para mi pasar de ser amiga a novia, pero con el tiempo me fui abriendo más y llegó a ser mi primer amor.
¿Pero qué paso? me puso los cachos. Lo que en otras palabras quiere decir que se puso a tontear con otra.
Recuerdo, aún hoy después de tantos años, que fue tan grande la decepción que sentí, el dolor que me produjo, que pensé que no podría volver a confiar en un hombre.
Era mi amigo. Mi mejor amigo. La persona que más quería. Sí, es verdad, yo era un poco rara, no era muy expresiva con cosas del corazón. Pero lo quería y eso fue como una puñalada.
Él me rogó un tiempo para que lo perdonara y siguiéramos con nuestra relación. A pesar del dolor y que quería intentarlo, no fui capaz. No pude perdonarlo. No pude ni siquiera seguir siendo su amiga.
Fue una traición tan dura que me costó superarlo un buen tiempo. Porque más que me traicionara como novia, yo lo sentí como la traición de un amigo y fue muy difícil.
Tras un largo año de «duelo» por ese amigo y novio perdido. Me repuse.
Eso sí, viví la época más loca de mi vida. Muchas fiestas, muchas borracheras, muchos «amigos». Trataba de no tener una relación seria, porque no quería volver a sentir lo que él me hizo sentir.
Un buen día llegó alguien que me enseñó que ese no era el camino, que podía vivir mi vida de otra manera y volví a confiar. Volvía a creer. Pero por cosas de la vida nuestra relación no funcionó y volví a estar sola.
Pero ya mucho más preparada y segura de lo que sí quería en mi vida y lo que definitivamente no quería volver a vivir.
A ninguna de estas personas las he olvidado y hay muchas otras que quise de alguna manera que no he mencionado.
Ese que me rompió el corazón y que fue mi gran amor, es mi mejor amigo hoy día. Lo quiero mucho, es un gran tipo. Eramos jóvenes, ninguno tenía experiencia, pero seguro que tanto él como yo aprendimos de lo que vivimos.
Yo le agradezco porque me enseñó a decir «te quiero», a no guardármelo y sobre todo aprendí que si hoy me rompen el corazón, éste volverá a sanar y podré volver a intentarlo más adelante.
Porque nuestro corazón es un órgano infinitamente grande que tiene una gran capacidad para dar y recibir.
No por un mal momento debemos negarnos la posibilidad de experimentar. No todos los amores son iguales. No todas las experiencias son las mismas. Hay que aprender de cada caída.

Consejos para sobrevivir a un gran amor

Así que estos son mis consejos para superar o, mejor aún, vivir un gran amor:
 Ama a la persona que tengas al lado. Díselo. No importa que seas la primera en decirlo. No importa que no te corresponda. No te lo guardes para ti.
 Confía y cuando dejes de hacerlo, mejor vete y empieza de nuevo. No hay nada peor que estar con alguien en quien no puedes confiar, pensando siempre cuándo te traicionará (eso no es vida).
 Llora, grita, insulta, emborráchate. Pero saca de tu sistema toda esa frustración y tristeza cuando rompes con alguien y luego sigue adelante. No te quedes llorando, ni emborrachando cada fin de semana. La vida es corta, hay que seguir adelante.
 No cierres tu corazón. Aprende de cada experiencia.
 Enamórate cada que puedas, pero sobre todo revisa muy bien a quien le das tu corazón. No todos se lo merecen pero no por ello debes mantenerlo en una caja fuerte.
Seguro podría darte muchos más consejos. Pero creo que es necesario que tu crees tu propio listado y sobre todo que aprendas de cada experiencia.
Si quieres contarnos ¿qué has hecho para superar un gran amor? sería genial conocer tu historia o saber cómo lo estás haciendo.

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

32 respuestas a «Cómo superar una relación: cuando todo termina»

Tengo que decir que me enamoré de alguien por Internet y es difícil aún no lo he superado. Él vive en España un hombre joven, guapo, inteligente, creía en mi, muy atento y oyente. Me fuí enamorando de él, hombres como él era y como me trataba no existen. Él se había dado cuenta de que sentía algo por él, es por eso se alejó, de seguro está pasando una buena navidad o se habrá muerto porque ya no se conecta. Deseo que esté bien y que encuentre a esa persona indicada para él. Nuevamente no correspondida pero que se le puede hacer ya no intentaré más nada ni con hombres de mi país ni con gente virtual uno sale bien lastimado. Tal vez en los asuntos del amor no es lo mío.

Lady siento mucho que hayas tenido malas experiencias, pero no por ello te debes cerrarte a la oportunidad que tal vez más adelante te de la vida de encontrar el amor. Vive el duelo y luego vuelve al ataque. No te desanimes hasta el punto de no creer en nada ni en nadie.
Un abrazo y mucho ánimo 🙂

Que bonito relato de tus experiencias…
Creo que a todas nos ha pasado un poquito de una manera u otra lo que tu cuentas. Esas experiencias no se olvidan, y del dolor inicial no te recuperas porque como bien dices duele como una puñalada, pero con el tiempo ya no te duele tanto y no es que se olvide simplemente sigues con tu vida.
Un buen día conoces otra persona en la que vuelves a confiar y dejas de sentir miedo de enamorarte… La vida sigue…

Me enamoré con 14 años del que creí que seria el hombre de mi vida, vivimos una historia de amor de película, eramos de provincias distintas, y luchamos por nuestro amor, tras 4 años en la distancia pudimos estar juntos, pero a los 3 años la inmadurez nos alejó, pensé que jamás iba a olvidarme de él, y no iba a pasar página, a pesar de no mantener contacto, los 7 años posteriores me los pasé soñando con él, hace un año nos reencontramos y fui consciente de que él ya no era el hombre de mi vida y pude pasar página y cerrar por fin ese capitulo que me tenia en un sin vivir. <3

Guapa, gracias por compartir tu historia. La verdad es que muchas veces cuesta dejar ir, sobre todo cuando tenemos en la mente la idea de una personas que ya no es lo que era, pero no lo sabemos. Por eso las experiencias se viven mejor cuando las vives tú personalmente y no cuando te las cuentan 🙂 Un abrazo guapa y a seguir que por ahí está la persona ideal para ti 🙂

¡Hola! Me encantó la entrada y tenes mucha razón. Me paso lo mismo que a vos. La primera vez que quise a alguien no fue amor ni enamoramiento. Estaba como hipnotizada. Pero a diferencia tuyo, el chico parecia divino y no lo era. Fue una de esas piedras que te hacen tropezar y ver la realidad. Y tampoco quedamos bien. Son experiencias… y de ellas se aprende. Y claro que cuesta olvidar a alguien que quisiste. No solo como paraja, sino tambien en amistades u otras situaciones. Pero hay que tratar de seguir y mirar hacia adelante. Las cosas por algo pasan. 🙂
Besos!

Lo que me sorprende por ejemplo es ese año que dices de «luto», por lo que conozco las chicas que estaban super enamoradas en menos de 3 meses ya encontraban a otro como si el anterior no hubiera existido, incluso habiendo estado con él durante varios años. Aunque luego vi que cambiaste el «chip» por el dolor.
En este caso prefiero no hablar de mi, porque «mi vida amorosa» es de lo poco que no he contado por las redes, mi blog o comentando en otros y prefiero que siga así 😉
Bss.

Guapa, cada una vive el luto de una relación de manera diferente, algunas se astían al tener más relaciones, otras personas se pasan al lado de no estar con ningún otro chico por un tiempo, algunas viajan y se encuentran asi mismas. Cada una lo hace a su manera. Yo también pasé por el tema de terminar y conseguir otro al instante porque como dicen por ahí: «un clavo saca otro clavo», funcionaba a veces, otras no jajaja
Y sobre no compartir tu vida amorosa, me parece genial, no todo lo tenemos que saber para opinar y compartir puntos de vista 🙂 Un abrazo guapa, gracias por tu comentario 🙂

Las relaciones de pareja son muy complejas, incluso cuando eres muy joven y crees que eres dueño del mundo. Además de mi marido, solo tuve un novio al que quise y digo quise porque a pesar de los años que han pasado, no tengo claro si lo quise de verdad o no. Cuando esa relación se terminó, (la terminé yo) le eché de menos, extrañaba su compañía pero tuve que poner en una balanza y sopesar los motivos que me llevaron a tomar esa decisión y a día de hoy, muchos años después, me doy cuenta que hice bien.
No sé si el día de mañana mi marido y yo nos separemos, no lo sé, nadie se casa con garantías de nada, de momento tenemos una relación estupenda, sobre todo, porque ambos sabemos respetar el espacio del otro pero, si ocurriera, surgiría como lo he hecho siempre, como el ave fénix, desde las cenizas porque por mucho que uno ame alguien, el primer amor es hacia uno mismo.

Guapa, creo que no podría decirlo mejor, el amor primero es hacia uno mismo y ahí radica el cómo vas a vivir una separación si se da el caso. Gracias por compartir tu experiencia preciosa y que sigas disfrutando del amor y la complicidad con tu pareja 🙂

Me ha gustado que compartieras algo profundo de ti. En mi opinión, creo que solo nos podemos enamorar 3 veces. De esas que lo das todo, y te imaginas que es el amor de tu vida, ya sabes…
La primera vez, fue no correspondido y el luto del que hablas, estuve como un año sin saber de nadie más. No porque no quisiera, es que no me salía ni conocer a otro que le sustituyera. Tampoco lloraba en el año, pero son cosas que con el tiempo acabas aceptando. Como digo yo, fue algo especial jiji. Al día de hoy le guardo cariño y le deseo lo mejor, porque yo soy feliz con mi pareja y que mejor que no guardar rencores. Así con pequeños tonteos, que hubo y no llegaron a nada.

Guapa, todas esas relaciones son experiencias de vida que la verdad lo que hacen es brindarnos precisament eso experiencias que nos harán disfrutar más de nuestra vida y sobre todo tener mejores relaciones a la final 🙂 Un abrazo y gracias por compartir tu experiencia 🙂

Que historias de amor tan intensas!! Que fantástico que puedas contar con la amistad incondicional de tu primer amor. Enamorarse es fácil, permanecer enamorado es un obsequio , dejar ir es lo más difícil, y seguir adelante, un triunfo.

Este post nos ha parecido estupendo y sobretodo muy útil porque hay mucha gente que no sabe que hacer cuando «pierden» a esa persona especial. La verdad es que pasar de estar muchas horas con esa persona a no tener nada es una cosa un poco dura y difícil porque no entiendes nada. Pero como nosotras decimos todo tiene que pasar y si las cosas pasan son por algo (aunque en ese momento no nos queramos dar cuenta y veamos todo muy negro). Muchos besos y todas esas personas que no sepan que hacer, a sonreír!

Hola guapa!! supongo que cada uno tiene su propio método para pasar esa época de duelo lo mejo posible… Es cierto que cuando te dejan o te traicionan y dejas tu se pasa muy mal pero no hay 2 relaciones iguales ni tu misma eres igual en un momento ni en el otro. Sin embargo, como dices, la vida es corta y no se puede quedar una atorada en el pasado pensando en quien se fue o a quien dejamos atrás. Gracias por compartir tus consejos y experiencias. Besos!!

Personalmente me enamorado muchas veces, la mayoría no ha sido correspondido, en mi caso sería como superar lo imposible jeje, en algunos me costo menos, en otros algo más, dependiendo el tipo de relación que tenia. El último si me marco más, ese si era imposible, me presento a su novio estando de fiesta. Un saludo. Buenos consejos en la entrada, cierto, hay que vivir.

La verdad es que no era muy enamoradiza, y aunque he tenido muchos novietes, no quería nada serio con ninguno, y he hecho, creo, más daño del que he podido recibir, no es que sea yo una sex simbol. que no, pero al no querer compromiso, en cuanto veía demasiado acercamiento, volaba, hasta que llegó mi primer y único amor, mi marido, y con él me tuve que emplear a fondo, porque es la antítesis a mi, pero aquí seguimos.

Wow Diana la verdad hace siglos no escuchaba la palabra «noviera» o «tragada» me hiciste recordar muchas cosas 😉
La verdad yo fui más bien poco de novios, no sé porque pero no sentía la necesidad de tener novios. Ahora que pienso, sí que tuve una gran primer amor, el que viví intensamente y lo dí todo. El por desgracia aunque me quería, no era su prioridad, debía irse a estudiar a otra ciudad y no quería enamorarse, pues le tenía miedo al amor.
Fue durisimo para mi, y pasaron muchos años en que yo sentía el amor intacto, totalmente ahí aunque también me fui, hice mi vida y seguí adelante, el amor seguía ahí.
Y aunque de eso hace ya más de 14 años aún lo quiero y somos amigos, y siempre estará en mi corazón, le deseo lo mejor y yo nunca he parado de seguir adelante a pesar de todo. He tenido otras relaciones pero ninguna es igual a la otra, y aunque he querido mucho nunca he amado como lo amé a él. El amor verdadero te vacía pero a la vez te vuelve a llenar, es lo más hermoso de este planeta !
Saludos !

Guapa, este es de esos artículos con bastantes colombianismos jajaja me encanta, porque son palabras súper chulas que uno deja de utilizar cuando está fuera 🙂 Es cierto que esos amores que te marcan son difíciles de superar y no porque uno no pueda amar a otra persona, sino porque quedan en nuestra memoria, como un recuerdo de una experiencia maravillosa 🙂

Toda relación es compleja igual que su desamor. Yo he tenido un desamor y lo supere con algún que otro bache, pero lo que hice, fue intentar que no me superara, volver a retomar la relación con mis amistades, empece a estudiar de lo que realmente me gustaba y me cree otra vez ganas por un futuro. Esta claro que estuve unos días mal, pero creo que la forma de romper fue tan brusca que en mi cabeza hubo un chip que se desconecto sin dolor. Y de todo el tiempo que estuvimos que fueron casi 6 años, no me he quedado con nada, ni bueno ni malo, borre todo y seguí adelante.

Uhmm guapa, esa es una gran capacidad, no digo que sea buena o mala simplemente es impresionante lograr llegar a eso. Hay personas que tienen la habilidad de bloquear momentos traumáticos y otras momentos demasiado felices que le hacen daño, interesante forma de seguir adelante y superar una relación de tanto tiempo. Mucho para pensar. Gracias por compartir guapa 🙂

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.