Categorías
Blog de Hablando de Sexo La menstruación y nuestra relación con ella

Cambia ahora y empieza a utilizar la copa menstrual

Como ya habrás leído en este blog, desde hace algunos meses he venido hablando sobre la Copa Menstrual. Les he contado de qué va y mi experiencia.

Ahora te invito a que hagas un cambio y la pruebes. Es el momento de transformarse, de escuchar a tu cuerpo y sobre todo de reconciliarte con esa parte tan importante de ser mujer.

¿Pensando en comprar una copa menstrual?

Es normal que antes de decidirte a cambiar la forma en que te proteges durante el ciclo menstrual tengas dudas, te cuestiones y quieras evaluar cuál puede ser la mejor opción.

Yo llevo algunos meses utilizando la copa menstrual y lo cierto es que no me cambio por nadie.

Me parece una opción segura, práctica y cómoda que te recomiendo. Así que si te encuentras en la etapa en que aún no te decides te invito a que sigas leyendo.

Es necesario tener en cuenta que la copa menstrual no es un método anticonceptivo.

Es un recipiente que te permite almacenar la sangre durante tu ciclo menstrual. Igual que una toalla (compresa) o tampón. Con la diferencia de que no es desechable, es reutilizable y su duración es mayor.

Además, que al usarla estamos ayudando a nuestro medio ambiente.
Si tienes dudas sobre su tamaño, efectividad, comodidad y duración. Decirte que el tamaño dependerá de algunos factores tales como: contextura física, partos y si haces deporte o eres más bien sedentaria.

Te recomiendo revisar la siguiente tabla que te ayudará a elegir la talla correcta para ti:

¿Qué tan efectiva es la Copa Menstrual?

En cuando a su efectividad. Un tampón o una toalla no puede decirnos claramente cuánto es su capacidad. Por más información que tenga la caja.

En mi caso por ejemplo, cuando usaba toallas o tampones, constantemente me cambiaba, ya que no me gustaba tener la toalla manchada o saber que había sangrado y dejarme puesto el tampón.

Era una sensación bastante incómoda. Con la copa, al principio pasa que la quieres cambiar, como hacías con la toalla o el tampón. Para darte cuenta que el flujo menstrual que te ha llegado es tan poquito que no vale la pena cambiarla.

Durante un día con menstruación solamente he llegado a cambiarme la copa entre 2 y 3 veces (cuando más flujo menstrual tengo). Lo que es toda una maravilla, si lo comparamos con la cantidad de veces que me cambiaba la toalla o el tampón.

Nota: Hace poco viendo un capítulo de Cuerpos embarazos, donde le preguntaban a las mujeres “¿cuánto piensa que sangra en un periodo?

Descubrieron que las mujeres creen que sangran entre 90 y 220 mililitros, pero la verdad es que se pierde de 10 a 80 ml. durante un ciclo menstrual. Eso es lo normal, si se pierde más hay un problema y es necesario consultar con un médico.

¿Qué tan cómoda es la Copa Menstrual?

Sobre su comodidad, la verdad es que es más cómoda que un tampón. No se siente, no incomoda, no estorba. Salvo que te quede mal puesta, cosa que al principio te puede pasar en más de una ocasión.

Y desde luego, no es comparable con una toalla, así que ni hablar de ello.

Su duración es de 5 a 10 años. Si tienes los cuidados necesarios. A largo plazo es más económica que cualquier otro método.

Si tienes alguna duda adicional, por favor escríbeme que con gusto te ayudaré.

Si te animas a usarla, no olvides compartir conmigo tu experiencia. Te puedo asegurar que el cambio vale la pena.

PD. La promoción ya no se encuentra vigente.

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

3 respuestas a «Cambia ahora y empieza a utilizar la copa menstrual»

Pues llevo dándole vueltas al tema unos meses…y la verdad es que como utilizé el aro vaginal y me molestaba no estoy muy convencida…cuál es la sensación que tienes cuando la llevas?Es segura para hacer deporte?corre riesgo de manchar?soy un saco de dudas!jajajaja
Gracias por compartir!
Chu!!

Bueno nunca he usado el aro vaginal, así que no podría compararlo. Solamente puedo compararlo con el tampón. Para mi usarlo siempre fue incomodo, molesto y fastidioso. Con decirte que después de usar tampón no quería tener relaciones sexuales, pues el tampón me dejaba muy reseca y no sé con una sensación muy incomoda. Con la copa no me pasa esto. Además puedo dormir desnuda durante el periodo, lo que para mi es una libertad enorme 🙂
Cuando la pones ella se abre y se amolda sin problema. No la sientes (si llegas a sentirla, es porque se encuentra mal colada). Cuando la llevo puesta ni cuenta me doy que la tengo. Es genial. Puedes hacer ejercicio, yo he hecho yoga con ella sin problema de mancharme o algo así.
Al principio te da impresión. Piensas que cada que te baja se desbordará la copa. Al principio iba al baño cada rato a quitármela a ver si se había «salido» algo, y nada. Aunque si tienes mucho sangrado está bien revisar, pero no cada bajón, como hacía yo 🙂
Hasta el momento no he llegado a manchar. Sin embargo, hay días que tengo mucho sangrado y he sacado la copa llena completamente, de eso que si la dejo unos minutos más hubiese podido manchar. Así como también la he sacado con una pizca a penas de sangre.
El uso de la copa ayuda mucho a calcular cuánto sangras al mes y te darás cuenta que no es tanto como pensamos…
Si tienes más dudas, tu pregúntame no más que con gusto trataré de ayudarte 🙂
Saludos y gracias por leerme 😉

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.