Categorías
Blog de Hablando de Sexo Cosas de pareja

El mejor momento para ser sincera en una relación: ¿Qué tal ahora?

El mejor momento para ser sincera en una relación es el presente.

Es verdad.

Y es que tras tantos años de relación he llegado a la conclusión de que aunque es muy difícil abrirte y ser sincera, lo mejor, si realmente queremos vivir y tener una relación auténtica, es decir la verdad a las personas que tenemos al rededor.

Pero sobre todo ser completamente honestas con nosotras mismas.

No sé porqué nos llenamos de motivos para no decir la verdad, para engañar, ocultar o simplemente quedarnos en silencio y esperar que la otra persona asuma que sabe lo que nosotras queremos, necesitamos o buscamos en un momento dado.

No conozco a nadie que sea como el Dr. Cal Lightman de la serie Lie to Me quién podía darse cuenta de las mentiras de las personas con un poco de observación.

¿Acaso tu pareja tiene esa habilidad?

Esta semana hablando con Sergio de La Vida es Fluir, hemos llegado a la conclusión de que tener una relación basada en la honestidad sería lo ideal.

El asunto es que conseguir que la persona que comparte nuestra vida también lo vea, no es sencillo.

¿Pero a qué se debe eso? ¿por qué las relaciones no sobreviven a la verdad?

Esas son las preguntas que yo me hago.

Y aunque he tratado siempre de ser sincera y honesta en mis relaciones una cosa es cierta, no siempre es el mejor camino.

Aunque sí te puedo decir que es lo mejor que podemos hacer para tener la mejor relación contigo misma.

Recuerdo que cuando era adolescente tuve muchas relaciones, te lo he contado en otros momentos. 

En ese entonces descubrí que una de las cosas que más me molestaba, y por lo cual dejé a muchos de mis novios del momento, fue las mentiras.

Pero sobre todo el engaño que las mentiras ocasionaba.

Para mí la sinceridad siempre ha sido un pilar en toda relación que construyo.

Es cierto que la sinceridad extrema la he ido cambiado por una sinceridad políticamente correcta, porque a medida que crecía aprendí que no todo lo que pasa por tu cabeza hay que decirlo sin filtro.

Primero porque te ganas enemigos sin sentido y segundo porque te ganas aduladores que son un fastidio.

Cualquiera de estos dos extremos son un incordio porque por un lado están los que sabes que no soportan la verdad y te miran con desprecio o incomodidad cada que dices algo que les toca una fibra.

Y por el otro los que siempre te buscan porque saben que les dirás las cosas sin filtro, pero no porque te aprecien o quieran realmente.

Entonces tras un par de decepciones amorosas y de amistad, descubrí que el mentir era algo que no me gustaba.

Una cosa era ocultar las cosas, no contarlas, porque todos tenemos derecho a nuestros secretos, pero otra muy distinta era mentir en la cara a la gente, embaucarla o traicionarla.

Con esto no quiero decir que en 17 años nunca le mentí a mi ex.

Claro que lo hice alguna vez, y estoy segura que él lo sabía porque es de las pocas personas con las cuales me sentía desnuda solamente con su mirada, y mentirle era un esfuerzo que con el tiempo empecé a ver desgastante e innecesario.

Sin embargo, cuando decidí ser sincera con él lo hice porque sentí que nuestra relación podía sobrevivir a las mentiras y secretos.

Y porque en se momento me di cuenta que quería una relación basada en la honestidad y en la buena comunicación.

Nunca permitas que te manipulen por una mentira

Mi madre me enseñó desde joven que: «más rápido cae un mentiroso que un cojo».

Y me recalcaba que si tenía un secreto, el día que se lo contara a alguien dejaría de ser un secreto.

Sin embargo, lo que más me dejó marcada es que una vez me dijo

Nunca, nunca le des el poder a alguien de manipularte por decir una mentira o engañar a alguien. Asume tus actos con responsabilidad.»

Y todo esto me lleva a que una vez le fui infiel a mi pareja con un compañero de trabajo.

Él estaba tan encarretado conmigo que cuando lo dejé me amenazó con contarle todo si no seguía viéndome con él.

¿Sabes qué hice? le dije: “cuéntale lo que quieras. Él lo sabe todo”.

Y Santo remedio. Dejó la joda conmigo y sus amenazas, porque si le hubiese mostrado miedo me habría tenido en su mano.

Sin embargo, le mostré con seguridad que con mi pareja no tenía secretos y que me importaba un pimiento que dijera lo que quisiera, no tuvo más remedio que tragarse su amenaza y dejarme en paz.

La verdad es que en ese momento mi pareja no sabía nada y aunque lo quería mucho y no quería perderlo, si te digo la verdad no me hubiese importado que le contara.

Porque una cosa tenía clara en ese entonces y la tengo ahora, no voy a permitir que un tipejo me chantajee por una estupidez que cometí en su momento.

Y esa es la razón por la que trato de llevar una vida donde no tenga que mentir, más aún en mis relaciones personales.

Soy del pensar que es posible tener una relación basada en la comunicación, que sea honesta y donde yo pueda ser sincera y auténtica.

Por qué iniciamos una relación con mentiras

No me explico por qué razón empezamos las relaciones engañándonos, diciéndonos mentiras.

Esperando que el tiempo pase y que la otra persona nos acepte antes de conocernos realmente (si es que llega el día).

¿Por qué tenemos tanto miedo a ser sincera a mostrarnos tal cual somos desde el inicio?

¿En qué momento nos dijeron que utilizar una máscara era la mejor estrategia para tener una relación?

¿Quién se ha comido ese cuento?

No dejo de sorprenderme cada que escucho historias donde las personas dicen cosas como:

  • “No sabía que era así,
  • “Nunca me dijo que le gustaba x o y cosa”,
  • “Llevamos tantos años y no sabía que le gustaría tener hijos”

Todos podemos estar en una relación donde la persona no sea sincera contigo.

Que no se muestre tal cual es por miedo al qué dirán o porque tiene una fachada por su situación o posición.

Sé que es imposible pensar que todos somos honestos y nos mostramos tal cual somos.

Es como parte del ritual social eso de no ser auténticos desde el principio.

Todos tenemos una máscara que oculta nuestros defectos, miedos e inseguridades y que cuando estamos conociendo a alguien la utilizamos como escudo protector porque es mejor eso a mostrarnos vulnerables.

¿Pero dime si no te gustaría empezar una relación sabiendo con qué persona te estás involucrando?

El hecho de poder confiar desde el inicio. El no tener miedo a que te salga un ogro cuando las cosas se compliquen.

O mejor aún, saber si son compatibles y no estar un par de años mareando la perdiz con una relación que desde el inicio se hubiese podido evitar si hablan con sinceridad.

¿Acaso no seria eso genial? Yo sí que lo creo.

¿Ser sincera en una relación es posible?

¿Cómo se llega a tener una relación basada en la sinceridad?

Para llegar a ello necesitas primero trabajar desde dentro y revisar temas como tu identidad, gustos, preferencias, autenticidad, honestidad y porqué no, el tema del egoísmo positivo.

Es el momento de dejar de poner al miedo como excusa y justificación de tus pajas mentales.

El miedo hay que convertirlo en nuestro aliado, en ese amigo imaginario que nos hace ser autenticas y maravillosas.

Y es que para reconocer esa parte de nosotras tenemos que aprender a quitarnos la máscara o filtros que lo único que hacen es tergiversar nuestra opinión.

Te animo a que trabajes tu sinceridad, comunicación y autenticidad. Te aseguro que tu vida cambia a niveles que no te imaginas cuando encuentras tu propia voz.

¿Y sabes una cosa?

Hoy es el mejor momento para ser sincera en una relación. No lo olvides y no dejes que el tiempo siga pasando.

Y para que no digas que te dejo sola con esta idea loca de ser sincera y auténtica, te voy a compartir un par de ideas para que pienses y construyas una relación basada en la buena comunicación, pero sobre todo en la honestidad.

Define tus valores

Aquellas cosas que son importantes para ti y que definitivamente quieres defender por encima de todas las cosas.

Como por ejemplo: Autoestima, Comunicación, Honestidad, Sinceridad, Generosidad, Fidelidad…

Tú eliges tus valores y le das el valor que creas tienen en tu vida, pero sobre todo en las relaciones que quieres construir con otras personas, que es a la final lo que estamos buscando.

Tus valores te ayudarán a marcar el camino que quieres recorrer en la relación que estás construyendo y te permitirán ver el norte y sobre todo no perderte cuando las cosas se vuelvan complicadas o difíciles.

Si quieres ver un par de ejemplos, sigue leyendo.

Si tu quieres tener hijos.

Lo tienes claro porque ser madre y tener una familia es parte de tus valores y resulta que llevas 8 meses con un chico y te das cuenta en una conversación casual que él no quiere tener una familia, no es parte de sus prioridades porque desea otras cosas en este momento, y al parecer los próximos 10 años.

Dime ¿Por qué vas a seguir con una persona que no tiene tus mismos ideales?

¿Esperas que con el tiempo y el amor cambie estas prioridades por ti?

No decirle que tú sí quieres una familia, tal vez no ahora pero sí en 3 o 5 años. Es un error de los grandes

¿No crees que es importante para que los dos definan si continuar con la relación es conveniente, o mejor dejarlo antes que las cosas se compliquen?

¿Sabes cuántas malas relaciones se pueden evitar si habláramos con sinceridad pero sobre todo nos quitáramos las pajas mentales de que podemos cambiar a alguien por amor?

No digo que las personas no cambien de opinión o hasta su forma de ser.

Claro que sí, los cambios son posibles y todos los hemos vivido.

Pero una cosa es cambiar porque tú quieras y lo deseas y otra es esperar que alguien cambie porque tiene un anillo en el dedo, tuvo un hijo o tiene un gran sentimiento por ti.

Déjate de cuentos y pajas mentales que lo único que hacen es hacerte daño y joderte la vida.

Si tienes ganas de tener hijos y tu pareja no, considera el dejarlo.

Si quieres viajar y tu pareja quiere arraigarse en una casita o apartamento en la ciudad, déjalo.

Así de simple. Porque la vida lo es, somos nosotros quién la complicamos diciendo mentiras, tratando de cambiar a otros o cambiando nosotras por otros.

Cuando podemos construir y tener una relación desde la autenticidad y desde la base de ser nosotras mismas.

Identifica ahora cuáles son aquellas cosas que crees importante comunicar y compartir con otras personas

No todo lo tiene que saber tu pareja, ni tus amigos, ni tu familia.

Hay cosas que compartes con unos y otros grupos, el asunto es saber y tener claro qué quieres compartir con cada quien.

Mi consejo aquí es que el hecho de no compartir algunas cosas con tu pareja no te hace una persona mentirosa o que la engaña. Por eso es importante tener claro hasta dónde quieres compartir y con quién y cómo lo vas a hacer.

Te voy a poner un ejemplo:

Cuando joven yo me emborrachaba y me iba de rumba con mis amigas.

La pasábamos genial y esto no es un secreto.

Mis amigas lo saben, conocidos de mi generación lo saben, mi familia lo sabe.

Pero tal vez en la nueva relación que estoy construyendo esta información no es relevante.

No es algo que a él le interese saber o que cambie en algo su percepción de mi, porque esa persona ya no soy yo.

Así que he decidido no compartir esta etapa de mi vida. No le miento, no le engaño, simplemente no se la cuento.

Eso sí, si un día estamos con mis amigas y sale el tema.

Él se enterará del asunto y no pasará nada, simplemente conocerá más de mi, pero no debería sentirse engañado porque el hecho de que no se lo haya dicho no cambia en nada nuestra relación.

Otra cosa muy distinta es que empiece una relación y después de 5 o 6 meses compartiendo y casi conviviendo con mi pareja, me resulte con el cuento de que tiene dos hijos de su anterior relación.

¿Crees que esto último es una mentira, un engaño? Joder, sí lo es.

Es un secreto que cambia todo en la relación que estamos construyendo ¿Cómo no decirlo desde el principio?

Porque no es lo mismo el no contar cosas de tu pasado, que viviste y que en nada tienen que ver con tu vida actual.

Y otra cosa es no contar que tienes dos hijos bebés que serán parte de su vida y de la tuya a partir de ahora si sigues con esta persona.

¿Entiendes más o menos lo que quiero decir?

Creo que con estas dos ideas te doy algo en lo que puedes pensar que te ayudará a evaluar tu propia situación.

Pienso que debes tener claro es que no se trata de que no tengas secretos y de que tengas que decirlo todo sobre ti a cada momento.

Se trata de que sepas cuándo y con quién debes ser sincera y honesta. Y que tengas claro que una cosa es tener secretos y otra mentir, engañar y embaucar a las personas en tu propio beneficio.

Para finalizar quiero invitarte la Comunidad Fluyendo un espacio donde compartimos y trabajamos estos temas de honestidad, comunicación, autenticidad, relaciones, identidad y otros.

Es un espacio maravilloso para ir aprendiendo a quitarnos la máscara poco a poco, pero sobre todo donde aprendemos a vivir con nosotros mismos sin miedo o culpas.

Te invito a que te suscribas y no te pierdas lo hacemos, porque cada mes tenemos cosas nuevas y diferentes para compartir en Comunidad.

Si quieres cambiar algo en tu vida y empezar a tener mejores relaciones con otras personas y contigo misma, este es el mejor momento para empezar.

Recuerda que para ser la protagonista de tu vida debes asumir la responsabilidad que eso conlleva.

Te animas a contarnos:

¿Qué tan importante es para ti la sinceridad en una relación? ¿Crees que si una persona conoce tu lado oscuro se alejará de ti? ¿Ser sincera es importante para ti?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

50 respuestas a «El mejor momento para ser sincera en una relación: ¿Qué tal ahora?»

¡Hola! Muy buen post! Me ha gustado mucho y creo que puede ser muy útil para muchas personas. Hay que ser sinceros siempre al empezar una relación porque después llegan las sorpresas..

Buenísima tu entrada Diana, para mi la sinceridad es fundamental. Creo que es importante lo que comentas del miedo, hay que hacerlo nuestro aliado, plantearnos nuestros valores y ser fiel a nosotros mismos. A mi me parece que ver a una persona que rebosa autenticidad es precioso. Respecto a la sinceridad yo siempre he sido muy sincera en mis relaciones y no me he encontrado apenas con mentiras, también es cierto, que al ser sincera doy por sentado que los demás también lo son y creo que a veces peco de inocente. Gracias por todo lo que compartes, me nutro mucho de tus artículos!

Laura muchas gracias por tu comentario, qué linda eres mujer hasta los colores me sacas 😀 Sobre tu comentario la verdad es que yo prefiero ser algo inocente a volverme completamente cínica. Es mejor confiar en las personas, en la buena voluntad y en la sinceridad. Cuando desconfiemos de todo y todos creo que las cosas empezarán a fallar 🙂

La verdad es que ser sincero es un punto importante, no tenemos que ocultar nada tampoco ir como apisonadoras por la vida haciendo daño, pero si creo que es un punto importante el ser sincero y hablar claro ya que es en lo que se basa una relación y se tiene que ser sincero desde el principio nunca dejarlo para mañana

Coincido contigo, todas las relaciones debe estar basadas en la sinceridad. Si hay algo que la vida me ha dejado claro es que las mentiras siempre salen a flote de alguna manera. Siempre debes se honesta contigo mismo de primero. Eso de vivir con secretos no es lo mío. Gracias por compartir!! YL

Todos tenemos algún secreto inconfesable pero en una relación si no nos mostramos cómo somos y si no decimos la verdad y asumimos las consecuencias de nuestros actos no iremos a buen puerto, así que lo mejor es decir la verdad siempre.

Hola!
Como siempre tus post me parecen super interesantes. La verdad es que con mi pareja a veces soy demasiado sincera, le digo todo lo que pienso y luego me arrepiento. Por lo general lo hago para ver si cambia de actitud pero como no lo hace lo unico que termino haciendo es lastimarlo. Es dificil ser sinceros y más cuando hay engaños. Hay que ser valientes para hacer lo que vos hiciste, de poner un freno cuando te amenazan de contarle lo que hiciste a tu pareja, no me imagino en una situación asi.
Te mando un beso. Sigue asi 🙂

Ana gracias por tu comentario, me alegra que te haya gustado esta reflexión. La verdad es que ser honesta cuesta mucho y sobre todo ser honesta sin herir a nadie que es un poco difícil. Hay que trabajar mucho en uno para poder asumir que no hay engaño posible que pueda usarse en tu contra. No te diré que es fácil, pero merece la pena 🙂

¡Hola! Me ha gustado mucho tu articulo, yo soy de las que piensa que ocultar alguna cosa no es malo, pero si considero que mentir lo es. Porque ocultando no distorsionas la verdad simplemente miras a otro lado pero con la mentira ya distorsionas la realidad y cuando se miente una vez se suele mentir más y termina volviendo un bucle del que muchas veces es imposible salir airoso. Yo actualmente no tengo pareja y la última que tuve se terminó por mentiras pero mentiras graves e importantes por lo menos para mi por eso tu artículo me hizo recordar muchas cosas, besos!

Hola Tania, recuerdo en mi juventud haber terminado varias relaciones por mentiras y desde entonces tengo claro que las mentiras no forman parte de mi vida y por ello trato de ser sincera en la medida de lo posible 🙂

Hola guapa!!! So algo me define es la sinceridad y aunque antes decía todo lo que me pasaba por la cabeza ahora pienso las cosas con cabeza antes de decirlas porque la sinceridad sin sentido solo hace daño, además la verdad de uno puede no ser la del otro. Pero para mí, en cualquier relación con otro ser humano incluso conmigo misma, la sinceridad es el pilar fundamental, bss

Mentir a tu pareja o ser sincera…Ante el dilema, yo diría que la brújula tiene que ser la buena educación y la caridad. Detesto la sinceridad a toda costa porque, muy a menudo, la utilizan las personas crueles para justificar el hacer daño al otro: «Te lo digo porque te quiero» es una de las frases más demoledoras e insinceras porque casi siempre se dice sin tener en cuenta los sentimientos de quien la escucha. Si decir la verdad va a causar más daño que silenciarla, ¿en aras de qué tengo que sincerarme? ¿Qué gano yo soltando una «perla» que va a herir a mi pareja? Yo diría que lo más importante es equilibrar las necesidades de uno y otro y pensar si, diciendo la verdad, favoreces al otro o solamente quieres quitarte de encima el peso de ese secreto o de esa opinión que te está molestando.

Uhmm María que buen punto el que tocas. Ese donde nos preguntamos ¿Hasta dónde debo ir con la sinceridad y la honestidad? Es verdad que hay personas que se excusan en la sinceridad para ser malas y con ganas y creo como tú que esa no debería ser la brújula que nos marque el camino. Sin embargo ocultar cosas por no hacer daño o porque la otra persona «no está preparada» para escucharlo o saberlo, no sé hasta qué punto también es ir al otro extremo, tener miedo de que su pareja no pueda asumir la verdad o engañarlo para estar contigo en una relación que se sostiene con mentiras para «no hacer daño»… No sé… Mucho para pensar 😀

Hola. Siempre son profundas tus entradas, me hacen pensar. Yo pienso que la sinceridad es lo principal de una relación. El miedo es bueno también te hacer parar para pensar y dar el paso correcto, la verdad. Muchas gracias. Besos.

En una relación me es muy mal no decir verdades. Si bien uno no tiene porque hablar de todo detalladamente, no hay porque mentir si hay que hablar de algo. Las mentiras suelen crecer y crecer y es un lío. Y también como dices, no decir las cosas sin filtro. Porque también hay que saber expresarse para no caer en malinterpretaciones. Sin duda es un tema extenso y de debate

Claro que sí guapa y la idea es que cada una llegue a un consenso interno de elegir y hacer lo que la haga sentir más a gusto consigo misma, porque a la final lo que importa en las relaciones, y en la vida misma, es estar a gusto y feliz con uno mismo y poder acostarse sin remordimientos 🙂

Hola bella, tengo claro que pocas cosas hay mejores que una relacion basada en la sinceridad. Está claro que todos cometemos errores y no siempre estamos dispuestos a asumirlos pero odio las mentiras y prefiero decir la verdad asumiendo las consecuencias que mentir porque parto de la premisa d no hacer a nadie lo q n quiero que me hagan. Genial que tú tb t dieras cuenta en su día. Muakss

Muy interesante post Diana, es impresionante como comenzamos una relación con la mentira por delante, muchas veces por vender una buena imagen de nosotros le damos retoques de mentiras a nuestra personalidad y luego no sabemos cómo salir del embrollo, y así van pasando los años y la mentira sosteniéndose sola pero siempre al filo del abismo. En estos días conversando con mi hija, con quien he tenido en mi vida una de las relaciones más autenticas y transparentes, ella me pregunta si alguna vez le he mentido, a lo cual yo le respondí: seguramente si y tú también lo has hecho conmigo, fue una respuesta sincera que no necesitó de un juicio posterior, y es que precisamente ese juicio y critica es a lo que le tenemos mucho miedo, también porque vivimos con esa mentira personal de que nadie nos va a querer si descubren nuestro lado oscuro.
Me encantan los dos ejemplos que das porque una cosa es ocultar o no compartir una información que ya nada tiene que ver con tu presente, pero otra es dejar de lado información tan importante como los hijos, alguna enfermedad, incluso hasta el estado marital, es por ello que como te dije al principio, para vendernos mentimos y luego no sabemos cómo limpiar la mentira. Uno de los factores que mantiene a una pareja unida es el proyecto en común, si este proyecto no coincide y seguimos allí solo para no quedarnos solos, a la larga la vida en pareja en sí se vuelve una mentira disfrazada de mentiras.
Un abrazo.

Guapa, qué lindo hablar con los hijos desde la sinceridad y honestidad, a mi me parece estupendo. Porque las relaciones sentimentales no son exclusivamente de las parejas, con los hijos, padres, hermanos, tíos, primos, compartimos también un gran cariño y a ellos son los que más mentiras les decimos ¿Por qué y para qué? no lo sé pero es como lo «normal» y bien que haríamos empezando a ser honestos con nosotros y con los que tenemos al rededor 🙂

Totalmente deacuerdo Diana, desde un principio (en el presente) es cuando debemos ser honestos y sinceros en una relación. Basar nuestra historia juntos en una mentira o verdad a medias es un error espantoso que muchas parejas tienen por temor a perderse.
Saludos

Masha qué decirte, es difícil tener una relación de larga duración sostenida en mentiras, que existen y es muy triste, pero cuesta mucho y es una pena y una gran pérdida para todos los involucrados :/

Pues que inicio de entrada, tan directo y tan dirigido a mí! es verdad que decir la verdad cuesta y pedir lo que queremos también, y si, seria lo ideal, tener una relación basada en la honestidad y en el poder decirse todo! me apunto los tips que nos das para tener una relación basada en la sinceridad, que parecen sencillos pero no lo son tanto y más cuando ya las cosas llevan mucho tiempo funcionando de una determinada manera!

Resi, qué decirte ahí? es verdad que cambiar las cosas cuando ya son de cierta manera no es nada fácil, pero la pregunta que debemos hacernos es: ¿qué queremos exactamente en nuestras relaciones? y si es seguir como estamos, pues no pasa nada, se sigue así y listo, pero si se quiere o se busca un cambio, algo toca hacer por cambiar cuanto antes 🙂

Cuánta verdad en lo que dices. No dejas de encantarme con tus posts tan sinceros. A veces la verdad puede sonar un poco dura, pero como mi papá dice «hay que ser diplomático» para decir nuestros pensamientos sin dejar un mal sabor. Siempre un placer leerte! Un abrazo

Gracias Victoria qué bonitas palabras 🙂 Es cierto que podemos ser diplomáticas a la hora de hablar y decir lo que deseamos, pero siempre desde la honestidad que nos da saber qué queremos y deseamos en nuestra vida y relaciones 🙂

Yo siempre digo que la sinceridad es la base de una relación. Está claro que no le vas a contar todo a tu chico, porque no necesitamos compartirlo tooodo, pero sí la mayoría. Y eso debe ser recíproco, en el momento que te das cuenta de que no es así apaga y vámonos…Bss.

Paula, la verdad es que es así, cuando uno da más confianza y sinceridad que la otra parte es normal que las relaciones se apaguen un poco porque si se descompensa las cosas cuesta sostenerlo todo :/

En las relaciones de adolescentes es más común ver mentiras. Yo creo que con el paso de los años y la madurez ya buscas relaciones estables basadas en la sinceridad y el respeto. ¡Un beso!

Priscil-la yo soy de ese pensar también, aunque conozco personas mayores que les va más el drama, las mentiras y el meterse en enredos con tal de no ser sinceros y eso es bastante triste, es como si la edad y la madurez no les llegara :/

Siempre es mejor andar con la verdad, eso de vivir pensando que en cualquier momento se descubrirá algo en nuestras vidas es desgastante y si dices mentiras al menos tener a mano la respuesta correcta que apoye la mentira, muchas veces decimos la verdad pero nadie nos cree.

jajaja eso suele pasar más veces de las que pensamos, precisamente porque la gente cree que no somos capaces de hacer ciertas cosas. Ahhh la ingenuidad de las personas a veces es curiosa 🙂

Estoy de acuerdo contigo que la verdad aunque sea dolorosa siempre va a ser mejor que vivir bajo una mentira, la honestidad es la base para cualquier tipo de relación sea amoroso o amistad. Claro que no se trata de andar por allí diciendole a todo el mundo las cosas de frente y sin filtro, como en todo lo mejor es buscar un punto de equilibrio.

Es cierto Rebeca, ser honesto con algo de filtros, porque tampoco queremos que todos nos alejen por ser demasiado honestas o sinceras. Hay que serlo sin ser ofensiva y sobre todo siendo leal siempre a nosotras mismas 🙂

Diana este es un post muy interesante para reflexionar sobre la sinceridad y sobre lo que contamos a los otros. Yo siempre he sido una persona muy sincera, quizás demasiado y también he aprendido con el tiempo lo que tu dices sinceridad politicamente correcta, ya que no siempre se puede ser tan sincera.
Creo que lo mejor es ser honesta con una misma y con tu pareja para así poder tener una relación sana y sincera. No siempre puede ser fácil pero si creo que es a lo que hay que aspirar y por lo que hay que luchar

Odina creo que a la final es así, intentar siempre ser honesta sin marearte demasiado, pero siempre manteniéndote auténtica y leal a ti misma. Un reto, claro que sí, pero la vida es eso 🙂 Un abrazo guapa 🙂

Como siempre un placer leerte y remarco el punto que has dicho que lo primordial es ser sincera contigo misma, esto nos ayuda a saber exactamente si estamos o no en una buena relación, por ejemplo, porque muchas veces, más de las que nos pensamos, nos engañamos a nosotras mismas y no sólo a nuestro compañero. En cuanto a lo que dices de los valores, totalmente de acuerdo, saber cuáles son los tuyos te ayuda a vivir una vida acorde a ellos y también poder ver si estás con una persona que comparte la mayoría contigo porque si te das cuenta que no compartes ni uno, mejor usar la sinceridad y acabar con la relación porque puede llevar una vida sin sentido.

Gracias Aida por tus palabras y comentario. La verdad que podríamos tener relaciones más bonitas y auténticas si habláramos más, pero sobre todo si dejáramos de mentirnos tanto a nosotros mismos 🙂

Tengo que decir que no acabo de entender a esas personas que mienten en las relaciones, siempre se acaba destapando el pastel. Estuve en una relacion en la que mi ex pareja llego a mentir por las cosas mas absurdas. Pero desgraciadamente para mi, no soy capaz de tragar con ciertas cosas ya que aunque no diga nada se me nota todo en la cara. Me gusta ir de frente, no montarme peliculas ni interpretar por agradar a nadie porque soy como soy y no voy a cambiar por agradar a nadie. Es interesante que quien no tenga tan claro sus valores y el concepto de sinceridad se pase por este post para abrir un poquito los ojos, aunque tambien creo que el que nace mentiroso, muere mentiroso.
Un saludo!

jajaja mujer pero a ver, debemos confiar un poco en la humanidad, las personas mentirosas creo que lo son más por necesidad o porque no conocen otra cosa, pero a la final es posible cambiar si se cuenta con los medios y se rodea de personas diferentes, digo yo, que tengo algo de fe todavía en la gente 🙂

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.