Categorías
Blog de Hablando de Sexo Cosas de pareja

Por qué tengo una relación tóxica

Me pregunto por qué algunas personas tienen una relación tóxica, y es que esta semana me estoy quedando en un lugar donde ven muchas novelas, más que en la casa de mi madre, y me he reído con las situaciones que viven los protagonistas.

Lamentablemente, aunque suene a novelón, seguro más de una ha vivido una relación de esas que vemos en la tele.

El punto es que esta experiencia me ha hecho preguntar:

¿Por qué en algún momento de la vida, me atrae una persona que no es buena y tengo una relación tóxica?

Cuando estás en una relación tóxica lo sabes, lo hueles, pero así y todo sigues allí.

Sabes que la relación no va a ninguna parte, que es tóxica, que es mala para ti, pero igual sigues ahí porque por alguna extraña razón sientes que le amas y que en algún momento cambiará.

Entremos en contexto

Te voy a contar varias historias de relaciones tóxicas.

Estas historias tal vez pueden ayudarte a identificar si eres de las que le atrae una persona que no es buena, pero no sabes cómo hacer para salir de ese bucle que constantemente que vives.

Pues bien, vamos a ver si juntas podemos salir de esto.

Ni conmigo ni sin mí

Imagina una relación donde hay mucha pasión, buenos momentos en la cama, pero fuera de ella las situaciones más absurdas son una pelea constante.

Donde el mirar a una presentadora de televisión es causa de confrontación porque «tú ya no me quieres».

Una relación donde constantemente terminan y vuelven, terminan y vuelven, porque uno de los dos no sabe si de verdad quiere o no quiere estar con su pareja.

Estar con una persona donde en la relación gobiernan: los celos, la envidia, la desidia, la dependencia y sobre todo el apego.

Una relación donde solamente funcionan en la cama, pero con amigos, familia o colegas es inmanejable.

Tener una relación con alguien donde no puedas compartir tus miedos, tus sueños, tus aspiraciones, tus deseos más íntimos.

¿Crees que una relación se basa solamente en sexo?

¿Puedes vivir realmente con una persona con la que no congenias en otros aspectos de tu vida?

¿Una persona que no te da libertad, que no te permite crecer por el miedo a que descubras algo o alguien mejor?

Te quiero, pero…

Te imaginas estar en una relación donde tu pareja te dice constantemente «te quiero», pero nunca lo demuestra de verdad.

Estar con una persona que te hace sentir mal, te pordebajea, te maltrata verbalmente y a veces de manera física.

Pero eso sí, el «te quiero» sale tan fácilmente que te parece increíble que sea la misma persona que te lastima.

Un te quiero dicho con tanta facilidad como el decir «hay que comprar leche», no es un te quiero sincero.

Las personas que quieren realmente a alguien lo demuestran a cada paso, en cada momento del día, no solamente cuando les conviene que hagas algo por ellos.

Así que pregúntate: ¿Qué tan fácil le sale a tu pareja un te quiero?

Y mejor aún, ¿Le sale pero lo demuestra solamente con golpes y malas palabras?

¿Lo dice cuando quiere algo de ti?

Estoy contigo porque tuvimos un hijo

Conozco muchas parejas que están juntas gracias a los hijos que han tenido.

Se «aman», se quieren y dicen que se respetan, pero las peleas que se arman son de alquilar silla con crispetas (palomitas) para presenciarlas.

Aquí tengo un dilema, porque no creo en que un hijo realmente junte a una pareja, creo que más bien los amarra y no en el buen sentido de la palabra.

Los tiempos han cambiado y ya las relaciones no son como antes, donde los hijos eran el pilar de la familia.

Hoy en día podemos ver más y más mujeres y hombres criando a sus hijos solos, porque la otra persona se ha sentido coartada gracias a ese hijo que ha llegado y han preferido irse.

Muchos aguantan, como te digo conozco a muchos así, pero también he visto como en el fondo no son felices.

Lo intenta, pero creo que a la final lo que hacen es hacerse daño a ellos y a su hijo.

Estos hijos son, muchas veces, inestables, inseguros, mimados, malcriados, manipuladores y les falta mucha fuerza de voluntad para tomar realmente sus propias decisiones y todo esto puede ser gracias a un hogar inestable.

¿Quieres estar en una relación donde lo único que los una sea el amor que tienen por sus hijos?

¿Crees que eso sería suficiente para estar con tu pareja?

Estoy contigo porque sé que cambiarás

Cuántas parejas conoces que están juntas y siempre te preguntas ¿Pero cómo lo hacen si son tan diferentes?

Pues bien, muchos de ellos están esperando el famoso día en que su pareja vea la luz y cambie.

Yo he tenido relaciones así, donde él espera que yo cambie o donde yo he estado esperando que él cambie algo que no me gusta.

Te digo una cosa, eso NUNCA va a pasar, porque quien es, siempre será.

Sí, puede que cambiemos algunos comportamientos, pero en el fondo, muy en el fondo las personas realmente no cambian y si lo hacen no lo harán por ti.

Lo harán porque ellos quieren, en el momento en que ellos lo prefieran y según sus propias condiciones.

Así que si te casas pensando que él cambiará porque ahora tendrán un hogar. Discúlpame si me río, y me río con ganas, porque es el pensamiento más estúpido que puede existir.

Basar tu felicidad en un «cuando cambie»… Puede hacer de tu vida una completa tortura y luego te preguntarás:

¿En qué momento me volví tan amargada?

Y es que a la final estamos con nuestra pareja muchas veces a sabiendas que no es buena para nosotros y eso lo podemos saber porque:

Nuestra pareja nos dice cosas que son ofensivas pero pasamos de ellas, porque «él es así» o peor aún «porque en el fondo me quiere».

Nos vamos volviendo más cínicas frente a ciertas relaciones «de amor» que se crean a nuestro alrededor

Lloramos más viendo una telenovela que cuando nuestra pareja nos hace daño.

Somos capaces de perdonar las cosas más injustas que nos haga nuestra pareja «porque le amamos y es humano que se equivoque».

Todos, en algún momento de nuestra vida hemos tenido una persona que no es buena para nosotros.

Identificar una relación tóxica no es sencillo, salir tampoco es fácil, pero sería bueno que empezaras a pensar qué clase de relación quieres en tu vida y empezar a visualizarla para que así sea más fácil encontrarla y sobre todo salir cuando las cosas vayan mal.

No olvides que eres la protagonista de tu propia vida y que eres tú la única que puede generar realmente un cambio verdadero en la situación que vives.

Salir de una mala relación no es fácil, pero puede ser un paso para vivir la vida de tus sueños.

Te dejo un vídeo de una película que me encanta The Holiday donde Iris vive una relación tóxica bastante fuerte y nos cuenta cómo se puede llegar a sentir uno en una situación de esas.

Cuando lo veas me cuentas si en algún apartado te sentiste identificada con sus palabras. Es impresionante. Muy bueno:

¿Alguna vez has tenido una relación tóxica? ¿Cómo lo llevas? ¿Cómo has salido de ella?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

20 respuestas a «Por qué tengo una relación tóxica»

Creo que por el bienestar de la persona se debe cortar cualquier tipo de relación tóxicas, aunque a algunos les cueste más que otros, tal vez la ayuda profesional es fundamental en estos casos, sobretodo si no se puede distinguir claramente lo que está bien o mal.

La escena de te quiero pero.. yo creo que es la más toxica .. porque sin duda no quiere a la otra persona, se engaña hasta una [email protected], y engaña a la [email protected] Creo que la palabra querer no se tiene que decir a la ligera, sino que se tiene que demostrar con acciones y es cuando de verdad se tendría que decir te quiero.

Yo creo que es dificil de distinguir por uno mismo cuando la relación es tóxica, hay a veces que cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde. Hay que saber reaccionar a tiempo, aunque creo que es muy difícil.

Nunca tuve una relación tóxica y espero nunca tenerla, con mi pareja somos muy sanos y no nos gustan estas cosas así de absorber a la otra persona, si nos amamos nos cuidamos pero no hasta tal punto.
Es bueno conocer como es cuando una relación empieza a tornarse de este estilo. Gracias por los datos y muy buen post.

Creo que es lo peor que le puede pasar a alguien, es necesario evitar aceptar tener una relación con alguien con esas características por miedo al cambio o a la soledad, al final es mas dañino tener a un ser humano así al lado, te afecta no solo mentalmente. y en todos los aspectos. tomemos conciencia de que no es saludable.

Cada relación que describe me relaciono a muchas personas que conozco y me recordó cosas que quizás muchas veces hemos vivido.
Para mi la peor es quedarse con alguien porque tienen un hijo en común. Eso es descabellado y malo para todo y especialmente para el hijo.
Y ese en el fondo me quiere, pues que se vaya al fondo (pero del mar) a querer a otra, no podemos permitir ningún tipo de abuso así sea de palabras o emocional.
El video lo veré más tarde porque todos duermen en casa y no encuentro los audifonos.

Claudia, muchas gracias por tu aporte, la verdad es que hay relaciones tóxicas que no alcanzamos a entender realmente y es genial poder verlo desde afuera y aprender gracia a la experiencia, eso nos hace más fuerte 🙂 Un abrazo 🙂

¡Hola! Yo tengo amigas que con apenas 24 años siguen con sus novios los cuales son tóxicos para ellas solo por no quedarse »solas» porque su respuesta siempre es la misma: Si le dejo quizás nunca encuentre a otro.. Y que quieres que te diga que viendo como están ojalá y sea verdad que no encuentran a otro, por lo menos no otro que sea como el anterior pero bueno que esto es como otras muchas cosas hasta que uno mismo no lo quiera ver nadie puede hacer nada. Me ha gustado mucho tu publicación. Besos!

Hola Diana!creo que la vida toxica siempre la protagonista eres tu misma, porque al final eres tu quien decide, aprende y actua. Puedes ser tu tambiennla persona toxica xe la relacion creyendo que tu tienes la razon, creo que al final es desde el punto de cista de como lo mires, la vida toxica es la que tu mismo vaz formando y tu eres quien decide la ultima palabra, seguir con el drama o salir a vivir.

Guapa, qué buena reflexión, no había pensado que uno puede ser la persona tóxica sin saberlo, comprenderlo y mucho menos aceptarlo. Gracias por esta nueva visión, me dejas mucho para pensar. Un abrazo preciosa 🙂

Hace poco entendí por qué yo me aferraba a relaciones tóxicas, no solo amorosas sino de todo tipo… Muy dentro mio siempre tengo la esperanza de que la persona va a cambiar y me cuesta muchísimo dejar ir, oero como dices: las personas no cambian. Lo bueno es que ahora ya se que lo hago y por qué, así que estoy aprendiendo a soltar y alejarme de esa toxicidad para poder enfocarme en mi 🙂
Besos Dian!

Cuesta comprender que muchas personas no cambian, es triste, pero es así. Sobre todo si siempre son tóxicas las interacciones que tenemos con ellas, si es algo de una vez y por una situación en concreto, creo que el cambio se puede dar más fácilmente. No sé, no es que sea negativa en el asunto y no crea en los cambios, nada de eso, es que hay personas que son más reacias a ellos 🙂

Hola Diana,
la verdad es que sí que he tenido alguna que otra relación tóxica. Alguna que otra amistad y algún que otro familiar cercano que lo único que dedicó la mayor parte del tiempo era a lastimar.
Claro que, lo hueles como bien explicas, lo notas sobre todo cuando ves que éstas personas cambian así de la noche a la mañana como yo digo. Pero, alguna que otra acción te hace pensar que quizás sea »temporal» ¿verdad? quiero decir, que a veces puedes pensar que esa actitud, no dure eternamente y se de cuenta incluso de dónde y cómo está fallando.
Aunque siempre llega el momento en el que ves que no, que es así y no hay nada más que rascar. ejjejeje
Es una pena que tengamos que aguantar estas etapas de ciertas personas en nuestra vida. Pero claro está que también, pertenecen a nuestro proceso de crecimiento, ahí es donde vemos si queremos ser así, o qué queremos dar para después recibir. ¿Verdad? es algo muy reflexivo. Considero que este tema es digno para debatir porque creo que se dan diferentes situaciones.
Gracias por compartir tus puntos de vista, ayudan mucha a darnos cuenta además, de en qué posición estamos y observar a su vez, si tenemos o no actualmente alguien tóxico a nuestro lado.
Un abrazo.

Guapa, que buena reflexión la que haces. A veces las personas se convierten en tóxicas como bien dices, de la noche a la mañana, por alguna mala experiencia a veces, el cambio se puede dar, creo que sí y no hay que perder la esperanza, al menos yo no la perdería. Gracias por hacernos pensar, a mi me dejas pensando un montón, eso seguro 🙂

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.