Separaciones
|

Las separaciones cuestan, ¿Únicamente en las relaciones de larga duración?

Esta semana hablando con una amiga que está recién separada, me decía lo difícil que es volver a estar sola después de 10 años con la misma pareja.

Pero no solamente lo decía por el desafío de enfrentarse a un cambio, a una nueva vida.

Es descubrir que desprenderse de una persona es muy complicado.

Al fin y al cabo ha sido mucho tiempo compartiendo, y lamentablemente en una relación uno de los dos se encuentra más apegado que el otro.

Por eso ves que a uno se le hace más «sencillo» seguir adelante, mientras que otro se lamenta, llora, se queja y avanzar le cuesta un montón.

Yo entiendo a mi amiga, porque mi relación más larga, antes de la actual, me duró año y medio.

Para mí eso era mucho tiempo, pues normalmente a los 2 o 3 meses ya estaba cambiando de pareja.

No me gustaba estancarme y siempre encontraba algo que no me gustaba del chico del momento.

Así que o estaba sola o el novio duraba poco.

Pero cuando al fin me ubiqué y estaba con la persona adecuada, pensé que era para siempre (bueno, no tanto), pero estaba bien.

Cuando las cosas terminaron, me costó horrores recuperarme.

Lloré, me emborraché, despotriqué y me lamente por un mes largo y eso sí, no quería saber nada de los hombres. 

Por lo menos las cosas no duran para siempre y es que así es.

Aunque no es lo mismo terminar una relación de novios que un matrimonio o una convivencia.

La verdad no me imagino cómo sería terminar con la relación que tengo ahora.

Han sido más de 14 años con la misma persona. Estamos en el punto donde hay comodidad, confianza, camaradería.

Nos sentimos a gusto el uno con el otro y nos queremos mucho, cambiar eso me desubicaría.

Por eso me cuesta un poco darle consejos a mi amiga. Aunque una cosa si que le dije:

Con ese tipo a metros y si has podido dejarlo, sigue así que nada peor que estar con alguien que te utiliza o te hace daño»

Una buena historia, pero un mal desenlace

Y es que la situación es que después de tantos años, nuestro protagonista, ha decidido conseguirse una más joven (ni porque mi amiga estuviera vieja).

Solamente que así son algunos hombres. Se las dan de casanovas y ahora quieren juventud en la cama.

Pues bien, cada uno es un mundo y cada quien decide qué puede perdonar y con qué situaciones puede vivir.

Yo particularmente no puedo vivir desconfiando de mi pareja.

Porque para mí, la pareja es más que el tipo con el que comparto mi cuerpo.

Es aquel que sabe mis miedos, mis sueños, mis anhelos, es quien me alcahuetea, me consuela, me mima, me da y recibe todo lo que yo tengo en mi ser.

Si esa persona ha decidido (sin mi consentimiento) meter una tercera persona en nuestra relación.

Lo siento, yo no podría aceptarlo.
Otra cosa es que lo hablemos.

Qué queremos experimentar. Cosas que tal vez a los dos nos apetezca probar el poliamor, por ejemplo.

Pero que así, de buenas a primeras te adorne la frente, porque sí.

No sé, podemos llevar 1 año o 20 y yo es que prefiero estar sola a estar con alguien en quien no confió.

Porque para mí, la confianza lo es todo en una relación.

Consejos para afrontar una separación de una larga relación

Así que mi pobre amiga, que buscaba consejo. Que quería, tal vez, que le dijera:

Aguanta. Perdonarle es lo que debes hacer. Estar sola después de tantos años va a ser difícil.

Ese es un consejo que yo no puedo darle.

Ese es el problema cuando se le piden consejos a alguien como yo 🙂 Lo que le dije fue:

Evalúa si eres capaz de mirarle a la cara con los mismos ojos que antes de que te traicionara.

Aquí podría aplicar: te utilizara, te maltratara, te humillara…

Si puedes seguir adelante como si nada hubiese pasado. Eso quiere decir: sin reproches, sin reclamos, sin quejas y demás.

Pues perdónale y sigue con la relación que tenías. Al fin y al cabo un error lo comete cualquiera.

Ten en cuenta que estar sola después de tanto tiempo, no es sencillo. Pero créeme que será mejor a estar amargada, celosa y desconfiada.

Además, de vivir esperando cuando será que vuelve a ocurrir.

Ser una mujer separada con 30, 40, 50 o 60 años no es el fin del mundo. Por el contrario puede ser la posibilidad perfecta para aprender a estar contigo misma.

A disfrutar de ti, a conocerte. A hacer cosas que no hacías por estar con tu pareja.

Las separaciones no son sencillas, eso lo sabemos todas, sin embargo a veces son simplemente necesarias y es la oportunidad y el momento de cerrar un capítulo de tu vida y abrir muchos otros.

Así que no le tengas miedo al cambio. Acéptalo y aprende de él.

Es verdad que…

Nadie quiere terminar una relación después de tantos años, sobre todo cuando aún hay amor de por medio por parte de alguno de los involucrados. Sin embargo, a veces es el paso natural de las cosas.

Sencillamente es algo que tiene que pasar para evolucionar, para ser mejor y para aprender.

Porque lo cierto es que por más difícil que sea la situación, por más mal que la pases y por más apegada que te encuentres, las relaciones y las personas deben avanzar y seguir su rumbo.

Así que asúmelo, acéptalo y aprende para que puedas vivir las nuevas experiencias que esta vida tienen aún para ti.

Porque no es el fin del mundo, no es el fin de la vida. Es simplemente un cambio, que no es del gusto de todos, pero es un cambio que siempre será para bien.

Por qué nos cuesta las separaciones

Para resumir te diré que las separaciones cuestan porque somos animales de costumbre.

Nos acostumbramos a un estilo de vida, a una pareja, a una situación y a una relación y por ello nos cuesta separarnos, seguir nuestro camino y avanzar.

Además, porque tenemos miedo a estar solos, a ser vistos con malos ojos por haber «fracasado» por tener que estar separados de la persona que ha estado con nosotros durante tantos años.

Sin embargo, esto no es un miedo propio, es un miedo infundado, un miedo que nos han trasmitido de generación en generación. Que hemos visto, más no que hemos vivido.

Por eso debería ser mucho más sencillo aceptarlo y seguir adelante, pero la verdad es que la soledad, como dicen, es una perra que nos la hace pasar mal y a veces preferimos aguantar a tener que asumir el estar solos después de cierta edad.

Lo único que puedo decirte es que debes ser fiel a ti misma y que sea cual sea tu situación, aprendas a seguir adelante, aprendas a decir basta y aprendas a que si en este momento debes estar sola, pues es el momento para estar sola.

Nunca hay mejor momento para vivir algo que el presente. Así que asúmelo y sobre todo intenta disfrutarlo por más cuesta arriba que veas el camino.

¿Has vivido una separación de una relación de larga duración? ¿Cómo has afrontado el momento? ¿Te gustaría compartir tu experiencia?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

22 comentarios

  1. Que artículo más interesante ! Yo estoy de acuerdo con lo que se aconseja aquí. Quisiera decir que por experiencia propia lo mejor para empezar de cero como nueva soltera es cambiarlo todo, si puedes de ciudad, de trabajo, de color de pelo, costumbres y hábitos etc.
    Esto te ayudará a desprenderte de todas las rutinas al lado de esa persona, rodeate de familia y amigos verdaderos y sobre todo dedica tiempo a ti, a amarte, consentirte y hacer esas cosas que dejaste de hacer por estar en esa relación. A mi me funciono muchísimo. Con el tiempo reflexione y me di cuenta fue lo mejor que me pudo pasar ! 🙂

    1. Carolina, definitivamente unos consejos muy apropiados y acordes… Estoy de acuerdo contigo, después de un tiempo se ven las situaciones con mejor perspectiva, además de una visión mucho más positiva 🙂

  2. Diana, las separaciones de personas a las que quieres o has querido de verdad son muy dolorosas. Cuesta primero aceptar la distancia física, después la de los actos mas cotidianos y pequeños que te puedas imaginar, y después y última la perdida de un amigo del alma…
    Sin embargo, todo se puede superar si de verdad pones la intención de quererte y cuidarte en esos momentos. Si te aferras a las pequeñas cosas positivas, a las amistades verdaderas y a tus sueños… Ninguna persona debería de tener mucho poder una vez pasado el tiempo de no dejarte disfrutar de tu vida en plenitud porque durante una época fue el amor de tu vida.
    Como siempre, y tú lo sabes, gracias por tus artículos y por tus maravillosas reflexiones.
    Un abrazo

    1. Guapa, ya lo estoy viendo, no es sencillo, pero la vida y la experiencia bien merece la pena porque nos enseña un montón sobre nosotras mismas y a la final en este camino de crecimiento es lo que tiene 🙂

  3. Diana, unos consejos estupendos!
    Nunca he terminado con una pareja. Soy de esos bichos raros que siguen con su primer amor de juventud pero me parecen muy acertados.
    Claro que separarse de alguien con el que lleves muchos años debe costar, pero creo que es porque, como tu dices, somos animales de costumbres.
    Romper los hábitos, todo lo que hacíamos con esa persona cada día, sus objetos, su vida…romper todos esos lazos no es nada fácil y menos si ha sido por una traición de pareja…
    Pero cuando renunciamos a algo no solo perdemos, también ganamos. Ganamos en individualidad, en conocernos a nosotros mismos y tener la oportunidad de conocer otras personas, así que también tiene un aspecto positivo.
    Mil gracias por tus reflexiones.
    Muakk.

    1. Gracias a ti guapa, la verdad es que ninguna separación es sencilla, pero tampoco es el fin del mundo y siempre es posible sobrevivir a un engaño, porque al fin y al cabo después de muchas malas experiencias uno termina aprendiendo 🙂

  4. Diana, estupendo tu artículo. Estoy totalmente de acuerdo, si a mi me hubiese venido una amiga con ese problema le hubiera recomendado lo mismo que tú, mantenerse con alguien por miedo a la soledad después de que te haya hecho esa jugarreta es abocarte al infierno y a tener la autoestima por el suelo. La soledad puede ser dura pero para mi es un gran consejera. Quién no sabe ser feliz sólo no podrá ser feliz con nadie. La considero necesaria y una gran maestra, cuando uno está bien consigo mismo sabe que nunca va a estar sólo y entonces cuando decide estar con otra persona lo hace desde el amor y no desde el miedo a la soledad.

    1. Laura, tal cual. Creo que a la final eso es lo que deberíamos buscar en nuestras relaciones. Estar con alguien porque queremos no porque nos da miedo estar solas, al menos esa debería ser la meta a seguir, digo yo y es lo que yo espero que me pase a la final 😀

  5. ¡Ay Diana las separaciones! Tema complicado y que tiene muchas vertientes, tal vez si hubiese sido el caso de una amiga mía yo le hubiese dicho cosas diferentes, lo cual no quiere decir que tus consejos hayan sido inapropiados, pero no hubiesen sido las palabras que yo usaría. Primero que nada hay que descartar ese para siempre que nos hace tanto daño, hay algunos “para siempres” que duran unas semanas y otros unos cuantos años, y creemos que mientras más perduramos con una persona es porque ese para siempre no tendrá la posibilidad de aniquilarse.
    Para empezar hay que tener muy claro que una cosa es el amor y otra cosa muy distinta es la relación, solemos confundirnos con ambas, a veces el amor no puede con la relación, y otras veces, la relación carece de vínculos aunque haya amor. Ser una mujer separada no nos hace menos mujeres, estar al lado de alguien no nos garantiza estabilidad emocional porque esa persona puede estar físicamente pero emocionalmente ya no estar. A veces no nos queremos separar aunque ya sepamos que no hay resolución, pero por el solo hecho de no ver a la otra persona comenzar en otros brazos, insistimos para que se quede en unos brazos donde ya no quiere estar. En fin, son tantas las excusas para permanecer con alguien, que muchas veces esas excusas ni tienen que ver con el amor. Tal vez él se fue con una más joven, pero eso no quiere decir que sus carencias emocionales y todo lo que tenga que sanar tarde o temprano no se proyecte en la otra persona, para ello le voy a recomendar a tus lectoras que estén pasando por este proceso de terminar relaciones largas y que además te hayan dejado por una más joven, ver el tráiler de esta súper película que se llama “Enamorándome de mi ex” y que nos cuenta cómo tarde o temprano la vida siempre nos da respuestas. https://www.youtube.com/watch?v=lnX0OGouYZk
    Saludos.

    1. Gracias guapa, me encantó el trailer me voy a buscar la peli para verla se ve graciosa, súper divertida, gracias por la recomendación y por tus palabras. Lo cierto es que a la final todas hablamos desde nuestra experiencia y esta es maravillosa, única, especial y genial. Toca aprovecharla 🙂

  6. Diana los cambios y las separaciones de una persona que has querido de verdad durante un cierto tiempo (sea mucho o poco) no son fáciles de llevar, nos duele y nos cuesta volver a empezar, pero estoy de acuerdo contigo en que la confianza es básica en una pareja, sin confianza todo se desmorona, porque si no puedes mirarlo como antes o como siempre y si vas a estar pasándolo mal y con reproches, pienso que es mejor plantearse como quiere vivir una y pensar que se estará mejor sola que en una mala relación. Aunque no sea fácil hay que tirar adelante, quererse a una misma, vivir plenamente e intentar ser feliz en esta vida.
    Un abrazo guapa

  7. Hola Diana!
    Las separaciones siempre son dolorosas, pero tenemos que ver más allá de estas.
    Mi hermana se divorció de su marido con una hija de 10 años tras 20 años de relación. Pasó una de las épocas más duras de su vida, pero salió tan reforzada que ahora es otra persona mucho más feliz y completa de lo que era antes.
    A pesar de ese mal trago, ella supo ver hacia delante y salir de ese bache.
    Para encontrar a la pareja ideal, creo que primero tenemos que aprender a estar solas. Yo creo que en el caso de tu amiga debe aprender a vivir con ella misma. Sé que no es fácil, que hay vínculos físicos y emocionales. Te acostumbras a una persona, a sus gestos, su olor y su forma de hacer las cosas. Todo lleva su proceso.
    Poco a poco, irá volviendo a su ser, a su esencia.

    1. Pilar es verdad, cuando aprendemos más de nosotras mismas y de lo que somos capaces, es cuando más sencillo puede ser darnos y estar con otros, es un ejercicio que cuesta, pero que merece mucho, mucho la pena 🙂

  8. Empezar desde cero nunca es fácil, para nada lo es. Muchas relaciones están juntos por años y por amor. Pero creo que desde tu paz interior deja de estar en paz es el tiempo justo para evaluar qué cosas sí y que cosas no. Amar desde la libertad creo que es amar desde el hasta ahora.
    Me encantó el post es un tema que tiene mucho de que hablar.
    Saludos.

    1. Gracias guapa, la verdad es que aprender a dejar ir cuesta muchísimo, pero a la final es un desapego que tenemos que aprender a gestionar, porque al fin y al cabo somos seres individuales 🙂

  9. Yo hace un año sufrí una ruptura de pareja después de 8 años. La causa fue parecida a la de tu amiga, mi ex quería «experimentar» y en esa crisis existencial de los 30 yo no entraba en sus planes. Fue muy muy duro aceptarlo, sobre todo porque ya convivíamos juntos, teníamos planes a futuro, estábamos ahorrando para un futuro compromiso y me dejó un día antes de irnos de viaje a Roma. Había muchos lazos entre nosotros, pero cuando comprendí que yo no era su prioridad y que por tanto, debía mirar por mi y no por él, por respeto hacia mi misma, la cosa cambió. Con mucho esfuerzo empecé a rehacer mi vida sola, a viajar con amigas, a ir a los sitios por mi cuenta (cenar sola, ir al cine sola..) y aprender y disfrutar de mi propia compañía. No necesitaba a nadie más en mi vida.
    Un año más tarde, aún sigo sola y, sin prisa, espero a que llegue el hombre adecuado a mi vida. No voy a conformarme con menos, se que merezco a alguien que me cuide, me aprecie y me valore lo suficiente como para no irse tras otras mujeres sólo por el placer momentáneo. Teniendo claro esto, se que mis futuras relaciones serán diferentes, más sanas, más reales, más maduras.
    Como consejo para tu amiga digo esto mismo, que pase tiempo con ella misma, que no le de miedo estar sola, que aunque es difícil al principio, el cambio comienza en uno mismo y no en el exterior. Debe conocerse, apreciarse, amarse, y sólo desde ahí podrá estar preparada para dar a los demás. Bajo mi punto de vista, si volviese ahora con él, estaría anteponiendo ese miedo a estar sola a sus propios principios y al final, esas cosas pasan factura. Es mejor ser firme desde el principio, si no te ha valorado una vez no lo hará en una segunda oportunidad.

    1. Cristina qué gran aprendizaje, a la final eso es lo que nos queda y es lo que podemos sacar de este tipo de experiencias. Genial tu historia, muchas gracias por compartirla preciosa 🙂

  10. ¿Cuesta verdad? Porque esa persona era nuestro confidente, nuestro compañero de viaje, contábamos con él para las cosas y quedarte sola de repente hace que todas estas costumbres rápidas y sencillas tengan que rehubicarse de nuevo. A mí me pasó que cuando me sucedía algo, cuando necesitaba ayuda ya no podía, o almenos no es recomendable, recurrir a él, ya no tenía el apoyo, bueno eso era una de las partes porque hay muchas cosas más. Como consejos también diría que busques el apoyo en tus amistades, que no te encierres en la soledad, en la sensación de fracaso, que busques actividades nuevas, aires nuevos, look nuevo, aprovecha para sentirte guapa de nuevo, para hacer aquello que hacía tiempo que querías hacer y por X razones no podías o no has hecho. Duele al principio, te sientes vulnerable pero (ahora pondría el emoticono del brazo alzado) fuerza, cabeza bien alta y para alante.

    1. Aida que buenos consejos, yo también creo que es posible salir de una depresión de esta clase, es posible y es necesario hacer cosas nuevas, seguir haciendo lo que te apasiona y luchar por cumplir sueños y tener metas ayuda a no estancarte y quedarte deprimida 🙂

  11. Bueno, las separaciones no deben ser nada buenas pero si necesarias cuando hay engaños o situaciones que ya no soportamos y que no tenemos por que.
    Es mejor vivir separados que amargados o aguantando por el que dirán ni siquiera por ser algo que nos importe a nosotras mismas.
    En cuanto a los cambios, no siempre nos cambian por algo mejorcito, que devaluaciòn.

    1. Los cambios son cambios al fin y al cabo y puede que sea para mejor o peor, el asunto es asumir que se puede seguir adelante sin esa persona y que el mundo seguirá girando, es la actitud que enfrentes frente a ello lo que marcará la diferencia 🙂