Categorías
Blog de Hablando de Sexo Cosas de pareja

Autoestima e infidelidad: Cómo aprender sobre tu autoestima siendo infiel

Autoestima e infidelidad. Complicado juntar estas dos palabras ¿No te parece?

¿Qué puedes aprender de ser infiel o de perdonar una infidelidad?

Esas fueron las preguntas que me hice hace mucho tiempo cuando pasé por estas situaciones: fui infiel y me pusieron los cachos.

Lo que aprendí, Tania de RevolucionaT que es la autora de este maravilloso post, lo refleja bastante bien.

Con palabras que no sabía en ese entonces decir y por eso me ha encantado su visión.

Porque la verdad es que podemos aprender mucho de todas las situaciones que vivimos, incluso aquellas que más dolor nos causa o con las cuales más dolor causamos a las personas que amamos.

Así que te invito a abrir la mente y leer este artículo, que te aseguro te hará cuestionarte la definición que tienes para estos dos conceptos ¿Te atreves?

Introducción:

¿Qué es lo primero en lo que piensas si te digo que vamos a hablar de autoestima e infidelidad?

Dime, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza?

Lo normal es que entiendas que vamos a hablar de: cómo afecta a la autoestima de la persona a la que ponen los cuernos una infidelidad de su pareja.

Pero no, no vamos a hablar de eso.

Voy a centrarme en hablar de autoestima e infidelidad desde el punto de vista de la persona infiel 

Que de ese tema sé mucho más 😉

De la infidelidad he obtenido las herramientas más importantes para construir mi autoestima, y me encantaría explicártelo todo.

De esta manera, si entiendes mejor el punto de vista de una persona infiel:

  • Podrás entender mejor a tu pareja si alguna vez te ha puesto (o te pone) los cuernos.
  • Y podrás comprenderte mejor a ti misma si eres tú la que ha sido infiel y no entiendes el porqué.

Como supongo que autoestima e infidelidad, por separado, son temas que te preocupan, me ha parecido genial escribir este artículo para que entiendas que ambas cosas, unidas, tiene mucha más relación de la que imaginas.

Lo que dicen de ti autoestima e infidelidad

Autoestima e infidelidad son dos palabras muy desgastadas que normalmente utilizas sin profundizar demasiado.

Son temas delicados en los que prefieres no ahondar, y mucho menos en público.

Empecemos con la autoestima…Si no la traes de serie (lo normal es lo contrario), te amargará la vida mientras tú te encargas de echarle la culpa a los demás.

En cuanto a la infidelidad:

  • Si eres tú la cornuda, la culpa sigue ahí afuera y a ti no te queda otra que lamentarte.
  • Si eres la que pone los cuernos, lo justificarás pensando que es un problema de pareja y te plantearás qué es lo que no anda bien en tu relación.

Soy una pobrecita cornuda

Si alguna vez te han sido infiel, reconocerás ese sentimiento victimista que se apodera de ti y que, ya de paso, utilizas para castigar a tu pareja.

En estos casos, es inevitable que sientas que no vales lo suficiente y por eso tu pareja se ha buscado algo mejor.

Aunque parezca que te vuelves una castigadora, fuerte, que fustiga al infiel hasta que suplica perdón, en el fondo lo normal es que pienses esto:

  • Es que no soy lo suficientemente guapa.
  • Es que he cogido unos kilos.
  • Seguro que la otra es más joven.
  • Quizá no soy buena en la cama…

Y todo eso, querida amiga, no hará otra cosa que mermar tu autoestima de una manera brutal.

Hemos encontrado la primera clave que relaciona autoestima e infidelidad, pero esta es muy habitual.

Quiero explicarte muchas cosas más.

Soy una zorra infiel

Si por el contrario, tú eres la que pone los cuernos cuando te da la gana, te debatirás entre estas posturas:

  • Puede que te sientas empoderada, que puedes estar con la persona que quieres, que tú diriges tu relación y llevas el mando.
  • Puede que sientas que eres una auténtica zorra, que tu pareja no se merece esto.
  • O puede que sientas que de zorra no tienes nada, que tu infidelidad es fruto de que algo no va bien en la pareja.

La infidelidad no es un problema de pareja

Sí, eso he dicho: la infidelidad no es un problema de pareja. Claro que esta es mi opinión y te voy a explicar por qué pienso así.

Para empezar, que veas la infidelidad como algo malo es fruto de tu educación.

Te han enseñado:

  • Que serle infiel a tu pareja es el peor de los delitos.
  • Nunca debes perdonar que te pongan los cuernos.
  • Si hay infidelidad la pareja no puede subsistir.
  • Las infidelidades son la consecuencia de problemas de pareja no resueltos.

¡Y te lo has tragado todito!

Así que si las infidelidades, tanto las que cometen hacia ti como las que tú cometes, son problemas de pareja, se cambia de pareja y listo, ¿no?

El tema no es tan sencillo.

La pareja: el lugar donde volcamos nuestras frustaciones

Conoces muy bien este término tan utilizado de “tu media naranja”: esa persona que buscas desde que tienes uso de razón para que te complemente, te sustente, te proteja y te salve de todos los males del mundo.

Pero,¿Crees que hay alguien que puede salvarte de ti misma? 

Como decía John Lennon:

“Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja,
y que la vida solo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad.

No nos contaron que ya nacemos enteros, que nadie en la vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta.

Nos hicieron creer en una fórmula llamada “dos en uno”: dos personas pensando igual, actuando igual, y que era eso lo que funcionaba.

No nos contaron que eso tiene nombre: anulación. Y que solo siendo individuos con personalidad propia podremos tener una relación saludable.

Nos hicieron creer que el matrimonio es obligatorio y que los deseos fuera de ese término deben ser reprimidos.

Nos hicieron creer que solo hay una fórmula para ser feliz, la misma para todos, y los que escapan de ella están condenados a la marginalidad.

No nos contaron que estas fórmulas son equivocadas, frustran a las personas, son alienantes, y que podemos intentar otras alternativas.

Tampoco nos dijeron que nadie nos iba a decir todo esto… cada uno lo va a tener que descubrir solo.

Y entonces, cuando estés muy enamorado de ti mismo, podrás ser muy feliz y amar de verdad a alguien…

Y así te pasas la vida, volcando tus frustraciones en esa pareja que no te da lo que necesitas, en lugar de convertirte en una naranja entera y buscar otra naranja entera con la que evolucionar y compartir tu vida.

¿Qué papel juega la autoestima en la infidelidad?

Sólo cuando consigues tener una autoestima sana, era capaz de comprender que necesitar a alguien que te complemente y llene tus vacíos y carencias es lo peor que puedes hacer por ti.

Por no decir que es imposible que nadie, que no seas tú, sea capaz de llenar tus vacíos.

Es por este motivo que achacar la infidelidad a un problema de pareja, en lugar de mirar para adentro, supone un paso atrás en tu relación que difícilmente se podrá solucionar si no haces algo por trabajar tu autoestima.

Autoestima e infidelidad suelen ir muy unidas en casi todos los posibles escenarios en los que se da una infidelidad.

  • Si tu pareja te ha sido infiel, es cosa suya. De poco te sirve pensar que el motivo es que tú no vales lo suficiente, cuando el verdadero “problema” (para quien lo vea como un problema) lo tiene la persona que es infiel. No dejes que eso merme tu autoestima.
  • Si eres tú la personal infiel, no te justifiques diciendo que es que estás buscando fuera lo que no tienes dentro, porque lo que te falta está dentro de ti y casi seguro que no tiene nada que ver con tu pareja.

Por supuesto que hay ocasiones en las que es una realidad que las infidelidades responden a carencias afectivas en la pareja, pero sabes que en estos casos la infidelidad no es la forma de solucionarlo.

Lo que aprendí de mi autoestima siendo infiel

Confieso que he sido infiel en varias ocasiones a lo largo de mi vida.

Al igual que tú, me gustaba pensar que el motivo eran las carencias que tenía en mi pareja:

  • Es que mi chico no me hace el suficiente caso.
  • Mi pareja trabaja mucho.
  • En la cama no nos va del todo bien…

Y así una larga lista de excusas que me permitían tener la conciencia más tranquila y no tener que mirar en mi interior.

Al mismo tiempo, el auto engaño se da de otras muchas maneras, porque si tienes tantas carencias en tu pareja ¿por qué no la dejas?:

  • Porque yo estoy muy enamorada.
  • Seguro que cambia con el tiempo.
  • Más vale malo conocido que bueno por conocer…

Y va pasando la vida, tú autoestima cada vez es peor, pero como no quieres verlo y “ojos que no ven, corazón que no siente”…¡sigues hacia delante con tu venda en los ojos!

El día que todo cambió

Pero una de las últimas veces que tuve un desliz, abrí los ojos por fin.

Quizá mi larga trayectoria indagando en mi auto conocimiento y mi desarrollo personal, me permitieron al fin poder darme cuenta de todo aquello que no había sido capaz de ver antes.

Lo que aprendí fue lo siguiente:

  • Yo era infiel porque necesitaba sentirme querida, deseada y valorada continuamente, sobre todo por los hombres.
  • Mis relaciones con hombres, aunque fuesen solo amigos, eran mucho más estrechas que las que tenía con cualquier mujer por muy amiga que fuera, ¿por qué?
  • Todo esto podía tener mucho que ver con la ausencia de padre que había sentido en mi infancia.
  • Mientras para otra persona la infidelidad podía suponer un simple juego de atracción sexual fruto del deseo, en mí correspondía a un intercambio de necesidades: yo obtenía afecto y atención, y a cambio daba sexo a la otra parte (puesto que eso era lo que el otro necesitaba).

Tenía mucho trabajo por delante, había descubierto demasiadas cosas de golpe en las que tendría que profundizar si quería dejar de sentirme tan vacía, tan poco valiosa.

Lloré mucho cuando me hice consciente de todo esto. Lloré mucho porque arruiné relaciones muy importantes pensando que, cuando yo era infiel, el problema lo tenían ellos.

También lloré de alegría, sabiendo que solucionar esas situaciones que me generaban tantos conflictos internos estaba en mi mano.
¡Ahora solo tenía que intentar solucionarlo! Pero, ¿cómo?

Si tienes una autoestima fuerte la infidelidad no es un problema

Recuerda que la opinión que tienes sobre la infidelidad viene dada por tu educación. Podrías haber sido educada al contrario y te parecería lo más normal del mundo.

En mi caso, al darme cuenta de que tener la autoestima baja me hacía buscar afecto en los lugares equivocados, el conflicto tenía una solución muy sencilla: tenía que trabajar mi autoestima.

Autoestima e infidelidad se convirtieron en una pareja que necesitaba mejor comunicación.

Como ya te ha dicho John Lennon, si consigues amarte de verdad no vas a necesitar que nadie lo haga por ti y tendrás relaciones mucho más sanas.

Yo dejé de ser infiel cuando, a raíz de esta revelación, empecé a trabajar para amarme y respetarme por encima de todas las cosas.

  • Empecé a hacer terapia de forma habitual.
  • Hice formaciones que me ayudaron a seguir conociéndome y aceptándome.

¡Nunca más volví a ser infiel! Ya no lo necesitaba.

Ya no tenía que buscar a nadie que llenase mis vacíos porque lo había conseguido por mí misma.

Al mismo tiempo, cuando la cornuda fui yo, entendí que la otra persona podía estar pasando por una situación parecida a la mía.

De este modo, en lugar de culpabilizar y hacer el problema mucho mayor, con empatía y comprensión conseguíamos fortalecer la pareja en lugar de destruirla con prejuicios que tenemos tan arraigados que ni siquiera cuestionamos.

Así que ¡ponle los cuernos a tu novio!

Pero no se los pongas a lo tonto 😉

Si vas a ser infiel que te sirva para algo.

Todo lo que haces en la vida lleva consigo un aprendizaje, de todo se puede extraer algo bueno.

Normalmente, en tus mayores cagadas es donde conseguirás mejores herramientas para conocerte y superarte.

Así que si hay que ponerle los cuernos al novio para evolucionar en la vida, ¡se los pones y punto! 😉

Efectivamente estoy bromeando, con la única intención de decirte que si eres una persona infiel ¡no es tan grave amiga!

Y si encima eres capaz de utilizar tu comportamiento para que tu autoestima e infidelidad se entiendan un poco mejor, habrás hecho un trabajo genial por ti misma.

Que todo lo “malo” que te sucede, sirva para algo bueno siempre.

Conclusiones

Aunque pueda parecer lo contrario, no creo en la fidelidad impuesta por la sociedad.

Creo que en cualquier pareja, las reglas del juego se establecen entre ambas partes y la única base firme sobre la que se sostiene el amor es la honestidad y la aceptación de la otra persona, con sus luces y sus sombras.

Quizá en este artículo puedas entender un poco mejor a qué me refiero.

En lo que sí creo firmemente es en trabajar tu introspección para solucionar posibles problemas internos que no te dejan avanzar en la vida, como puede ser la infidelidad.

Como te contaba antes, mis infidelidades eran para mí un lastre que me hacía buscar en los hombres todo aquello que no era capaz de proporcionarme por mí misma.

Lo que me hacía sufrir cada vez que era infiel no era el sentimiento de culpabilidad. Lo que me hacía sufrir es saber que eso me pasaba por algo, que había algo detrás que no estaba entendiendo y que ese comportamiento no era el camino.

Era como una droga que salía a buscar intencionadamente, para sentirme mejor conmigo misma. Pero claro, ese efecto de la infidelidad no duraba mucho, había que buscar más dosis.

Al darme cuenta y trabajar mi autoestima para solucionarlo, dejé de necesitar ese intercambio degradante.

Eso no significa que si algún día me apetece acostarme con alguien, no para sentirme más valiosa sino por gusto, no lo vaya a hacer.

Son dos formas muy diferentes de vivir la infidelidad:

  • Si lo haces por que necesitas que alguien te suba la autoestima es una putada.
  • Pero si lo haces por placer no veo ningún problema (aparte de este), siempre y cuando en tus códigos de pareja esté todo claro.

Igualmente, en una pareja donde sus códigos no permiten una infidelidad, un “error” lo puede tener cualquiera porque somos seres humanos imperfectos, llenos de incoherencias y demasiado inconscientes.

No creo que merezca la pena arruinar parejas felices por no ser capaces de perdonar una infidelidad.

La persona que no sabe perdonar también resolvería muchos de sus conflictos trabajando su autoestima.

Me parece mucho más sana una pareja que es capaz de perdonar infidelidades puntuales (que esto tampoco es “el coño de la Bernarda”), que una pareja que se reprime y se traiciona para complacer a la otra parte.

Eso sí que no va a acabar bien.

Para terminar, me gustaría darte una lista de recomendaciones si eres una persona infiel que se martiriza por ello y quiere solucionarlo:

  • Mira hacia dentro, trabaja tu autoestima y busca el origen de lo que te está pasando.
  • No te fustigues, eres un ser humano y todo el mundo comete errores.
  • No dejes que nadie te chantajee o te haga sentir inferior por ser infiel.
  • Sé honesta con tu pareja, esa persona tiene que saber cómo eres y con qué se puede encontrar.
  • Tú construyes la pareja que quieres, independientemente de los cánones que te marque la sociedad.
  • Sólo podrás tener relaciones sanas cuando consigas sanar tú misma.

Y te aseguro que es lo mejor que puedes hacer por ti.

Antes de irte me gustaría hacerte un regalo por si te has decidido ya a dejar atrás tus complejos y trabajar tu autoestima. ¡Espero que lo disfrutes muchísimo!

Y ahora me encantaría escucharte a ti:

  • ¿Eres infiel y te castigas por ello?
  • ¿Serías capaz de perdonar una infidelidad?
  • ¿Cómo vives este tema?
  • ¿Crees que autoestima e infidelidad tienen mucho que ver o tienes un punto de vista diferente?

Muchísimas gracias por llegar hasta el final y participar de un debate que puede enriquecernos enormemente a todas.

Un abrazo

¿Cómo has quedado tras leer este artículo? ¿Crees que es posible aprender algo de esta situación?

Por experiencia te digo que sí, se puede aprender un montón de cosas tanto si estás en uno u otro lado de la barrera. 

A la final tenemos que aprender a conocerlos y lo ideal, te lo digo de corazón, es que puedas llegar y decir: «no he tenido la necesidad de ser infiel».

Cuando llegues a eso, estaremos hablando de un nivel de comunicación, relación y apertura en ti que va a otro nivel y te invito a que vayas por ese camino, porque merece mucho la pena.

Gracias a Tania por este fabuloso post y ya sabes.

Si quieres tener una relación auténtica: trabaja una buena comunicación, ten las reglas claras y si vas a ser infiel hazlo por las razones correctas 🙂

63 respuestas a «Autoestima e infidelidad: Cómo aprender sobre tu autoestima siendo infiel»

Dianaaaa!!
Ha sido un placer escribir este artículo para Hablando de Sexo, en un blog que admiro tanto y con un tema que me encanta.
Gracias por darme la posibilidad de comunicarme con tus lectoras para tratar estos temas tan peliagudos que normalmente miramos sólo desde una perspectiva, la que nos han enseñado.
Trabajar contigo es un honor y espero que este sea el principio de una bonita relación.
Un abrazo muy grande

¡Muchísimas gracias por tu trabajo de poner esto en línea! Y lo digo con la mayor seriedad. Pese a que soy hombre, y ya bien entrado en la edad madura, he tenido que lidiar contra el crecimiento de mi propia autoestima, y la fuerza necesaria para remachar este andamiaje con el debido perdón por los deslices, que no fueron otra cosa, de la persona que más amo en el mundo, hecha carne, sentimiento y corazón en mi esposa. Soy sincero, y hasta cornudo con los cuernos bien puestos, que cayeron solos en la medida que me di cuenta que las situaciones por las que pasé, en tres oportunidades para ser exacto, fueron un combustible que primero me horrorizo socialmente, que luego digerí mentalmente, y luego brotaron en un manantial de sanidad espiritual y psicológica del que no solo bebí yo, sino que también se convirtió en oasis quieto y calmo donde mi mujer pudo finalmente reposar y reflexionar como lo sigue haciendo hoy en día, para sanar las profundas heridas que su desarraigo parental, la rígida pauta moral de sus tíos, que la criaron con prescindencia total de mis suegros, y una adolescencia plagada de conflictos morales y sociales que hasta hoy la mantienen trabajando firmemente por solucionarlos. Mi vida tampoco fue fácil, y aunque resulte increíble, el lazo de nuestro matrimonio se volvió imprescindible para salir adelante, apoyando la cabeza del uno en el hombro del otro y viceversa, en los momentos de flaqueza de nuestra relación, que persiste y se vuelve cada vez más sana con cada año que pasa de nuestra convivencia.
Nadie hasta hoy me había puesto tan claramente ante mis ojos, con palabras fuertes, pero certeras, la realidad que no solo viví, sino que vivimos en pos de nuestro crecimiento. Hoy, y de verdad lo digo con agradecimiento, mi mujer no solo acumuló en la historia personal de su piel los aromas de otros hombres, por sobre incluso del mío propio. Aquellos intercambios más parecidos a robos con el consentimiento de la víctima, han sido y son fuente de profundo estudio y crecimiento de una mujer a la que admiro por sobreponerse y ser honesta consigo misma y conmigo sobre la génesis y ocurrencia de esos episodios, de los que sé positivamente se arrepiente, al darse cuenta del desigual intercambio que supusieron para ella misma.
hoy como nunca antes mi mujer ha encontrado un nuevo valor en valorarse, amarse, reconocerse un ser individual, al que evidentemente le brotan carencias, a medida que su historia personal se ha ido desmadejando en los verdaderos motivos para su comportamiento anterior. hoy la sanidad viene, no se detiene, y la vuelve de verdad un ser de lo más querible, deseable y capaz de amar como nunca antes… Y de ser una persona pensante, individual, con sus propios códigos y formas de conducta en su fuero interno, y en el pacto que hasta hoy sostenemos no por presión social, sino por puro y estricto amor, en el compañerismo amistoso más profundo que vaya yo a experimentar con nadie más el resto de mi vida. Muchas gracias.

Que increible reflexion. Yo fui infiel y hace poco mi esposa me fue infiel. Resumiedo mi historia; 5 años de relacion 2 casados tenia a una mujer increible, atenta, noble que se desvivia por mi, quiza hasta mas de lo que lo que yo queria. Siempre supe que ella tuvo un pasado un poco pertubador, abandono de su padre y en su adolescencia fue abusada por su tio. Pensamos que eso habia quedado atras eramos felices pero paso esto. Me fue infiel en nuestro mejor momento y no entendiamos porque. Pero yo invesitgue, yo busque yo sabia que no era una conducta normal de una mujer tan increible, fue una conducta autodestructiva. Buscamos ayuda terapeutica y por mi lado yo llegue hasta aqui y esto me confirma lo que nuestra psicologo nos expone y lo que ya venia pensando. Su baja autoestima la llevo a buscar afecto en lugares equivocados y personas equivocadas. Amo a mi esposa y quisiera que juntos encontraramos esa sanidad que ambos necesitamos. En serio muchas gracias por este trabajo tan genial.

Roberto, me parece genial buscar ayuda y aprender sobre estas experiencias. No es fácil para ninguna de las partes, sin embargo, me parece genial lo que has hecho y el apoyo que le estás brindando a tu pareja. Es momento ahora de sanar y estar juntos 🙂

Hola: concuerdo, con Tania en algunos aspectos. Sin embargo para mi su concepto pierde, fuerza de convicción hacía mi cuando cita a Jhon Lennon a quien admiró musicalmente.
Pero que precisaba, más que nadie, creerse, cada palabra mencionada por el. Para disipar, sus propias culpas tras su infidelidad y abandonó posterior a su primera esposa e hijo.
También cuando manifiesta, sobre que nacemos enterós relegando a un lugar más secundario el rol de la pareja (en referencia a la denominacion media naranja). Justo el…. que colocó una cama en una sala de grabación juntó al resto de The beatles mientras trabajaban. Para que Yoko reposara a su lado. Respetando la prescripcion médica de descanso prolongado. El que aseguró, hasta en su última entrevista, que deseaba, morir primero para no quedarse sin ella. Se colocó su apellido, etcétera.
Admiró la manera en que Jhon amaba y priorizaba a Yoko. Aunque
su declaración no me influye en nada más que recordarme a una frase: «Haz lo que digo, no lo que hago».
En mi opinión, toda relación monógama o por el contrario. Es saludable solo cuando las partes están en conocimiento. Cabe aclarar que no crítico, la infidelidad, sólo el daño emocional que pudiera causar a otros.
Felicitaciones por la publicación.

Hola!!!
Desconozco total y absolutamente la vida de Lennon, y no sabía que ese texto se le atribuía a él hasta que lo busqué para incluirlo en el artículo. Es más, para ser exacta, según he leído, no es 100% seguro que sea de él.
Así que teniendo en cuenta este aspecto, me quedo con las palabras sin juzgar la vida de quien las escribe, puesto que la desconozco. Y es por eso que su mensaje me llega mucho y me parece que venía muy a cuento.
Tampoco se trata de que sea un artículo con fuerza de convicción puesto que no se pretende convencer a nadie, sólo contar mi visión del asunto por si a alguien le puede ayudar.
Coincido contigo absolutamente en que las partes deben estar en conocimiento, eso es fundamental para tener una relación honesta, del tipo que sea.
En ningún momento justificaría las mentiras porque eso no tiene nada que ver con la relación que yo busco o defiendo. Del mismo modo que dañar emocionalmente a [email protected] con conocimiento de causa no me parece amor.
Es un tema complicado y con muchísimos matices, eso está claro. Sobre todo porque abre heridas que en muchas ocasiones son única y exclusivamente responsabilidad nuestra.
Muchas gracias por tu comentario.
Un abrazo

Reina muchas gracias por tu comentario. Como siempre dándonos más para pensar. Yo la verdad veo la infidelidad como algo para trabajar en pareja, cada quién debe ser consciente de qué está dispuesto a perdonar y sobre todo ser coherente con ello. Si eres infiel por hacer daño o vengarte de tu pareja, me parece que algo está fallando y no es lo que yo buscaría en una relación consciente que es lo que construyo a mi alrededor.
PD. Vaya si eres una experta en esto de la música y este grupo, me parece estupendo, yo no sé tantos datos de nadie, creo jajajaja Un abrazo preciosa .)

Hola Diana:
Quiero agradecerte por compartir este post y felicitar a Tania por su autoria!
Me encanto! Al principio leyendolo, iba pensando que no era para mi y que no compartia nada de lo que decia, pero luego siguiendo un poco mas y abriendo mi mente me di cuenta de que compartia casi todo lo que esta escrito en el post! Es verdad que la infidelidad es un problema de autoestima, el sentirnos deseados. Porque si tuviesemos otra carencia bien podriamos resolverlo con la persona que amamos. Tambien me gusto mucho el enfoque de perdonar al otro cuando nos es infiel, porque perdonar no quiere decir simplemente ignorar sino entender. Incluso puede separarme de esa persona y aun asi perdonarla, no guardarle rencor y seguir mi camino. Aunque se que es dificilisimo por todo lo que tenemos aprendido.
Aunque si creo que la infidelidad es tambien un problema de la pareja, porque en algun punto no nos hemos sentido capaces de hablar con nuestro novio o novia para arreglar juntos aquello que sentimos mal.
Te agradezco de nuevo! Un abrazo, Nai.

Hola Nai!
Seguro que eso que te ha pasado a ti (de pensar que el artículo no es para ti) le ha pasado a más gente. Pero cuando seguimos leyendo es precisamente porque, aunque nos cueste reconocerlo, algo resuena en nosotras.
Como decía en el comentario anterior es un tema controvertido y con muchos matices.
En mi caso, puedo asegurar que no era un problema de pareja. Era un problema mío que no supe resolver hasta que me di cuenta de donde venía.
No niego que a veces la infidelidad sea un problema de pareja, pero creo que esos casos son los menos, a pesar de que creamos lo contrario.
Y perdonar…perdonar es lo único que te puede liberar del dolor. Si entiendes a la otra persona perdonar es más sencillo, pero incluso cuando no la entiendes tienes que perdonarla por tu propio bien.
Sólo perdonando conseguimos volver a encontrar nuestro camino y aprovechar la vida de verdad, lejos de rencores y miedos.
Un abrazo grande Naila

Naila muchas gracias a ti por tu comentario y este aporte tan bello que has realizado. Me encanta los aprendizajes que has sacado y el que hayas leído el post aunque sintieras que no te identificabas con él al principio. Un abrazo 🙂

Hello! Me gusto mucho tu reflexión sobre el tema, creo que sobre todo a las mujeres son a las que más juzgan cuando son infieles y quizás por eso muchas no quieren hablar de eso, no es mi caso ni el de mis amigas, pero si en otras mujeres. Hasta ahora no fui infiel, creo que también porque no me dieron tiempo (jeje) es que todas mis relaciones duraron muy poco y no fueron muchas. Siempre que comienzo una relación en cuanto me molesta algo me alejo o cuando pienso que necesito hacer cosas nuevas también, a veces creo que ni me va a entender ¿Eso puede ser un signo de baja autoestima?

Hola Justina!
Claro! La infidelidad está tan mal vista que las mujeres la esconden porque se sienten sucias y saben que serán juzgadas duramente. Nos han educado muy bien en este aspecto y no empatizamos demasiado.
En cuanto a tu autoestima, y haciendo una reflexión rápida sin conocer nada más de tu historia, lo primero que he pensado es que quizá tienes tanto miedo a que te abandonen a ti que usas cualquier excusa para abandonar tu a la otra parte por cualquier motivo.
Porque para hacer cosas nuevas la pareja viene muy bien, y para que te entienda también. Si ya de antemano piensas que no te va a entender puede ser que no te creas con el derecho a que nadie te entienda.
Cuando nos hacemos preguntas es porque de alguna manera ya tenemos la respuesta.
Un abrazo grande Justina y muchas gracias por comentar!

Justina me has descrito cuando era adolescente. Siempre huyendo a la primera oportunidad con tal de no pasarla bien, pero no te preocupes todo llegará cuando tenga que hacerlo y seguro encontrarás aquella horma que te hará ver las cosas de otra manera y aguantar, porque vale realmente la pena hacerlo. Si es o no baja autoestima depende de muchas cosas, tal vez simplemente eres joven y tienes que aprender a ver la vida a tu manera a medida que vas madurando. Digo yo, sin saber tu edad ni nada de ti jajaja 🙂

Uy las infidelidades, tema peliagudo, yo he estado en los dos lados cuando me engañaron lo llevé fatal y cuando engañé también, me pasaba que cuando engañaba sentía un placer momentáneo pero luego una soledad muy profunda, no me compensaba así que cerré la puerta muy rápido y cuando me han engañado, chica si alguien no te quiere no te va a querer después por arte de magia así que puerta y a seguir, yo engañé porque no quería puede ser que a mí me engañaran por la misma razón.

Hola Angelica!
Jajajajaja, sí, es un tema complicado y cada persona cuenta la película según le va.
Está claro que si tú engañaste porque no querías a tu pareja, piensas que quien te engañó lo hizo por el mismo motivo. Y claro, si no te quieren, ¿para qué seguir con la relación?
Pero hay parejas, yo he tenido parejas, donde había muuuucho amor y aún así yo sentía la necesidad de ser infiel. Como no me daba cuenta, pensaba que la culpa era suya que no me quería lo suficiente y por eso tenía que buscar fuera lo que no tenía dentro.
Pero lo que no tenía dentro no tenía que ver con la pareja sino conmigo. No te imaginas lo que han cambiado mis relaciones a raíz de descubrir que mi infidelidad y mi autoestima estaban tan relacionadas…
No tiene que ser el caso de todo el mundo, es el mío, y estoy convencida de que así hay mucha gente que aún no se ha dado cuenta. A veces nos puede el orgullo, no es fácil reconocer que nuestra autoestima está dañada. Pero es justo reconocer nuestras sombras lo que nos permite darles luz.
Muchas gracias por tu comentario Angelica!
Muuuuuá

Ufff guapa, el tema del engaño tiene muchos matices y la mejor forma de saber porqué se da es hablando. Algo que desde luego si no se tiene en la relación luego mantener un buen diálogo no es sencillo :/ Gracias por tu comentario guapa, me encanta verte por aquí de nuevo 🙂

Cada persona es un mundo y si te sientes bien pagando con la misma moneda, pues a por ello, lo importante es hacer lo que te haga feliz y lo que te permita dormir por la noche. Eso sí, yo estoy a favor de hablar siempre las cosas 🙂

Uf Amparo…pagar con la misma moneda es un arma de doble filo.
Hace años, después de mi divorcio y oliendo las infidelidades por todos lados, mi propio ex marido me recomendó un libro: El Buen Amor en la pareja, de Joan Garriga, que me ayudó a entender muchas cosas.
La parte del libro que habla de la infidelidad dice que para que la pareja esté equilibrada:
– Cuando la otra parte te hace algo bueno hay que devolverlo multiplicado por dos
– Pero cuando la otra parte te hace algo malo hay que devolverlo dividido por dos
Yo soy más de esa opinión por que no creo en el «ojo por ojo y diente por diente» pero como dice Diana, cada persona y cada pareja es un mundo y hay que hacer las cosas que creemos que serán el mejor camino.
Total, lo peor que puede pasar es que aprendas 😉
Gracias por comentar! Un abrazo grande

Concuerdo totalmente, antes que nada tener una pareja es porque tú decides querer esa persona más no es un elemento necesario para tu supervivencia. Estás con ella porque lo amas y listo, tenerlo no te quita ni te pone. Me tarde un poco entendiendo esto, ahora que lo sé me siento mejor 🙂

Hola Sandra!
Es muy importante esto que cuentas y maravilloso que lo hayas aprendido. La pareja nos tiene que nutrir, acompañar, hacer más libre. No puede ser una cárcel donde volcar nuestras frustraciones y llenar nuestros vacíos.
Muchas gracias por tu aportación y un fuerte abrazo

Yo no he vivido estas situaciones en ninguno de los casos. El tema de la infelicidad sigue siendo tema tabú en nuestra sociedad, una etiqueta que nos clasifica en buenos o malos. No apoyo la infelicidad pero tampoco la condeno, cada quien es libre de vivir como quiera vivir.
Saludos.

Hola Alexandra!
Tienes toda la razón. No se trata de apoyar, cuestionar o sentenciar la forma de vivir de nadie, sino respetarla e intentar aceptar y comprender cuando nos afecta directamente.
Perdemos demasiado tiempo juzgando a los demás cuando cada vez que señalas a alguien con un dedo hay tres que te están señalando a ti.
Un abrazo muy fuerte

Eres muy valiente confensado que has sido infiel en alguna relación. Yo no sé si alguna vez me han sido infiel, pero si lo fueron y lo yo supiera me sentiría muy mal, no creo que pudiera perdonarlo. En una pareja la fidelidad es la base de la relación, sino somos capaces de ser fieles, es que algo falla en la pareja.

Guapa, las relaciones son tan complejas, pero es cierto que cuesta mucho recuperarse de una infidelidad y mientras tú no te sientas cómoda perdonando, lo mejor es no hacerlo y seguir sola, porque para pasarla mal, mejor estar contigo misma 🙂

Ufff! Gracias ! Desde hace mucho necesitaba leer algo sobre la infidelidad que se conectara conmigo y estoy de acuerdo contigo. Yo fui infiel y la pasé muy mal sintiendome culpable y justificandolo hasta que me cansé de vivirlo como víctima y decidí tomar esa experiencia para fortalecerme y recuperarme como ser completo y pleno sin dependencias ni miedos y cuando lo hice mejoró mi relación y ahora me siento plena y feliz y sé que estoy bien sola o acompañada. Así que gracias por compartirlo.

Gaby, gracias a ti por compartirnos tu experiencia. Algunas cosas cuesta un poco hablarlas y me parece genial que quieras contarnos cómo ha sido tu experiencia con este tema. Amarse tanto que descubras que no necesitas a nadie para estar bien, es ir un paso más allá de todo, en todas las relaciones que construyas y eso es genial. Felicidades mujer. Un abrazo 🙂

Diana, gracias por traernos a Tania. Tania, gracias por tan sabio artículo, por tanta verdad compartida con claramente.
La autoestima está detrás de tantas y tantas cosas que no enfocamos y no miramos de la manera correcta! Y por supuesto que la infidelidad iba a ser otra de ellas, pero el prisma desde el que tú lo has explicado sí que es nuevo y me ha dado muchísimo que pensar.
Sabias palabras que te agradezco hayas compartido.
Un abrazo a las dos!

El punto de vista de Tania sobre la infidelidad es interesante y sirve para reflexionar sobre porque hacemos lo que hacemos, lo malo es que no todo el mundo es capaz de hacer esta reflexión, aunque estoy segura de que este post ayudará mucho a pensar.
Estoy totalmente de acuerdo en que todos somos una naranja entera y que nos engañaron diciendo que no lo eramos y que necesitamos a alguien a nuestro lado que nos llene. Somos todos naranjas enteras que decidimos querer y ser queridos por otra persona y cada uno establece los términos de esa relación, que mientras sean claros para las dos partes todo está bien.
El problema con la infidelidad es la desconexión de uno mismo, el buscar fuera lo que sólo uno mismo se puedes dar y el daño que causa en la otra parte de la pareja, con la falta de respeto que conlleva.

Cami tal cual como lo planteas mujer. La infidelidad es mucho más que una traición, es una desconexión, me ha gustado como lo has descrito, porque como también lo dice Tania, es una gran falta de amor propio muchas veces y buscar que alguien llene lo que no puedes llenar por ti misma, y es una pena :/

Hola, me ha resultado muy interesante el post. No he sido infiel y por ahora creo que no me han engañado así que estoy feliz y contenta como estoy jajaja. Aún así, si me encontrase en esa situación creo que es necesario la comunicación y el entender la situación por ambas partes. Gracias por compartir, un saludo!

Bueno, desde luego un tema para reflexionar largo y tendido, al terminar la entrada veo la infidelidad de otra manera, debo reconocerlo, es verdad que no es un tema sencillo y mas cuando añadimos el tema de la autoestima… me ha gustado mucho la entrada, ya normalmente me hacen ver las cosas de manera diferente, pero este me ha llegado mas!

Resi, me alegra mucho. La verdad es que Tania tiene una manera genial de contar las cosas y me alegra mucho que te haya gustado su visión. Yo también pienso como ella en muchos puntos, pero seguro no lo hubiese podido contar así. Gracias por tu comentario preciosa y a seguir viendo las cosas de otra manera 🙂

Bueno yo vengo de un país en el que el adulterio era un delito penal hasta hace poquito así que ya te puedes hacer una idea, y donde el tener autoestima era sinónimo de ser una pretenciosa, largo camino aunque estos post nos ayuden a abrir los ojos, besitos

Guapa, largo camino, ya te digo. Pues mucho ánimo con ese proceso, porque es posible crear una realidad diferente donde el adulterio no sea pecado sino algo que se puede negociar y hablar en pareja sin problema y el amor propio es una necesidad que debes trabajar y creerte realmente 🙂

Wow!! Me has dejado pensando y analizando muchas cosas,en algun momento de mi vida fui enganada y viseversa, tu post ha sido muy muy educativo muchisimas gracias pondre en practica algunos puntos muy importantes que compartiste.

Estos dos términos son temas muy fuertes y complicados de manejar, ya que nunca se sabe cómo se va a reaccionar ante una infidelidad, y peor aún, cómo esto va a afectar a tu autoestima, que es tan fácil de doblegar ante cualquier situación fuerte, se necesita tener un carácter fuerte y decidido. Saludos

Margie, la autoestima puede decaer en nosotras por cualquier situación, frase que nos digan o cosas que pasan y que muchas veces no tiene que ver con nosotras. Ahora si hay infidelidad de por medio, es difícil no sentirse afectada y por ello es importante la comunicación y las relaciones basadas en la confianza, el diálogo y el amor propio 🙂

Hola, un articulo muy interesante y que da mucho que pensar. Yo he engañado en mi vida algunas veces, y me identifico contigo cuando dices que al no tener padre tus carencias afectivas se ven reflejadas en la figura, errónea , del amante, que tiene que suplir tus necesidades, tú das sexo y él te mima. Yo sí tenía padre, pero era muy autoritario y poco cariñoso, y creo que ha dejado mucha huella en mis frustraciones y falta de autoestima. Esta autoestima baja se convierte en cobardía, cuando no eres capaz de ser sincera y no cuentas la verdad, por miedo a quedarte sólo. Yo odiaba ese sentimiento en mí, y ahora, desde la distancia, y después de superar todo, no necesito engañar porque tengo mis necesidades afectivas cubiertas. Gracias por tu artículo, y un beso!!!

Charo, muchas gracias a ti por el comentario y por pasarte por el blog. La verdad cuando más te trabajas a ti misma, más vas comprendiendo tu vida y te das cuenta también que tu historia no tiene porqué marcarte de por vida. Simplemente cuenta algo de ti, el cómo la vivas ahora dependerá de ti siempre 🙂

Cuánta razón con este tema. Pienso a grandes rasgos igual.
Creo que es más fácil tener la autoestima alta cuando los demás te respetan, el problema puede venir de la infancia o de la adolescencia.
Pero hablando de una pareja, la autoestima baja puede dar lugar a malos entendidos, exacto.
Ella puede pensar que no es deseada y él está tan confiado y seguro de ella que apenas cuida la relación. Y viceversa también pasa.
Y se buscan a otro/a para subir la autoestima.
Por tanto estoy de acuerdo en que si arreglas la falta de confianza, no vas a necesitar que alguien te haga sentir deseada o no vas a continuar con una relación que no te aporta nada, así no tienes ni que ser infiel ni herir al otro.
Total, una infidelidad no va a curar tu autoestima.
Muy interesante el artículo.

Lorena a la final lo que cura tu baja autoestima es tú misma y el trabajo interno que vayas realizando día a día para darte amor, confianza y autenticidad ante todo y todos. Que no es fácil y se requiere muchas ganas de tu parte en conseguirlo 🙂

Tema peliagudo donde los haya. Como casi todo en nuestras vidas, esto también es una cuestión social. No el que te pongan o pongas los cuernos. No. Vivimos en una sociedad en la que todavía se piensa que el hombre que engaña a su pareja es un macho, pero al revés, si es la mujer la que engaña, es una zorra.
Por otro lado, creo que si tu has trabajado tu autoestima, te conoces, conoces a tu pareja y como pareja tenéis unos códigos establecidos, llegado el caso podréis hablar de por qué habéis llegado a esa situación.

Me parece muy buen artículo ya que es una reflexion personal fruto de la experiencia vivida en la propia piel, y eso le da autenticidad. La gimnasia mental de saltar la barrera más alla, de tomar conciencia, y de superar los juicios es totalmente imprescindible para la evolución del ser. Y luego ser capaz de explicarlo y tornarse ejemplo.

Un artículo muy completo y contundente. Afortunadamente, no he pasado por ninguna de las dos fases y a estas alturas de mi vida, como no resucite Paul Newman, veo muy difícil poner los cuernos a mi marido. El tema afectivo lo cubre totalmente y de momento, porque uno nunca sabe lo que pueda ocurrir en el futuro, no se me ocurre ni de lejos ponerle los cuernos y al revés, que aunque no pongo las manos al fuego por nadie, estoy segura de que tampoco.

María me ha hecho mucha gracia tu comentario con lo de Paul Newman jajaja súper gracioso y mira tú por dónde, es genial llegar a tener esa confianza. Que si, no hay necesidad de poner las manos al fuego por nadie, pero merece mucho la pena confiar en la relación que has construido con tu pareja 🙂

Hola Tania y Diana!!! Confieso que al principio me chocó un poco el título pero según fui leyendo el artículo me fue gustando más y más el enfoque porque entendí que tenía mucho sentido. Yo gracias a mis padres he crecido con la autoestima muy alta así que no he sido infiel ni me lo han sido a mí (que yo sepa jajaja) porque valoro mucho la libertad individual pero también la honestidad y creo que un engaño no lo perdonaría aunque nunca sabes lo que vas a llegar a sentir o hacer, muy buen artículo, felicidades

Madre mia! Menudo post. Que interesante. La verdad que me ha hecho pensar. De hecho llevo tiempo leyendo sobre este tema porque hace un año tuve la posibilidad de cometer una infidelidad y aunque no lo hice (porque pudo más la posibilidad de la culpa y la moral) me ha llamado la atención y quiero saber las razones que llevan a alguien a cometerla. Esta que comentas Tania, me la había planteado, pero no había encontrado nada tan elaborado como lo que has puesto tú. Me ha gustado mucho! Efectivamente en mi caso era una mezcla entre el tipo de relación de pareja y falta de autoestima sin embargo reconozco que a veces deseo a otras personas y estoy bien en mi relación de pareja. ¿significa eso que tengo falta de autoestima? No puede ser simplemente química?. me falta aún darle un par de vueltas al tema la verdad.. pero que sepas que me ha gustado mucho también porque no culpabilizas a la persona que lo comete y eso quita mucho peso. El de la sociedad que condena tan duramente en vez de comprender. Enhorabuena ¡

Hola bella, nunca me hubiera dado por pensar en la infidelidad de esta manera, las cosas como son. Nunca he sido infiel pero desde luego cuando he tenido ganas de serlo ha sido porque, como bien has dicho, necesitaba sentirme deseada y a fin de cuentas en ese tipo de relaciones sólo se ve lo bueno: el buen sexo, los buenos ratos.. pero finalmente no lo he hecho porque valoro lo que tengo, no es perfecto y claro que podría ser mejor pero no creo que la solución pase por hacer daño a nadie sino más bien por hablar las cosas e intentar mejorarlas. Muaks

Bueno, primero aclarar que soy de las que piensa que la infidelidad es cosa de la educación.
En mi casa siempre me han dicho que antes de herir a la otra persona es mejor sentarse, analizar la situación, dialogar y llegar a un acuerdo.
Por otro lado, considero que hay otras maneras de compensar los problemas de autoestima sin tener que herir a una persona. Si no te ves bien físicamente, no te sientes deseada, y necesitas sentirlo como aire que respiras, pues trabaja en mejorar tu físico o en aceptarte, pero no juegues con los sentimientos de los demás.
En las relaciones se ha de haber respeto y confianza.
¡Un beso!

Priscil-la qué bonitos principios te han inculcado, la verdad es que no deberías necesitar de la infidelidad para reafirmar lo que eres, pero bueno, cada uno aprende como puede según sus propias herramientas. No es sencillo, pero a la final se llega a la misma conclusión. Algunos utilizamos caminos más largos para llegar a lo mismo, el asunto a la final es aprender y hacerlo cada vez mejor. Digo yo 🙂

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.