Cómo prepararte para recibir un masaje erótico
|

Cómo prepararte para recibir un masaje erótico

El tema del masaje erótico se ha convertido de repente en uno de los que más interés levanta entre las personas que me leen.

Mujeres y hombres por igual me han preguntado acerca de la experiencia, tanto en público como en privado.

Muchas de esas preguntas vienen de ver el FB Live que hice junto a Sergio nada más salir de recibir un masaje erótico que recibí en Barcelona.

Decían que se notaba en nuestras caras el bienestar que provoca y la relajación que lo acompaña.

También me han preguntado si repetiría, y la verdad es que sí.

Personalmente me encanta el juego de sensaciones, y no descarto volver a probarlo teniendo en cuenta lo que ya sé del tema.

¡Y es que además me gustó!

El contraste entre el roce de las manos, la piel descubierta y ya untada, y el foco de atención que se desplaza al lugar que recorren las manos (o la parte del cuerpo que use la otra persona para acariciarte)…

Pura delicia.

Además, con esto de que nos gusta viajar, resulta que muchos de estos servicios te lo ofrecen en el hotel, por lo cual no hay excusa, con el tema del desplazamiento.

Al menos algunas empresas lo tienen como Shiva Masajes, que fue donde tuvimos la experiencia.

Ellos tiene el servicio de masajes en hotel. Y eso se agradece un montón, sobre todo cuando estas de paso en un lugar y quieres darte un capricho.

Ahora bien, teniendo en cuenta que la experiencia es más bien reciente y respondiendo algunas preguntas que me han hecho y también como recordatorio para mí misma por si repito…

Hoy me apetece hablar acerca de cómo podemos prepararnos para recibir un masaje erótico.

Trabajo previo de mentalidad si quieres recibir un masaje erótico

Como ya recordarás, nos dieron el masaje en un ambiente especialmente preparado.

Allí se cuidaba todo: la iluminación, la temperatura de la sala, la música y el volumen de la misma.

Sin olvidarnos, por supuesto, de las temperaturas de nuestros propios cuerpos y las de las chicas que nos dieron el masaje.

Tomar una ducha previa también nos sirvió para estimular nuestra imaginación y preparar nuestro cuerpo para lo que estaba por venir.

Nos ayudó a relajar un poco el tono muscular y concentrarnos en sentirnos simplemente a gusto.

Después nos contaron cómo funciona el masaje, lo que se permite y lo que no.

Como no se trata de un masaje sexual (donde sí se incluye la penetración y hasta el coito), todo era más relajado.

No teníamos ninguna clase de expectativa que sostener, ni mayores impedimentos.

Tan sólo había una norma estricta: la de no tocar el sexo a las masajistas.

Y bien pronto entendimos el por qué de esta regla.

Así que para acallar tu mente, tener estos pequeños detalles cubiertos en un lugar preparado para ello, donde te informan claramente todo, para mí hace la experiencia mucho más sencilla y fácil de manejar.

El contacto, las posturas y lo que te muestra tu masajista en un masaje erótico puede ser muy tentador

Especialmente porque al principio te cuesta un poco soltarte.

La persona que te da el masaje es la que indica cuándo puedes comenzar a tocar su cuerpo.

De hecho, es quien te pone las manos donde quiere que toques si te ve muy cortada.

Y mientras, sigue dándote el masaje y posicionándose de manera que veas y que tengas todo al alcance.

Divertido, ¿verdad?

Debería parecértelo, ya que ahí es donde se esconde la tentación precisamente…

Porque cuando te animan a soltarte y te ponen al alcance de los ojos y de las manos ciertas partes de su anatomía, te estimulan la imaginación y los sentidos además del cuerpo…

Y es normal que se generen deseos e impulsos, y hasta que tu instinto entre en acción.

¡Pero recuerda! Está prohibido tocar su entrepierna.

Verla no, aunque todo lo demás sí. Y por eso mismo tienes que hacer un ejercicio bastante interesante de autocontrol.

Tu relación con la desnudez se pondrá a prueba

Y no porque tengas que estar desnuda del todo para recibir un masaje erótico, sino porque tu masajista también lo estará.

En nuestro caso, una de las masajistas estaba íntegramente desnuda y la otra se quedó con la parte inferior.

Y teniendo en cuenta lo que ya mencionaba sobre ver y tener todo al alcance, comprenderás que al soltarte y dejarte llevar se hace muy difícil contenerse de hacer cosas como lamer, morder o besar partes de su cuerpo.

En conclusión: en vez de caer en la tentación a ciegas y arruinar el masaje, mejor preguntar para saber si esas cosas entran en el paquete o están prohibidas.

Hazte a la idea de que te va a tocar un total desconocido

Porque, por supuesto, puedes elegir si quien te da el masaje es un hombre o una mujer…

Y hasta detalles como su complexión física y su raza, si quieres algo de control y fantasía sobre la situación.

Quizás eso facilita mucho que te abras al contacto físico con desconocidos. Al fin y al cabo, esos detalles “a la carta” te dan confianza en que tu opinión se tiene en cuenta.

Una cosa que nos parece importante destacar viene siempre por lo mismo.

NO, NO ES PROSTITUCIÓN DISFRAZADA DE MASAJE.

Aunque hubo mucho contacto físico con las masajistas y se estimulaban todas las zonas erógenas de nuestros cuerpos; en ningún momento hubo sexo oral, anal, vaginal o penetración de ninguna clase.

Pero comprendo de dónde viene la confusión.

Algunas clases de masaje erótico incluyen la estimulación anal mediante técnicas concretas bajo solicitud expresa del receptor, y se nos ha dado a entender que varias de ellas incluyen la estimulación de la próstata en los hombres.

Hay personas que hacen la conexión entre eso y otro tipo de penetraciones… Pero no, nada que ver.

Estar tumbada en un colchón y dejarte hacer no es lo único que cabe en un masaje erótico

Si has ido al fisioterapeuta alguna vez, sabrás que tampoco ellos se limitan a tumbarte en la camilla…

¿Verdad que no? Pues en un masaje erótico sucede igual.

Algunas opciones incluyen el cambio de ambientes: tomar un baño junto con quien te da el masaje y de ahí pasar a un tatami; o bien pasar de un colchón de aire o de agua a un diván especial para la parte de mayor contacto físico y la finalización del masaje.

Se puede jugar con prácticamente todo tipo de técnicas de estimulación provenientes de todos los estilos de masaje que se te ocurran…

E incluso contar con más de una persona para proporcionarte el masaje.

El resultado final es un nivel de relajación y de bienestar que casi pareces hecho de gelatina.

Basta con ver el vídeo que grabamos después de nuestra experiencia. Todos lo dicen y tú también lo notarás. 😉

Eso sí, ten cuidado de no confundir el masaje erótico con otros

Esto lo avisamos porque, en todos los momentos y lugares de la historia de nuestro ancho mundo, el masaje erótico siempre ha estado presente.

De una forma o de otra.

Y hay personas que se ganan la vida elevando el propósito de estos masajes a algo espiritual y filosófico.

A una suerte de ayuda para trabajar tu interior y desbloquear tus traumas, complejos y experiencias insatisfechas, si lo prefieres así.

En esa intención no se diferencian mucho de los médicos que recetaban masajes para la relajación en la época Victoriana…

La idea de aquellos era que sucumbir al orgasmo ayudaba a las mujeres (y en algún momento se dedujo que también a los hombres).

Ello ha permitido que los masajes eróticos se sigan practicando hasta hoy. Pero, si te preguntas dónde está la confusión, te lo aclaro enseguida.

Algunas personas que proporcionan masajes eróticos estudian técnicas orientales de masaje para sumarlas a su repertorio.

Lo hacen por su alto poder de sensualidad y erotismo, al margen de que también tienen una conexión con la mencionada rama espiritual, filosófica y emocional del contacto físico entre dos o más individuos.

Y por eso mismo, algunos de nuestros allegados han tenido que aclarar que no ofrecen ni servicios sexuales ni masajes eróticos al dar masajes al estilo tántrico, por ejemplo.

Así que cuídate bien de tener claridad sobre lo que te están ofreciendo para no causar un momento de tensión y molestias a la persona que te lo ofrece.

Y por favor, anímate a disfrutar de un masaje erótico, la verdad que vale mucho la pena.

Si tienes alguna otra pregunta, por favor déjame un comentario, estaré atenta a responder tus dudas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. ¡¡¡Estoy más que preparado para un masaje erótico!!! Y ya he elegido a mi masajista. Bueena guía. Lo mejor es animar a probar los masajes eróticos, ¡os sorprenderán!
    Es una forma fácil de llegar al orgasmo (si lo hacen bien) y de relajarse, mi preferido es el nuru.