Categorías
Blog de Hablando de Sexo Curiosidades

Deconstruir emociones recomendaciones para no morir en el intento

«Deconstruir emociones», seguramente te suene a chino porque aún no has escuchado esta expresión o al menos, no mucho. Pues bien, atenta porque pronto estará de moda y las personas hablarán de ello hasta en la sopa 🙂
Pero bueno, ¿Por qué voy a hablar de emociones en vez de sexo este día?

Porque resulta que en el sexo se mueven muchas emociones, de hecho más de las que te imaginas y es una de las razones por las cuales me parece tan interesante tocar este tema.
La otra razón es que últimamente estoy indagando en mis propias emociones, explorándolas, entendiéndolas y aceptando algunas de ellas que empiezan a ser parte de me vida de una manera mucho más activa.
Así que he pensado que hablar de emociones nos podría venir bien, a mí seguro me ayudará un montón y espero a ti también te ayude algo.

¿Por qué deconstruir emociones?

Para responder a esta pregunta me quedo con la frase de la película: Demolition del 2015 con Jake Gyllenhaal donde dice:

Si quieres arreglar algo, tienes que desmontarlo antes y ver qué es lo importante”

Deconstruir va precisamente de eso, desmontar la emoción, en este caso, y armarla de nuevo de otra manera. Tu manera.
Al menos así lo entiendo yo cuando veo a los chefs haciendo sus recetas deconstruidas y es cómo me imagino será también para las emociones.
Debemos desmontar la emoción, ver de qué va exactamente, por qué y para qué la sentimos y así podremos entenderla y luego encajarla en nuestra vida, en nuestra situación actual, con las nuevas creencias que tenemos y con la experiencia que hemos adquirido.
Por no saber cómo hacerlo es que cuando tenemos sexo con alguien o empezamos una relación sentimental y estamos con todas esas emociones a flor de piel no comprendemos qué nos pasa, ni por qué nos ocurren ciertas cosas o la razón de que caemos en determinados comportamientos.
No es sencillo fijarse en las emociones y saber qué nos dicen, por qué aparecen y cómo podemos manejarlas para que no nos hagan sufrir y por el contrario nos hagan sacar lo mejor de cada momento que vivimos.
Es complicado pensar en que algo bueno podemos sacar de emociones como el apego, los celos, la envidia, la tristeza, la melancolía, la depresión, la nostalgia, por mencionarte algunas emociones (que vemos como negativas) que podemos sentir cuando estamos en una relación.
Pero, si queremos tener relaciones más auténticas, armónicas y sobre todo tranquilas y felices definitivamente tenemos que aprender a conocer nuestras emociones y qué nos dicen cuando las sentimos.

Hablemos de los celos

Hablemos de los celos que, algunas personas sienten cuando empiezan una relación y, es una de las emociones más intensas y que más rápido florece.

Sientes celos de todo consciente o inconscientemente, porque puede que seas patológicamente celosa o puede que te cause celos ciertas situaciones que antes te daban igual.
Sea como sea a la final los celos acaban con el alma de cualquiera y no estoy hablando de tu pareja, hablo de la tuya, porque nada carcome más el coco y el alma que estar celosa, y como dice Amarna Miller:

Los celos no tienen tanto que ver con lo que hace la otra persona, sino cómo tú los gestionas»

Por eso es importante gestionar nuestras emociones, aprender a deconstruirlas, entendiendo porqué se presentan. Aceptándolas como son, comprendiéndolas y manejándolas hasta el punto de poder realmente vivir con ellas de una manera armónica y no caótica, como a veces nos pasa.

  • ¿A caso no eres de las que se pone fatal si la tristeza te abruma?
  • ¿Si te entran los celos no te pones en plan telenovela latina?
  • Si una situación te parece injusta y te da mucha rabia, ¿sabes que tu hígado se puede ver perjudicado?
  • ¿Si la envidia te carcome no sientes un poco de malestar general?

Pues bien, todo esto pasa porque no sabemos gestionar nuestras emociones y por ello el aprender a deconstruirlas podría ser la solución a esta situación.
Eso sí, no sería la única, porque hay muchas maneras de aprender a manejar las emociones, yo te voy a compartir la que estoy utilizando en este momento.

Recomendaciones para deconstruir emociones

Te voy a contar qué estoy haciendo yo con todas estas nuevas emociones que están entrando en mi vida.
Eso sí, no sé si es la mejor manera para deconstruir, pero como soy de utilizar las palabras a mi antojo, pues me ha parecido genial describir lo que estoy haciendo, y aquí va:
Primero que todo me pregunto ¿Qué estoy sintiendo? realmente. Soy sincera conmigo al respecto, porque para mentirnos somos expertas y aquí la idea es honestidad ante todo. Nadie te está evaluando, solamente tú.
Para poder responder bien esta pregunta, paro todo lo que esté haciendo y me centro en mí.
Hago una pequeña meditación que consiste en concentrarme en mi respiración y en el suceso que está ocasionando mi malestar. Con esto calmo mi mente y dejo que los sentimientos se manifiesten.
Luego escribo todas esas emociones que identifico. Porque créeme, cuando te pones a hacer la tarea identificas más de una emoción.
Desde luego una de ellas será más fuerte, pero saldrán muchas más. Toma nota de todas.
Luego me siento con el listado de emociones que he identificado y pienso en el motivo por el cuál he sentido esa emoción.
Me hago preguntas estilo: “¿Por qué he sentido esa emoción?” “¿En verdad soy así o es una reacción que esta persona o situación en particular genera en mí?” “¿Qué pasó exactamente para que sintiera dicha emoción?”
Cuando me he hecho estas preguntas y tengo clara las respuestas, que he realizado con total honestidad, me permito sentir las emociones que definitivamente son las más fuertes y las que necesitan una vía de escape.
Para ello lloro, gripo, le pego a algo, escribo, salgo a caminar, hago ejercicio, tengo sexo, leo, me desconecto, hablo con alguien, me emborracho, salgo a bailar, me alejo de todo el mundo… Lo que sea.
Cada quién tiene su manera y la idea es encontrar una donde te permitas realmente sentir la emoción, no ocultarla, reprimirla o negarla.
Cuando todo ha pasado hago una reflexión sobre lo ocurrido nuevamente y aunque siento dolor, ya puedo ver las cosas desde otra perspectiva que me ayuda a entender mejor lo que pasó y cómo puedo manejarlo sin que me afecte tanto.
No es sencillo, ya te advierto, pero viene genial y te ayuda tanto en el camino de conocerte a ti misma, de aceptarte y aceptar que no puedes cambiarlo todo, pero sí tienes el control de cambiarte a ti misma y de hacer de tu vida algo mucho mejor.
[su_divider divider_color=»#f94bd3″]++++[/su_divider]
Te voy a contar algo que me pasó hace unas semanas, para que veas en práctica cómo deconstruí mis emociones y el aprendizaje que me ha dejado la experiencia.
No es necesario que lo leas para entender que aprender a gestionar tus emociones te ayuda a entender mejor tu presente, pero sobre todo te prepara para el futuro, para que no te hagan daño, para que el dolor lo manejes mejor, pero también el éxito, la felicidad, el amor incondicional y todas esas cosas bellas y no tan bellas que a veces sientes y no sabes cómo manejar.
Deconstruír, es desmontar algo para poder entenderlo, arreglarlo y adaptarlo a tu vida. Así que no tengas miedo a sentir, enamorarte, a que te hagan daño, siempre que puedas entender qué pasa podrás manejarlo a la final.
Es inevitable que al principio duela y mientras vas entendiendo lo que ocurre dentro de ti puede costar un poco, pero con el tiempo lo lograrás, ya verás. Pero lo mejor es que vivirás auténticamente y serás mucho más feliz, eso seguro.

[su_spoiler title=»Si quieres saber lo que me pasó dale al +:»]
Para que entres en contexto te cuento que tengo una personalidad un poco difícil de entender, por aquello de las diferencias culturales (soy colombiana y vivo en España) y aunque hablemos castellano cada uno tiene sus formas.
Pues bien, estaba en una charla con unos amigos y la situación se estaba poniendo un poco incómoda, así que para quitarle hierro al tema y que avanzáramos intenté bromear y concretar encarando la situación y a las personas.
Resulta que mi humor no es sencillo de comprender porque tiende a ser muy negro, me gusta el doble sentido y sobre todo me choca que le demos vueltas al asunto o que nos lamentemos sin sentido. Soy de encarar los problemas con humor, pero de frente.
Al parecer se me fue la mano y una persona se sintió ofendida con algunas de mis intervenciones.
Tanto así que me dijo cosas súper duras que me hicieron sentir muy mal.
En ese momento me costó mucho reaccionar, no podía decir nada porque me quedé asombrada por la situación, por la persona y por lo que me dijo, pues no entendía nada.
No comprendí en qué momento la cosa se desmadró hasta el punto que me dijera:
“a partir de ahora tú en tu esquina y yo en la mía, no te metas conmigo y no me vengas con tus chiquilladas, que yo ya tengo una edad y no estoy pa tonterías”. Palabras más, palabras menos.
Pues bien, esa situación removió en mí una cantidad de emociones que no había sentido en mucho tiempo.
Me sentí vulnerable, atacada, incomprendida, estúpida, inmadura, insensible… Por mencionarte algunas.
Fue un choque durísimo con la realidad. Con decirte que aún hoy me afecta muchísimo lo que pasó.
Y no necesariamente porque no haya superado el tema o no haya hablado con esta persona, cosa que ya hicimos y aclaramos toda la situación
Es más bien porque la persona que me dijo esto nunca imaginé que pudiera hacerme tanto daño.
No le conozco lo suficiente y logró removerme cosas muy profundas y me hizo comprender que estoy desprotegida en mis emociones.
Estoy dando más de lo que debería a personas que apenas conozco y me pueden hacer un daño terrible porque estoy siendo yo misma, y no es que eso este mal, es que tengo que aprender a protegerme sino quiero sentirte como una mierda cuando alguien se ofende porque no entiende la forma en que yo encaro los problemas.
Pues bien, después de la reunión, me puse a pensar en lo que pasó y en lo que hice para que esta persona se pusiera en ese plan conmigo y me atacara de esa manera.
Descubrí mi parte de culpa y me sentí súper triste porque así soy yo y pensaba que él lo sabía y lo aceptaba, pero resulta que no y eso me afecto muchísimo.
Sentí mucha rabia, impotencia, soledad, tristeza, lástima y me permití sentir todas esas emociones. Lloré mucho ese día y luego me puse a hablar con un amigo de tonterías, no de ese tema porque no quería ni mencionarlo.
Durante dos días le di vueltas al asunto en mi cabeza y descubrí que el problema no era yo, ni él. El problema es que él no supo gestionar su frustración y la pago conmigo y yo no estaba lo suficientemente protegida para que eso no me afectara como me afectó.
Esta situación me hizo comprender que tengo que aprender a gestionar mis emociones para que no me hagan daño personas que apenas se están cruzando en mi vida, porque si ellas pueden hacerme tanto daño, no quiero imaginar lo que harán las personas que sí significan algo para mí.
Hoy puedo pensar en ese suceso como un aprendizaje, uno doloroso porque les aseguro que hace tiempo no me sentía tan vulnerable, pero agradezco mucho lo que pasó porque hoy me siento más fuerte y más segura de mi misma.
Hoy puedo decir que si no te gusta mi personalidad, problema tuyo, no mío. Yo soy como soy y no cambiaré mi forma de ser por nadie y ese momento de duda que me hizo sentir aún me pica, porque le di el poder para que se portará como un imbécil y me hiciera sentir mal.
Lo bueno es que la próxima vez que eso pase no me afectará de la misma manera porque he deconstruido mis emociones con respecto a ese suceso y sé que podré manejarlo mejor cuando se presente de nuevo, o al menos eso espero 😉
[/su_spoiler]

Qué me dices: ¿Te animas a deconstruir emociones? ¿Cómo haces para saber qué pasa cuando tus emociones te abruman?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

50 respuestas a «Deconstruir emociones recomendaciones para no morir en el intento»

Hola nena, me encantan tus post, como los abordas y como manejas toda la información, el deconstruir emociones es un proceso algo entretenido pues hay que ver cada pieza del rompecabezas y volverlo a armar de la manera que mejor nos convenga actualmente, entrar en materia de emociones y mas en pareja. Además que implica manejar la inteligencia emocional, tal como lo mencionas los celos reflejan gran parte de inseguridad, baja autoestima y miedo. Los cuales considero que son de las emociones mas peligrosas para la pareja, muchas gracias por compartir este post que ha sigo muy ameno e interesante.

Sharon, gracias a ti por tus palabras, qué linda. La verdad que tenía muchas dudas con este post, nunca había hablado de emociones y bueno me pareció interesante empezar a sacar este tema y me gusta mucho que haya quedado más o menos claro. Un abrazo y a seguir trabajando que tenemos mucho que hacer 🙂 Un abrazo 🙂

Muchas felicodades por tu post! Aquí una que enseña de emociones jajaja y la verdad es que lo has explicado todo súper bien. Podría comentar que muchas veces la conducta que nos hace hacer la emoción intensa que no nos gusta nos provoca todavía más malestar, así que decosntruída la emoción (como bien dices) y haciendo la reflexión final es muy importante darse cuenta de la conducta resultante. Un beso Diana!

Aida gracias por tus palabras y por dejarme tu punto de vista, la verdad estaba muy nerviosa de exponer este tema porque no es mi fuerte, pero me ha gustado cómo ha quedado y bueno creo que aprendiendo y hablando es como a la final comprendemos las cosas. Un abrazo preciosa y bienvenida al blog 🙂

Hola Diana, no conocía aún, me alegro de haberlo descubierto.
Un artículo muy bien planteado. El ejemplo que expones sobre tu vivencia, es genial para ilustrar el contenido, a mi también me ha pasado. Y un poco también decidí entender lo que sentía de la manera que tu explicas.
¡Gracias!

Hola Diana! Mi web es de emociones y su gestión. Me ha gustado el enfoque del post. Identificar la emoción es imprescindible para poder gestionarla. Todo lo que hacemos va dirigido por nuestras emociones, entenderlas es una habilidad que se aprende y es necesario para llegar a auto-conocernos.

Me paso por tu blog Carmen, me encantan estos temas y estoy aprendiendo y seguro disfrutaré de lo que tengas para compartir. Gracias por pasarte por aquí y dejar tu punto de vista. Un abrazo preciosa 🙂

Hola Diana 🙂
Tengo por ahí pendiente tus dos post pasados, estan en mi lista, pero este decidi no aplazar y leer ya jaja..
Esto de las emociones es una montaña rusa, pero como dices hay que aprender a identificarlas, esto nos hara tener un panorama mas claro siempre, es una locura como cuentas como ese momento incomodo removió tanto en ti, todo lo que hizo sentir, pensar… y entonces crear un explosión que como dices hasta hoy.. te simbra en cierto sentido. Yo creo que muy pocas personas, de verdad pocas se conocen muy muy bien y pueden desmenuzar sus emociones y tambien manejarlas, aceptarlas… es un trabajo enorme y de mucho auto-conocimiento. Me gusta el consejo de decidir hacer un alto y examinarte. Los celos son un tema de tanto análisis, pero son una base de inseguridad total, y definitivo no es el otro a quien mirar si no uno mismo y lo que siento.
Super 🙂

Paulina, muchas gracias por tu mensaje y por pasarte por el blog y dejar tu punto de vista. La verdad que no es sencillo hablar de emociones, desmenuzarlas y entenderlas, pero es un buen camino a recorrer para conocernos a nosotras mismas y aprender más sobre lo que nos hace bien y lo que no. Un abrazo preciosa 🙂

Me ha gustado mucho la entrada Diana. Con el tiempo y los años, uno aprende muchas cosas, incluso a desconstruir las emociones, aunque tal vez, yo no lo haya llamado así antes de ahora. Frente a cada situación, ya no tan solo en una relación de pareja, sino que también en otros ámbitos, es necesario hacer estas cosas y de todo lo malo, sacar algo bueno, porque a pesar de lo fea que se presenten la vida, hay que valorar lo positivo dentro de lo no tan bueno.
Nos seguimos leyendo

María muchas gracias por tu comentario, la verdad es que cada cosa que vivimos tiene un nombre que le damos según nuestras propias experiencias a la final y eso es lo bonito de todo me parece a mí, que lo hagas como sea, que lo llames como quieras, pero que lo hagas de todas maneras. Al menos eso sería lo idea jajaja

Como siempre, es un placer leerte, el termino no lo había escuchado, a cada persona le afectan más que a otras las cosas, en mi caso, soy muy emocional y me afecta todo más de lo normal, por eso esta entrada me viene genial, debería aprender a deconstruir emociones, seguro me iria mejor.

Diana, primero que nada, me encanta que dediques el mes de abril a las emociones, sabes que es un tema que me fascina y me gusta leer mucho tu punto de vista. La verdad no había escuchado sobre descontruir emociones o sacar lo mejor de aquellas emociones que por siempre hemos catalogado como dañinas o toxicas. Pienso que hablar de sexo es hablar indisolublemente de emociones, porque por más que tengamos una relación esporádica con la que no nos queremos involucrar sentimentalmente, el manejo de emociones y su buena gestión siempre va a ser muy necesario para tener una vida emocionalmente saludable. Soy del pensar que siempre debemos educarnos primero en el amor para luego salir a amar a alguien más.
Me gusta cuando publicas un post tan personal como este, porque siempre es bueno saber aquello que te mueve y te impulsa para conocer un poco más a la que escribe detrás de este blog. Si te soy sincera no me gusta la etiqueta de “yo soy así, si te gusta bien y si no también”, porque siempre habrán momentos en los que uno tiene que ceder o darse cuenta que alguna actitud o comportamiento ya no te están sirviendo, porque siempre estás trabajando en una nueva mujer, y al hacer eso, te haces consciente que hay ciertas conductas que ya no requieres para seguir relacionándote con los demás.
Con lo que sí estoy muy de acuerdo es que a las personas que acabamos de conocer, por más empatía que tengamos con ellas, no debemos entregarnos del todo, lo más probable es que esta situación no se vaya a repetir, primero porque ya has aprendido de ella, y segundo porque al no tener desprotegidas a tus emociones, no tendrás siquiera que propiciar una situación como esta con lo que llamas tu humor negro. Esta situación te afectó porque definitivamente no estabas preparada para ello, pero ocurrió sencillamente porque algo debías aprender. Es cierto que le otorgaste mucho poder a esta persona cuando simplemente lanzó toda su basura emocional sobre ti, y tú te quedaste por un buen rato con el desperdicio hasta que descontruiste varias emociones que esto te causó y creaste un post tan bueno como este con el que nos regalas una anécdota muy importante y que pondré en marcha, ya que yo soy una depuradora de emociones cotidiana y de ahora en adelante también las voy a descontruir.
Un gran y sincero abrazo.

Guapa muchas gracias por tus palabras, la verdad es que no es fácil hablar de emociones y sobre todo sacarlas todas de nuestro sistema. Siempre viene genial hacerlo a la final y como dices terminamos aprendiendo y eso es lo que nos queda 🙂
Tienes razón sobre el tema de ser así y que a veces toca ceder y cambiar algunas cosas por el bien de muchas relaciones y sobre todo por algo de paz mental 🙂
Seguiremos aprendiendo eso seguro y me encanta que estés por aquí y que seas parte de mi vida para ello. Un abrazo preciosa 🙂

Todas las emociones si no se saben sobrellevar nos pueden destruir, especialmente las negativas como los celos que son inseguridades en nosotras mismas.
Por eso nos tenemos que querer para no darle el poder a otros de decidir si somos o no atractivas, que es como el principal motor, el no creer en nosotras mismas.

Es cierto madre, muchas personas nos dejamos absorber por los miedos e inseguridades y esas son las flaquezas que hacen que decaigamos en depresiones cuando las emoociones no las podemos controlar como debería ser :/

Las emociones pueden afectarnos positivamente o negativamente, lo cierto es que, hay que saber buscar un equilibrio y lograr que nuestras emociones nos hagan crecer interiormente
Yo me he encontrado en momentos de bloqueo sentimental y viene muy bien estas ayudas para romper esas barreras

Como siempre, una entrada excelente. Yo pienso que aprendemos a manejar las emociones con la edad y es por eso que en mi caso disfruto más a los 30 que a los 20 puesto que manejo las emociones mucho mejor y hago siempre lo que quiero y me apetece en cada momento.

Guapa los 20 no son igual a los 30 eso desde luego y como dices con el pasar de los años y según qué experiencias, vamos madurando, aprendiendo y sobre todo superando las emociones y siendo cada vez más felices en nuestro camino 🙂

Me ha gustado mucho este post sobre todo porque cómo has explicado el proceso y la metáfora que has usado, me ha resultado más fácil de entender y asimilar. Deconstruir es intentar desmontar algo para poder arreglarlo, entenderlo y adaptarlo a tu vida. Tengo que probar eso de meditar sobre los sentimientos cuandotenga más tiempo libre, quizás en las vacaciones de Semana Santa, bss

Guapa, todo está en proponérselo no es tan complicado, pero también debemos querer hacerlo. Porque esto no se logra solamente deseándolo. Hay que trabajar mucho 🙂 Un abrazo guapa y a descansar un poco 🙂

¡Buenísimo artículo Diana! Me lo he leído enterito, me refiero al + 😉 Y creo que has sido capaz de empalizar con todo el mundo, porque estoy segura que todos nos hemos encontrado alguna vez en este tipo de situaciones, y es verdad que cuánto más te conoces, duelen menos y dura menos ese resquemor, pero esas formas y ese tipo de frases hacen daño sí o sí. Deconstruir para entender y entendernos es el mejor consejo que nos podrías dar y te lo agradezco de veras. Gracias por abrirte a nosotros en este artículo y así ayudarnos a hacerlo con nosotros mismos también. ¡Apoyo la deconstrucción por completo Diana! Muchas gracias
Un abrazo

Ana guapa, muchas gracias a ti por tus palabras. La verdad es que creo que desde que escribí lo que pasó he podido sacarlo completamente ahora sí. La escritura nos ayuda mucho en este deconstruir y aprender a entendernos, conocernos y comprender lo que pasa en nosotras. Es genial a la final llegar a ello. Gracias por tu comentario preciosa. Un abrazo 🙂

Los seres humanos somos una sucesión de emociones así que no está de más ningún post que nos ayude a gestionarlas. La verdad es que no me suena haber oído o leído antes acerca de este término y me ha resultado de lo más interesante así que gracias, el saber no ocupa lugar y más aún si es para sentirnos mejor. Un besazo

Wow…Emociones..Hace mucho tiempo aprendí a controlarlas , soy un Virgo típico. Prefiero pasar de puntillas sobre los temas espinosos. No se gana nada sacándolo a la luz. Gracias a Dios, tengo un trabajo que me apasiona y a adonde guiyo mis energías y frustraciones. Con mi pareja, prefiero pasarlo bien y no coger lucha innecesaria. No soy celosa..Bueno, un poquito, si. Pero esto no envenena mi amor. No soy rencorosa. LO dejo todo en manos del destino. No envidio.. Más bien, paso de todo. Pero esto no significa que no siento. Un saludo, guapa.

Tatiana muchas gracias por compartir. La verdad las emociones no son sencillas de gestionar, pero siempre que las comprendas en ti y puedas saber cómo actuar en torno a ellas, las cosas irán sobre ruedas en tu vida, eso seguro 🙂 Un abrazo preciosa 🙂

¡Hola, Di! Me ha encantado la entrada. Ya sabes que el mundo de las emociones es lo mío y me ha encantado leerte hablar de ello. ¿Qué hago cuando las emociones me están abrumando? Paro el tiempo que necesite y simplemente me limito a identificarlas, comprenderlas y a gestionarlas después. Hay muchas veces que no sabemos lo que sentimos y que nos sentimos confusos. Por eso, es importarte dedicar tiempo a comprendernos a nosotros mismos y a poner nombre a las emociones. Una vez lo sepamos, será más fácil saber cómo actuar. 🙂

Gracias Mel, creo que tomarnos ese tiempo para nosotras mismas es importante para ayudarnos a identificar lo que estamos sintiendo y lo que pasa en nuestro interior. Porque no es sencillo leer nuestras propias emociones, pero es un trabajo que nadie más puede hacer por nosotras 🙂

Excelente forma de plantearlo, algo así como ingenieria inversa. Deconstuir, desmenuzar esas emociones para entenderlas y entendernos a nosotros mismos,
Saludos

Las emociones son las que nos mueven, pero debemos ser sinceras con nosotras, tal como tu dices, y preguntarnos que nos pasa y porque nos pasa lo que sea que nos pase y así desbloquearemos la situación. Aunque también va genial hacer como tu e ir a pasear, dibujar, meditar…en definitiva desconectar de esa situación que nos duele para así verlo todo menos negro.
Muy buen post guapa
Un abrazo

Me comentaste un poco sobre esta teoría y ahora que lo leo me parece genial. Sabes que soy una fans de hablar de las emociones, ya que las emociones nos mueven y sacuden lo mejor de nosotros. Deconstruir en pocas palabras puedo verlo, como nuestra capacidad de conectar con nuestras emociones. A veces lidiar con nuestras emociones no siempre resulta fácil, pero no lidiar con ellas no es nada saludable.
Saludos.

Guapa, es eso a la final: conectar, algo que muchas personas han olvidado hacer o lo hacen de otra manera o en otras situaciones. Pero a la final es eso. Conocernos y conocer nuestras emociones al punto de no permitir que ellas nos dominen por completo 🙂

Mucha razón tu post. Hace tiempo que vengo manejando algo parecido, el preguntarme porque me siento así y si de verdad es razonable o solo porque sí. Ayuda mucho, a sacar las cosas negativas que sentimos y transformarlas en algo positivo posteriormente

Hola! En primer lugar, me sirvió mucho leer tu artículo porque he pasado unos meses super difíciles emocionalmente…2018 fue sin duda uno den los años más difíciles de mi vida, y das aquí muchas pautas prácticas para abordar éste tema tan medular en la vida..
En segundo lugar, veo que la página está dirigida más que nada a mujeres, y creo que todas las que comentan son mujeres, espero que no haya problema con que intervenga y si es así, me disculpo desde ahora…la verdad en los temas de gestión de emociones, particularmente en lo relativo a la vida en pareja, los celos, y otros afines, bueno, hay más estudios desde las mujeres y material producido por mujeres, tal vez por eso cuando se investiga en Internet encontramos información valiosa como la que compartes aquí, los hombres que nos vemos obligados a trabajar éstos temas (pues reconozco que la mayoría de nosotros sólo lo hacemos cuando las circunstancias nos arrinconan), tenemos que abordarlos adaptando muchos aspectos a nuestra propia vivencia en el mundo masculino. Aún ahora que pasé muchas dificultades fue muy difícil asumir que con muchos hombres alrededor, con muy pocos pude hablar sobre que no me estaba sintiendo bien y tocar algunos detalles de lo que estaba pasando… y menos hablar a profundidad, de hecho, me sobran dedos si cuento con una mano con cuántos de ellos pude quitar las defensas y exponerme en ese momento, incluso uno de ellos se aprovechó de un momento difícil con mi pareja y eso me está dando aún más trabajo… me explico?.. uff, disculpas por la catarsis, pero decidí aprovechar el espacio y agradecería finalmente cualquier consejo o referencias de información que vayan por la misma línea de la deconstrucción de las emociones y cómo aceptarlas. Gracias!

Hola Oscar, muchas gracias por atreverte a dejar tu mensaje. Es verdad hablo más para mujeres, pero me gusta mucho trabajar con hombres porque sé lo que cuesta encontrar espacios donde expresarse y donde poder hablar de estos temas. Esa es una de las razones por las cuales mi Comunidad es mixta 🙂
Mi amigo Francisco Fortuño tiene proyecto de Círculo de hombres que puede venirte bien para tener con quien hablar. Yo por mi parte trato de que todo lo que escribo, aunque está dedicado más a mujeres pueda ayudar a los hombres. Si me dices algo concreto que quieras trabajar quizás pueda hacer algo. Igualmente puedes participar de mi grupo en Facebook y proponer temas, es mixto y podría venirte bien.
Saludos,

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.