El sexo anal
|

El sexo anal: 11 razones para amarlo, aceptarlo y probarlo

El sexo anal es un mito, aún en este siglo donde hay libertad de expresión, donde ves sexo en todas partes y donde se supone que cada vez estamos más seguras a la hora de expresar nuestros gustos y preferencias.

Pero algo pasa con el sexo anal, porque resulta que no encuentras con quién hablar de ello.

Tus amigas se cierran en banda y cambian de tema cuando mencionas el asunto. Con conocidos da un poco de corte y a veces con tu pareja llega a ser hasta incómodo porque no sabes cómo tocar el tema.

Resulta que el sexo sigue siendo un tema tabú en muchos sentidos y en el sexo anal lo es aún más.

Por eso te quiero compartir 11 razones para amar el sexo anal o al menos intentar darle una oportunidad en tu vida.

Ya sea para que hables abiertamente con tus amigas, para que lo compartas con tu pareja o para que investigues y salgas de dudas de una vez por todas.

Antes de empezar debo confesarte que no soy una experta en esta área, pero he tenido experiencias bastante positivas y nada traumáticas, y es es a partir de ellas que te voy a hablar en este post.

Te invito a que abras tu mente, dejes los prejuicios a un lado por un ratico y no te tragues todo lo que te cuento.

Pero por favor, no te cierres en banda y dale una oportunidad al tema.

Evalúa a consciencia cómo te sientes con respecto a el sexo anal y saca tus propias conclusiones.

11 razones para amar el sexo anal

Porque puede ser muy divertido

El sexo debe ser un juego divertido para compartir en pareja o en grupo, según como lo practiques, y resulta que el sexo anal puede ser muy divertido.

Si das con una pareja que sea paciente, que le guste jugar y sobre todo que no quiera ir directo al grano.

Puedes hacer del juego anal algo entretenido y que la experiencia sea agradable para ambos.

Porque hay que tener en cuenta que el sexo anal puede ser muy placentero no solamente para el hombre, sino también para la mujer.

Y para sentir placer se requiere que la persona que está penetrando sepa cómo hacerlo, porque no es sencillo.

Al menos no lo será las primeras veces, así que ten paciencia, buena disposición y tiempo, porque esto no es para hacer a las carreras y menos en un “rápidito”.

Disfruta de la doble penetración

Bueno, bueno, aquí vamos a entrar a tocar palabras mayores. Así que toma asiento.

Resulta que un deseo oculto de las mujeres es ser penetrada por dos hombres. Sí, ya lo sé mírame raro y mal si quieres, pero es la verdad. No estoy generalizando, no le pasa a todas las mujeres, pero sí a muchas.

En algún momento de tu vida lo has pensado y si no lo has hecho lo harás.

Porque puede ser muy divertido, además de excitante, prohibido y bastante sucio.

Pero no tenemos que irnos a hacer un trío para llegar a la doble penetración, aquí los juguetes eróticos pueden jugar un papel importante.

Si tu pareja es habilidoso o tu puedes manejar bien las sensaciones, tal vez puedas también jugar al mismo tiempo que te penetran un lado, penetrarte con un consolador el otro.

Uhmmm no te diré lo bueno que puede ser, porque es algo que tienes que vivir para saberlo.

Simplemente te diré que en la variedad está el placer y que en el sexo buscar hacer cosas divertidas debería ser una tarea obligatoria en tu vida.

A las mujeres les gusta penetrar también

Como verás este posts va de romper mitos y aquí vamos a destrozar uno más.

Resulta que a las mujeres, en algún momento, les gustaría penetrar a su pareja. Sí, llámame loca, pervertida o lo que quieras, pero es verdad. Vuelvo y digo, no a todas, pero sí a algunas.

Y no me digas que nunca, nunca se te ha pasado por la cabeza lo que sería penetrar a tu pareja. Bueno, si no lo has pensado, seguro ya lo empezarás a pensar jajaja

Yo confieso que sí tengo mucha curiosidad por este tema.

Porque me parece fascinante que ellos tengan un punto de placer justo donde más vulnerables se sienten y eso me parece muy, muy caliente.

No te diré que será sencillo, claro que no.

Si ellos no tienen experiencia con la penetración anal puede costarles un poco siquiera imaginarlo porque aún hay muchos mitos asociados a la hombría masculina y el ano.

Pero no te desanimes, no todo está perdido y hay hombres curiosos en el mundo que están dispuestos a explorar y dejarse explorar. Así que todo dependerá de cómo se lo propongas y cómo luego lo ejecuten.

Mi recomendación aquí es tener la mente abierta, ser muy clara.

Hablar a cada momento, ser cuidadosa y sobre todo disfrutarlo, para que él también pueda disfrutarlo.

Si no te excita el tema, no lo intentes por favor. #SexoAnal

Explorar tu cuerpo y el de tu pareja es ir un paso más allá en la intimidad

El sexo es algo muy intimo y especial pero es cierto que hoy en día las personas lo practican como si el mundo se fuera a acabar mañana.

Ya no se piensa en conexiones o se mezclan sentimientos, lo que la gente ahora quiere es un desfogue, cero compromiso y pare de contar.

Por eso existen tantas modalidades de relaciones, por eso la gente tiene miedo a enamorarse.

Nadie quiere ser vulnerable, nadie quiere exponerse ante otra persona, sin embargo se olvidan que cuando comparten sexo comparten intimidad y se crean conexiones que van mucho más allá de un buen momento.

Mi recomendación es que sigas disfrutando del sexo como te apetece.

Pero no olvides que puedes aprovechar para explorar tu cuerpo y el de tu pareja.

Eso es lo bonito de estar desnudos, tener la posibilidad de compartir realmente la intimidad que eso significa.

Y si puedes aprovechar para explorar el sexo anal con alguien que te gusta, mejor que mejor.

No es fácil, porque una cosa es tener un buen polvo y otra intimidad. Así que si eres de las que necesita conexión para poder abrirse (literalmente) pues tendrás que generarla y cuando lo hagas explora y déjate explorar.

El sexo anal es mucho más que un fetiche

Muchas personas creen que el sexo anal es un fetiche, una parafilia o algo por el estilo. De hecho, hay quien asocian su practica a las personas que están en el BDSM, exclusivamente.

Pero no es así, no hay que ir a clubs especiales, ni buscar personas especificas en páginas como hotvalencia.es para tener sexo anal. Ojo que si no hay de otra, y tienes curiosidad, bien podrías buscar una persona experta en el tema.

Pero no es una cosa de fetiches o de que seas un desviado o una rara porque te gusta que te den o dar por el culo.

El sexo anal no es más que otra manera de tener sexo.

Como el sexo oral, el vaginal, la masturbación con juguetes eróticos, manos, pies, pecho, o el roce de ambos sexos.

El sexo anal es otra manera de disfrutar de tu sexualidad. No es mala, no es de pervertidos, no es pecado tampoco. Es un tema de gustos.

Te gusta o no te gusta, pero no por ello eres especial, ni diferente.

A las mujeres nos gusta un poco de dominación

Nosotras podemos ser muy dominantes, poderosas, independientes y seguras de nosotras mismas en la vida, pero una cosa es cierta un hombre que lleve la voz cantante puede ser muy excitante.

Porque cuando jugamos en la cama, las cosas son diferentes y bueno, cuando se trata de meter el sexo anal a la ecuación.

Un poco de dominación es necesaria.

Porque hablando claro, tu pareja tiene que saber lo que hace cuando te penetra analmente.

Además, no olvides que ser dominadas es una fantasía recurrente en muchas mujeres, que no en todas, ojo.

Fomenta la confianza

Con el sexo anal se fomenta la confianza en la pareja y se afianza mucho más la relación y el vínculo que se crea.

Porque lo cierto es que es necesario tener mucha confianza en tu pareja para disfrutar realmente del sexo anal.

¿Por qué?

Porque resulta que el ano es una parte muy vulnerable del cuerpo, a la que no estamos acostumbradas a relacionar con el placer, por eso es importante tener confianza para poder disfrutarlo realmente.

Esto no quiere decir que siempre sea necesaria, tal vez no.

Tal vez cuando ya estés acostumbrada y lo hayas hecho muchas veces se te de genial con cualquier persona, pero quizás necesites un poco más si eres primeriza en este tema.

Porque si lo haces con alguien en el que no confías puedes pasarla realmente mal, no disfrutarlo y puede ser bastante doloroso para ti.

Así que mucho cuidado y elige bien con quién vives la experiencia, al menos las primeras veces.

El tamaño del pene no importa, pero…

Mucho cuidado si el pene es muy grueso porque puede ser molesto. Si es muy largo la penetración puede ir muy profunda. Si es corto puede ser mejor, pero si es corto y ancho ya te digo..

A la final más que estas características lo que importa es cómo lo hace tu pareja. Lo delicado que sea, lo paciente y lo bien que maneje el tema.

Si él no tiene experiencia, tendrás que hablar claramente y tener mucha paciencia ambos porque esto no se hace a la primera.

No se hace rápido, requiere mucha práctica y puede ser divertido, pero también doloroso. Así que no te desanimes.

Hacerlo por primera vez con alguien es genial y una experiencia que pueden disfrutar mucho los dos, sobre todo si hay buen rollo y confianza.

A ellos también les gusta (así digan que no)

Un amigo dice que la mejor forma de superar el miedo a la homofobia es metiéndote algo por el culo.

Me causa mucha gracias su expresión, pero lo cierto es que el sexo anal no es exclusivo del mundo gay, a los hombres heterosexuales también les gusta.

Así les cueste reconocerlo o sientan miedo de que duela o que su hombría se vea perjudicada.

Tremenda estupidez, la verdad.

Porque resulta que ellos podrían disfrutar mucho, mucho del sexo anal si abren su mente, si confían en su pareja para que les de placer de esta manera.

No es sencillo para ellos, pero tampoco lo es para nosotras.

Y si realmente queremos hacer algo diferente y disfrutar del sexo en todas sus dimensiones, bien merece la pena intentarlo.

Al menos una vez en la vida o cinco para que tengas más margen para comparar, que con una vez no es suficiente.

Y no te asustes, ni juzgues a tu pareja si te dice que quiere ensayar el sexo anal.

Siéntete afortunada y sácale el máximo provecho a esta situación, porque puede ser una experiencia única y maravillosa para ambos y lamentablemente a muchos chicos les cuesta reconocer la curiosidad que sienten por tener sexo de esta manera.

Así que por favor no espantes a tu chico si saca el tema, necesitamos más hombres que quieran probar cosas nuevas.

Si el periodo te fastidia bien puedes tener sexo anal

Hay mujeres que con el periodo no les gusta tener sexo pero se ponen realmente calientes, cachondas, excitadas o como quieras que le llames.

Y el sexo anal podría ser la solución a su situación.

Aunque claro, no me imagino una mujer que no le gusta tener sexo durante su menstruación dejándoselo meter por el culo. Pero tengo una amiga que le encanta, así que por ella incluyo este punto.

Mi amiga se enamoró del sexo anal porque una vez que tenía la regla su pareja se lo sugirió y la experiencia fue genial.

De hecho ella es de las que lo recomienda para los cólicos menstruales, el malestar de esos días y porque dice que realmente es caliente.

A mí es algo que me falta probar.

Así que ya te contaré si de verdad que es tan maravilloso como ella dice, o ya me contarás tú si lo has probado.

Hay muchas más posturas que la del perrito para el sexo anal

Como dije antes, el sexo anal puede ser muy divertido.

Y aunque la postura favorita por excelencia para esta practica es el perrito, la verdad es que para empezar puedes hacerlo con otras más divertidas y menos difíciles.

Si eres novata te recomiendo que empieces con una postura diferente.

Porque en la postura del perrito tú no tendrás control y eso puede ponerte algo nerviosa.

Te propongo a continuación varias posturas para el sexo anal que seguro te encantará probar:

Postura-La-cucharita

La cucharita

Esta postura es relajante e íntima. El truco está en saber meter el pene bien, porque después todo irá como la seda: suave y tranquilo. Como debe ser cuando se está empezando con el sexo anal.

Nada de salvajismo, al menos no al principio, a no ser que quieras que la experiencia sea un poco traumática y nada placentera.

Autobús de dos pisos

Esta postura es bastante interesante y va de la siguiente manera: el chico está tumbado boca arriba, mientras tú haces lo mismo sobre su pecho.

Es una postura algo complicada si no sabes ubicar bien los codos, arquear la espalda y mantener las piernas dobladas.

Funciona bien con un pene grande, con uno pequeño tal vez no de muy bien la maniobra.

También hay que tener en cuenta la curvatura ya que no con todos podría funcionar bien.

Postura-La-fusion

La fusión

Es una postura para el sexo vaginal que funciona muy bien en el anal si tienes maña.

La postura va más o menos así: los dos deberán estar sentados en la cama o en el suelo con las piernas estiradas hacia el otro,  los brazos deberán estar apoyados hacia hacía atrás.

Al mantener tu culo en posición elevada será más fácil para él empujar y, por tanto, llegar más profundo dentro de ti.

Postura-Cowgirl-de-espalda

Cowgirl de espaldas

Es una buena postura para el sexo anal y tú podrás tener el control. Es como la vaquera, de toda la vida, pero dándole la espalda a él (vaquera invertida que llaman).

Con ambas posturas puede haber penetración anal, todo está en hacerlo bien, porque dependiendo la curvatura y el tamaño del pene requieres un poco más de práctica. 

Postura-El-rompecojines

El rompecojines

Debes acomodarte en la orilla del sofá con medio cuerpo afuera.

Deberás buscar una posición donde estés cómoda y no pierdas el equilibrio, principalmente. Él desde atrás tendrá acceso a tu culo y podrá hacer lo que quiera.

Es una postura de mucha confianza y puede ser muy divertida.

Postura-El-tenedor

El tenedor

Esta postura puede ser interesante porque estarán viéndose la cara y eso puede estimularte mucho a la hora de practicar sexo anal.

Para hacer la postura, deberás estar boca arriba y levantar la pierna derecha sobre su hombro. Él deberá colocar sus piernas entre las tuyas, para formar así  un ángulo de 90ºC.

La penetración puede ser interesante y todo el control lo llevará él y además tendrá muy buen acceso a tu clítoris y pecho.

Postura el repartidor

El repartidor

Deberás tumbarte boca arriba en el borde de la cama y apoyar tus piernas contra el pecho de él. Él deberá agarrar tus tobillos y penetrarte con suavidad.

Cuando te sientas cómoda con esta posición podrás pedir que aumente la intensidad de la penetración.

Lo mejor es que en esta postura podrás tocar tu clítoris y además si deseas tener algo de control en la penetración, solamente deberás flexionar un poco tus piernas en su pecho y dominar el movimiento.


Una cosa es clara y me remito a lo que me dijo un amigo:

El sexo anal es mental, si no tienes curiosidad, si tienes más reticencia que ganas de explorar puede que no llegues a disfrutarlo realmente.

Y para que de verdad haya placer tiene que existir ganas y deseo, sino se puede tener una muy mala experiencia.

Esto significa que si no tienes algo de morbo o excitación al pensar en la idea de hacerlo, seas hombre o mujer, no lo hagas por complacer al otro.

Tampoco por miedo a que te deje o busque en otra persona lo que tu no le das.

Hay muchas maneras de disfrutar del sexo.

Mi recomendación es que si es algo que a ti te gusta o te da curiosidad lo hables con tu pareja y lleguen a un acuerdo.

Como dicen en mi tierra: “le puedes vender la moto, si sabes cómo”.

No te quedes con las ganas, pero tampoco obligues a nadie a hacer algo que no quiere o que le sienta mal.

Sin embargo, nunca olvides que la curiosidad mató al gato y que si tú o tu pareja tienen ciertas inclinaciones y gustos y no los puede satisfacer con la persona con la que está llegará un momento.

Quizás un día, donde buscará un desfogue en otro lado, y no hablo de que se consiga otra mujer, hablo de peleas, frustraciones, mala vibra…

Por eso es importante la comunicación. Porque somos humanos, necesitamos algunas cosas para estar satisfechos y cuando no estás satisfecha sexualmente, algo en la mesa cojea.

No te cierres en banda, ten presente tus preferencias y comunícate con tu pareja #SexoAnal

Lo que no debes olvidar si te animas a practicar el sexo anal

Si algo te ha convencido lo que has leído hasta el momento.

Te voy a presentar un par de puntos importantes que no deberías olvidar si de verdad quieres practicar el sexo anal:

Abrir la mente

Es importante tener una mente abierta cuando se trata de tener sexo anal. ¿Por qué? porque el ano esta asociado con una parte de nuestro cuerpo que es muy sucia y hay personas que tienen reparos de tocar esta zona.

Así como hay muchas personas que les encanta, a otras no tanto. Por eso es importante abrir la mente antes de pensar siquiera en intentarlo.

Investiga, pregunta, busca información y habla con tu pareja.

Higiene

Precisamente por el tema anterior, este punto es importante.

La higiene es indispensable para que te sientas segura, a gusto y tranquila cuando practicas el sexo anal. Ya sea que te lo vayan a meter a ti o que tú le vayas a meter algo a tu pareja.

Mi recomendación es una buena ducha antes de todo esto.

Y si eres un poco más quisquillosa bien podrías pensar en hacerte un enema para limpiar todo el conducto y así no tener sorpresas que puedan dañar el momento.

Eso sí, importante el siguiente punto en caso de que quieran pasar del sexo anal al vaginal o al oral en una misma ronda.

Hay que tener precaución en este tema.

Como dice el Paul Joannides en la entrevista que le hizo Gwyneth Paltrow:

“Pequeños trozos de materia fecal pueden alojarse en la uretra del hombre.

Así que si la pareja tiene relaciones sexuales vaginales después del coito anal sin condón, el compañero masculino debe orinar primero, además de lavar su pene con agua y jabón.”

Preservativo

Las ITS están siempre presentes, pero sobre todo deberías hacerlo con condón por un tema de higiene. Así ambos se pueden sentir más cómodos si tienen sexo oral o vaginal más adelante.

“El sexo anal sin protección, se considera la actividad más riesgosa para las enfermedades de transmisión sexual debido al diseño físico del ano:

estrecho, no auto-lubrica y la piel es más frágil y con tendencia a desgarrarse, permitiendo que las ITS como el VIH y la hepatitis pasen fácilmente al torrente sanguíneo”

Paul Joannides

Así que protección, siempre, así sea con tu pareja habitual.

Lubricante

En el sexo anal el tema del lubricante es indispensable. Nada de que “con tus jugos o los míos es suficiente”.

Siempre, siempre es mejor tener lubricante a mano y utilizar todo el que sea necesario para que haya comodidad y no dolor cuando se este penetrando.

Confianza

La confianza es sumamente importante cuando tienes sexo con alguien y más aún si es sexo anal.

Debes confiar en tu pareja, en que no te va a hacer daño, en que va a parar si se lo dices, en que será delicado y cuidadoso contigo.

En que hará todo lo posible y más para que tú disfrutes realmente del juego.

Si tu pareja no te da la suficiente confianza, si piensas por un segundo que puede ser brusco y un poco animal, no te sentirás a gusto y esa vocecita en tu cabeza no te dejará disfrutar realmente el momento.

Así que lo mejor es no intentarlo si no confías, y mejor esperar un poco más a que la relación se fortalezca o que tú te sientas más segura con él.

Excitación

La excitación es sumamente importante cuando se practica el sexo anal.

Si no estás excitada, si no te produce morbo y deseo, no lo intentes porque puede ser bastante molesto, incomodo y puedes pasar un mal rato

La mejor forma de practicar sexo anal es cuando estás muy excitada.

Cuando sientes tu cuerpo en ebullición, sobre todo porque también estarás más receptiva al pequeño dolor que sentirás al principio

Comunicación

La comunicación en una relación es sumamente importante y en el sexo anal lo es muchísimo más. Por eso siempre, siempre es importante hablar.

Desde que planean tener sexo anal hasta el momento en el que están en ello.

Cada paso, cada movimiento es necesario irlo comunicando, que la persona sienta que puede hablar a cada segundo y sobre todo que pueda decir “no” en cualquier momento y no pase nada.

“Las parejas que no tienen una excelente comunicación sexual, que no dan libremente y reciben comentarios sobre lo que se siente bien y lo que no, y que no tienen un alto nivel de confianza no deben tener sexo anal.”

Paul Joannides

Relajación

Estar excitada y relajada al mismo tiempo no parece que sea muy sencillo y la verdad es que no lo es.

Sin embargo, se puede lograr con un par de respiraciones y teniendo la mente abierta y los sentidos en el lugar presente.

Conseguir relajar los esfínteres del ano no es sencillo, pero te puede ayudar mucho para disfrutar de lo que están haciendo y sobre todo puede llevarte a sentir mucho placer mientras estás teniendo sexo anal.

Así que inténtalo y trabaja en ello si realmente quieres disfrutarlo.

“Una de las primeras cosas que una mujer o un hombre necesita hacer si quieren estar en el extremo receptor del sexo anal es enseñar a sus músculos del esfínter a relajarse lo suficiente como para que un pene pueda pasar.

Esto requiere mucha práctica.”

Paul Joannides

Volver a intentarlo

Si la primera vez no se logra no te desanimes, inténtalo nuevamente. Esto es algo que requiere de practica para que realmente guste.

Algunas personas afortunadas logran disfrutarlo a la primera u odiarlo a la primera también.

Mi recomendación es que no te cierres en banda si tienes una mala experiencia o, si te frustras porque no lo logras en el primer intento.

Sigue intentándolo, seguro llegará un momento en que lo disfrutarás, si das con la persona adecuada que sepa qué teclas tocar en ti, claro.

No hacerlo si estás ebria o drogada

El sexo anal no debería practicarse si estás bajo los efectos del alcohol o una droga.

Lo mejor es hacerlo con tus cinco sentidos alerta, sobre todo para que puedas identificar claramente si te está gustando o no y puedas comunicarlo a tu pareja.

Cuando estás bajo los efectos de una droga, puedes alterar tu realidad y no queremos que eso pase cuando estés teniendo sexo anal.

Lo malo de el sexo anal

Todo no podía ser tan bueno ¿cierto? Como cualquier otra practica, el sexo anal tiene cosas malas y vamos a ver aquí algunas de ellas:

Higiene

Si tu pareja o tú no tienes una buena higiene, tener sexo anal puede ser bastante incómodo y hacer que la experiencia sea realmente mala.

Así que recuerda, si quieres disfrutarlo un baño antes podría ser una buena y recomendable opción en este caso.

Dolor

El dolor creo que es lo que más nos aterra cuando pensamos en el sexo anal.

El hecho de que te metan algo tan grande por el ano puede chocar un poco y puede hacer que nos sintamos un poco invadidas e incomodas.

Si tu pareja no sabe cómo hacerlo puede causarte mucho dolor. Por eso si no tiene practica, lo mejor es una buena comunicación, tiempo y paciencia para intentarlo muchas veces sin que sea frustrante para ninguno.

Pero una cosa es cierta, el dolor estará presente, es inevitable. Puede ser placentero: sí, pero algo doloroso también (al menos las primeras veces).

Incomodidad

Si solamente intentas tener sexo anal en la postura del perrito puedes sentirte incómoda, por eso es recomendable ensayar otras posturas.

Mira las posturas que te recomiendo arriba, puedes hacer la dinámica algo más divertida.

Además de que bien podrías disfrutarlo mucho más.

Hay posturas donde tú tienes el control y eso puede ayudar a que la experiencia sea mejor para ti mientras te acostumbras.

Vergüenza

La vergüenza a la exposición y el sentirte vulnerable es un factor a tener en cuenta y algo que desde luego está en el listado de lo malo del sexo anal.

Porque si no te gustan estas emociones aquí te vas a sentir al descubierto.

Lo cual, también es bueno porque podrás revisar el tema y hacer algo con esto de la vergüenza que no deberías tener si es tu pareja habitual y tienes confianza con ella.

Vencer estos miedos es importante para crecer en pareja.

Ssí que te recomendaría que intentes enfrentarte a ellos y sobre todo que revises qué te pasa para que sientas esa vergüenza de exponer tu culo a otra persona.

No sentir placer

Cuando hacemos algo nuevo, en cualquier área de nuestra vida, el miedo es una emoción imposible de alejar. Todos lo sentimos.

Desde luego, cuando pensamos en tener sexo anal, el miedo a no sentir placer, a que duela, a que sea incómodo, a que nuestra pareja nos haga daño…

A tantas otras cosas, hace que nuestra cabeza esté a mil y que a la final no logremos disfrutado, lo que puede hacernos sentir muy mal, no solamente con nosotras mismas sino con nuestra pareja.

 No saber cómo pedir lo que quieres

Que esto es igual a no saber comunicarte.

Si no sabes decir que no, que sí, que siga, que pare, que lo haga más lento, más rápido, que te acaricie o bese más, que necesitas hablar ciertas cosas… En fin.

Si no sabes cómo pedir lo que quieres, necesitas y deseas, el sexo anal puede hacerte sentir aún más perdida.

Así que mi recomendación es que primero trabajes el tema de la comunicación, para que así te sientas más segura de ti y de tu pareja.

Rompiendo mitos: El sexo anal en el mundo homosexual

Te voy a compartir dos mitos asociados al sexo anal y los homosexuales que me han parecido muy curiosos:

Las mujeres lesbianas lo practican

¿Creías que las lesbianas solamente utilizaban juguetes eróticos, los dedos, la lengua y la famosa “tijera”?

Pues no señoras, dos mujeres pueden disfrutar del sexo anal perfectamente y puede ser un juego bastante divertido e interesante para ellas.

De hecho, hace poco estuve en un Tuppersex y descubrí con bastante asombro que muchas parejas de lesbianas disfrutan jugando al sexo anal con su pareja .

Esto me pareció curioso y muy genial, si te digo la verdad.

No todos los hombres gays tienen sexo anal

Aunque parezca increíble hay un alto porcentaje de hombres gay que prefieren dar y recibir mamadas antes que tener sexo anal y eso seguro no te lo imaginabas.

Porque tenemos la falsa creencia de que si eres gay te gusta que te den o dar por culo y resulta que no siempre es así.

Un tema curioso y súper interesante si me preguntas.

Así que dejemos los estereotipos a un lado y seamos más libres, honestas y sobre todo abiertas en estos temas.

Que no nos gusten, que no lo aceptemos, que no lo conozcamos o comprendamos es una cosa, pero juzgar a otras personas por sus preferencias no debería ser el camino.

Cada uno en su sexualidad que haga lo que quiera, siempre que no haga daño a nadie y no te afecte directamente a ti ¿Por qué opinar mal o en contra de algo que no entiendes?


Para finalizar te recomiendo que si de verdad quieres incluir el sexo anal en tu repertorio sexual te asegures de tener una buena y maravillosa comunicación sexual con tu pareja, además de confianza. Estos dos puntos son muy importantes.

Adicionalmente, ten claro que ambos deben querer hacerlo, no lo hagas por complacer a tu pareja, ni tampoco permitas que él lo haga por complacerte a ti. Ambos deben estar seguros que esto es lo que quieren y ser honestos con este tema.

No lo hagas cuando estés bajo efectos de una droga, utiliza mucho lubricante, recuerda utilizar condón y siempre, siempre di lo que quieres y lo que no quieres que te hagan.

Por lo demás, a disfrutar que hacerlo es una experiencia maravillosa si hay buena química y confianza. Recuerda que el sexo es para explorarlo, no dejes que algo tan pequeño se interponga en tu camino y disfruta.

¿Cuál es tu experiencia con el sexo anal? ¿Alguna anécdota para compartir?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

74 comentarios

  1. Hola!
    Un post muy llamativo y que rompe con muchos prejuicios. También me gustaría que hagas uno con las cosas negativas que tiene el sexo anal ya que son muchas y hasta pueden provocar enfermedades horribles si no se realiza con el cuidado que tan detalladamente nos comentas.
    Personalmente a mi no me llama la atención. Entiendo que muchas mujeres y hombres lo disfrutan y me parece perfecto. Un beso!

    1. Hola Ana muchas gracias por tu mensaje, la verdad es que no es una practica para todo el mundo y es muy aceptable que no quieras hacerlo. Esto es un tema que se maneja mejor en pareja y según el tipo de relación que tengas y el momento en que te encuentres. Un abrazo 🙂

    2. Pues mi novio y yo lo hemos hecho un par de veces y lo más asombroso es que, a pesar de un poco de incomodidad al principio, no me molestó ni durante el acto ni después y por eso me animé a repetir la experiencia. Por supuesto lo hicimos con preservativo y lubricación. Era nuestra primera vez para ambos ya que él sólo había penetrado vaginalmente.

    3. HE conocido a un hombre con el que tenemos una relación de amigos con encuentros sexuales frecuentes. Somos personas muy abiertas y nos encanta explorar el sexo anal. El placer que nos causa es inmenso, él me lo hace como nadie. Y yo me he atrevido a hacérselo a él. Él es muy dominante, entonces, cuando le empecé a hacer el sexo 0ral fui de a poco hacia su trasero y observando sus reacciones. Como vi que la estaba pasando bien, me fui acercando poco a poco a su pequeño agujero, vi que empezó a gemir y le empecé a meter el dedit0… Les sosprendería saber que nunca había visto gemir de placer a un hombre a tal nivel, fue algo tan intenso que al rato se volvió como un animal en celo y me hizo el amor como nunca. Él rugía como un león, desenfrenado y me penetró con tal fuerza que todavía me excito de sólo recordar. Me dijo que jamás nadie le había hecho lo que le hice. Y eso, me hizo sentir poderosa por haber dominado a mi hombre, dejarlo vulnerable al placer y desatar a su ser salvaje interior.

      1. Hola Karma, muchas gracias por tu comentario. Por compartir tu experiencia con nosotros. La verdad es genial leer este tipo de mensajes porque nos motivan y nos demuestran que es posible 🙂 Un abrazo 🙂

  2. Hola Diana, tu post es muy instructivo sin caer en lo grotesco. Me parece que estas en lo correcto al mencionar que la base de todo es la confianza y la comunicación con tu pareja, creo que sin ello sería dificil el intentar y disfrutar cualquier experiencia

    1. MashaB gracias por tus palabras, la verdad es que no fue un artículo fácil de escribir, tocar algunos temas lleva su riesgo, pero bueno no te diré mentiras al decirte que lo he disfrutado mucho también. Un abrazo y gracias por tus palabras 🙂

  3. Que interesante Post, la verdad si es un tema que mucha gente le saca la vuelta, inclusive con tus amigas mas intimas no todas se atreven a mencionarlo y mucho menos a comentarlo. Pero creo que el sexo, si es consensuado por ambas partes, lo que sea que quieran experimentar es muy bueno, como dices fortalece la relación y te da mayor seguridad. Eso si, siempre con la debida precaución, no solo para cuidarse a uno mismo sino también para proteger a tu pareja. Saludos.

    1. Marilaura gracias por tu comentarios, estoy muy de acuerdo con tus palabras, todo lo que sea con precaución, sobre todo en este sentido viene genial para todos los involucrados. Un abrazo preciosa 🙂

  4. En el sexo todo esta permitido siempre y cuando las partes implicadas estén de acuerdo.
    creo que explicas muy bien los pro y los contra de esta practica, ya depende de cada uno el poner o no el trasero.
    No es algo que me llame la atención, creo que esa parte esta para que salga algo, no para que le entre, pero si lo hacen es por que debe ser muy placentero y el que lo disfruta es el que se lo goza.

    1. jajaja como todo en la vida madre, a la final si vas a hacer algo lo mejor es disfrutarlo y gozarlo, sino mejor ni intentarlo, porque sería perder un poco el foco y no es bueno para ninguno de los involucrados 🙂

  5. Hola, Diana!
    Más que 11 razones para darle una oportunidad, este artículo es una guía para el sexo anal! Muchas gracias por todo lo que cuentas y, sobre todo, por los truquillos que has explicado. Me viene muy bien en este momento de mi vida 🙂
    Un abrazo.

  6. La verdad es que el post esta muy bien argumentado, y queda bastante claro el tema y esclarece muchas dudas, pero por mi parte no me llama nada la atención bastante traumatizada quede con la época supositorios (y me diréis no es lo mismo) pero la verdad esa parte de mi cuerpo la quiero dejar como esta, creo que fisiológicamente esta hecha para que salgan algunas cosas y no para ponerle nada, por otra parte, leo bastante a menudo novela erotica y por mas que salga este tema yo lo dejo para otros, pero gracias por esclarecer temas

    1. Guapa, ya te digo si se tiene una mala experiencia o algo como lo que mencionas es normal sentir lo que sientes, yo te entiendo más de lo que imaginas 🙂 Así que nada, las cosas cuando se den y según si quieres o no vivir la experiencia 🙂 Un abrazo 🙂

  7. ¡Vaya guía más completa, Diana! Teniendo en cuenta que en el sexo en general y en el sexo anal en particular la gente habla y se informa poco, tu artículo es estupendo para animarse a practicar sabiendo lo que hay o lo que nunca debería haber ;).
    Supongo que más allá de si una determinada práctica sexual está o no «de moda», el diálogo y el no hacer nada de lo que no estés convencido es lo verdaderamente determinante para que te satisfaga o no.
    Te felicito por tu manera tan clara y apropiada de abordar cuestiones sexuales que pueden ser un poquillo «espinosas». Un abrazo.

    1. María guapa, muchas gracias por tus palabras y tu comentario. La verdad no sabía cómo iba a salir esto y a la final me ha gustado mucho el resultado, creo que ha salido algo bueno a final de cuentas 🙂 Un abrazo y de nuevo gracias por leerme 🙂

  8. Pues estoy muy de acuerdo en que el sexo en general debe ser un juego y de que cada uno tengamos claros nuestros límites, que no hay algo «malo» ni bueno sino gustos personales y que para saber que te gusta hay que probar, los consejos que has dado muy acertados por cierto

  9. Homa Diana!
    Es un tema interesante, curioso e introvertido pero bueno es una información que no hay que dejar a la deriva pero siempre disfrutar de tu pareja en todos los sentidos y como dices no.olvidar la higiene, el respeto y la comunicación.

  10. Hay varias cosas que desconocía, muy completa y clara la información!! 🙂 Definitivamente el sexo anal se comparte con la persona indicada en el momento indicado.
    Saludos

  11. Hola! Me parece un post muy bien escrito, fuiste clara en las categorías en las que te expresaste sin caer en palabras vulgares ni grotescas.
    Aparte, creo que como en todo, la clave está en la información. Y cuando un tema es tan tabú, siempre este tipo de posts viene bien.
    Saludos!
    Maru.

  12. Muy buen post Diana, con puntos positivos y negativos que estoy totalmente de acuerdo. Es una práctica que no es para todos los gustos y es muy necesario tener mucha confianza con tu pareja. Gracias por compartir y dejarnos conocer muchos detalles.

  13. Te felicito porque es un post bastante informativo, deja claros todos los pros y los contra de lo que esta practica puede llevar, yo personalmente no siento ninguna curiosidad.Creo que si tienes suficiente confianza con tu pareja no hay ningun problema en hablar de este tema pero tambien estoy de acuerdo de que es algo muy privado del que nadie le gusta hablar.
    «nunca digas nunca» suelo decir asi que me quedo con tus consejos quien sabe…

  14. ¡Hola, Diana! Está genial romper los mitos. Pero no hay que olvidar que tenemos que disfrutar del sexo que realmente nos apetece. Quiero decir que, cómo tú bien dices, hay mujeres y hombres a los que no les llama la atención el sexo anal y disfrutan igualmente en la cama. Tampoco entiendo que se considere el tema como tabú. Es una práctica sexual más que a algunas parejas les gusta y no deberían ser juzgados ni mirados mal. Sobre gustos sexuales y en general no hay nada escrito y deberíamos ser libres en eso. ¿Que no te gusta y no quieres probar el sexo anal? Genial. ¿Que si lo quieres probar? Estupendo. Ojalá toda la gente que lo quiera probar tuviera en cuenta los puntos que con tanto detalle mencionas. ¡Un beso! 🙂

    1. Guapa estoy de acuerdo contigo, no debería ser un tema tabú, pero ya ves cómo está el mundo hoy en día, es lo que hay. Mucho tenemos que seguir aprendiendo y como dices que cada quién practique y haga lo que le guste, siempre que sea con conocimiento y que lo disfrute 🙂

  15. Diana: este post es una mega guía. Hay las creencias religiosas y la falsa moral de mucho. Tengo más punto a contra que a favor del tema, debo condensar que lo he intentado pero creo que es algo mental como bien dices. El punto de la higiene creo que es esencial para tener sexo anal. Tus 11 razones me enamoran pero veré como llevarlo a la práctica.
    Saludos.

  16. A mí la verdad es que es una práctica que no me produce nada de curiosidad y que hasta me da algo de miedo por el posible dolor, pero tengo amigas que lo practican y les gusta mucho. Al final lo mejor es hacer lo que te apetece siempre que tu pareja esté de acuerdo, claro.

  17. Hola! Lo primero, enhorabuena por animarte a hablar con naturalidad sobre este tipo de temas. La información es la base para generar la confianza suficiente. Ojalá mucha gente sin prejuicios y abierta como tú.
    Un saludo!

  18. Realmente este post rompe mucho prejuicos y eso siempre es bueno. Es una guía muy compelta sobre el sexo anal. Pienso que tal como tu dices el sexo debe ser placentero y un juego y si los dos miembros de la pareja están de acuerdo y hay confianza e higiene pues adelante. A mi personalmente este tema no me llama la atención, pero me parece genial que las personas que les pica la curiosidad lo practiquen.
    Un abrazo

    1. Gracias guapa por tu comentario, la verdad es que si te gusta el tema bien por ello y si no pues no pasa nada puedes hacer mil cosas más, eso es lo bueno del sexo, que hay mucho para elegir. Un abrazo preciosa 🙂

  19. Interesante post, llama a que lo practiquen y es genial que puedas separlo en pasos y poner todo, tanto los miedos que uno puede llegar a tener como lo bueno, rompe bastantes tabus, aunque la vez que lo hice no me gusto la sensacion, no me cierro a volver a intentarlo.
    Besos

  20. Como siempre un buen post en el que sales completamente airosa de un tema un tanto escabroso a priori pero en este caso no me convence ni me llama. Ya sé que esto es como todo, probar y ver si en la variedad está el gusto pero ahora mismo no me veo preparada para ello aunque seguro que si lo propusiera la idea gustaría y mucho jajaja, muakss

  21. Siempre he pensado en que el sexondebe hacerse responsablemente, a ésto me rrefiero que debe ser con responsabilidad e higiene. Si a eso le agregas que existe el amor, pues más agradable y romántico puede ser. Cuando ya hablas de materia anal……..lo romántico queda a un lado. Respetable a quien le apetezca, nunca he sido de mente cerrada y si ambos los disfrutan, adelante. Concuerdo contigo cuando dices que explorandose sexualmente uno al otro, vas un paso adelante de la intimidad. La intimidad es algo muy especial que brinda más confianza y seguridad en la pareja.
    Saludos.

  22. ¡Oh por Dios! Me quedo con la boca abierta con tanta información, es más, estoy escribiendo este comentario con la mandíbula totalmente descuadrada jajaja. Esta es la mega guía del placer por detrás, ósea más especifica creo que no pudiste haber sido querida Diana. Cada vez que te leo me sorprendo de la capacidad que tienes de escribir sobre temas tan importantes y que resultan de tanto pudor para los demás y todavía siguen siendo tabú para muchos, siento que al escribir sobre este y otros temas, también tu mente se ha expandido de una forma que nunca llegaste a pensar.
    Pero yendo propiamente al tema, acabo de aprender tantas cosas, por ejemplo que el sexo anal no es exclusivo para homosexuales sino que también es válido para parejas heterosexuales, desconocía que las parejas gays hombres no lo practicasen y le dejaran el trabajo fuerte al sexo oral, que las parejas lesbianas también lo tuvieran dentro de su itinerario sexual, ósea, mis ojos se abren del tamaño del computador. Además eso de que las fantasías sexuales de las mujeres sobre la doble penetración fuesen más comunes de lo que pensamos, es algo que también me deja atónita. Este es un post que debe remarcarse, por lo completo y con la claridad con la que lo expresas, te felicito por haberlo escrito y por entregárselo al mundo con esa autenticidad que te caracteriza.
    Un abrazo.

  23. Bueno, Diana, está calro que no dejas títere con cabeza jajaja Vaya un tema tan delicado nos traes hoy. Me he leido tu extenso post y me ha llamado especialmente el consejo de tu amigo. Y luego no practicarlo bajo los efectos del alcohol o las drogas. Realmente bajo esas circunstancias no se debería practicar ningún tipo de sexo para que luego no recuerdes lo que pasó, bss!

  24. Como siempre excelente artículo y tengo que decirte que me encanta como abordas el tema del sexo sin que sea nada grosero. Del tema del que hablas no tengo experencia, es algo que siempre me ha tenido a la vez que con curiosidad con rechazo quizá por el miedo a que me duela mucho y por tema de dominancia, debo decir que en pocas ocasiones me gusta sentir que me dan por detrás, esto seguramente por temas de creencias mías, a saber. Gracias por tus palabras porque me ha picado el gusanito de probar.

    1. Aida, muchas gracias a ti por tu comentario. La verdad es que tenemos muchas creencias limitantes con respecto a muchos temas que ni siquiera nos hemos planteado, me encanta que te haya picado el gusanito, tenemos que hacer frente a nuestros miedos, eso es lo mejor. Un abrazo guapa 🙂

  25. Hola 🙂 Muchas gracias por tu entrada que he aprendido muchísimo, muchas cosas son totalmente nuevas para mi y me causan mucha curiosidad, actualmente ya estoy casada y a veces cuesta el sugerir cosas nuevas, tengo poco de casada y aún estamos en ese periodo de acoplamiento, sin embargo, me ha llamado mucho tu post pues es algo que como dices, nunca se platica entre amigas y menos en familia, me ha parecido muy interesante y un tema importante como pareja. Saludos!

    1. Guapa gracias por tu comentario y bienvenida al blog 🙂 Te cuento que estás en una etapa súper bonita en tu relación, mucho ánimo y aprovecha para probar cosas nuevas, es una excelente época para eso exactamente 😉 Un abrazo 🙂

  26. Soy una profeta del sexo anal. Intento que mis amigas, como mínimo, abran la mente y acvepten que es posible otro agujero en el juego erótico. Los tabús son enormes y cuestan mucho haverlos desaparecer.
    Me alegra tu artículo porque tratas de forma muy natural el sexo anal. Además, con información tan detalla y tan buenos consejos ayudas a quitar dudas y miedos.
    Genial!!

  27. Pensando en que el sexo hay que vivirlo con naturalidad el sexo anal también, no tiene nada de especial salvo los mitos y tabúes que se han creado a su alrededor. Con los años he aprendido que el sexo mejora si lo compartes con la persona adecuada, pudiendo llegar donde queráis los dos. La confianza y el respeto a los límites de ambos son fundamentales. Yo creo que hay momentos de tu vida que te apetecen más unas cosas que potras, lo mismo pasa con el sexo anal, depende no solo de ti y de tu pareja, sino de la conexión que existe entre ambos y del momento en el que te encuentres. Gracias pro contarnos tu experiencia.

    1. Gracias a ti Raquel por compartirnos tu punto de vista, lo cierto es que el sexo anal no es sencillo, pero como bien dices todo depende de la conexión y la pareja con la que compartes esta experiencia 🙂

  28. Otro tema espinoso con el que te atreves y del que sales airosa, Diana. Un post super completo e informativo rompiendo tabúes. Como dices lo importante en todo lo que se prueba en el sexo es la confianza, que te apetezca probar y la seguridad e higiene. Enhorabuena por atreverte con ese tema de una forma tan clara y sin juzgar.

    1. Gracias guapa por tus palabras, la verdad es que no es sencillo hablar de cierto temas y siempre que le doy publicar queda la duda de si está bien o no… Mensajes como el tuyo me dan mucho ánimo, así que gracias por ello guapa. Un abrazo y a seguir explorando, no hay otra manera 🙂

  29. Haz sido muy clara en tu post y se te agradece ser abierta, y sincera en este tema que está lleno de prejuicios. Comparto la idea de disfrutar y gozar el sexo con alguien que te de la confianza y seguridad que necesitas para abrirte (literal como dices, jajaja) y experimentar todo lo que les llame la atención y siempre con las precauciones necesarias. Que también te agradezco hacer mención de muchas. En lo personal, el dolor es lo que me hace sacarle la vuelta jajajaja pero bueno nunca digas «nunca». Saludos!!!!!

    1. Laura te entiendo, nos cuesta asimilar bien el dolor y bueno es que esto hay que hacerse con cuidado que sino puede quedar uno con un trauma, no te vas a quebrar, pero tampoco lo vas a disfrutar y esa no es la idea 🙂 Un abrazo guapa y gracias por comentar, bienvenida 🙂

  30. Hola guapa!
    Pues la verdad es que es una práctica que no me llama nada la atención, aunque la respeto. Creo que cada uno ha de realizar todo aquello que pueda y quiera, siempre con protección por supuesto 🙂 Aún así déjame que te agradezca tu artículo, nunca se sabe 😉 !
    Un besote enorme!

  31. A mi no me va mucho la penetración anal como tal, en plan mete saca. Supongo que será cosa de gustos, pero sí estoy abierta a otro tipo de exploración anal, por ejemplo, me encanta que mi pareja me explore «el bolsillo» como dice él, con el dedo mientras hay penetración vaginal (esto es el dedo en el ano y que roce su pene como si fuera el bolsillo del pantalón). También he probado un pequeño plug anal que tiene una bolita dentro (como las bolas chinas) pero para el culete, ese me vuelve loca por que con el movimiento sexual se mueve la bolita y retumba y da una sensación increíble.

  32. Guapa: gracias por compartir tu post. Creo que si bien como dices, para cada persona suele ser diferente, en mi caso personal nada mas placentero que el sexo anal. Lo disfruto casi tanto el vaginal. Os recomiendo a aquellas mujeres que todavía no lo experimentado. Besos !!!

  33. Muy bueno el articulo. Coincido con muchas de las opiniones vertidas aquí. Siempre que las implicados esten de acuerdo y sea suave. En mi caso personal soy una apasionada por el sexo anal, me encanta. Gracias por compartir el post !!!

  34. Pues yo empece a practicarlo y estoy fascinada, empece con juguetes sexuales y ahora estoy encantada con estarlo haciendo así. Ingrese a leer la nota incluso pensando algo estaba mal en mi por disfrutarlo tanto, no lo planeamos solo se dio. Y me gustó leer esto, me tranquiliza, creo es una alternativa viable y estoy queriendo más siempre. Enriqueció mucho nuestra relación.

    1. Claro que es una alternativa viable y sobre todo es algo que puedes disfrutar y sentirte a gusto. ¡Claro que sí! Disfruta de tu cuerpo y tu placer preciosa. Un abrazo y gracias por compartir tu experiencia 🙂