|

Mi pareja ya no me desea

Esta semana hablando con una amiga me ha dicho, sin preámbulos ni nada, «mi pareja ya no me desea ¿Qué hago?»
¿Qué puedes responderle a alguien que conoces de años y te sale con esa pregunta? Pues bien, en esa encrucijada me encontraba yo y sin saber muy bien qué hacer.
Lo que se me ocurrió fue indagar un poco sobre el tema. Al fin y al cabo si alguien te sale con eso es porque quiere escuchar alternativas. No el típico «pero qué dices, él te quiere mucho» o «si eres guapísima, debes estar equivocada» o si quieres ser cizañera, tal vez «ahhh pero seguro tiene otra»
Nada de eso ayuda realmente a alguien que en este momento no se siente deseada, así que me fui por la indagación y las preguntas y de esa charla y lo que averigüé después es que sale el análisis que hago hoy.

Las preguntas nos dan muchas pistas

Lo primero que hice fue preguntarle ¿Por qué piensas que tu pareja no te deseaba?
Hay que descartar que no sea una cosa que ella cree y no algo que realmente esté pasando.
Hay una sutil diferencia entre no desear a alguien, perder el interés, dejar de querer, estar agobiado, enfermo o desear a otra persona,  por eso es importante saber qué ha llevado a la persona a pensar que su pareja no la desea.
Es importante recordar que en las relaciones se pasan por muchas etapas.
Al principio todo es novedad, se quiere hacer el amor siempre y a cada momento. No importa el lugar, ni quien este con uno. Se tienen ganas y cualquier medio insinuación es motivo para estar «caliente».
Sin embargo, con el pasar de los años ese deseo, no es que disminuya o se acabe, simplemente evoluciona. Se vuelve más maduro y uno aprende a controlar las hormonas y buscar el mejor momento para disfrutar de un encuentro con su pareja.
Puede que ya no disfrute a toda hora de los «rapiditos» y que disfruté más con las contemplación, los juegos previos u otras cosas.
Ten en cuenta que cuando empiezas una relación sexual con alguien y no vives con él las veces que esporádicamente se puedan ver y tener intimidad pueden terminar en sexo.
Por eso es que algunos creen que tienen sexo a toda hora cuando se andan de novios. A veces con mucha frecuencia, otras con menos frecuencia pero siempre con mucha intensidad, por aquello de «hay que hacerlo, porque quien sabe cuándo podamos de nuevo».
Sin embargo, cuando vives con alguien las cosas cambian. A pesar de que comparten mucho más tiempo juntos, el sexo no es algo que les interese 24/7. Hay deseo, hay momentos para ello, pero no es como cuando son novios, que uno piensa que tiene sexo cada segundo de la relación cuando realmente es cada fin de semana o cada escapada de casa.
Así que identificar si «el no deseo» se debe a un cambio en la relación, ya sea que se pase de novios a pareja que convive, de novios a esposos.
También puede ser que haya un cambio de trabajo, una situación económica favorable o desfavorable, todo esto puede afectar el deseo. Así que antes de armar un alboroto sobre el tema, lo mejor es identificar qué ha cambiado, qué ha pasado y teniendo esto claro empezar a buscar las razones y sobre todo cómo hacer para que el deseo vuelva.

¿Por qué no me desea?

Existen muchas razones por las cuales tu pareja puede no desearte. Aquí te menciono las que se me ocurren tras mucho pensarlo, preguntarlo a algunos amigos y también por experiencia propia (desde luego):
> Mucho trabajo, nuevas responsabilidades, época de exámenes. Recuerda que el estrés hace que uno a veces pierda el deseo y las ganas de tener sexo
> Enfermedad: a veces no compartimos con nuestra pareja nuestro estado de salud, por eso cuando hay momentos en que tenemos enfermedades no lo queremos compartir con nadie y ese temor a ser descubierto, esa soledad y ese miedo hace que perdamos el deseo
> Un cambio físico tanto propio como de su pareja. Ya sea bajar o aumentar de peso. Cambio en la alimentación o en el deporte que se practique puede hacer que se aumente el deseo o disminuya
> Hay tantas razones como personas, unas se meten por el lado religioso o esotérico. Aquello de «no deberías seguir teniendo sexo hasta que estamos casados» o «es mejor guardar la energía y no tener sexo a toda hora»
> También podemos meter aquí la razón de que exista otra persona, porque es así, a veces puede ser que haya otra persona que ahora le interese más y por esto ya no sienta deseo por ti, que no es igual a que te esté siendo infiel
> Algunas personas me decían que podía ser por falta de estímulos. La rutina o monotonía es una mala consejera y hace que muchas personas pierdan el deseo sexual por sus parejas
> También existe el cansancio físico, emocional y mental. Lo que hace que una persona se encuentre agotada y lo menos que quiera es sexo. Esto puede ser cosa de un día, aunque algunas personas les puede durar semanas o meses
> Los cambios, ya sean de vivienda, trabajo, ciudad pueden hacer que una persona se desestabilice y que pierda su deseo sexual
> Los problemas familiares, en el trabajo, en el estudio, con los hijos, vecinos, compañeros de trabajo. Cualquier clase de conflicto tanto grande como pequeño puede bajar la libido y hacer que no sintamos deseo sexual
Lo dicho, hay muchos factores que pueden hacer que tu pareja ya no sienta deseos de tener relaciones sexuales contigo.
No todas son porque ya no te quiera o porque exista otra persona. Muchas son por condiciones físicas o mentales, que normalmente se ven afectadas por la época que se esté viviendo.

Pero entonces, ¿Qué podemos hacer?

El asunto, como yo lo veo, es identificar el momento en que las cosas cambiaron. No es buscar una razón, es encontrar si el cambio que se ha tenido ha ocasionado el bajo deseo sexual.
Para ello es importante el diálogo. Hablar con tu pareja es sumamente importante en estas situaciones. Tomarse un tiempo para dialogar y aclarar qué es lo que pasa.
No sea que te armes cuentos chinos y resulta que es algo que no tiene que ver exactamente contigo y más con problemas que tu ni sabes que tiene.
[su_heading size=»17″]No estamos metidos en la cabeza se nuestra pareja para saberlo todo. Así que el diálogo es sumamente importante y necesario.[/su_heading]
El que no sienta deseo, en este momento, no quiere decir que no te quiera, ni que te haya dejado de desear. Estas cosas son momentáneas, a veces duran muchos días o meses, pero terminan pasando.
Así que lo mejor siempre es hablar y saber qué pasa.
Entiendo que no es un tema sencillo y a veces el solo hecho de pensar cómo abordarlo puede sentarnos bastante mal.
Tratar estos asuntos no es cosa fácil porque tenemos miedo sobre lo que pueda decirnos nuestra pareja.
No sabemos si nos va a salir con algo que no nos guste y eso puede ocasionar que nos sintamos mal.

[piopialo vcboxed=»1″]El miedo al rechazo es un mal consejero y no debemos permitir que dicte las reglas de la relación[/piopialo]

A veces es mejor saber de una qué pasa y sobre todo tener claro los límites a los que estamos dispuestos a llegar por el otro.

Marcar los limites

Como todo en la vida, conocerse es sumamente importante y aquí es necesario para tener claro hasta dónde llegarías en caso de que la falta de deseo de tu pareja se deba a que hay una tercera en discordia.
¿Recuerdas la canción de Ana Gabriel & Vicky Carr de los ochenta, donde una amiga le dice a la otra que su marido no la desea y la amiga le responde que tiene que hacer de todo para luchar por ese amor y que nunca se debe dar por vencida?
Te dejo el vídeo para que refresques la memoria:

La verdad, yo nunca daría ese consejo.
Cuando el amor se acaba, se acaba y no hay que obligar a nadie a estar con uno cuando ya no te quiere.
¿Acaso, si fuera la situación al contrario te gustaría que tu pareja te obligara a estar con él así tu ya no quieras? ¿No te parece que es injusto? y sí, no digo que será fácil si tú aún estás enamorada, pero son las cosas de la vida y en esto hay que saber cuándo retirarse.
Yo rijo mis límites en «no le hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti».
Así que te recomiendo que tengas muy presente tus limites en caso de que sea está la razón por la que tu pareja ya no te desea. Eso te ayudará a saber hasta dónde eres capaz de llegar por amor.
Aunque mi consejo siempre será que nunca pongas a nadie por delante de tus necesidades, tus deseos y tu amor propio, por mucho que le quieras y creas necesitarle.
En caso de que sea otro factor por el cual tu pareja no te desea en este momento, siempre se puede trabajar, hablar y buscar la manera de ayudarle (si es el caso).
Es necesario que tú te sientas cómoda con ello y para eso es importante nunca olvidar tus límites.

Para concluir

Lo mejor en estos casos es hablar, tener claro qué pasa para saber cómo acturar y luego no presionar.
Si tienes deseos aprende a darte placer tu misma, mientras tu pareja vuelve al ruedo.
Presionarlo no solucionará las cosas de la noche a la mañana y por el contrario lo puede frustrar más.
Así que paciencia, mucho amor y sobre todo recuerda que tú tienes el control de tu vida y que todos podemos pasar por épocas de bajo deseo sexual, así como por otras épocas donde queremos sexo a toda hora. No siempre será lo mismo, así que aprende a vivir con ello y aprovecha cuando hay racha.

Cuéntame ¿Alguna vez has vivido en tus relaciones esa baja de deseo sexual? ¿Cómo se lo has explicado a tu pareja?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

30 comentarios

  1. Yo creo que no es lo mismo al principio que después de mucho tiempo juntos, se pierde la novedad pero se gana en intimidad así que unas cosas compensan a las otras pero las relaciones hay que cuidarlas y en el plano sexual también sino todo se pierde en la rutina diaria. Como siempre me ha encantado el post por lo completo y práctico que me ha resultado, un besazo Diana

    1. Gracias guapa, la verdad es que estoy de acuerdo contigo, las relaciones largas ganan en intimidad, así a veces la rutina sea complicada de manejar, así y todo creo que todo está en cómo manejas la relación que tienes ¿No? Un abrazo guapa 🙂

  2. Me fascina tu entrada, hace muy poco hablaba con una amiga sobre este tema, y por mas que le daba diversas alternativas, ella se cerraba en banda, pero creo que es necesario tener en cuenta otros factores, no siempre es uno, por ello compartiré tu post con ella, ya que tu visión es muy interesante.

  3. Considero que la pasión se debe alimentar cada día, es cierto que a veces tengo sueño y remoloneo mucho pero cuando él me toca siento pura electricidad por todo mi cuerpo, si alguno de los dos tuviésemos un problema así intentaría todo por solucionarlo no me imgino no sentir deseo por él o que él no lo sienta por mi.

  4. ¡Hola!
    He pasado por una situación familiar y es bastante incomodo, como dices pueden ser muchos factores, los que yo vi fue cansancio físico por estrés de trabajo, una también se estresa con sus cosas y a veces puede que uno no tenga ganas y el si, o viceversa y se va dejando pasar el tiempo. Como dices identificar que es lo que pasa e intentar darle una solución por parte de los dos ayuda mucho, además de que si, la monotonía y rutina perjudican pero no hay que dejarnos vencer.

    1. Gracias guapa por tu comentario, la verdad es que no podemos dejar que la rutina entre a formar parte de nuestras relaciones. Tenemos que buscar alternativas creativas y sobre todo no desesperarnos cuando lleguen los bajones, a veces se dan y eso no es que se haya acabado el deseo, simplemente es cansancio, cambio de rutinas, otras cosas… Hay que comunicarse 🙂

  5. Hola Diana, la verdad es que es una situación complicada. Si como tú bien explicas, realmente esa pareja, no es que no te desee, sino que por algún motivo no lo haga con la misma intensidad, puede tener sus razones alejadas de ´ti. La verdad es que no es igual la convivencia y el paso del tiempo que el principio de una relación, en la que como tú describes, todo es más intenso. Lo cierto es que hay que hablarlo. Totalmente de acuerdo contigo, en que si es algo pasajero, y hay que dar un poco de tiempo a esa persona, por supuesto, hablarlo, y si tienes que satisfacerte a tí misma, pues se hace y ya. Todo volverá a su cauce. Pero siempre hablarlo y no dejarlo estar.
    En cuanto a si hay otra persona, eso es harina de otra costal. Y tampoco estoy de acuerdo con la canción. Si hay una tercera persona, eso puede hacer mucho daño y desencadenar una autentica avalancha de rencores y dolor.
    Muchisimas gracias por tu entrada. Como siempre, fascinante. 😀

    1. Gracias Margarita por tu comentario y por compartirnos tu punto de vista. La verdad es que la comunicación puede evitarnos muchos quebraderos de cabeza y armarnos rollos innecesarios. Siii la canción es de otro siglo amiga, pero bueno me hizo recordar mucho cuando pensaba en este tema, es lo que hay, las canciones con las que creciste (crecí yo) jajaja

  6. holaaa guapa!!! Si es verdad que lo mejor para solucionar todos eso problemas es el dialogo,esta claro que no siempre tenemos el valor de ponernos delante de la persona y decirselo.Pero pienso que es necesario hacerlo.Otra de las cosas con las que me quedo es esta “no le hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti” es una de mis frases,siempre que alguien me pide consejo se lo digo.Un beso y mil gracias por tu aportación

  7. Hola Diana. Lastimosamente no sé mucho del tema para opinar, apenas tengo 18 añitos y pues pareja no tengo. Es interesante aprender sobre esto para así poder saber actuar cuando se nos presente el momento. Saludos!

    1. Guapa, estás muy joven y seguro no vivirás esta situación, todo está en tu confianza interna y en saber comunicarte con tu pareja, espero estos consejos te sirvan en caso de que conozcas a alguien que pase por la sotiación o si llegas a vivir algo parecido. Un abrazo preciosa 🙂

  8. Muchas verdades:
    Es dificil en una pareja mantener el deseo sexual, al principio es pasional cada momento, rapiditos, sexo porque si, parecen conejitos de duracell jj.
    Luego se va madurando y el deseo sexual es más selectivo, más cuidado, más preparado.
    Lo importante es analizar todo y hablarlo con la pareja, creando un ambiente favorable y tranquilo.

  9. Un tema con mucha tela, hay cosas que se ven venir y otras que no. Pero muchas veces lo has dicho en tu post por este espacio y lo creo; la comunicación entre la pareja es una herramienta eficaz para evitar esto.
    Y muy eficaz el no darle a tu amiga los típicos consejos que se suelen dar en estos temas. Siempre es importante escuchar la dos cara de la moneda o mirar la rutina que lleva dichas pareja.
    Un post de 10 como siempre.
    Saludos.

  10. Nunca me ha pasado, bueno soy bastante joven y no tuve pareja por más de 5 años, aunque a veces se hizo monótono el tema del sexo, siempre hubo deseo. Pero debe ser bastante feo sentir que la persona que amas o tienes al lado no te desea, espero nunca me pase, haré todo lo posible para que eso no ocurra. Aunque a veces, como nos decis, la vida te va llevando por situaciones así, el trabajo, los problemas, el estudio, es cuestión de intentar afrontarlos, lo mejor que se pueda.

    1. Claro que si guapa, que la monotonía llegue o no a tu relación a la final dependerá de ti y de lo que hagas para que esto no ocurra. No es sencillo, pero sí que es posible tener una relación satisfactoria donde el deseo no merme y por el contrario aumente 🙂

  11. Bueno en mi caso hasta el momento no me ha llegado a pasar, somos tan concientes de saber por medio de miradas, de acciones si queremos o no, y pues hasta el momento por ser jovenes el deseo se mantiene activo.

  12. Yo creo que hay tiempo para todo y como bien dices no es lo mismo cuando no convives que parece que si no tienes relaciones no te quieres que cuando convives que el sexo es importante pero no lo más importante. De hecho cuando ya tienes familia, un trabajo que te quita todo el tiempo del mundo y preocupaciones en la cabeza en lo que menos piensas es en el sexo lo que no quita que no quieras a tu pareja o te apetezca compartir esos momentos con ella pero no siempre es posible. Muaks

    1. Es verdad guapa, cuando la familia crece las dinamicas cambian y por eso es importante una buena comunicación e intentar no perder la conexión física, buscando para ello formas de llegar a tu pareja, no se necesita tener sexo todo el tiempo, pero sí conectar de vez en cuando. Como dicen por ahí no se trata de cantidad, sino de calidad 🙂

  13. En mi opinion es cuestion de comunicación y confianza. Muchas veces nosotras mismas nos hacemos a la idea de que ya no le gustamos a la pareja, y eso pasa porque no tenemos la confianza de preguntarle si le gustaria cambiar algo en la relacion, si quiere intentar algun juego sexual, o alguna fantasia que tenga. Al no comunicar lo que se desea, la relacion se vuelve monotona y algo aburrida.

    1. Muy de acuerdo guapa, a veces estas situaciones se dan más por inseguridades propias y falta de comunicación que por algo real, por eso es importante hablar siempre y preguntar si tenemos dudas, es lo mejor que podemos hacer. Gracias guapa por tu aporte 🙂