Categorías
Blog de Hablando de Sexo Curiosidades

Ser o no ser madre después de los 30 una visión de 9 bloggers

Mucho he escrito sobre el tema de ser o no ser madre y tener más de 30.

He compartido mi visión sobre los hijos, ser madre joven, ser madre después de los 30, no querer hijos y hasta he llegado a hablar de las adopciones de parejas del mismo sexo, en definitiva creo que lo he cubierto todo.

Debo decirte que mi visión del tema no ha cambiado, sigo pensando lo mismo, sigo sintiendo que no es mi momento y que tal vez, con más de 35, ese momento no vaya a llegar, porque ser madre no es algo que me trasnoche, ni que me motive o que me haga falta para estar completa y ser feliz.

En este post no quiero hablar de mi, ni de lo que pienso del tema, hoy quiero que sean otras mujeres las que hablen y compartan su visión, sus anécdotas y sobre todo lo que para ellas es ser o no ser madre después de los 30.

He invitado a 9 mujeres maravillosas. Con las que no han sido madres descubrirás en sus escritos mucha pasión en sus palabras, pero sobre todo una realidad que viven por el hecho de no querer, no poder o no desear tener hijos.

Espero disfrutes con sus escritos y descubras que no hay una sola verdad a una misma situación y que a veces el no querer viene de siempre, pero el querer y no poder es una realidad con que hay que aprender a vivir.

En cuanto a las felices madres, algunas con uno y otras hasta con tres hijos, nos presentan una visión de la maternidad que va desde ser madre muy joven, hasta ser madre a una edad donde muchas personas dirán “es muy tarde”.

Lo mejor es que nos trasmiten que a la final ser madre es mucho más que un rol para sentirse realizadas y felices, es una elección que se vive y se disfruta cuando estás lista para ello.

¿Quieres saber qué han dicho? Te dejo con sus escritos, espero los disfrutes y nos cuentes al final ¿Qué es para ti ser madre? y ¿Cómo vives tu situación al ser o no ser madre?

Cómo vive el no ser madre una mujer mayor de 30

Ninett Ramos
Ninett en estado puro
La sociedad nos recuerda constantemente si eres o no madre: bonificaciones si lo eres y esas miradas de “bicho raro” o inclusive miradas de compasión en caso de que no lo seas.

La cuestión es que “No es asunto de nadie” el que decidas o no ser madre. Debo confesar que estuve todo el fin de semana pensando en lo que debía o quería escribir.

Muchas veces he llorado por compasión conmigo misma por no tener el hijo que siempre he soñado, por ver a otras madres con sus hijos y yo no tener uno.

Y debo decir que mientras escribo estas líneas no he podido evitar soltar algunas lagrimas, pero debo enfrentarme y decirme a mi misma que no debo tener compasión de mi misma y mucho menos permitir que el resto lo tenga conmigo, porque a pesar de todo me siento completa y otro ser no tiene porque completarme.

Lo que si pido es que ya basta de las diferenciaciones y de ese motivo oculto de miradas compasivas, llenas de lástima o de que eres distinta, casi imperceptible, que hay en la sociedad en los amigos, en la familia de que eres una mujer sin hijos y mayor de 30.

Inclusive el fin de semana, que fue el día de la madre en España, en el restaurante donde fuimos había un “regalo especial” para las madres, y yo en el lugar era la única mujer que no lo tenía.

En ese momento pensé, ya basta de tantas distinciones o compasiones, porque las circunstancias de cada una y de cada persona y de cualquier mujer no son las mismas, y tener que dar una explicación creo que no es lo más acertado para sentirte bien.

Es una situación difícil en la que al parecer una mujer vale más porque tiene un hijo. Si, las madres son lo mejor y tienen su mérito, pero no por ello valgo menos, ni tengo porque explicarle a la sociedad mi dolor o mi situación.

He querido tener un hijo con todas la fuerzas de mi alma y tener que dar explicaciones no es algo que me haga sentir bien sino peor y me siento mal al escuchar cosas como: “no ha procreado”… “ ya es tarde” … “se te va el tren” … “serás madre añosa”…

Esta hipocresía sigue haciendo mella y haciendo daño a muchas mujeres porque hay tantas situaciones como:

  • Quizás estas pasando por una etapa extraña en tu relación
  • No estás segura de querer hacerlo
  • Tienes problemas de reproducción
  • Tu pareja no quiere tener hijos
  • Tienes claro que no quieres hijos en tu vida

He conocido inclusive muchas madres que lo han sido porque era lo que se esperaba, pero que por ellas hubieran deseado no haberlos tenido.

La mayoría de las personas creen que el tener hijos garantiza una serie de cosas en la vida: compañía en la vejez, amor, cariño y felicidad, o en muchos otros casos estar a la altura del resto de tu circulo de amigos o sociedad y por supuesto, el deber: hay que procrear.

Pero ¿es garantía real de que vas a ser más feliz? Nos han programado desde que nacemos con ello y está en nuestros genes, pero muchas veces los hijos se convierten en el punto de ruptura en una pareja.

Muchos abandonados y en separaciones se convierten en el objeto para hacer daño o inclusive se convierte en el estorbo a la hora de rehacer la vida de nuevo.

Eso no lo digo, yo, lo palpamos a diario y también está oculto en la sociedad y nadie habla de ello. Nadie habla de las disputas que trae consigo los hijos tras una ruptura y lo que pueden llegar a sufrir ellos antes estas situaciones.

La vida es demasiado maravillosa como para desperdiciarla, naciste sola y te irás sola, y tú eres responsable de tu propia vida y de tu felicidad y ni siquiera creo que haya que plantearse la vida dejando la responsabilidad a un hijo para que me haga feliz.

Aún así, yo no pierdo la esperanza de serlo algún día, porque realmente lo deseo y no creo que deba existir una edad límite para ello. Es una decisión personal, intransferible y no negociable.

Donde si que he perdido la esperanza es que la gente no siga señalándote silenciosamente como una mujer sin hijos, es difícil no deslastrarlo de la sociedad.

Es difícil porque al parecer debería ser lo más normal del mundo, pero espero que alguna vez se pueda entender que para otras muchas mujeres no es lo más normal del mundo y se convierte en un tema tabú para si mismas.

Carolina Gonzalez

Desde que empecé mi vida sexual a los 17 años tuve súper claro que debía cuidarme para no quedar embarazada, y así ha sido siempre. Nunca he tenido ningún percance al respecto: abortos, dudas, como les pasa a otras mujeres.

Creo que desarrollé desde muy temprana edad un argumento súper fuerte y muy agarrado a mi consciencia que me decía que tener hijos no era lo que deseaba para mi, y eso que crecí en una hogar súper bonito con unos padres maravillosos que me dieron una vida feliz y una infancia maravillosa, cosa que les agradeceré toda mi vida.

NO, no deseo ser madre, no porque no me gusten los niños, de hecho me encantan; generalmente se piensa que las mujeres que no quieren tener hijos no les gustan los niños.

NO porque sea estéril, de hecho fisiológicamente soy una mujer sana capaz de procrear.

Sencillamente es algo que no está en mi, no nace de mi ser, y este sentir no ha sido afectado por ningún tipo de presión social, parejas, familia, sociedad, nada me ha hecho dudar sobre esta premisa de mi vida.

Justo el fin de semana, estábamos en un cumpleaños tipo picnic con una pareja de esposos amigos, en compañía de familiares suyos, celebrando el cumpleaños de uno de los hijos de la pareja. La suegra de mi amiga nos miró a mi chico y a mi y nos dijo: ¿Y vosotros para cuando tendréis hijos?

Recuerdo que todos se quedaron en silencio y nos miraron, mi chico y yo nos miramos y giramos la cabeza de izquierda a derecha en señal de negativa. Yo le dije que no lo deseamos, que no es nuestro sueño y así estamos muy bien. Sin embargo, el silencio continuó unos cuantos minutos más.

La presión social sigue y es fuerte a pesar de la supuesta modernidad de los tiempos, digo supuesta porque realmente no siento que haya una evolución en este sentido, de hecho percibo que hacía la mujer aún continúan los mismos juzgamientos arcaicos de siempre.

A veces te sientes excluido por amigos y conocidos que tienen hijos, ya no te invitan a compartir con ellos. A las mujeres en particular, es más sentenciante pues es como si al no tener hijos de alguna manera confirmarás que no eres una mujer, que no estás cumpliendo con esa función social y que eres una extraterrestre.

Tengo treinta y tantos, siento que cada día que pasa mi argumento se ha enriquecido de nuevos razonamientos para no tener hijos; pero más que un argumento desde siempre ha sido una convicción. Es un sentir sincero, profundo en donde siento que soy leal a mi misma, a mis principios; esto es vital para no autoengañarse a sí misma con este tema.

Si tuviéramos la capacidad de ir más allá, de ver las raíces, los orígenes de lo que nos dicen debemos ser y hacer socialmente como mujeres; quizá muchas repensarían sus argumentos para ser madres y tomarían una decisión más consciente, más libre y sincera con ellas mismas.

Elisa Martínez
La Casita de Cucho

Me haces una pregunta súper complicada y a la vez muy difícil para mí, la verdad que es un trauma que me trae de cabeza. Hace muchos años que tengo mi instinto maternal activo, es algo que no puedo remediar, a veces hasta con mis parejas he tenido dicho instinto.

Hace doce años perdí un bebé que en su día fue una cosa que no esperaba pero a medida que iba creciendo mi ilusión y mi alegría crecía con él.

El día que tuve que ir al hospital a hacerme un legrado porque mi pequeñín no estaba vivo, es el peor día que he tenido en toda mi vida y mira que he pasado malos momentos pero es algo que no puedes explicar.

Un dolor que no se llega a superar del todo aunque a día de hoy, consigo que no me haga daño.

Todas mis amigas tienen hijos, incluso las más jóvenes y muchas veces siento que he perdido toda mi juventud con la persona no adecuada porque no se decidía a dar el paso, por sus temores y constantes dudas.

Me siento súper mal porque es algo que siempre he deseado y que soy consciente que no voy a tener, pues no me gustaría ser madre con más de 30 años y tengo 31.

Preguntas cuál es mi edad tope, pues hubiera sido los 25 porque para criar a un hijo en condiciones tienes que dedicarle mucho esfuerzo, tiempo y tienes que tener en cuenta muchas cosas.

Siempre pienso que he sido una niña con problemas de salud y que he tenido la suerte de que mi madre era joven y con mucha fuerza y vitalidad.

Yo sé, que no voy a ser madre y eso me da mucha tristeza porque soy consciente de que no voy a ser feliz del todo y que mi vida no va a estar completa porque faltara un pedacito.

María Crochet
Tejiendo en Klingon

Me llamo María, tengo más de 35 años y no tengo hijos. Este tema que, en un principio, debería ser solo asunto mío y de mi marido parece que tiene que ser sometido a la opinión de todo el mundo.

Me han insistido hasta la saciedad, mi salud, mi cuerpo y mi fertilidad se han visto vilipendiadas por mujeres, sin importar el grado de confianza que hubiera en nuestra relación -familia de mayor o menor cercanía, vecinas, compañeras de trabajo, conocidas de familiares, amigas….- al enterarse de que no soy, ni entra en mis planes ser mamá.

Me han dicho las primeras lindezas que se les ha pasado por la cabeza, cosas bonitas como: eres una egoísta, una niñata, inmadura, egocéntrica, irresponsable, no estás bien de la cabeza, que me voy a quedar sola, o, simplemente, que los tengo que tener y punto.

Me gustaría preguntar a algunas -ya que no todas lo hacen- madres, ¿qué pasa por vuestras cabezas para insultar a alguien que no tiene hijos? Si tu decidiste ser madre ¿Qué más te da lo que yo decida? ¿Qué mas da si hay mujeres que libremente deciden no ser madres o no lo son porque no pueden? ¿Donde está el problema? o más en concreto ¿Cual es vuestro problema con eso?

A veces me da la sensación de que las que así obran tuvieron hijos sin ganas, solo porque había que tenerlos y ahora se encuentran quemadas y resabiadas porque otras tomaron la decisión que ellas no se atrevieron.

No creo que mi vida sea mejor ni peor por el hecho de no tener hijos. Simplemente es lo que he decidido; no necesito un hijo para ser feliz porque creo que la felicidad no depende de nadie más que de mi misma, ni voy a traer uno al mundo para que me cuide cuando sea mayor porque creo que pocas cosas hay más egoístas que esa, ya el hijo ha de vivir su propia vida.

Alexandra Dacier
Seguimos Alexa Dacier

Ahora mimo la presión no la llevo, porque no estoy viviendo en mi país de nacimiento. Allí la media de adolescentes que tienen hijos a temprana edad es muy fuerte y un poco triste. Desde los 12 años ya muchas niñas son madres.

Por esa misma razón diría yo, que la sociedad encuentran extraño que tengas mas de 30 y que aún no seas madre.

Siempre he dicho que me gustaría iniciar la aventura de ser madre justo a los 30, ya casi!!! y no es por la presión, sencillamente por que considero que es una edad en la cual mentalmente las mujeres vamos cambiando y nos acercamos más a lo que es la construcción de nuestra vida personal. Si esto pasa antes o después no creo que me afecte.

Ahora mismo no tengo hijos y la verdad que me siento súper bien, porque siempre me he dicho que los hijos deben de llegar en el momento prudente y en el cual tú lo estés buscando.

Cómo es ser madre después de los 30

Cristina López
Mente emprendedora

En mi caso, cuando fui madre, no fue por elección, aunque siempre supe que quería serlo algún día.

Tenía 28 años y siempre soñé que cuando decidiera serlo sería porque tendría la situación idílica, a nivel económico y profesional.

En el momento en que me enteré, me puse triste, teníamos un negocio del que intentábamos salir, mi marido intentando traspasarlo, yo pendiente de buscar trabajo y teníamos una situación económica bastante precaria (lo habíamos invertido todo en el negocio).

Siempre supe que quería tener hijos, no porque tuviera ese sentimiento maternal del que me hablaban a veces, sino porque mi familia siempre había sido muy clan. Además todas mujeres, nos habían pasado muchísimas cosas, separaciones, muertes, familias reconstruidas y siempre estuvimos unidas.

Mi madre siempre repetía que lo mejor de su vida, a pesar de todo, había sido compartirla con nosotras (tengo una hermana), y eso quería yo para mí, formar mi propia familia y, a poder ser, tener más de un hijo.

Mi marido es hijo único y la idea de un solo hijo tampoco le atraía.
Cuando me quedé embarazada sentí que nunca hubiera sido la situación apropiada y que ya que había surgido así, tenía que disfrutarla.

Después de una hija vino otra y luego otra. Sí, tengo tres. Siempre he pensado que es lo mejor que he hecho en mi vida, cada una de ellas, en diferentes circunstancias y viviendo cada momento según llega.

Mis hijas son las que me hacen ser mejor cada día, retarme siempre para dar ejemplo, para ofrecerles opciones, para compartir y transmitir todo lo que sé, pero sobre todo son mis grandes maestras y me encanta compartir mi vida con ellas.

No he sentido nunca ese “instinto maternal” del que hablan, o puede que siempre lo haya tenido sin saberlo, no lo sé.

No fue una decisión meditada en mi caso, aunque sé que es lo mejor que me ha pasado y que ahora no quisiera que hubiera sido de otro modo.

Respeto y comprendo profundamente que ser madre o padre es una elección que cada uno debe reflexionar, pero no como hacen algunos en cuestiones económicas o porque tu lo necesitas, sino por estar dispuesta a todo lo que implica, que es mucho más, en dedicación, en amor incondicional y en tener un tipo de vida u otro.

Lo que evidentemente es conveniente, es que ambas partes opinen lo mismo.

Mariajesús Tobío
Ama Arquitectura

Bueno, como yo he tenido a mis dos niñas a los 40 y a los 42, creo que puedo contestar en los dos bloques de preguntas. Empezaré por cuando tenía más de 30 y no era madre.

La verdad, lo de tener hijos me agobiaba un poco. Tooodo el tiempo que tienes que dedicarles, el trabajo que te dan y luego estaba la responsabilidad de la educación. Así que yo, prefería darle prioridad a mi trabajo y lo de los hijos sin prisa.

Y tengo que decir que, no es que sufriera presión social para tenerlos, porque cuando me decían “venga mujer!, anímate (a tenerlos, se referían)”, yo contestaba: “no si yo estoy animada”, dando a entender que no me hacía falta tener hijos para disfrutar de un buen estado de ánimo.

Y también tengo que decir, que sí he sufrido el menosprecio de algunos hombres que tenían hijos. Me daban a entender que yo no sabía de la vida, que no sabía lo que era sacrificarme por los demás, que no tenía ni idea de muchas cosas.

Eso me ofendió la primera vez que me ocurrió. Cuando ya me pasó más veces, ya no me afectaba tanto.

Fue hacia mis 36 años cuando cayó en mis manos un libro que hablaba sobre cómo cuidar tu propia fertilidad, que me asusté de tal manera al conocer que la fertilidad de la mujer va bajando con los años, y con la mala calidad de vida, ahí me empezó a entrar un poco de apuro con el tema.

¡Yo no sabía que mi fertilidad estaba bajando a pasos agigantados! Llamadme ignorante, pero no lo sabía. Y lo descubría a mis 36.

Así que a partir de ahí, fue tirarme de cabeza. Incluso en alguna temporada, algo obsesiva. Pero no había embarazo.

Luego me despreocupé y me dije “que pase lo que tenga que pasar” y cuando cumplí mis 40, ahí me viene mi primera niña en camino.

Luego ya de metidos en faena me dije “donde comen dos comen tres” y nos fuimos a por la siguiente. Que también salió niña. Y es la mejor decisión que pude tomar. Meterme con las dos casi a la vez (se llevan 17 meses). Porque lo vivo todo mucho más intensamente que cuando tenía sólo a la primera.

Yo no es que estuviera insatisfecha con mi vida. Al contrario. Me gustaba mi vida. No echaba de menos tener niños. Pero quería proyectarme en el tiempo, quería perdurar en el tiempo. Y para eso un hijo, es lo que hace falta.

Además, me tomaba mucho trabajo personal ayudando a las personas a hacer que tuvieran vidas mejores y pensaba que ya era hora de dedicarme ese tiempo a mí también. Por eso quería tener hijos.

Una vez que tuve a mi primera niña en los brazos, tengo que decir que a partir de ahí se ha desatado ese instinto, y miro para todos los bebés, cuando antes de tener a mis hijas no me llamaba la atención ninguno.

Se ha soltado mi niña interior y a la vez también la persona más responsable que llevo dentro.

Eliana Vásquez de Espacios de Soledad

Eliana Vásquez
Espacios de Soledad

Mi maternidad no fue planificada, pero desde el primer momento que supe que estaba embarazada comencé a amar a mi bebé con locura.

Siento que las mujeres asumimos con más valentía esta responsabilidad que los hombres, y una vez que decidimos ser madres, no hay retorno posible para una vida ajena a nuestros hijos ni alejada de deberes materiales y emocionales.

Pero ocurre que muchas veces somos madres sin siquiera haber crecido primero por dentro, sin sanarte como mujer para afrontar la maternidad de una mejor manera, sin tener conciencia que esa criatura amada algún día crecerá y guiarlo hacia el camino de una adultez saludable.

Claro que esto es algo que desconoces totalmente cuando la vida te sorprende con el rol de madre soltera y no te queda de otra que asumir tu nueva versión ante una sociedad que solo admite el triángulo perfecto para poder aceptarte como una familia completa.

Abogo absolutamente por las mujeres que deciden no tener hijos porque socialmente no tenemos ninguna obligación de ser madres para lograr lo que tradicionalmente se conoce como familia.

Las parejas que deciden no tener hijos tienen toda mi aceptación porque un dúo no necesita ser un trío para lograr ser una prole, y esto lo digo por experiencia propia.

Mi hija fue la mejor decisión que pude tomar en mi vida, pero no haber tenido hijos también hubiese sido una gran decisión, me hubiese gustado tener otras prioridades y conjugar mi vida desde otros ángulos.

Aparte de ser madre también soy una compañera de vida que enseña y aprende. Estoy construyendo sus alas para que vuele alto, y ahora que es adolescente la dejo volar y la atajo en su vuelo.

Virginia Gil Rodríguez
Blog de autora

Creo que desde siempre he querido ser madre. Quería experimentar ese amor incondicional que es capaz de darlo todo a cambio de nada.
Tengo unos padres increíbles que además de confianza absoluta, me han dado libertad y unos valores que me han ayudado a ser la persona que hoy soy.

En cierto modo, el ser madre me permitía transmitir lo aprendido a mis hijos, entregarles el gran regalo del amor tal y como yo lo había vivido.

Al ser hija única, y aunque siempre he sido muy independiente y he disfrutado mucho con mi soledad, en algunos momentos he notado la ausencia de un hermano. De ahí que tuviera claro que si la vida me lo permitía quería tener dos hijos, bastante seguidos.

No me puedo quejar: tengo una niña de 9 años y medio, un hijo de casi 8, 18 meses entre los dos.

Creo que el instinto estaba en mí desde siempre. Me veía siendo madre y sentía que tenía algo que aportar.

Estoy disfrutando dándoles lo que sé, lo que soy, pero en realidad cada día recibo mucho más de lo que les puedo ofrecer: ellos han despertado mi creatividad, me van enseñando a ser mejor persona.

Como puedes ver cada experiencia es única, hermosa y maravillosa. Como conclusión me quedo con que ser o no ser madre es una elección que debes considerar seriamente porque es una experiencia que nadie vivirá por ti, una vez empieces a recorrer ese camino no hay vuelta atrás, serás madre por siempre y nada en la vida será como hasta ahora.

Disfruta del día de la madre hoy y siempre, porque aunque no lo seas has tenido la fortuna de nacer mujer, de crear y dar vida cada mes. Así no tengas un hijo tienes el privilegio de renacer cada 28 días y eso ya es algo maravilloso para celebrar y disfrutar.

Acéptate, ámate y no seas tan dura contigo misma, tal vez en esta vida tu destino es ser madre o tal vez no, el asunto es ¿Cómo piensas vivir esta experiencia: quejándote, lamentándote, odiando al destino, dando tanto a tus hijos que olvides tu esencia o haciendo algo que valga la pena, que repercuta y que trascienda más allá de tu ego o de tu hijo? Piensa en ello y luego celebra la vida que estás viviendo y que es el resultado de las decisiones que has tomado.

Gracias a mis 9 valientes por sus aportes, por compartir tanto y por abrirnos los ojos con vuestras experiencias.

No olvides contarnos en los comentarios:  ¿Qué es para ti ser madre? y ¿Cómo vives tu situación al ser o no ser madre?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

63 respuestas a «Ser o no ser madre después de los 30 una visión de 9 bloggers»

Que divino el poder leer las opiniones de las demás chicas.
Mil Gracias Diana por la invitación este post tan excelente.
Seguimos.

Increible post, y la verdad que la vivencia de cada una tan distinta, me ha gustado porque he interiorizado cosas que no me atrevía de decir a mi misma, y sobre todo a entenderme como alguién capaz de estar sola, aunque lo siga deseando y no morirme de la tristeza, o al menos en el intento.
No es fácil ir por el mundo debiendo que tener un hijo aun deseandolo y no poder tenerlo por cualquier cistcunstancia, pero hay que buscar la otra forma de ver las cosas, sin que eso no se convierta en un trauma.
Gracias por este post me ha encantado colaborar contigo.
Un abrazo

Ninett gracias a ti por tu aporte, por compartir tu experiencia y por ser tan transparente en un tema que no es nada sencillo. A mi también me ha encantado y cuando quieras esta es tu casa 🙂

Wow! vaya testimonios! apuesto por todas aquellas valientes que no tienen hijos por decisión propia. Nos brindan el tiempo que consumirían con sus hijos, a todos los demás. Eso sí que es ser Generosa! Yo creo que lo importante es ser una misma. A pesar de todo. Enhorabuena por este post Diana!

Gracias a ti guapa, me ha encantado compartir vuestras visiones y descubrir entre todas una visión sobre este tema tan interesante. Es fabuloso. Gracias de nuevo por aceptar esta invitación 🙂

Puff un tema muy interesante la verdad y más a mi personalmente porque a mi alrededor estoy viendo como mis amigas ya van quedándose embarazadas o teniendo sus primeros hijos y yo con mis 33 veo que por mi situación laboral que tengo unos horarios complicado para compaginar con un niño no Se cuando será el mejor momento. Me ha parecido muy interesante tu punto de vista. Bss

Cristina gracias, me alegra que te haya gustado el post y sobre todo que veas no solamente mi punto de vista sino también el de las otras chicas que, con más de 30 viven de alguna manera, un poco diferente, la situación que tu estás viviendo. Un abrazo guapa 🙂

Me ha encantado el artículo Diana, que interesante leer opiniones y experiencias tan diferentes.
Ya que no llegué a tiempo de mandarte mi experiencia, te la cuento por aquí.
Tengo más de 30 años y no tengo hijos. Nunca tuve instinto maternal ni me gustan especialmente los niños. No diré que nunca los tendré porque las personas y las circunstancias cambian, pero de momento tengo claro que no quiero tenerlos.
Leyendo tu artículo me doy cuenta que soy afortunada, porque aunque mucha gente me pregunta, nunca me han menospreciado ni insultado por mi decisión.
Yo no siento presión social, supongo que porque estoy muy segura de mis razones y también de que mi felicidad nace de dentro y no de otra persona (pareja o hijos), y que no necesito ser madre para sentirme completa.
Un abrazo guapa

Guapa, el tema de la discriminación creo que va más con la cultura. En países de Latinoamérica el tema de no tener hijos es casi visto como un pecado, aquí es algo que se acepta mucho mejor, me parece mí. Aunque claro, no faltará la familia que es súper radical, pero me encanta saber que no es tan fuerte y sobre todo que tienes clara tu postura, creo que eso siempre es importante a la hora de defender lo que queremos o no en nuestra vida.
Un abrazo y gracias por tu comentario guapa 🙂

Estoy de acuerdo guapa y más ahora con los avances en la ciencia y esas cosas. Además es my normal que las mujeres tengan hijos casi a los 40, parece que esa es la edad ideal en este momento 🙂

En primer lugar, quería darte las gracias por contar conmigo para este proyecto; el post ha quedado genial y me ha gustado mucho leer experiencias diferentes y parecidas a la mia. Cada mujer ha de ser libre para tomar una decisión tan importante que, sin duda, cambiará su vida para siempre.

Vaya!!, no entiendo por qué la sociedad y nuestro entorno, tienen que agobiar a las personas de esa manera. Para mí la libertad de expresión, la libertad de elección y la libertad en todo el amplio sentido de la palabra, es algo que no cambio por nada del mundo. He sido madre con 38 años, casi 39 porque mi hija nació unos cuantos días antes de mi cumpleaños, a día de hoy, nunca me he arrepentido de haberla tenido, a esa edad eres bastante consciente de lo que quieres y de lo que no quieres hacer con tu vida y con tu vida de pareja.
Quizá en mi caso, nunca he tenido especialmente desarrollado el instinto maternal, ojo, eso no es igual a que no me gusten los niños, sí que me gustan, de hecho, disfruté muchísimo a mis sobrinos cuando vivía en Chile pero, nunca me vi a mí misma como mamá, a fin de cuentas, los sobrinos son prestados y vuelven a sus padres al final del día, sin embargo, cuando supe que la niña venía, ese instinto no desarrollado del todo, creció y solo deseaba el día en que pudiera por fin verle la carita.
Lo que me más me agobiaba durante el proceso, eran los pronósticos de gente que no ha estudiado para médico y que se cree dueña de la verdad, cierto es que podía ser pero no fue, cierto es también que según la edad, además de ser más difícil quedarse embarazada, los riesgos son bastantes grandes, aun así, mi marido y yo nos arriesgamos, no iba a querer menos a un hijo por tener un síndrome de Dawn por ejmplo…, en fin, en definitiva creo que cada uno es dueño de elegir el camino que más le acomode de acuerdo a su vida y sus circunstancias, nadie tiene derecho a inmiscuirse en el metro cuadrado de nadie, soy afortunada, nadie me juzgó, nadie me motivó, nadie hizo nada de nada para que tomara decisiones.

Gracias María por contarnos tu experiencia, estoy de acuerdo contigo no debería nadie inmiscuirse en la vida del otro, cada quien vive su vida como quiere y mejor le parezca, porqué hay personas que si no es metida en la vida de otras no son felices ¿Qué manía? Me alegra que todo haya salido bien para ti, porque en definitiva ¿Por qué no iba a ser así? Un abrazo y de nuevo gracias por compartir 🙂

Diana que diversidad de opiniones y todas apuntando hacia el sentir femenino, el cual no necesita del instinto maternal para ser completo, la verdad que es un post grandioso, porque la maternidad siempre será una controversia ya sea a edades muy tempranas o a edades que al parecer ya pierden vigencia para la sociedad o cuando el reloj biológico ya va tocando la puerta; en estos días leí algo tan sensato, destrás de una mujer que no quiere o no puede tener hijos, se esconde una historia, y es preciso respetar esa historia.
Hermosas palabras de todas estas grandiosas mujeres, unas con la firme convicción de no tener hijos, otras deseándolos, y otras disfrutando de su maternidad, como te conté mi maternidad fue improvisada, pero ha sido un regalo grandioso de la vida, si mi hija no quisiera tener hijos en el futuro la apoyaré sin duda alguna, estoy trabajando en mí, pero también estoy trabajando en su amor propio y en entregársela a la vida como una adulta saludable, porque creo absolutamente que lo mejor que podemos hacerle al planeta es dejar un legado de hijos amados.
Gracias por dejar que mis palabras se posaran en uno de tus posts, te admiro y me encanta ser una de tus invitadas.
¡Un gran abrazo a todas!

Guapa yo soy definitivamente la afortunada, gracias por aceptar mi invitación y compartir un pedacito de tu historia que es tan maravillosa y rica como la de todas las chicas que aportaron su granito de arena en este espacio. Un gran abrazo y a seguir disfrutando la vida con tu nena, porque como dices hay que dejarles un gran legado, uno que las ayude a ser las mujeres independientes, empoderadas y sin prejuicios que hoy en día se necesita 🙂

todas las mujeres pensamos diferente, cada una de nosotras tiene un estilo distinto de vida, hay algunas que priorizan su trabajo por uno u otro motivo. Las experiencias comentadas por cada una de ellas son la realidad pura. Lo unico que puedo decir es que cuando tienes un hijo te cambia la vida por completo y es lo mas maravillos que te puede pasar.

Buenas!! Que alegría haber caído en este post de repente. Tengo 23 años y como mucha gente me ha dicho es muy pronto aún para saber qué va a ocurrir en mi y que cambios tendré a lo largo de la vida. Dicen que a casi todas las mujeres les llega lo que llaman «instinto maternal» pero la verdad es que yo creo que no va conmigo. No porque no me gusten los niños, tengo dos sobri iros y les adoro pero tienen su madre. Me parece que cada uno elige que vida quiere vivir y las mujeres estamos muy juzgadas hagamos lo que hagamos.
Bravo por tu artículo y por las mujeres que han escrito en el

Celia eres como dicen por ahí, una bebé 🙂 Hay que disfrutar la vida, las cosas llegarán cuando tienen que llegar, si es que llegan. Tú sigue disfrutando y viviendo intensamente si es de ser madre te llegará el momento y en caso de que no, no pasa nada, tendrás sobrinos y encontrarás aquello que te llene y te haga vivir la vida con amor intenso, de eso no me cabe duda. Un abrazo y bienvenida, me alegra que te haya gustado este post 🙂

Para ser o no ser madres nunca es el momento, creo que el momento apropiado es cuando sucede y es una decisión que muchas veces no se busca ni se desea, solo ocurre.
Por lo tanto a disfrutar de lo que nos llegue, siempre será algo bueno, que cambia la vida, totalmente y sino llega pues sin hijos se vive muchas cosas que con ellos no se podría, por que los hijos son unos encartes, para según que se quiera vivir.
Que luego de tenerlos se disfruta o se sufre, depende de las circunstancias, para cada persona será una experiencia única e irrepetible.
Con mis tres hijos nunca he tenido cosas que lamentar aún, al contrario son una alegría cada uno en su personalidad, pues son bien diferentes, pero eso es lo que hace que la vida sea mas alegre.

¡Hola!
Pues yo tengo 22 años y sigo sin tener ese instinto maternal… no me atrae para nada la idea de ser madre. No porque no me vea capaz, si no por que no quiero simplemente.
Los niños me gustan mucho, me gusta jugar con ellos, enseñarles y todo eso…
Por suerte, mi pareja, con la cual llevo más de 5 años y tienes dos años más que yo, tampoco quiero hijos ni ahora ni en un futuro. No es algo que nos hemos planteado nunca.
Creo que una mujer no deja de ser mujer por no tener hijos.
La sociedad nos a creado con esta frase: Si eres mujer, tienes que tener hijos. Tienes que procrear, ya que por eso has sido creada.
Y es una pena que muchas gente nos vea solo para eso…
Puedes ser feliz y disfrutar de la vida sin hijos.
Un beso 🙂

Coincido con todas las madres que han dicho que no sentían ese «instinto maternal» del que tanto se habla hasta que di a luz. A partir de ahí, cuando ves a tu pequeño/a, empieza a crecer un amor incondicional que va en aumento. Antes, nada de nada. De hecho, también soy de las que no tenía planeado ser madre tan pronto, aunque siempre he tenido claro que quería serlo en algún momento de la vida.
Me ha gustado mucho el post!
Un abrazo guapa!

Te cuento que es algo realmente interesante lo que has podido lograr con todas estas experiencias, la verdad yo voy a cumplir 18 años, muchas aún no lo saben, tengo una bebé de 5 meses y medio, y la verdad si me cambio la vida pero no me arrepiento de nada, puede ser porque he tenido la vocación mas no pensé que tan joven, pero ese regalo de Dios se viene en el momento que menos lo esperar por mas que te cuides o no, en su momento llegara, soy primeriza pero la experiencia única como ella misma, vivencio cada día como una historia nueva al lado de mi bebé y de seguro cuando seas madre será lo mas hermoso del mundo, Ser o no Ser dependerá mucho más de tu convicción, de tu querer y de tu desear.

Desde mi visión como el 10 bloguers te diria que depende mucho de ti, de saber si lo quieres ser, todas las historias son distintas cada una con un picante entre todo, pero tu ¿realmente estas preparada para serlo?, ¿quieres de verdad sentir este hermoso regalo de Dios?, son dos preguntas cuestionate mirate y ve hacia adelante pues alli es donde realmente miraremos pasar nuestras vidas, quieres sentir compañia no solo de tu pareja, o quieres llegar con el amor simple de dos que es mucho, pero que al final de cuentas hace falta más.

Interesante visión hermanito, tú que desde que te conozco quieres niños se me hacía que te estabas demorando, de hecho muchas veces pensé que ibas a salir con hijos antes de los 20 jajajaj 🙂

Tal como esta la situación hoy en día pocas tienen los hijos antes de los 30 años. En mi caso particular mi hija primera la tuve con 33 años y el segundo con 36. Si lo comparas con la edad con la que lo tuvieron nuestras madres es tardísimo, pero comparado con el resto de mis amigas han tenido su primer hijo cuando yo tenía el segundo…Con lo que al final cada vez se tienen mas tarde.
Es una pena porque cuando sean mayores en vez de padres vamos a parecer abueletes pero es lo que hay.

Zoraida, eso ya no es así, porque si vives hasta los 80, que es la media en España, vas a tener más de 40 años de ser padre/madre, ¿qué más quieres? Además aquí los abuelos de 80 están más sanos que algunos jóvenes de 20 en en ciertos países del mundo. Así que esa idea arcaica de que no vas a tener hijos sino nietos, está mandada a recoger 🙂

Me ha sorprendido y gustado el post muchísimo no sólo por lo que dices sino porque aportas testimonios muy interesantes de ambas partes. Yo soy de las que creo que estaré igual de realizada tanto si soy madre como si no, aun no es mi momento y no sé si lo será algún día porque no estoy cerrada a la experiencia. Lo que me molesta a veces es que hay madres que cuando tienen a sus hijos ya no existen aparte de ellos, ya no tienen intereses ni vida y siempre están presumiendo de su maternidad, como echándotela en cara. Lo dijo me ha encantado, besotes

Penny gracias por tu mensaje, la verdad es que fue genial contar con estas bloggers para que compartieran su experiencia que es maravillosa.
Comparto tu punto de vista, también conozco muchas mujeres que se pierden así mismas gracias a los hijos y es una pena, pero cada quien elige cómo vivir esa etapa y su vida a partir de ella 🙂

Yo creo que se puede ser madre sobre los 30 años, creo que cada quien es libre de tomar esa importante decisión, por otro lado sobre los 40 años tendría que haber más cuidado pero eso no es necesario, que se exijan más controles. Al final yo creo que el disfrutar de un hijo es una experiencia bella.

Uno de los mejores post que te he leído. Me ha encantado, con todas coincido en algo pero lo importante creo que mientras una haga lo que de verdad sienta, sin presiones siempre será lo correcto. Yo estoy justo en los 30 quiero ser madre, si quiero tener un hijo pero no me veo con la ilusión de estos momentos, primero quiero vivir algo más yo; aunque también cuánto más pase el tiempo más difícil será…. es una decisión complicada y para toda la vida por eso siempre, con corazón y no con la cabeza.

Para mi la verdad es de que es un tema bien relativo y que para nada nadie tiene una verdad absoluta de la realidad, lo digo por mi experiencia y porque lo veo ventajas y contras a todos los puntos de vista. Yo fui madre muy joven, renuncie a muchas cosas por ello, pero hoy día vivo una delicia con mis hijas ya tan grandes, pero tambien veo chevere las que deciden no tener y tenerlos a determinada edad madura, yo leo, pero esa es mi opinión, ya que cada quien desde su propia experiencia opina y para cada quien es su propia verdad,

Guapa así es, como dice mi madre: «cada quién opina según cómo le vaya en la fiesta», y eso es lo bonito de todo, que compartamos opiniones según nuestra propia experiencia. Un abrazo 🙂

Excelente y emotivo post!
Me impactaron todas a su manera y cada vida es un mundo.
Para mí es más valido no tener hijos que traerlo solo por la presión social. La gente es cruel y estupida. Tengo un par de amigas y familiares que decidieron no tener hijos y las aplaudo. Yo me case muy joven (18 años) y mi única hija la tuve a los 21. Es fabuloso tener 40 y una hija de casi 20. Me siento joven y dispuesta para ella. Pero a mis 40 me planteo sin tener otro hijo. Llevo casada seis años en un segundo matrimonio y tener otro hijo me tiene pensando. Pero al leer las historias aquí de mujeres de más de 40 con dos bebés quizás me anime.
Eliza espero Dios te bendiga con un bebé porque de verdad lo deseas, y si no es así que seas completamente feliz porque ser madre biológica no es garantía de felicidad, aunque yo lo sea. Mi mejor amiga tuvo su primera hija a los 42 y déjame decirte que ha sido su mayor bendición porque estaba preparada emocional, profesional y con una bella familia para brindarle a su pequeña. Así que a los treinta y algo es una muy buena edad para seguirlo intentando.
Para las demás mi admiración y seguro releeré muchas veces este post porque me encanto.

Claudia muchas gracias por tu mensaje, qué linda, eres un sol por compartir con nosotras tu visión sobre este tema. Como bien dices si realmente es algo que te anime, tener un hijo siempre es una bendición, tú mejor que yo lo sabe. Así que a por ello guapa y gracias por dejarnos tu granito de arena por aquí 🙂

Tengo una amiga que es ginecóloga y siempre nos decía q teníamos que buscar antes de los 30. Yo no se si fue eso, que poco a poco lo interiorice pero no tenia ni instinto ni ganas ni nada, y de pronto un día me levante con el instinto a flor de piel… Al final lo busque con 29 y con 30 recien cumplidos lo tuve. Antes de eso ya me podían decir que jamas lo tomaba personal, ni q fuera conmigo.
Cada cual es libre de elegir, y la gente debería cerrar la boca de vez en cuando, porque a veces duele. Para la q lo intenta e intwnta, se somete a tratamientos, pruebas, abortos, mas tratamientos, mas esperanzas rotas, para q llegue el g… De turno a amargar. O la pareja que no quiere pq NO quiere, ¿y?

Gracias Iris por tu aporte y por compartirnos un poquito de tu historia, la verdad es que la gente debería callar, pero también nosotras tenemos que aprender a no escuchar todo lo que dicen los necios 🙂 Un abrazo guapa 🙂

Hola Diana, no había leído el post, ha quedado genial, me ha gustado mucho leer a mis compañeras y sus opiniones pues asi tengo otra valoración mas y que creo que me aporta mucho también.
Estoy totalmente deacuerdo con ellas en que cada una tiene que tomar la decisión por si misma sin influencia de nada ni de nadie, ni tan siquiera de su pareja pues al fin y al cabo quien sufre todos los cambios es la mujer y cuando ellos se cansan se separan y punto pero una mujer por regla general no abandona a sus hijos, cuidado que tampoco digo que los hombres lo hagan solo que la gran mayoría si lo hace aunque conozco casos de padres maravillosos que se ocupan de sus hijos tanto como sus mamas!!!
Un besito Diana y gracias por contar conmigo

Creo que la pregunta que mas me han hecho en mi vida y mas desde que estoy casada es … Y los niños? Para cuando? He llegado a evitar encontrarme con gente por evitar el momento porque es agotador. No somos padres porque no queremos y es algo que hemos tenido claro desde siempre y no, no me siento frustrada ni nada similar… El ser madre es una opcion libre!

Querida Diana,
Sobrepasando los 38 y después de haber escrito hace ya casi dos añitos, un articulo en el que ya lo cuento «La decisión de no ser Madre» y en el que tú también y bien dejaste tus palabras, utilizo yo ahora este espacio tuyo, para dejar una nueva actualización del tema.
Que mi padre estuviera ausente emocionalmente conmigo desde que fui peke, marcó mi vida, tanto que no podría soportar tener un hijo que sufriera una ausencia parecida.
Decidí no ser madre, pero porque no encontré al padre que no fallara a ese hijo, independientemente de que su padre y su madre se separen en el futuro y eso, velar por que ese niño tenga amor real e incondicional de sus padres (al menos en la época de la infancia hasta que pase los 15) es vital para que ese niño crecer de fabrica con una autoestima equilibrada y sana. Hay mucha tela que cortar en ese tema… me centro exclusivamente en tu articulo. Ahora me entran dudas si es posible si a mi edad pueda congelar mis óvulos por la posibilidad que aún pueda aparecer ese padre de nuestro hijo en el futuro. Recuerdo que sólo una vez me nació el instinto maternal y fue cuando creí haber encontrado al hombre que cumplía con esos requisitos (me equivoqué, ese hombre estuvo 2 años en mi vida y desapareció). ¿Y si aparece el padre adecuado y me nace el instinto del si y resulta que mi fertilidad ha desaparecido?
Por el momento soy madre a mi manera de todo lo que construyo, del amor que regalo y doy y eso, espero poder seguir siéndolo siempre, ya que me encantaría poder dedicar mi vida, también como profesión, ayudando a algunos demás a despertar pasando por un proceso parecido por el que pasé yo, en cuanto a sanar la autoestima.
Un Abrazo compañera… si alguien sabe de ese tema sobre si congelar los óvulos tiene fecha de caducidad…estaré atenta. Yo una vez quise donarlos y me dijeron que no porque tenia 35, no se si para uso propio pasa lo mismo (que caducan). Instinto materna, también digo, no tengo ninguno probablemente por mi historia personal.

Hola Lucía, muchas gracias por tu comentario. La verdad sobre el tema de congelación de óvulos no sé nada, pero tengo una pregunta si llega la persona adecuada adoptar no sería una opción que considerarías? lo digo porque sé que muchas personas creen que tener un hijo de tu propio vientre crea más conexión que adoptarlo, no sé no soy madre de una u otra manera pero yo creo que esos lazos se crean a la final y yo, que aún no me decido a tener hijos (ya con 36) te diré que si algún día llega en mí esas ganas de tener una vida a mi cargo, la adopción sería la opción que tomaría, mucho antes de pensar en congelar mis óvulos, pero bueno, yo es que no lo había pensado aún, todo se andará 🙂
Gracias de nuevo por tu paso por aquí, un gran abrazo guapa y a seguir con ese maravilloso trabajo que estás realizando, ya tendremos que hablar en algún momento 🙂

Esa opción es buena para evitar mi terrorifico pavor al dolor y mi cero umbral al dolor, lo que pasa que ahí también tengo dudas, así que queda de nuevo otra duda. Creo que adoptar es un proceso lento, tedioso, caro y complicado. Casarse creo que es uno de los requisitos y eso si que me cuesta asimilarlo…pero si, no lo había pensado pero si…es una opción maravillosa si la burocracia no se comlpica demasiado.
En realidad lo hago con los hijos de mis parejas. No actúo como madre, sino que les procuro dar todo el amor e información que me faltó a mi cuando era peke, como hada madrina jijii.
Así que otra opción, gracias a tu reflexión… se me acaba de ocurrir, es estar presente mientras que su papá y yo estemos juntos. De hecho aún se comunica conmigo la madre de la hija de uno de nuestros ex y siempre me dice cosas maravillosas que pasaron entre nosotras y su hija.
Gracias Diana. Gracias por tu magia.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.