Categorías
Blog de Hablando de Sexo Cosas de pareja

Sexo anal ¡Llegó el momento! Prepárate

Ha llegado el momento de incluir el sexo anal en tu vida sexual. La gran pregunta es ¿cómo empezar a disfrutar de ello? Aquí lo veremos…

El sexo anal hace parte del menú de experiencias sexuales desde hace años.

Lo mencionan en series famosas como Sexo en New York o Broad City, pero también en canciones modernas como la de Bad Bunny: si tu novio no te mama el culo.

Pero ¿Por qué incluir el sexo anal en nuestros encuentros íntimos?

Yo encuentro dos razones para ello:

  • Porque hay placer
  • Porque es divertido

Nuestro cuerpo tiene muchos lugares que nos permiten disfrutar y sentir placer. ¿Por qué negarnos la posibilidad simplemente por miedo, prejuicios o tabúes?

La estimulación anal puede ser placentera para hombres y mujeres por igual.

En la anatomía masculina existe una ventaja y es que allí se encuentra la próstata, y se ha descubierto que su estimulación da mucho placer a los caballeros.

Para las mujeres no hay zonas de placer, pero igualmente se conocen casos de mujeres que sienten grandes orgasmos con una buena estimulación en esta zona.

¿Lo has intentado? ¿Cómo ha sido la experiencia? Si no lo has hecho ¿Por qué ha sido?

Lamentablemente la mayoría de personas no disfrutan la primera vez que experimentan la penetración anal, porque:

  • La mayoría se da por sorpresa,
  • Porque la persona con la que estás no tiene experiencia,
  • No era algo que tenías planeado o querías experimentar realmente,
  • Aún tienes miedos e inseguridades…

Incluso no lo hacemos o disfrutamos porque sentimos que es algo sucio o vergonzoso, cuando no es así.

Es verdad que por allí salen cosas «sucias», pero no por ello es algo malo.

Es simplemente un lugar más que podemos explorar y sacarle mucho disfrute. Si nos dejamos de cuentos y nos enfocamos más en qué podemos hacer para disfrutar.

¿Cómo empezar a disfrutar del sexo anal?

Para empezar a disfrutar del sexo anal podemos hacer varias cosas, como incluir juguetes anales, por ejemplo.

Sin embargo, soy del pensar que debemos iniciar desde el principio cambiando otras cosas, para que la experiencia sea aún más satisfactoria.

Sobre juguetes te hablaré luego, porque desde luego creo que son un gran invento que nos ayudarán a disfrutar mucho más la experiencia del juego anal.

De momento veamos tres cosas que puedes hacer para empezar a disfrutar del sexo anal:

Identificar creencias, , mitos, tabúes y miedos que tienes frente al sexo anal

Todos tenemos ideas con respecto a este tema.

Algunas de ellas nos han llegado por conversaciones, experiencias pasadas (nuestras y de otras personas), pero algo debemos pensar cuando hablamos o pensamos en ello.

Por ejemplo algunos mitos, tabúes y creencias que existen con el sexo anal son:

  1. Es una práctica exclusiva de parejas homosexuales (hombres)
  2. Para los hombres es más placentero que el sexo vaginal
  3. Si lo pruebo y me gusta, ¿me volveré homosexual?
  4. No se puede tener un orgasmo solo con el sexo anal
  5. Las mujeres no lo disfrutan
  6. Es una práctica ‘sucia’
  7. Los hombres que lo practican pierden su virilidad
  8. La primera vez siempre duele

Hablar abiertamente con la pareja sobre nuestro interés

Si realmente quieres vivir la experiencia de tener sexo anal, habla abiertamente con tu pareja sobre lo que esperas, deseas y necesitas de él o ella para disfrutar la experiencia.

Menciona tus miedos, inseguridades e incluso tabúes y mitos que tienes, para que juntos los vayan analizando y poniendo con perspectiva.

Hablar es importante. Si no tienes pareja, habla con amigos, comunidades o espacios como estos donde puedes expresar tus inquietudes para aclarar tu mente o encontrar respuestas.

Prepararse mental y físicamente: capacitándote

Ya sea leyendo, con cursos o preguntando a otras personas.

Haz ejercicios que te ayuden a manejar el miedo, el dolor, la ansiedad, e incluso empieza a preparar tu cuerpo utilizando juguetes para la penetración.

La preparación para mí es clave para todo.

Cuando no sé algo necesito prepararme, conocer, explorar, descubrir y así podré afrontar mucho mejor las experiencias que deseo vivir.

La preparación nos ayuda muchísimo y no debemos sentir miedo de buscar ayuda.

Si algo nos interesa, nos motiva y nos impulsa, no debemos sentir miedo, culpa o vergüenza por buscar ayuda.

5 Recomendaciones para disfrutar del sexo anal

Para disfrutar del sexo anal, la relajación y la excitación sexual son imprescindibles.

Recuerda que el dolor disminuye y el placer aumenta con la práctica.

Así que si al principio es incómodo, no te gusta, no logras soportarlo, no te fuerces y ve poco a poco experimentando, para que le vayas cogiendo el gusto.

No se trata de meterte de lleno en la experiencia cuando no has trabajado aún los tres puntos expuestos anteriormente.

Pero una vez que te sientas preparada y lista para dar el siguiente paso. Ten en cuenta estas 5 ideas:

  1. Ten presente que el ano no se dilata igual que una vagina. No tiene lubricación extra, por más que digas que los jugos de la vagina darían para ello.

    Si es de las primeras veces que lo vas a practicar, no te confíes y utiliza lubricante para que no sea doloroso.
  1. La estimulación anal suele requerir de más tiempo y suavidad, utiliza al principio los dedos, puedes ponerte «protectores especiales, que existen» o guantes si te da fastidio meter tu dedo en esa zona.

    Con el tiempo te irás sintiendo más cómoda.
  2. Juega y excita a tu pareja todo lo que puedas.

    El sexo oral, la masturbación, la seducción y el erotismo entran a jugar un papel importante que te ayudarán para disfrutar mucho más.
  3. Utiliza juguetes especiales para la dilatación que vienen muy bien para el disfrute y el placer, no tengas miedo de utilizarlos o pedirle a tu pareja que los use.

    Los juguetes anales son un invento fabuloso que vienen a hacernos la vida mucho más fácil y placentera.

    No los descartes por miedo a volverte adicta, no saber cómo utilizarlos o por simple orgullo.

    ¡Dale una oportunidad a un juguete sexual en tu vida! Te aseguro que no te arrepentirás.
  4. No tengas miedo de decir no, basta, me duele, no quiero o por el contrario dale más duro, métele caña o cosas así.

    Exprésate y no te quedes en silencio.

Y por último recuerda que como toda práctica sexual, el sexo anal conlleva sus riesgos; por eso sé responsable, infórmate, habla y hazlo siempre de manera consensuada, nunca obligando a tu pareja.

Si quieres saber más sobre este tema, te invito a que adquieras mi taller: Sexo anal ¡Llegó el momento! Prepárate donde te hablo mucho más afondo de este tema y respondo preguntas que seguro te haces.

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.