Categorías
Blog de Hablando de Sexo Juguetes eróticos

Succionadores de clítoris: Empoderamiento, adicción y uso responsable

Hace muchos meses, todo el mundo hablaba de los succionadores de clítoris.

De hecho, ¡se hicieron congresos y eventos virtuales en torno al tema!

Porque sí, este juguetico dio para que volviéramos a hablar de empoderamiento sexual femenino, autoplacer y autonomía sexual de las mujeres.

¿Y por qué un simple juguete sexual daría para tanto?

Porque ha sido una revolución. 

Y eso que el asunto del succionador como juguete sexual no es una cosa nueva…

Los succionadores de clítoris llevan años en el mercado, y han ido mejorando con el tiempo.

Sin embargo, parece ser que apenas los estamos descubriendo en masa.

Eso debe ser (y aquí paso a especular) que alguien con cierto grado de influencia social habló del tema, y ha sido la locura desde entonces.

Lo que sí te puedo decir con certeza es que en Internet encontramos muchos sitios con reseñas y guías de compra sobre succionadores de clítoris súper completas y con información además muy interesante.

En el transcurso de los meses (y ya casi más bien años) en que hemos visto este boom de los succionadores, se ha llegado a la conclusión de que no son malos para la salud.

Es decir, que no causarán un problema siempre que se usen con responsabilidad.

Porque, desde luego, todo lo que usamos en exceso y de manera irresponsable puede causarnos una adicción o un problema físico e incluso emocional.

Y aunque suene a chiste, es anécdota: te diré que ya se escuchan muchos casos de mujeres que tienen problemas de adicción a los succionadores.

Pero ojo, ¿qué significa esto para ellas?

Pues que no sienten orgasmos si no utilizan un juguete. Han olvidado cómo llegar al orgasmo solas o con sus parejas.

Por el lado bueno incluso se han escuchado casos de mujeres que descubrieron los orgasmos gracias a los succionadores…

Lo cual es genial, especialmente si con esto están aprendiendo a sensibilizarse y rendirse al placer. 

Sin embargo, una parte de estas personas que recién descubren el orgasmo gracias a un juguetico, se terminan volviendo adictas al mismo y teniendo el mismo problema de no poder alcanzar su orgasmo de otra manera. 

Todo lo que genera una disfunción sexual de este tipo, genera también un cambio a nivel emocional y físico que es necesario entrar a considerar cuanto antes.

Por eso, es tan importante saber de qué va esto de los succionadores de clítoris y cómo podemos utilizarlo de una manera responsable y sana.

¿Qué son los succionadores de clítoris?

Los succionadores de clítoris son, en definitiva, juguetes eróticos que se centran en la estimulación del clítoris.

Algo que es una gran ventaja, porque la mayoría de las mujeres encuentran un gran placer con la estimulación de esta zona; y además, se podría decir que un buen porcentaje no sabe cómo estimularlo.

Los succionadores funcionan con un efecto de ventosa que además aplica cierta forma de vibración aprovechando el mecanismo de succión. Incrementando así la vascularización (riego sanguíneo) del clítoris.

Esto se logra gracias a las suaves ondas sónicas que generan algunos modelos, que casi pareciera que llevan un motorcito de vibración incorporado.

Otros succionadores lo que hacen es absorber el aire a presión succionando el clítoris, y el truco con ellos es cómo los aplicas.

En la actualidad existen varios modelos, desde unos súper sencillos y básicos, hasta otros mucho más modernos, ergonómicos y sofisticados.

Todos cuentan con varias potencias para subir el nivel de estimulación si se desea.

Algunos inclusos pueden combinar funciones, para hacer el viaje más divertido.

Los hay con motores menos ruidosos, baterías que duran mucho más, cargadores por USB e incluso el tema de los diseños pasa a ser bastante curioso.

Cómo podemos utilizar los succionadores de clítoris de una manera responsable y sana 

Como sabes, yo soy una partidaria del uso de los juguetes sexuales como una herramienta que puede ayudarnos a conocer nuestro cuerpo y a disfrutar del placer, estando solas o acompañadas.

Realmente creo en esto que afirmo:

Si los utilizamos de manera responsable, puede ser divertido y hacer que la experiencia sea diferente también.

Entonces, ¿cómo podemos utilizar un estimulador de clítoris de una manera efectiva y que no nos genere dependencia?

Mi recomendación es sencilla.

Aprende a tocar tu cuerpo.

Disfruta de la masturbación (autoplacer) de una manera que vaya más allá de estimular tu clítoris o hacerlo rápido para llegar a un orgasmo superficial.

Si aprendemos a tocarnos de otra forma, podemos llegar a conocer nuestro placer y la manera en que disfrutamos de un ritual que podemos hacer solas, con nuestra pareja del momento, ¡e incluso estando en una relación estable! 

Porque el autoplacer no se acaba cuando estamos con alguien.

De hecho, podemos llegar a sentir más ganas de estimularnos y disfrutar de nosotras mismas porque precisamente estamos en una relación.

¡Y así debería ser!

Si no sabes o no entiendes lo que te digo de disfrutar del autoplacer, te invito a mi reto: 21 días de autoplacer.

En este reto hacemos un viaje de autodescubrimiento donde revisamos creencias, pero también descubrimos técnicas y otras maneras de disfrutar de la masturbación.

Debemos empezar por conocernos, por saber cómo darnos placer sin ningún juguete.

A partir de ese punto, incluirlos en nuestros rituales de placer será más sencillo y divertido. Te lo aseguro.

¿Se puede ser adicta a los succionadores de clítoris?

Esta es una de las preguntas que más me hacen con respecto a este juguete erótico y te voy a decir lo que pienso al respecto.

Resulta que los succionadores de clítoris son geniales para llevarnos a un orgasmo rápido…

Que es lo que a veces necesitamos para desfogarnos.

¿Puede ser alucinante?

Sí, puede ser un buen orgasmo. Pero eso no significa que sea lo más recomendable para ti

Como ventaja tiene la prontitud.

No necesitas invertir tanto tiempo en estimularte, relajarte y abrirte al placer.

Simplemente lo enchufas, vas ajustándolo a tu sensibilidad y listo: orgasmo…

Lo cual es genial, si eres de esas personas que necesitan todo un ritual porque no saben rendirse al disfrute. 

Sin embargo, soy consciente de que esto puede hacer que perdamos la magia que tenemos al disfrutar más de nuestro cuerpo. 

Si nos acostumbramos a lo rápido y fácil, y nos escudamos en ello porque la vida es un corre corre donde no tenemos tiempo para nada, dejaremos de disfrutar de los verdaderos placeres de la vida.

Las caricias lentas, el contacto prolongado, el disfrute de vivir el presente de una manera intensa.

Precisamente ahí, en el gusto de cocinarte un buen orgasmo a fuego lento, es donde yo creo que podría ser un problema este tipo de juguetes.

Por eso es necesario conocer tu cuerpo, aprender a disfrutar de él, primero, sin juguetes y ya luego puedes meter este tipo de herramientas.

Sin miedo a que te cause un problema o una adicción en el futuro.

La verdad es que los juguetes eróticos, y en especial el succionador de clítoris, pueden ser un complemento interesante para tus juegos sexuales.

Sin embargo, siempre te diré que lo uses con responsabilidad, con un poquito de criterio y sobre todo sin miedo.

Porque el día que hacemos las cosas con miedo a hacernos daño, volvernos adictas o cualquier otra cosa de estas, es cuando podemos empezar a tener serios problemas a nivel físico o emocional.

Si crees que en este momento eres adicta a un juguete o tienes problemas para aprender a usar uno de ello, habla conmigo y podemos hacer sesiones de coching donde puedo ayudarte con esta situación.

Ahora, cuéntame en los comentarios ¿Cuál es tu experiencia con el succionador de clítoris? ¿Lo conocías, tienes uno, no te llama la atención?

Imagen de Сергей Горбачев en Pixabay

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.