Categorías
Blog de Hablando de Sexo Cosas de pareja

Terminar una relación y seguir con tu vida ¿Es posible?

Terminar una relación nunca es sencillo.

De hecho, muchas personas prefieren seguir con su pareja actual, así no la quieran, así no la soporten, antes de pensar en terminar.

Ya sea porque no saben cómo hacerlo o porque es más cómodo. Ya conoces el dicho: «mejor malo conocido que bueno por conocer».

También puede ser una cosa de miedos asociados, vergüenzas o apegos.

El asunto es que terminar una relación no es sencillo, pero si es posible seguir con nuestra vida después.

Algunas parejas lo intentan todo: hablan mucho, van a terapia, incluyen juegos en sus relaciones, hacen realidad historia eróticas propias y de terceros.

Algunos hasta llegan a abrir la relación, incluyendo a otras personas en la ecuación que están en su círculo o fuera.

Sin embargo, algunas relaciones no se pueden salvar y hay que ser muy realistas cuando eso pasa.

Sin embargo, y antes de seguir adelante, vamos a definir lo que para nosotros es una relación.

Teniendo en cuenta que en la actualidad hay muchos tipos de relación, es importante tener claro qué es para ti.

Porque tal vez lo que haya terminado no sea una relación propiamente dicha, sino un «rollo» que se extendió un poco más en el tiempo y por eso creías que era una relación, pero no pensándolo bien, no lo era.

Yo te diré lo que para mí es una relación:

Una relación es compartir el camino con una persona que tiene los mismos objetivos que tengo yo en la vida.

Que sea muy diferente, pero similar en las cosas que realmente importan y que son fundamentales para mí.

Como por ejemplo: el tema de hijos, religión, educación, hábitos y proyectos.

Es un vínculo que crearé con alguien desde la aceptación de que es un ser independiente y que yo también lo soy.

Que nos acompañamos, pero no nos pertenecemos. Que estamos juntos, pero somos uno solo.


Elegimos libremente estar unidos porque nos gusta y nos complace, pero que si mañana nos dejamos la vida seguirá, porque hemos construido unas bases que nos permiten continuar aunque nuestra relación se haya terminado.

Eso significa que hemos trabajado el apego y la dependencia o co-dependencia.

¿En qué se basa la relación que planteo, seguro te preguntarás?

Pues en algo tan sencillo como la buena comunicación, la aceptación, el amor propio, el respeto, la pasión y las ganas de estar juntos y construir algo que trascienda y sea más grande que nosotros.

Esto al menos es lo que yo interpreto como una relación. Aunque como dice Sergio, hay muchos tipos de grado y profundidad en una relación.

Y eso dependerá de lo que quieras tener y construir.

Yo desde luego hablo desde mi experiencia y en lo que sé que quiero, me gustaría y puedo dar cuando pienso en tener una relación con alguien.

Desde luego esta es mi parte, la otra persona ya verá qué asume de esto y si yo a la final no me siento cómoda porque no me da lo que quiero, no pasa nada.

En este mundo maravilloso hay muchos seres fabulosos que pueden estar en sintonía conmigo, eso seguro.

¿Qué pasa con el amor de telenovela?

Esa historia del único amor, la alma gemela y la única persona predestinada para ti, yo no me la trago, porque he amado muchas veces en mi vida y he sentido gran pasión y admiración por personas que hoy no están conmigo.

Eso no significa que no haya amado y que no pueda volver a amar y sentir algo igual o incluso mucho mejor y más grande.

Por eso es tan importante que definas qué es para ti una relación y qué es para ti el amor.

No te preocupes que definirlo ahora no significa escribirlo en piedra.

Es la visión que tienes hoy del tema, mañana puede ser otra tu interpretación, y no pasa nada.

Somos humanos, cuando vivimos algo nuevo aprendemos otras emociones y sentimientos, y podemos cambiar de opinión.

Estas experiencias hacen que una cosa que creíamos ya definida, cambie totalmente. No es algo malo. Es el orden natural de las cosas.

Por eso tenemos dudas de si hemos amado cuando terminamos una relación y luego empezamos otra donde amamos mucho más.

No nos cabe en la cabeza amar con más intensidad a otra nueva persona. No nos han educado para eso.

Nos han vendido la idea de que el amor solamente nos llegará una vez y ojo con el qué dirán si estás con otra persona.

Por eso tanta gente andan por la vida rota y triste, pensando que su existencia se ha acabado cuando terminan una relación. Y yo te digo que no es así.

Pasas un duelo, como todo en la vida cuando hay pérdidas.

Duele dejar ir a alguien que ha sido importante en nuestra vida, claro que sí. Hemos invertido tiempo, energía, esfuerzo y muchas ganas, y ahora pensar en empezar de nuevo no es sencillo.

Pero ya te digo que no es el fin del mundo, los cambios nunca son algo malo, o no tienen porqué serlo realmente.

La actitud es lo que marcará la diferencia, pero también lo que tú tengas en tu cabeza como creencia en este terreno.

El mal que hace el apego en nuestras relaciones

El apego se define como una vinculación afectiva demasiado intensa y duradera.

El problema con él no es sentirlo o vivirlo, es que nos domine, nos controle y nos afecte hasta el punto en que nos cueste concebir la vida sin la relación en la que estamos o sin esa persona en cuestión.

Depender de una emoción para ser felices, para hacer las cosas o para ser simplemente funcionales, es un mal que muchas personas hemos vivido, a veces sin darnos cuenta, sencillamente porque le damos cargas a otra persona que nosotros no somos capaces de llevar.

Por eso es tan importante conocerte, saber tus miedos, tus límites y hasta dónde eres capaz de llegar, pero sobre todo qué puedes entregar en las relaciones que construyes a tu alrededor.

Porque a la final la vida es mucho más que estar con una persona, y nadie debería tener el poder y el control sobre ti salvo tu misma.

Sin embargo, entiendo lo bonito y mágico que suena eso de poder cargarle a otro la responsabilidad de tu vida, de tu felicidad y hasta de tus emociones y sensaciones.

Nos alegramos y maravillamos por lo lejos que hemos llegado en la vida, gracias a la liberación de tantos dogmas y leyes, pero a la final somos nosotras mismas las que nos ponemos la soga al cuello cuando construimos relaciones basadas en el apego, la necesidad o el miedo.

Identifica desde dónde te relaciones y cómo estás construyendo tu vida en pareja.

Si no estás cómoda y lo crees necesario, empieza a cambiar los malos patrones que te impiden vivir la relación que sueñas y terminarla sin sentir que el mundo se acaba.

Libérate del apego. Es posible trabájalo. No te diré que es sencillo, pero merece mucho la pena intentarlo cada día poquito a poquito.

Qué me dices tu ¿Cuáles son tus secretos a la hora de terminar una relación?¿Crees que es posible seguir con tu vida después de ello?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

28 respuestas a «Terminar una relación y seguir con tu vida ¿Es posible?»

Hola, Diana.
Pues mira que ahora que lo mencionas, yo no soy la que he dado fin a mis relaciones. Eso lo ha hecho la otra parte.
No sé por qué ocurre pero, cuando me doy cuenta que «la cosa» no está funcionando, hago todo lo que esté a mi alcance para que el otro tome la decisión. Ahora que lo pienso, creo que es por cobardía.
Y, claro que sí se puede seguir adelante. SIEMPRE.
Al principio pensamos que no, que nos vamos a morir. Pero luego, todo pasa y seguimos adelante.
Lo más importante es querernos a nosotras mismas todavía más.
Un abrazo 🙂

Thania, a muchas personas les pasa eso, de no terminar una relación por miedo o cobardía, como dices. Cuesta mucho terminar con una persona cuando no sabemos cómo proceder y aunque te parezca increíble a muchas personas les pasa. Así que ánimo a identificar qué te pasa y cómo puedes cambiar ese patrón. Un abrazo 🙂

Hola Diana, todo es un aprendizaje, creo que la vida te va enseñando y modelando en todo, uno va creciendo por dentro y a medida que lo haces vas construyendo mejores relaciones amorosas, amistades, como quien dice, vas aprendiendo amar. Yo en mi experiencia personal, en tu pregunta, no tengo secretos, porque en cada relación en que se acabó era diferente, al principio costaba entender el dejar marchar, la falta de madurez en ese sentido lo hacía muy doloroso. Pero en cada experiencia aprendes, y por supuesto que se puede seguir adelante incluso esas personas que han pasado por tu vida sigan formando parte importante en ellas y tenerlas como buenas amistades. Cuestión de evolución, comunicación y entendimiento como tu dices.
Gracias por compartir tan excelente post. Un abrazo!

Olivia has mencionado una palabra súper importante: madurez y esta no es fácil de tener y depende mucho de cómo vamos evolucionando a medida que vamos creciendo. Gracias por compartirnos tu experiencia guapa y dejarnos tu aporte. Un abrazo 🙂

Como escribes, hay muchos tipos de relaciones y otros tantos de acabarlas.
En la película «Come, reza, ama», antes de terminar la relación la protagonista dice algo así «podemos seguir juntos sin amarnos, pero felices por no tener que separarnos».
Esa es la que yo viví, y la viví desde la tristeza por saber que tenía que separarme de una persona que quería mucho. Pero la vida claro que sigue, y mucho mejor porque puedes ser más tu! o más lo que quieras ser 🙂
Qué bonito artículo Diana!

Ana, qué bonito lo que tu cuentas. Es que es posible dejarse y amarse aún, a mí también me ha pasado y es bonito saber que puedes seguir adelante, gracias a lo que construyeron ambos. Por eso es importante construir relaciones sin apego, o donde ese apego se haya trabajado muy bien 🙂

Por supuesto que la vida continúa después de una relación, lo que ocurre que el duelo no nos deja creerlo a veces, pero todos lo sabemos. Sólo que necesitamos verlo desde fuera del dolor, y eso requiere un tiempito jeje
Mis remedios en las rupturas es permitirme llorar y que me duela. Intentar dejar esa relación en buenos términos (incluso cuando no te hables con esa persona) pero terminarla de verdad para darme la oportunidad de curar y seguir con la vida. Si dejas las heridas abiertas, si no las curas bien, te va a perseguir y doler durante mucho tiempo. Llora, cura, cuídate bien, cierra puertas y abre ventanas. La luz volverá a entrar sin ninguna duda! 😉
Gracias Diana por tan fantástico artículo. Como siempre das en el clavo! 😉
Un super abrazo

Hola guapa, es muy cierto lo que mencionas, tenemos que aprender a cerrar bien las heridas, que luego es cuando es más complicado todo esto de volver a empezar o siquiera seguir adelante, aunque cueste. Los duelos hay que vivirlos bien, como la misma relación 🙂

Hola!!!
sinceramente, una relación con una pareja es algo difícil. mas que nada encontrar a la persona ideal con quien compartir el resto de tu vida. no podes compartirla con cualquiera. no podes estar con alguien que no te aprecia o no te apoya en tus proyectos y sueños. saludos!!!

Hola: de mi parte cuando era adolecente pensaba, en la tragedia de perder un amor y como no podría continuar con felicidad mi vida sin su compañía respectiva.
Luego al pasar el tiempo y madurar mentalmente. Noté que todo se debía también a que permitía el dominio total de las emociones.
Concuerdo en que no solo es posible enamorarse otra vez. También puede ocurrir todas las veces que lo deseemos.

Hola Diana!!
Por experiencia personal no puedo hablarte mucho sobre este tema. Pero si que te puedo exponer mi forma de verlo. Y es que de todo se sale. Si con tu pareja actual no encuentras la felicidad que anhelas a que esperas para cerrar esa etapa de la vida y comenzar otra. El cambio no será fácil pero resultado conseguido seguro que si.

Yo también amé en otra ocasión, pero hasta que no conocí al que hoy es mi marido, no me sentí amada de verdad. Lo más importante como bien dices, es compartir las mismas opiniones en los temas más importantes de la vida, hijos, familia, modo de vida… si no, en algún momento, algo no irá bien.

La vida sigue con o sin determinada persona que fue importante en nuestras vidas, lo importante es no quedarse en el pasado y seguir adelante, que sin con esta no fue, habrá otra por ahí esperando a que se le de la oportunidad de hacernos felices y si no llega otra, pues solas o solos tan bien se vive bien, es cuestión de no apegarnos tanto que creamos que no podemos ni respirar sin alguien al lado.
Claro que nunca me ha pasado por lo tanto no se que tan duro puede ser.

Hola Diana! Vaya que artículo que sacaste, en mi opinión creo que para terminar una relación que no es verdaderamente sana es solo tener el valor de admitirlo, mirar hacia dentro y aflorar el amor por uno misma, valorar lo que somos y poner nuestra paz y felicidad en primer lugar, aunque a veces es muy difícil porque del amor pasamos a la dependencia como dices pero creo que al final del amargo dolor de la ruptura el tiempo lo puede todo y nos repara por completo y eso de que solo se ama una vez en la vida no estoy de acuerdo.
Personalmente en mis relaciones pasadas cuando no me sentía valorada, mi orgullo podía mas que el amor o apego que tenia por la persona, creo que a la medida de que las mujeres nos valoremos mas habrá menos sufrimiento.
Yo veo las relaciones como una mesa donde tienen que reinar como las patas: La Paciencia, La comunicación, La confianza y el Amor y como la tabla para terminar la estructura de la mesa el respeto por uno mismo y por la pareja. Esto es muy importante para que la relación fluya.
Gracias Diana por compartir este post.
Abrazotes!

Precioso lo que dices Gabi, es verdad, hay que tener unas bases sólidas para que una relación florezca y sea todo lo grande y maravilloso que puede llegar a ser. Es posible, claro que sí, depende también mucho de nosotros mismos y del amor que nos tengamos, como bien dices 🙂

¡Qué tema tan interesante Diana!
He estado conviviendo 20 años con el padre de mis hijos y desde hace 5 me separé y posteriormente me divorcié. Hay vida tras un divorcio y muchos años de apego sentimental. Estoy feliz y me siento muy completa.
Leer sobre Almas Gemelas liberó mi mente. Para mí existen, pero no siempre son tus parejas, me explico. Un Alma Gemela se encarna en un Ser que te ayuda a crecer (en lo bueno y en lo malo) Así es el mundo de la dualidad terrestre. Mi marido es mi Alma Gemela pese a estar separados y divorciados.
Ahora bien, mi nueva pareja será una relación que me llenará no sólo en el sexo (que también) sino en mi vida y sobre todo en mi vida profesional. Soy una mujer de negocios que viajará por todo el mundo. No necesito una presencia física para alimentar mi Alma pero sí un Hombre (con mayúscula) para sentirnos, ambos, realizados.
Creo que seguiré hablando de negocios, sexo y tantra en mis próximos años. (Jajaja). Pero no voy a extenderme más por hoy 🙂
Gracias Diana por tu Amor y tu intensa labor con este tema tan tabú. Ayudarás a muchas mujeres a sentirse llenas, completas y realizadas. ¡Seguro!

Qué linda Ana, me encanta lo que me dices y te agradezco tus lindas palabras. La verdad es que sí que hay vida tras una ruptura y es precioso lo que mencionas de la Almas Gemelas, también lo creo y estoy segura que es posible amar locamente a muchas personas también, porque nuestra manera de amar es inmensa, que no es sencillo aceptarlo y creerlo, pero bueno, todo llegará con el tiempo.
A por esos temas fabulosos, que te encantan y que bien puedes trabajar preciosa. Un abrazo 🙂

Vaya Diana este post me ha fascinado en demasía. Primero porque la gente suele confundir amor con relación, y son dos cosas totalmente diferentes, puedes seguir queriendo mucho a alguien pero saber que la relación ya no camina y es importante terminarla, pero terminar, que espinoso, a mí siempre me ha resultado difícil terminar las relaciones de mi vida, y creo que cada vez que uno comienza debería determinar, si eso se acaba, que no sea tan frustrante, pero eso nunca lo sabremos. Me gustó mucho eso sobre construir tu propia definición de lo que es una relación y no casarte con ella como si la escribiste sobre piedra, ya que lo que yo entiendo cómo relación hoy día nada tiene que ver con la concepción que yo tenía hace diez años, ya que la vida nos cambia y las prioridades nunca serán las mismas. Saludos.

Claro que sí preciosa, las cosas van cambiando y debemos aprender a cambiar nosotros con ellas también y aceptar sobre todo que esos cambios no son malos y no significan que no sepamos lo que queramos, sino que vamos evolucionando. Y eso es precioso a la final 🙂

Hola!!! Me encantan tus post, creo que este tema tiene muchos matices y muchas áreas por donde abordarse, yo me sentí identificada con varias cosas que has mencionado, yo en la anterior relación, viví violencia física y psicológica, y la verdad por irónico que suene no podía dar por terminada la relación, por varios motivos, miedo, orgullo, soledad, falta de amor propio, y que estaba embarazada, fue muy difícil tomar la decisión y cuando lo hice, te mentiría si te digo que fue fácil, fue difícil, me enfrente a miedos y nuevos retos, pero valió la pena me di un espacio de 6 años para sanar y reconciliarme conmigo misma y ahora vivo en plenitud.

Si se puede, a veces es bueno buscar ayuda y ver si se pueden resolver esas diferencias, pero hay veces que no hay más y mejor remedio que seguir caminos diferentes. Quedarse con alguien por miedo o cualquier razón sin querer estar ahí es lo peor.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.