Categorías
Blog de Hablando de Sexo Cosas de pareja

Cincuenta sombras de Grey: ¿Por qué aceptar las diferencias cuesta tanto?

Cincuenta Sombras de Grey

Resulta que no todos tenemos los mismos gustos en muchas situaciones, ¿Por qué pensamos que en el sexo iba a ser diferente? ¿Quién nos dijo que la forma «normal» es el único camino a recorrer? ¿Por qué aceptar las diferencias nos cuesta tanto?
Esas son las preguntas que me ha dejado ver este jueves Cincuenta sombras de Grey, la película basada en uno de los best seller más controversiales de los últimos tiempos.

Para empezar hay que decir la verdad

Debo confesar que no he leído los libros. No porque tenga algo en contra del tema, de hecho este tipo de literatura me encanta y son muchos los libros que he leído sobre esto. Sin embargo, algo que tengo claro es que en las novelas de este tipo, me aburre tres libros con la misma historia y sobre todo cuando son libros tan largos.
A pesar de no haber leído el libro, desde luego me fui a ver la película, porque soy una fanática del cine y muchos libros los he empezado a leer gracias a las películas que he visto.
Algo que esperaba pasara con esta historia, pero lamentablemente no pasó. Vi la película, me gustó, pero no salí con ganas de buscar el libro y leer de qué va la historia. A pesar de que tengo los libros en mi Ebook, no pienso leerlos, de momento. No me llamó la historia.

Respondiendo interrogantes tras ver Cincuenta sombras de Grey

Pero bueno, ¿A qué viene las preguntas que formulé al principio con la película y tantas otras que se me han venido a la cabeza tras ver cincuenta sombras de Grey?
[su_heading size=»17″]Pues resulta que cuando hablamos de sexo, desde luego se nos viene a la cabeza muchas escenas, muchos momentos y sobre todo muchas situaciones.[/su_heading]
Sin embargo, cuando hablamos de preferencias sexuales la gente tiende a evadir el tema, a no querer compartir, a guardar y a expresar poco.
Porque no todos queremos que nuestros amigos o familia se den cuenta de ciertas situaciones que vivimos en privado, de nuestras inclinaciones o gustos en cuanto al sexo se refiere.
Esto se debe a muchas razones:
Queremos guardar nuestros asuntos privados para nosotras mismas. A veces ni queremos compartirlos con nuestra pareja,
Tenemos miedo a que nos juzguen, por lo que nos gusta,
Tenemos miedo a que no nos comprendan o no entiendan nuestras inclinaciones sexuales,
No nos interesa compartir con nadie nuestras preferencias,
No queremos dar explicaciones o responder preguntas que seguro serán incomodas.

¿Sexo duro es igual a violencia contra las mujeres?

He leído muchos artículos y comentarios donde se habla de que este tipo de relaciones sexuales incita a la violencia contra las mujeres.
Se dice que este libro y este tipo de literatura permite y promueve los golpes sin sentido y la excitación a base de maltrato.
[piopialo vcboxed=»1″]No puedo estar más en desacuerdo con esos artículos y con las personas que opinan de esta manera[/piopialo]
Porque resulta que no todo el que disfruta del sexo duro es un maltratador. De hecho, creo que estas personas son las que más cuidan a sus parejas. Muchos, ni siquiera disfrutan de la violencia y el hecho de que manejen ciertas escenas para sentir placer, no quiere decir que disfruten viendo sufrir a su pareja o con la violencia hacia ellas.
Estas preferencias o inclinaciones sexuales no significan, necesariamente, violencia.
Es verdad que algunas personas (hombres o mujeres) prefieren un poco de dolor para sentir placer, pero esto no las convierte en personas enfermas, maltratadores o dañados, como creen algunos.
Creo que estamos distorcionando el mensaje de este tipo de literatura o películas. Aquí lo que se quiere expresar y compartir es algo totalmente diferente. Ya que siempre se habla de relaciones sexuales donde las personas que participan están de acuerdo.
[su_heading size=»17″]Así que no tiene nada que ver con el maltrato, cuando el sexo es seguro y consentido.[/su_heading]
Que sí, es un tema serio la violencia doméstica o la violencia de género, no estoy a favor de ella en ningún sentido. Sin embargo, estoy a favor de la libertad en las preferencias sexuales y cada persona debería poder disfrutar de dicha libertad.
No quiere decir que porque te gusta que te den nalgadas o te azoten, de vez en cuando, eres una víctima o si eres tú el que suministra eres un maltratador.
Es bueno que abramos nuestra mente y entendamos que hay personas que disfrutan de cosas, a nivel del sexo, que no conocemos, que no compartimos, que no entendemos, pero que son igualmente válidas y genuinas.
Porque a la hora de disfrutar del sexo, hay cientos de maneras de hacerlo. Este tipo de literatura y este libro en particular: Cincuenta sombras de Grey solamente nos muestra una mirada, un pequeño vistazo de algo que es natural para muchas parejas y para muchos tipos de relaciones.

El sexo consentido y duro es del gusto de las personas y ¿Qué hay de malo en ello?

¿Por qué juzgamos? ¿Por qué nos cuesta aceptar lo que no entendemos y por ende siempre creemos que es malo?
Eso es lo que me ha hecho pensar ver esta película y discutir con algunas personas sobre el tema que trata.
Creo que todo a la final  consiste en conocernos lo suficientemente bien para saber qué nos gusta, aceptarlo y compartirlo con nuestra pareja. Debemos dejar los miedos, la vergüenza y la timidez cuando hablamos de sexo.
Porque tener preferencias sexuales diferentes al común no es algo que malo. No nos convierte en enfermos, depravados o perversos. Simplemente nos hace diferentes y eso no es algo malo, es algo muy nuestro, que debemos aceptar y valorar, porque nos hace únicos.
Comprender qué es lo que nos mueve, lo que nos excita y lo que nos gusta y sobre todo ir a por ello, sin importar el qué dirán, debería ser un paso que todos debemos dar para buscar la felicidad y estabilidad en nuestra vida y en nuestra sexualidad.
Así que te invito a no juzgar, a no degradar a nadie por sus preferencias sexuales. Si no las aceptas, sigue tu camino pero no humilles a las personas a tu alrededor porque piensan diferente a ti o porque manifiestan que quieren cosas que tú no conoces o no sabes cómo dárselas.
[su_heading size=»17″]Acepta tus gustos, tus preferencias y tus límites. Creo que esa es la base de cualquier sana y buena relación que tengas.[/su_heading]
No olvides que en el sexo todo está permitido y que siempre y cuando hables honestamente no tendrás mayor problema, porque 

[piopialo]la primera persona con la que deberías ser honesta, es contigo misma.[/piopialo]

Así que si algo deben enseñarte este tipo de libros es a seguir tus instintos, abrir tu mente y aceptar que no todos somos iguales y queremos las mismas cosas.

¿Qué harías si tu pareja te dice que la azotes? ¿Alguna vez has tenido la fantasía de ser amarrada? ¿Crees que las personas con preferencias en el BDSM son depravadas? ¿Vas a ir a ver cincuenta sombras de Grey?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

10 respuestas a «Cincuenta sombras de Grey: ¿Por qué aceptar las diferencias cuesta tanto?»

Por desgracia vivimos en un mundo en el que se te juzga muy rápido para según que cosas y el sexo es una de ellas, por eso la gente es reacia a expresarse.

Personalmente no me llama la atención el sexo con violencia y a pesar que no lo concibo respeto que haya quien lo practique y más si es consentido. A cada cual le gusta lo que le gusta y no hay más y el tema sexual es muy íntimo como para juzgar a x o y por ciertos aspectos, allá cada uno con lo que le gusta! Muaks (por cierto, aún no he leído los libros pero sí vi la peli y no me disgustó, la verdad)

Vanesa gracias por tu comentario, la verdad es que es un tema que te hace pensar un montón hasta en lo que tú harías y no harías y eso creo que es lo genial de esto a la final. Un abrazo preciosa 🙂

¡Hola! Sinceramente, yo tampoco he leído los libros y no pienso ir a ver las películas porque, sencillamente, la historia no me llama. En cuanto a mi opinión sobre el sexo duro o el BDSM, opino exactamente igual que tú; mientras sea del agrado de ambos y se haga desde el respeto y con las debidas protecciones, que cada uno haga lo que quiera porque es libre, o debería serlo, para expresar sus gustos y disfrutar de ellos de una forma sana.
Me ha gustado mucho el debate que has abierto y tus reflexiones y opiniones acerca del tema y la forma tan respetuosa y organizada de tratarlo 🙂
Un abrazo y pásate cuando quieras :3

Guapa, muchas gracias por tus palabras, la verdad es que me gusta respetar todos estos temas, aunque no los entienda, aunque me cueste un poco aceptarlos porque no los comprendo o no los he vivido aún, soy una convencida de que cada uno debe disfrutar su vida y su sexualidad como quiere o al menos así debería ser 🙂

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.