Categorías
Blog de Hablando de Sexo Curiosidades

Disfrutar del sexting de una manera segura en tiempos de Cuarentena

¿Disfrutar del sexting es posible? ¡Por supuesto! Y especialmente dados los tiempos que corren.

Porque sí: hoy en día no solamente se habla de Coronavirus, cuarentena y crisis mundial; sino que se habla también de relaciones a distancia. Y combinando ambos temas, se habla acerca de cómo vivimos esta situación (y las que son parecidas) cuando estamos separados de nuestra pareja o ligue del momento.

Hay muchas maneras de generar conexión, tener cercanía y mantener la chispa en estos momentos; y el sexting no es una cosa nueva. Existe desde hace años como parte de la experiencia de nuestra sexualidad, y lleva mucho siendo parte de nuestra vida. Justo por eso hoy vamos a hablar de ello.

Un preámbulo sobre mentalidad antes de hablar de disfrutar del sexting

Hoy en día se escuchan muchas cosas sobre todo lo que hacemos o podríamos llegar a hacer, adquirir, vivir e incluso pensar. Algunos lo llamamos «el fenómeno de los packs».

Te suena, ¿verdad?

El pack del éxito es uno muy famoso. El del atractivo también. Y el del bienestar y la seguridad es el que más mueven los gobiernos del mundo.

Ahora bien… Te invito a una reflexión.

Así como una cosa es buena para ti, es mala para otros e indiferente para unos cuantos.

Siempre vas a encontrar personas a favor de alguna idea, práctica o fenómeno. Está en nuestra naturaleza posicionarnos.

Por eso también encontrarás otras muchas personas en contra. Y entre ambos grupos, desde luego, no faltan las que se van por el victimismo, la idolatría o la condena absoluta.

Aunque no lo recuerdes, resulta que siempre ha sido así y seguirá de esta manera. No sé por qué ahora nos sorprendemos tanto.

Con esto del sexting, desde luego, ¡la cosa no iba a ser de otra manera!

Los que lo apoyan dicen cosas como:

  • “Es más seguro este tipo de contacto”,
  • “El rechazo duele menos”,
  • “Puedes hablar con más personas sin que se enojen o se den cuenta”,
  • “Es más divertido”,
  • “Puedes ser más tú, más auténtico”,
  • “No hay límites para ser como tú quieras ser”,
  • “Te evitas las denuncias falsas”

Los que están en contra dirán cosas como:

  • “Uy, eso es peligroso”,
  • “Es cosa del Diablo que quiere tentarnos y hacernos pecar”,
  • “No, esto es malo para las relaciones”,
  • “Nunca será tan bueno como lo presencial”,
  • “Hay muchos abusos y cosificaciones por este medio”,
  • “Se vive más el acoso cibernético”

Antes de entrar en el tema de disfrutar del sexting, te voy a dejar claro una cosa para que no tengamos problemas con lo que vas a leer en este post.

Puedes tener un punto de vista diferente, claro que sí.
No tienes que estar de acuerdo conmigo en todo lo que planteo, por supuesto.

Sin embargo te pido que dejes atrás ideologías y que abras un poco tu mente a otras posibilidades.

Y como última premisa, hablemos de responsabilidad personal.

Asumo que si estás leyendo estas líneas es porque eres una persona que tiene curiosidad sana por un tema que o no conoces o quieres explorar más a fondo.

Por ende, eres responsable de cómo vas a interpretar lo que aquí leas de acuerdo a tu propia realidad, según tus propias experiencias.

La responsabilidad incluye lo que tomas fielmente, lo que interpretas libremente, lo que dejas a un lado y lo que haces después con lo que aprendas.

Dicho esto, ahora sí, empecemos por el principio.

¿Qué es el sexting?

El sexting como concepto se dice que surgió por allá en el 2005, y hace alusión a la fusión de dos palabras: “sex” (sexo) y “texting“.

El sexting consiste en compartir información íntima y muy personal a través de aplicaciones móviles. Esta información puede ser enviada en formato texto, foto, audio, vídeo, o una mezcla de todo lo anterior.

Y no sé tú, pero yo viví la era del teléfono en casa y la de los primeros ordenadores.

¿Te acuerdas? Aquella época en la que, de un momento a otro, no solamente una persona en el barrio tenía teléfono.  De repente lo teníamos todos, ¡y vaya revolución fue eso!

¿Acaso no viviste el sexo telefónico? Pues para mí es el predecesor del sexting. Ahí lo dejo como guiño.

¿Qué posibilidades y prácticas incluye el sexting?

Como te decía, hay varias posibilidades. Junto a ellas, te describo algunas prácticas comunes:

  • Texto: puedes compartir mensajes escritos que vayan describiendo una situación real o ficticia.
  • Audio: El audio es el segundo paso en una relación que vas construyendo por internet. Se da cuando ya se entra en confianza con la persona que vas hablando.
  • Foto y vídeo: Esto es algo que pueden disfrutar las personas que tienen móviles de última generación. Hacer una foto y mandar un vídeo es cada vez más fácil. Sin embargo, cuando hablamos de sexting esto se da en la última fase.

Vamos a ver qué puedes compartir en cada uno de estos formatos en los cuales se puede disfrutar del sexting. Sígueme en el viaje.

Puedes escribir y crear mundos compartidos…

  • A nivel de contenido, puedes compartir algo que hayas vivido, algo que desees vivir, o simplemente fantasías que tengas en mente en el momento. Todo esto desde lo más sucio a lo más sano y sencillo que puedas imaginar.
  • A nivel de estructura, puedes recurrir a mensajes cortos que envíes durante el día, o bien mensajes mucho más largos. Todo ello te permitirá utilizar distintas dotes comunicativas.
  • A nivel de logística, puedes emplear muchos medios: mensajería instantánea, correo electrónico, portales de contenidos… Primando, claro está, las herramientas más seguras para este fin.

Para mí este es el primer paso natural al que llegamos cuando empezamos una relación virtual. Ya sea con alguien que conocemos, una pareja e incluso un extraño.

El primer contacto, normalmente es por medio de la palabra escrita. Por eso mi recomendación aquí es que aprendas a escribir bien.

¿Qué significa bien? Con claridad, concreción, y un léxico adecuado. Palabras completas y buena ortografía.

Nada desmotiva más que un pretendiente con mal manejo del idioma… Especialmente si tiene una ortografía horrorosa.

Puedes conquistar con tu voz, como los locutores de radio…

También es cierto que para algunas personas el audio puede ser más importante que el texto. A menudo, esto será así porque se les da mal el escribir, les incomoda hacerlo, o sencillamente porque usar la voz es mucho más práctico.

Sin embargo, una cosa es cierta: muchas veces cuesta conectar con el audio al principio de una relación. ¡Sobre todo si hablamos de sexo por internet!

A no ser que seas de mi generación, que vivió el sexo telefónico, puede que esto te extrañe más que te excite.

A veces empezar con algo más inofensivo puede ser más fácil y manejable de realizar. ¿Por qué?

  • La longitud de los mensajes puede espantar, ya sea por demasiado cortos o por demasiado largos.
  • La forma de expresarte y los matices en tu voz pueden resultar atractivos, igual que pueden dar asco.
  • Y el contenido que introduzcas es importante para mantener la chispa o apagarla por completo.

Así que organiza tus ideas y modula bien tu voz, pero sin fingirla. Cuesta mantener un tono ficticio, excepto que seas actor de voz profesional.

Intenta ser claro y conciso y disfruta la experiencia. Déjate llevar y escucha atentamente a la persona con la que hablas. No pierdas la conexión por andar con prisa.

Y puedes añadirle una carga extra de intensidad con imágenes…

Esto no es lo que harías con cualquiera, sino únicamente en aquella relación o relaciones donde ya te sientes realmente a gusto y en confianza con la otra persona.

En un caso así, solemos apostar por aumentar el nivel de intimidad, en busca de sentirnos más cerca y mejor conectados. Es entonces cuando optamos por relajarnos y abrir ciertos límites. Por ejemplo, puedes querer ver su cara y conocer sus reacciones, así sea por medio de una fotografía estática.

Y ojo, porque aquí viene la diversidad de opciones que le da a esto su jugo y sus complicaciones:

  • La implicación personal va de menos a más. Al principio, cuando este tipo de intercambio inicia, se recurre normalmente a enviar imágenes de terceros (gifs, memes o fotos), y las propias llegan tiempo después.
  • Y junto a la implicación, crece la intensidad. A veces se envían fragmentos de vídeo que contienen fantasías o condimentan el resto de la interacción… Y después de mucho tiempo, se generan vídeos propios.

Aunque ojo, ¡pues esto no aplica en todos los casos!

Puede que algunas personas lleguen a esto desde los primeros compases de su relación; pero lo cierto es que para llegar a este punto hace falta tiempo, dedicación y buenas maneras.

Así que si estás construyendo una relación que vaya más allá del sexo, ten paciencia: las cosas se darán.

¿Por qué hacer sexting?

Hay muchas razones por las cuales las personas hacen sexting hoy en día.

Gracias a la tecnología, es inevitable que por un motivo u otro termines chateando con alguien de una manera subida de tono.

Se han dado casos de personas que han empezado sin buscarlo… ¡Quizás hasta a ti te pasó!

Y no tiene nada de malo, que lo sepas.

Es inevitable que algunas conversaciones nos lleven a tener mucha intimidad y no estemos preparadas para ello, o al menos no de manera consciente.

Sin embargo, en el fondo estamos predispuestos a que estas cosas ocurran. Por naturaleza humana, simple y sencillamente.

Por más que sea mediante un entorno virtual, los seres humanos somos expertos generando conexiones… ¡Queramos o no!

Así que no te machaques por ello. Aprende a reconocer cómo se produce, a conducirlo y a disfrutarlo.

El sexting se puede dar con:

  • Una amistad más avanzada, donde precisamente la conversación se ha hecho cada vez más íntima y están pasando al siguiente nivel…
  • O con tu pareja, porque es divertido hacer algo diferente y que los ponga a tono a los dos.

Al fin y al cabo, el sexting es una forma divertida de jugar en compañía de otros, y disfrutar de una manera sana que puede venir bien a la relación.

Sin embargo, siempre debes hacerlo con alguien que esté dispuesto a jugar y pasar un buen rato contigo.

¿Realmente se puede disfrutar haciendo sexting?

La respuesta es un rotundo sí, se puede disfrutar del sexting, al margen de tus circunstancias personales.

Puede que no te guste, y puede que no sea lo tuyo porque no te sientes cómoda o segura… Pero una cosa es clara: el sexting forma parte de nuestra vida y hace parte también de nuestra naturaleza.

Somos personas sexuales, a las que nos gusta que nos vean deseables; y nos encanta hablar, expresarnos, comunicarnos de alguna manera.

En estos momentos de soledad e introspección, el sexting está pasando a tomar más protagonismo porque queremos crear conexiones y mantener las que ya habíamos creado.

A veces están son solamente para no sentirnos solas, otras veces son para crear momentos de intimidad y cercanía. El asunto es que está tan cerca de nosotras, tan a mano, que es inevitable hacer sexting incluso sin darnos cuenta.

Entonces, mi pregunta es esta: ¿por qué no disfrutar de ello? ¿Por qué no hacerlo divertido y sobre todo de una manera más sana y responsable?

¿Qué herramientas se pueden utilizar para disfrutar del sexting de manera segura?

Lo primero que debo decirte es que en Internet no hay nada seguro.
Podemos utilizar herramientas y hacer todo lo posible por cuidar la información, pero garantizar al 100% que todo estará seguro es imposible.

Por eso, antes de hablarte de herramientas, te daré un consejo: comparte únicamente aquello con lo que te sientas cómoda.

Si envías algo, asegúrate de que no tengas problema si luego te amenazan con compartirlo con otras personas o que si por cosas de la vida llega a caer en manos de tus padres, hijos, compañeros de trabajo, pareja… Y de absolutos desconocidos.

Sé honesta y responsable con la información que compartas.

Con esto no digo que te vaya a pasar algo malo, que no tiene por qué… Te digo que si pasa, seas responsable, porque no hay nada seguro en Internet.

Aquí no vale lamentarse de lo que no has prevenido cuando ves que todo se cae. No pongas de excusa las herramientas, el calor del momento ni la impresión que quieres dar para hacer cosas que realmente no quieres hacer.

Hay una canción que Sergio me puso hace un tiempo que dice que, cuando las condiciones no son satisfactorias, «mejor volver a casa y dormir mojada». Creo que aplica muy bien para esto del sexting.

Mejor dormir mojados que saltar del fuego y caer en la brasa.

La prevención consiste en saber elegir a qué te expones y cómo lo haces.

En el cara a cara, es fácil dar un ejemplo: sexo seguro vs. sexo sin protección.

En los encuentros virtuales, quizás sea un poquito más complicado aprender a tener sexo seguro porque no somos plenamente conscientes de lo que supone un riesgo.

Algo tan sencillo como emplear una mala herramienta con brechas de seguridad o mostrar rasgos identificativos muy particulares puede ser tal riesgo. Especialmente si te preocupa que se acabe difundiendo tu intimidad.

Herramientas comunes (recomendables con las debidas precauciones)

Las herramientas más comunes para hacer sexting son las mismas que empleamos para el día a día:

  • WhatsApp
  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • Skype

El motivo es evidente: ya son populares, así que no suponen un paso extra para poder pasar a la diversión, ni te ponen en riesgo de perder la ocasión por darle cabida a que se enfríe la conversación.

Sin embargo, si te preocupa la seguridad que estas herramientas te pueden brindar, no sufras. Hay alternativas.

Herramientas específicas (con las que también te aconsejo tomar tus precauciones)

Procura utilizar algunas de las herramientas que se han creado exclusivamente para disfrutar del sexting sin miedo, porque tienen funciones aprovechables para este fin.

Y con esto no quiere decir que sean las más seguras, sino porque tienen unas funcionalidades que pueden darte más tranquilidad.

  • Snapchat es de las plataformas más populares, tanto que casi podría considerarse de las comunes.

Muchas personas la utilizan para estos fines (e incluso para monetizar un perfil premium con acceso a contenidos más explícitos), ya que puedes enviar mensajes e imágenes que se borran en un tiempo determinado y sin dejar huella.

Sin embargo, ya cuenta con un escándalo de seguridad en su haber. Cuidando la privacidad de tu perfil, puede ser interesante…

Aunque al ser una red social donde cabe la posibilidad de que te sigan desconocidos, a mí no me parece de las mejores opciones para el sexting.

  • Telegram es de mis favoritas, porque tiene encriptado de las conversaciones, destrucción de mensajes y también una gran capa de privacidad.

Las personas no tienen porqué saber tu número de teléfono ni ningún otro dato personal para hablar contigo en Telegram. ¡Y eso es una ventaja si te preocupan los acosadores!

A mí desde luego sí, porque a veces he organizado retos por WhatsApp para mi audiencia y me han comunicado que alguien del grupo está molestando a otros usuarios. Además, sé de personas que tienden a minar datos de contacto y venderlos luego. Cuanto menos se lo facilitemos, mejor.

Por otra parte, las conversaciones de Telegram no están encriptadas por defecto. Tienes que activar un chat secreto para que esto suceda. A pesar de este detalle, es de las más seguras y divertidas de utilizar.

Sin embargo, hay otras aplicaciones mucho mejores para disfrutar del sexting:

Aunque se trate de herramientas con un fin distinto, o bien de herramientas para parejas y ligues, tienes opciones. Aquí te cuento varias:

  • Signal tiene la opción de autodestruir mensajes, vídeos e imágenes que se envían. Además encripta las conversaciones o fotografías por defecto, lo que la hace súper segura y confiable.
  • Confide es una aplicación que te permitirá encriptar y autodestruir los mensajes una vez leídos. No se puede hacer capturas de pantalla, lo cual viene genial para la seguridad. También te ayuda a mantener tu identidad en privado.
  • Frankly te permite intercambiar contenido multimedia y luego eliminarlo. Además, también tiene opción de crear grupos o participar de otros de manera anónima. No sé si esto aplica para lo que necesitaría uno en el sexting, pero ahí está.
  • Dust  es, para muchos, la aplicación más sencilla y segura para fines de mensajería instantánea. Con esta aplicación no es posible dejar rastro. Es fácil enviar un mensaje de texto combinado con la seguridad de una llamada privada. No se pueden hacer capturas de pantalla y recibirás una notificación si la otra persona lo intenta. Podrás también borrar los mensajes que envíes tras 24 horas o inmediatamente después de ser leídos.
  • Disckreet esta es una aplicación bastante curiosa, porque cada persona recibirá una contraseña que deberán utilizar al mismo tiempo para poder descargar y ver los archivos enviados. Esto dificulta un poco más que terceros accedan a la información. Otra cosa buena que tiene es que te notifica si la otra persona hace una captura de pantalla al contenido enviado.
  • Kaboom es una aplicación que no necesita que se instale en el móvil, lo que hace cuando subes contenido es crear una URL que puedes compartir por cualquier medio, y te da la opción de eliminarlo tras X minutos o X vistas. No es un servicio de mensajería, sino que se trata más bien de una herramienta que puedes usar como capa intermedia si vas a enviar contenidos a través de una red social de las habituales.

¿Cómo hacer sexting de manera segura?

  • Lo primero, desde luego, es tener la persona ideal para hacer sexting. Que sea alguien de confianza, con la que te sientas a gusto y en complicidad para ello.

Esto no quiere decir que no puedas hacerlo con un extraño (alguien que acabas de conocer), el asunto es que te sientas cómoda con la elección que has hecho.

  • Después de tener a la persona elegida, debes pasar a elegir la plataforma que vas a utilizar para comunicarte. ¡No vale hacerlo de cualquier manera! Arriba te mencioné varias aplicaciones, así que elige sabiamente.

Procúrate también un buen ambiente libre de distracciones e interrupciones, para que la interacción fluya sin incidentes o con los menos posibles.

  • Hecho esto, ahora viene el momento de jugar y pasarla bien. El límite está en tu mente. Déjate llevar hasta donde te apetezca y disfruta del viaje y de la experiencia.

No seas tímida, si has dado el paso de hacer sexting procura divertirte y que lo disfrutes. Ya te dije antes, si vas a pasarla mal y estar preocupada y pensando en el qué dirán, mejor no lo hagas.

Recomendaciones para disfrutar del Sexting

Primero que todo, no hagas algo que luego te arrepientas, ya sea porque te cause vergüenza o porque no quieres que una persona en concreto se entere.

Si ya tienes eso superado y quieres experimentar el sexting, ten presentes las siguientes recomendaciones:

  1. Evita las aplicaciones de mensaje de texto habituales como Skype, Facebook, Instagram o WhatsApp. Utiliza una herramienta más segura para el sexting.
  2. No envíes imágenes donde se vea claramente tu cara o algún rasgo distintivo tuyo, como un lunar, cicatriz, tatuaje o marca. Difumínalos con un editor de imágenes en caso necesario.
  3. Revisa muy bien a quién le estás enviando mensajes y fija una hora cómoda para este tipo de intercambio. No sea que te lleguen mensajes mientras estás en una reunión, por ejemplo.
  4. Evita el sexting con personas que recién estás conociendo y no tengas suficiente confianza.
  5. Crea límites y acuerdos claros con las personas con las que haces sexting. Es importante que haya claridad en el respeto por la intimidad de todas las personas involucradas.
  6. Si puedes borra inmediatamente todo lo que te envían, no guardes registro de las conversaciones, por más tentador que sea. Y pídele a la persona con la que hagas sexting que lo haga también. Recuerda que hay aplicaciones que lo hacen por ti, pero asegúrate que funciona bien.
  7. Pide que no se hagan copias de tus mensajes, imágenes, vídeos o audios que envíes.
  8. No hagas sexting mientras estás bajo los efectos de las drogas y/o del alcohol. Recuerda que en esos momentos no eres tú mismo y bajo su efecto puedes hacer cosas de las cuales con el tiempo te puedes arrepentir.
  9. No reenvíes con tus amigos u otros grupos lo que comparten contigo. Sé respetuosa para que los demás lo sean contigo también.

Ahora, con todo esto claro, ve a disfrutar del sexting mientras haces algo diferente y divertido.

Eso sí, ¡siempre desde el amor, el respeto y la responsabilidad personal!

Ahora cuéntame: ¿Has practicado el sexting? ¿Te gusta o gustaría? ¿Qué experiencia has tenido? ¿Crees que podrías disfrutar haciendo sexting?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

5 respuestas a «Disfrutar del sexting de una manera segura en tiempos de Cuarentena»

Hola Diana, sinceramente el término «el fenómeno de los packs» me era totalmente desconocido, sin embargo no el sexting.
Desde mi punto de vista es algo fabuloso, rico e incluso gracioso. PEROOOO mucho cuidado, porque el sexting para conocer y establecer de buenas a primeras una relación con un DESCONOCIDO es peligroso.
Sin embargo yo lo recomiendo mucho entre parejas, especialmente esposos donde muchas veces se olvida alimentar esa llama de la pasión.
Gracias por compartir esta guía!

Hola guapa, te invito a visitar mi canal de Youtube, el día 24 de abril hice un Instagram Live donde compartí tu comentario y di mi respuesta. (No dije tu nombre, no te preocupes). El vídeo estará público el 27 de abril en el canal de Youtube https://www.youtube.com/user/dimiga.
Muchas gracias por escribirme y compartir tu visión de este tema. La verdad hay que hacer estas cosas siempre con responsabilidad y con cierta precaución, siempre 🙂

Lo que mas me gusta de tu post es lo que dices al comienzo, el sexo telefonico no ha desaparecido solo ha evolucionado, y es totalmente cierto, yo he sido webcam y actualmente soy acompañante para caballeros, y aunque parezca raro, son muchos los que incluso buscan el sexting por encima de cualquier otro contacto.
Yo como mujer lo encuentro divertido, se pasa un buen momento, pera ellos es una fantasia que les despierta su libido, y a veces hablan mas de lo que pueden hacer jaja.
Aqui lo importante es dar con una persona responsable, para evitar algun mal rato.

Pienso que el sexting es una forma de llegar al placer sexual, pero no es tan importante y tampoco se debe establecer como una opción primordial, es solo una vía, un camino para conocer con más profundidad a ese amigo con el que comienzas a tener contacto, conocer a alguien nuevo, y mejor aún, hacer otro tipo de intimidad con tu pareja, lo malo es cuando se establece como una única forma de comunicación, las parejas que se toman muy en serio el sexting, luego lo establecen como única conversación a la hora de chatear. Yo por un tiempo usé el sexting con mi pareja, sobre todo cuando él viajaba mucho y era nuestra forma de desahogar las ganas, pero como en las relaciones que llevan mucho tiempo, incluso el sexting debe reinventarse o tal vez suprimirse. Para mi es una forma de experimentar el sexo, pero en estos momentos de mi vida ya dejó de tener la relevancia que tuvo en algún momento.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.