Categorías
Blog de Hablando de Sexo Curiosidades

Mindfulsex, la revolución consciente en la cama

Hace días que no tenía invitados en el blog, sin embargo cuando hablé con Lorena me gustó tanto su tema y el cómo lo aborda, que no dudé en aceptar su artículo para que veamos estos del Midfulness en nuestras relaciones sexuales de otra manera y con una mirada muy clara.

Espero disfrutes de este post que ha preparado para nosotros y te animes en conocer a Lorena en su proyecto Lorena Molinero | Live, Love & Shine.

Recuerda escribir en los comentarios tu opinión sobre este tema, nos encantará leerte. Sin más te dejo aquí el artículo de Lorena Molinero:
Quizá ya hayas oído hablar del mindfulness, esa técnica tan extendida por Occidente para conectar con el momento presente y alejarnos del estrés.

Aunque debo decirte que el mindfulness es realmente más que una práctica para realizar sobre la esterilla. Digamos que es la versión refinada para los occidentales de la toma de conciencia y la capacidad de sostener nuestra atención en el instante presente.

Este es un aspecto muy concreto que hay dentro de distintas prácticas y disciplinas (tales como el yoga, las artes marciales, el budismo y el taoísmo). Hasta nosotros ha llegado una versión depurada, pensada para quienes no pueden incurrir en nuevos caminos de vida con tal de aprender este truco.

Porque, efectivamente, podemos vivir una vida mindful en todas las áreas que nos importan… E incluso en aquellas que abordamos mecánicamente.

Por dar un ejemplo, esto implicará llevar la atención plena hasta tareas cotidianas y sutiles, tales como un cepillado de dientes; o a otras que queramos mejorar, tales como nuestra productividad.

E, incluso, podemos aplicarlo mientras practicamos sexo con nuestras parejas.

Si el sexo es abandonarse al placer y desconectar, ¿no contradice esto el sentido del mindfulness?

Para quien guste de las contradicciones, aquí hay una muy jugosa.
Entrar en una práctica donde se supone que para alcanzar el orgasmo hay que aprender a rendirse y a dejarse llevar… Pero esforzándote por prestar atención plena a todos los detalles del encuentro.

Y ahí entra lo divertido.

Ahora bien… ¿Es el mindfulsex contrario a mantener relaciones carnales, pasionales y salvajes? ¡En absoluto!

  • En mi opinión son totalmente compatibles. Se puede ser consciente y animal a la vez.
  • Se puede sentir conexión con el universo y a la vez con el cuerpo de tu amante.
  • Se puede percibir la realidad a través del prisma de la consciencia, incluido cuando estamos jugando con nuestras parejas.

Por eso hoy te vengo a compartir algunas prácticas sencillas de mindfulness o atención plena para que experimentes con quien tú quieras.

¿Para qué te pueden servir estos ejercicios de mindfulness en pareja?

  • Para conectar a un nivel más profundo con tu pareja
  • Para mejorar tu relación de pareja y mejorar vuestro vínculo
  • Para disfrutar más de vuestros encuentros sexuales
  • Para abrirte libremente al placer sin expectativas
  • Para dejar de practicar sexo en piloto automático
  • Para reforzar a tope tu autoestima
    Para reducir la autocrítica y aumentar tu paciencia

¿Qué actitudes necesitas para llevar a la práctica el mindfulness mientras tienes sexo con tu pareja?

A continuación, voy a mencionar las 8 cualidades o actitudes que se llevan a cabo con la práctica de la atención plena, explicándote al detalle cómo puedes llevarlas a lo más íntimo en tus relaciones personales.

No juzgar

Esto quiere decir que apagues tu radio mental cuando te plantees intimar con tu pareja. Es decir, no estés emitiendo juicios constantemente de si esto debería ser así o asá.

A veces pasa que idealizamos el momento y ponemos, con ayuda de nuestra imaginación, tintes de lo que se supone que debería ser nuestro encuentro.

En el caso del hombre, suele ser un acto espontáneo y cero premeditado donde la mujer de repente se abre ante él exhibiendo y mostrando su lado más seductor y salvaje a espera de pasar a la acción desenfrenadamente.

Sin embargo, la mayoría de mujeres idealizamos el intercambio como algo romántico y totalmente preparado, con sus velitas, su música de fondo, sus coqueteos iniciales y todo llevado con un ritmo bastante soft y sin prisas.

No se me malinterprete por favor, porque para nada estoy queriendo mostrar una ley universal. Sólo estoy generalizando y poniéndote en situación para que visualices a dónde quiero llegar.

No juzgar implica estar abierto a lo que venga, tal y como venga, tal y como surja. Es decir, que habrá ocasiones en que el sexo fluya de forma dinámica y progresiva, y otras de forma arrolladora, y ambas situaciones están bien, siempre y cuando, te mantengas presente sin emitir constantes juicios.

Paciencia

O dicho de otra forma, disfruta cada suceso del encuentro sin esperar el momento de culminación. Puede sonar algo obvio pero créeme que a veces lo olvidamos, buscando ese momento cumbre y pasando desapercibidos algunos pequeños, pero grandes detalles.

El orgasmo llegará si le pones la paciencia y el mimo que requiere este encuentro. Trabajad en acompasar vuestras respiraciones mientras lo hacéis, en encontraros en miradas íntimas y profundas o en sentir, más allá de vuestra piel, esas caricias y besos que os estáis regalando.

Mente de principiante

Sobre todo, esto aplica si tu pareja y tú lleváis ya bastante tiempo. El no dar nada por hecho y estar abierto a sorprenderse es una cualidad mindfulsex que te va a ayudar a re-descubrir una y otra vez a tu compañero.

Cada vez que hacéis el amor, echáis un polvo o llámalo como lo quieras, estáis creando un momento diferente y único. Si estáis predispuestos a vivirlo llenos de curiosidad se convertirá en un encuentro mágico.

Confianza

Créetelo, siéntete válida, siéntete bella y confía en que sabes cómo volverlo loco. Honra tu cuerpo, permítete sentir el placer que mereces y siéntete una Diosa dejando a un lado cualquier pudor o vergüenza que arrastres del pasado.

En muchas ocasiones he hablado con buenos amigos de lo poco sexy que es compartir un espacio íntimo con alguien acomplejado o que no desea mostrarse. ¡Empodérate y prepárate para el disfrute!

No luchar

En la vida todo lo que hacemos es para ‘conseguir algo’. En la meditación, como en el sexo, esa actitud de afanarse puede suponer un serio obstáculo para nuestro disfrute.

En la meditación no hay una agenda, no hay una meta, no hay que hacer nada, no hay que llegar a ningún sitio. La meta de la meditación es ser tú mismo. En el sexo, ídem de ídem.

Si estas tensa, estate en tensión. Si estás dolorida, estate dolorida. Con esta cualidad de consciencia no hay apego, ni aversión, ni el intento de cambiar o distanciarse de lo que surge.

A veces nos resistimos a nuestro estado de inapetencia y eso nos hace practicar sexo por practicar, sin sentido, sin conexión y sin consciencia.

En esos momentos, es mejor reconocerlo y no obligarnos a hacer nada que no queramos, por mucho que nos apetezca complacer a nuestra pareja o “cumplir” con él de una forma u otra.

Aceptación

Reconoce y valida la experiencia tal cual es, los cuerpos tal cual son y el momento tal cual surge.

Es una forma de estar con la realidad de la experiencia sin luchar por cambiarla. No es pasividad ni resignación. Las cosas cambian.

Continuamente. Si nos mantenemos en el presente vemos los cambios más fácilmente y esto nos apacigua, nos nutre.

Esto hará que fluyas sin presión alguna y te llevará a tomar la siguiente actitud…

Soltar

Explora la experiencia desde tu completitud. Suelta cualquier expectativa y déjate llevar cuando estés practicando sexo. Busca mantenerte presente y atenta a cada sensación que aparezca, por mínima que sea.

Un pequeño roce, el calor del aliento en el cuello o un hormigueo en los pies. No te limites a tus zonas erógenas y enmarca el cuadro completo, una pintura no resalta tanto hasta que le ponemos un bonito marco y entonces, se convierte en una obra de arte digna de exposición.

De esa misma forma, no te limites, suelta tensión, suelta expectativa, suelta juicios y dedícate a gozar, conectando desde lo más profundo a lo más superficial con tu compañero. Capa a capa, iréis penetrando en un estado de placer exponencial.

Compasión

Fuera culpabilidad, fuera autocrítica.

Si pese a llevar a cabo todas estas actitudes mientras practicas sexo con tu pareja no ha sido gran cosa, no te martirices. A veces la mejor cura es el amor propio y cultivarlo, también hará que coseches mejores frutos con tus relaciones.

Está claro que todas cargamos con un bagaje emocional, a veces, que ni siquiera nos pertenece, por eso, debes de permanecer contigo misma incluso cuando las cosas se tuerzan, demostrándote una profunda compasión hacia ti misma o hacia tu compañero de cama.

Nadie va a morir y no se va a acabar el mundo. ¡Podéis volver a intentarlo! O permanecer atenta a las novedades que Diana comparte en este blog para ayudar a que vuestras relaciones sexuales se disparen a un nuevo nivel.

Ponerse en manos de terapeutas sexuales o asistir a talleres, retiros o congresos con expertos en éste área no es nada de lo que avergonzarse.

¡Derriba todos los tabúes al respecto y comienza a vivir una sexualidad plena!

Juguetes, fantasías o incluso prácticas tántricas están a la vuelta de la esquina para descubrirte una nueva forma de vivir vuestras relaciones, y de esto, Diana te muestra muchísimo en su blog, así que no dejes de leer artículos como:

Y sin más, espero haberte sido de ayuda y que a partir de ahora también relaciones el sexo como una herramienta para anclarte al momento presente, conectarte más con la persona con la que lo compartes y potencial al máximo tu placer.

¡Muchísimas gracias por leerme y hasta pronto!

Cuéntanos en los comentarios si conocías el Mindfuness y esta modalidad de Mindfullsex de la que nos habla Lorena.

¿Cuál es tu experiencia? ¿Crees que puedes adaptar tus relaciones sexuales a una experiencia de estas?

Foto de Lorena Molinero 🙂

10 respuestas a «Mindfulsex, la revolución consciente en la cama»

Pueeeees, mira… Sí que me parece interesante esto de darle un enfoque semejante al sexo. Nos quita una cantidad impresionante de presión a todos los involucrados. 🙂
Sin embargo, me parece complicado aplicar algo así en un ambiente donde todo se caracteriza por el ser capaz de soltarte, abandonarte al placer y a lo que ocurre. Supongo que habrá que probar para ver qué tal funciona. 😛

Hola! Vaya la verdad que conocía esta modalidad de ver, hablar y sentir el sexo, todas las actitudes que se hablan en el post son completamente aplicables y adaptables a las relaciones sexuales de pareja. Inconscientemente sin saberlo ya con Yeyo habíamos empezado a usar algunos, eso nos da satisfacción porque creemos que vamos por buen camino.
Abrazos!

Genial preciosa, eso sí que es lindo. Muchas veces hacemos las cosas de manera inconsciente y de manera empírica, que está genial y nos viene súper bien. Así que a seguir viviendo el amor y la sexualidad libre, ya luego encontrarás nombres y parecidos con otras cosas 🙂 Un abrazo 🙂

Hola pues he leído mucho sobre el mindfulness pero esta versión y/o modalidad de revolución consciente en la cama no había escuchado nada.
Según vas leyendo los consejos te das cuenta de que son «de sentido común» para el disfrute de ambos pero a pesar de la teoría, que si la conocemos, la mayoría de las veces estamos «en otro sitio».
Gracias por recordarnos las actitudes que nos llevara a disfrutar de lo mas intimo con nuestra pareja. Un abrazo

Ni idea de que existiera esa palabrita, es que últimamente me estoy llenando de nueva información en todos los sentidos,
Midfulness, complicada para recordar y mas cuando vaya a estar en la cama, creo que seguiré con mi vocabulario sencillo, sino saldré vuelta un ocho y la cama al revés.
Pero saber es importante y si se puede poner en practica una que otra cosita nunca estará de más.

Ante todo Diana mi más sincera enhorabuena por la estupenda colaboración de Lorena en tu blog. Es un tema super interesante y me ha encantado el concepto Mindfulsex y como aplica las actitudes de Mindfulness en la práctica de las relaciones sexuales de manera consciente. Desde luego estoy con ella en que la conciencia plena no está reñida con el disfrute sino todo lo contrario, ya que Mindfulness es estar presente, disfrutando de cada instante y dejándonos sorprender por cada regalo que nos trae la vida, así que disfrutar del sexo y sentir la plenitud del placer es una de las mejores formas de experimentar el placer de sentirnos vivas. Estupenda aportación.

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.