masaje erotico
|

El Masaje Erótico: lo que nadie te ha contado

El masaje erótico es una oportunidad perfecta para disfrutar del toque de otra persona, pero también para ver hasta dónde eres capaz de llegar en según qué situaciones.

Hoy te voy a compartir mi experiencia con el masaje erótico y te daré algunos consejos para que tengas en cuenta, en caso de que quieras recibir uno y aún no te decidas por ideas preconcebidas o miedos asociados al tema.

Ten presente que un masaje erótico es una experiencia que suma provocación, sensualidad, misterio, elegancia y una buena dosis de contención. ¿Quieres saber el por qué de todo esto? Pues sigue leyendo.

Recientemente recibí un masaje erótico en pareja, en pleno centro de Barcelona.

Ten presente que Barna es una ciudad perfecta para las personas que buscamos nuevas experiencias en el mundo del desarrollo personal y la sexualidad. Lo cual es fabuloso 🙂

Aunque esto no llegó de la noche a la mañana.

Llevo unos días hablando con mi nueva pareja sobre las relaciones y la sexualidad consciente; y hemos llegado a la conclusión de que ambos queremos compartir y vivir experiencias juntos.

Entre esas cosas que hemos pensado está el experimentar cómo sería nuestra sexualidad al introducir a terceros en nuestra intimidad.

De hecho, fuimos un paso más allá y estuvimos mirando la posibilidad, al ser la primera vez (al menos para mí) de contratar una Scort en Barcelona.

Es verdad, no te sorprendas, porque en eso sí que no es mi primera vez.

Te lo he mencionado antes, creo que en un post o hasta en algunos de mis Facebook Lives, en esto soy totalmente transparente, como siempre.

El asunto, y para no irme mucho por las ramas, es que estuvimos mirando plataformas en las que puedes encontrar muchas chicas que están dispuestas a hacer todo lo que quieras.

Pero en fin, que a la final y al menos en esta primera ocasión, lo del masaje nos vino genial y la verdad, es que es una opción mucho más fácil para quien no quiere tirarse a la piscina sin probar cómo está el agua primero.

Y nosotros decidimos darnos el regalo, ya que llevamos muchos días juiciosos trabajando sin parar por mejorar todo lo que tenemos montado y, si cabe, lanzar cositas nuevas.

En eso andábamos cuando nos llegó la noticia de Shiva Masajes y quisimos probar la experiencia en pareja.

Pongámonos en contexto

Lo divertido del asunto fue la cadena de casualidades que llevaron a que primero el tema y luego la oportunidad apareciesen.

Llevamos un montón de tiempo conversando sobre esto de las relaciones abiertas, el poliamor, las fantasías de tríos, grupos e intercambios de parejas y todo eso.

De hecho, Sergio dice que me conoció por primera vez cuando encontró mi post sobre el poliamor en 2013 (aunque me consta que empezamos a hablar un año más tarde de eso).

Y aparte, un día después del masaje íbamos a vernos con la gente de SexTime BCN, donde hablar de sexo es súper natural y siempre aprendemos un montón.

Esta vez pudimos aprender mucho de la mano de Noemí Casquet. Y también nos reencontramos con Miss Taboo, una de las ponentes del Congreso de Sexualidad Consciente (donde, de hecho, habló del estilo de vida Swinger).

Así que, en definitiva, iba a ser un fin de semana dedicado a los sentidos y el erotismo.

Como cabría suponer, nosotros decidimos tomar la ocasión según se presentó y aprovechamos la oportunidad de vivir una experiencia nueva.

Queríamos abrir el foco y ver qué tal nos sentíamos con el tema.

Porque una cosa es cierta y debes tener presente, puedes hablar de ello y saber que quieres vivir ciertas experiencias, sin embargo es muy distinto vivirla en vivo y en directo.

¿Por qué te digo que es diferente y qué me pasó a mí en concreto?

Como te digo con Sergio hemos hablado de estos temas, y sí, yo sé que para él las mejores relaciones son las abiertas.

En mi caso no ha sido así. Mi experiencia es de relaciones tradicionales. Con algo de libertad, pero al fin y al cabo monógamas completamente.

Con él ya estamos hablando de otra cosa, de vivir experiencias diferentes.

También es cierto que nuestra relación empezó así, por lo cual yo ya estoy dando cabida a que vivamos ese tipo de situaciones.

Soy consciente de ello, no creas que estoy engañada. Lo acepto y de momento la cosa va bien.

Ahora, ¿Qué pasa?

Que ha llegado el momento de empezar a vivir experiencias. De momento hemos decidido que lo haremos compartido y juntos.

Por ello lo del masaje erótico nos vino súper bien, porque es una excelente manera de ver si puede ser o no viable para ti vivir esto. (Para mí en este caso).

¿Pero qué es exactamente esto del masaje erótico?

Vamos por partes.

Creo que todos sabemos lo que es un masaje, sin embargo te diré que es presionar, frotar de una manera rítmica y con cierta presión e intensidad determinadas partes del cuerpo.

Dependiendo del tipo de masaje, podrá enfocarse en músculos, cabeza, cuello, espalda, pies…

Pueden llegar a ser terapéuticos, deportivos, estéticos, relajantes, eróticos como en este caso en particular.

Si a la palabra masaje le ponemos al lado la palabra erótico, la connotación ya es diferente; y tiene que ver con un masaje o toque que incite tu cuerpo con el fin de relajarte por medio de un recorrido por todas partes que te llegue a excitar muchísimo.

Algunos masajes eróticos lo único que buscan es estimular a la pareja. Excitarla para luego disfrutar de un encuentro sexual.

Otros masajes incluyen un final feliz por medio manual, estimulando los genitales. Eso es, efectivamente, masturbación.

Depende de cada uno elegir si lo haces con tu pareja, solos o acompañados. Si vas a una sala de masajistas especiales o si contratas una persona para que lo haga con vosotros. Hay muchas opciones para estos casos.

El fin que tenga un masaje erótico dependerá de muchas cosas, pero sobre todo; depende de lo que quieras y hayas acordado con tu pareja. Eso es importante.

¿Qué debes tener presente si te haces un masaje erótico?

Lo primero, es que hay muchos tipos de masajes eróticos. Existen unos que son cuerpo a cuerpo, y eso significa que habrá roce de cuerpo con el de la o el masajista.

Otra opción es solamente con las manos del masajista. Como cualquier otro masaje, sin embargo, puede haber variaciones.

A veces la masajista se puede disfrazar de algo que para ti sea excitante; o puede hablarte cosas que te gustan mientras te hace el masaje.

Con cosas que te gustan me refiero a cosas guarras y que te estimulan sexualmente.

Algunos de estos masajes, como te dije arriba, tienen final feliz, pero otros no lo incluyen.

Por eso siempre es importante tener claro qué quieres; y a partir de ahí, deberás buscar un buen lugar donde ir para que te den lo que deseas.

En el masaje que yo me hice, todos estábamos desnudos. Mi pareja, las masajistas y yo misma. Podíamos elegir el tipo de masajista que deseábamos, por supuesto.

Hasta si hubiésemos querido serían un hombre y una mujer, en vez de dos mujeres.

El contacto del masaje fue con las manos, piernas y con todo el cuerpo. Fue un contacto directo. No hubo penetración alguna, pero sí estimulación sexual, por parte de ellas. Nosotros no teníamos permitido tocarlas en sus genitales.

Si esto genera un conflicto en ti, ten presente que quizás no sea lo que buscas y debas empezar con algo más suave, o diferente.

Si no tienes claro qué ofrece el lugar al que vas, pregunta. Siempre que no tengas algo claro o se te presente alguna duda, pregunta, no hagas nada sin tener todo claro en tu mente.

Y si vas en pareja, habla con ella antes de hacer cualquier cosa y tengan presente qué quieren experimentar y hasta dónde pueden llegar, porque si las cosas se van de madres, es importante al menos haberlo hablado previamente.

No se vale luego los reclamos cuando tú no has dejado claro tu postura frente a ciertos temas o supuestos que pueden ocurrir.

¿Cuáles son los beneficios del masaje erótico en pareja?

Lo que te voy a compartir aquí son los beneficios desde mi experiencia. Mi pareja, desde luego, tuvo otra; y seguro tú y tus conocidos tendrán otra muy diferente.

Así que el mayor consejo que te doy aquí, es que vayas con la mente abierta y disfrutes de los beneficios que puedes sacar de la experiencia.

Aprender a tocar a otra persona y a ti misma

Descubrirás a medida que te tocan, qué partes te gusta más que te acaricien; qué otras no te gusta que te toquen; y cómo te suele poner más ese contacto.

Por ejemplo, si es más duro, más suave, con más presión o intensidad…

También aprenderás si esto de que una persona diferente a tu pareja te toque o no es lo tuyo. Por ejemplo, si es otra mujer, podrás identificar si te gusta realmente o no ser acariciada por una persona de tu mismo sexo.

Si estás en pareja y ves que la acaricia otra mujer u otro hombre, podrás definir si realmente es algo que disfrutas o desprecias totalmente.

Ojo con esto, es necesario ser totalmente honesta al respecto de lo que has sentido. Sea excitación, disgusto, celos o un poco de todo.

Aceptar que no lo sabes todo

… Y que algunas cosas es mejor aprenderlas con ayuda de otra persona.
Disfrutar de esto en pareja puede ser interesante, porque aceptarás también que él o ella puedan disfrutar del toque de alguien más.

Por supuesto, sin dejar de amarte, desearte y querer tener sexo contigo.

Una cosa no debería afectar a la otra, pero es normal que cueste aceptarlo, ya que nos han educado con el pensamiento de que lo mío es mío y no lo comparto con nadie, incluyendo a las personas que son importante para nosotros.

Así que no te sientas mal si te dan celos, háblalo con total confianza, no te guardes esas emociones para ti.

Estimular tu cuerpo de otra manera

Con el aprender y aceptar está también el descubrir unas nuevas partes para estimular tu cuerpo que pueden darte mucho placer.

Así mismo observando, puedes aprender qué estimula a tu pareja y cómo puedes hacerle sentir mucho más placer.

La verdad es que puede ser genial en la pareja, luego de un masaje erótico, llegar a jugar hasta el punto de volver a revivir ciertos toques, caricias o momentos. Todo a la final está en la buena comunicación que tengan.

Relajación y excitación juntas

A pesar de ser un masaje erótico, la relajación hace parte del paquete; y desde luego es normal que cuando te relajas te vuelves más receptiva para disfrutar y sentir placer.

Piensa en ello la próxima vez que te hagas un masaje, y no necesariamente erótico.

Poner a prueba la relación

Si andas buscando nuevas experiencias en tu relación, pero aún no te decides, no sabes cómo hacerlo o tienes miedo de lanzarte a lo desconocido; puedes explorar esta opción y ver qué pasa.

Evalúa y quédate atenta a lo que sientes.

Desde las cosas más eróticas y fabulosas, hasta las más chungas; como celos, incomodidad, rabia, inseguridad…

Es bueno si piensas en meter otra (u otras) personas en tu relación y nunca lo has hecho, que empieces probando lentamente. Que vayas evaluando con algo seguro y sencillo como ir a una casa de masajes o contratar una Scort.

Lo que sea para que sientas que de alguna manera tienes el control y puedes ir evaluando la situación sin perder tu zona segura.

Disfrutar. Esa debe ser la meta

Por último, el mayor beneficio de este tipo de experiencias es el disfrutar… Pero, sobre todo, el que te lo permitas.

Por ello es importante hablar, es importante tenerlo claro y es aún más importante, ir con la mente en blanco y dejarte llevar.

Disfruta la experiencia, que puede que no te guste para el futuro, seguramente; pero al menos te dará una idea y podrás hacer algo con ella después.

Sin embargo, en el momento presente, tú métete en el papel e intenta gozarlo al máximo.

Seguramente se me queden muchos más beneficios por compartir. Claro que sí.

Por ahora te dejo con este vídeo que hicimos Sergio y yo después del masaje (a no más salimos de la sala), y en caso de que tengas una duda al respecto, te leo en los comentarios 😉

Si quieres ver el vídeo en Facebook y comentarlo por allí, entra aquí.

Y si no tienes dudas, qué tal si me cuentas ¿Has recibido un masaje erótico?

¿Te gustaría disfrutar de un masaje erótico o pasas de ello? ¿Qué expectativas o pensamientos tienes con respecto al tema?

Y tranquila, te hablaré en otros artículos mucho más sobre este tema, porque sé que se quedaron muchos asuntos por tratar.

Así que aprovecha, pregunta y en unas semanas te sigo contando más detalles (morbosos si quieres) 😀

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

26 comentarios

  1. Hola: Diana creó que tu publicación es descriptiva y muy clara, referente a lo que implica. Para los que no abordemos está manera de placer como los masajes eróticos. Sin embargo no implica para mi una necesidad, la constante búsqueda de maneras de abordar el placer. En consecuencia no siento mayor interés al respecto. Porque además valoró mucho la monogamia la cual en lo personal me sastiface completamente aunque no tiene que ser la situación de todos. Por lo cual adelante y mis respectos adheridos, para todos los que eligen diferente. Felicidades Diana porque además posees una pareja en sintonía. Y es muy importante en estas selecciones a largó plazo.

    1. Reina totalmente, todo no es para todos y está genial tener claro lo que deseas. Eso siempre lo primero. Así que te felicito y agradezco mucho que respetes la decisión de vivir su relación de pareja cada uno a su manera, porque al fin y al cabo, no hay fórmula mágica que funcione igual para todos 🙂 Un abrazo 🙂

  2. Hola Diana, un post muy informativo. Te reconozco que jamás se me había pasado por la cabeza ir a un masaje erótico con mi pareja. Creo que aún estoy a años luz de estar abierta a compartir a mi pareja o a ver como otra persona la toca. Pero me ha encantado ver lo natural que todo sonaba en vuestro video.

    1. Clara, la verdad es que fue bastante bien. No te diré que es sencillo, pero teniendo las cosas claras y con buena comunicación todo se consigue a la final. Si no te sientes cómoda ni lo intentes, para esto tienes que trabajar un poquito el tema contigo misma antes de lanzarte 🙂 Un abrazo 🙂

  3. Hola Diana! Tremendo post, personalmente con yeyo, si hemos tenido sesiones de masajes en pareja pero de los tradicionales descontracturantes y relajantes, todavía no nos anímamos a que terceros nos realizen un masaje erótico en esta parte ambos preferimos hacernoslo nosotros mismos.
    Abrazos Diana!

    1. Gabi, si pueden hacerlo ustedes mismos, mejor que mejor. Que tampoco es cosa del otro mundo, la verdad sea dicha. El asunto es permitirse hacerlo y disfrutarlo de vez en cuanto 🙂 Un abrazo guapa 🙂

  4. Alguna vez en mi vida he ido a que me hagan masajes, cuando era joven y no los necesitaba, ahora que me duele todo si que me caería bien un masaje hecho por un bizcocho que me haga ver las estrellas,
    Eso de masajes eróticos debe ser toda una experiencia y lo que mas me llamo la atención es que se pueda escoger al que lo hace y hasta dos, mejor dicho el pasaje a la felicidad asegurado, o será que al ver tanta disposición nos asustamos, habría que ver.

    1. No te voy yo a ti asustada de nada… Aunque me sorprenderías, eso es verdad. Pienso que puedes disfrutarlo mucho, porque es una manera bella de conocerte y de disfrutarte de otra manera 🙂

  5. Hola, Diana.
    Pues no tengo mucha experiencia ni dando ni recibiendo este tipo de masajes. Los prefiero para relajación muscular.
    El meollo del asunto es que hay que saber hacerlos. O sea, no por decir que voy a darte un masaje me va a salir bien. No sé, me imagino que si es muy enérgico puede terminar lastimando, o si es muy flojo puede terminar durmiendo al otro (lo que me pasa a mi).
    Así que, como técnica de exploración y bienestar sexual, considero que también hay que aprender a hacerlo para que se logren los resultados esperados.
    🙂

    1. Thania, claro que sí. Aprender a hacerlo creo que sería lo primero y más recomendable. Además porque viene genial de vez en cuando jugar con tu pareja sabiendo lo que haces 🙂 Un abrazo guapa 🙂

  6. ¡Hola Diana! Uff la verdad yo no se si podría apuntarme a algo así. Suena excitante la idea pero no creo que podría dejar a alguien que no sea mi pareja tocarme jajajja soy muy si como no se quisquillosa con eso. Sin embargo me suena bastante lógico que nos ayude mucho a descubrir lo que nos gusta, y no me refiero a que nos gusta que nos toquen mujeres u hombres, si no a lo que comentas, dónde y como, además de aprender cosas nuevas claro está, movimientos, presión, etc.
    Me ha parecido súper interesante este tema y quien sabe, tal vez en un futuro me anime a probarlo con mi pareja.

    1. Noir, quizás este no sea tu momento, pero si es de probar cosas nuevas y más adelante te llama la atención, seguro que lo podrás disfrutar un montón, porque es realmente alucinante. Gracias por compartirnos tu opinión guapa, un abrazo 🙂

  7. Hola chicos!
    Wow qué experiencia!!
    Yo debo decirles que con el masaje común, es decir, no erótico, llego a un grado de placer, pero debido a la relajación que obtengo.
    Es que estar todo el día en la compu hace que mi cuello por lo general sea un roble, entonces sólo que me hagan masajes en las cervicales, supone para mí un placer extremo!
    Para el masaje erótico creo que todavía mi mente limitada no está preparada.
    De todas maneras, resultó muy interesante escuchar y leer sobre su experiencia.
    Saludos

    1. Florencia, los masajes son geniales y bien dados pueden ser alucinantes. Gracias por compartirnos tu experiencia y no te preocupes, las mentes se vuelven flexibles cuando se está preparado para ello y cuando cuerpo y mente están en sintonía. No hay afán para que eso pase, al menos no en este contexto. Sigue disfrutando tu sexualidad, eso es lo importante, no todo hay que hacerlo o probarlo 😀

  8. Hola Diana, de verdad qué importante es aprender a aceptar nuestro cuerpo para poder vivir y disfrutar de nuevas experiencias con nuestra pareja. Experiencias placenteras como por ejemplo este súper masaje erótico.
    Cada semana me llevo muchos consejitos para aplicar con mi novio… 😛 seguro que a él le gustan jaja

    1. jajaja Luisa, seguro algunos le gustarán así como otros no querrá ni saber de dónde los has sacado. Como todos, ellos y nosotras estamos trabajando constantemente y aprendiendo a conocernos y cómo disfrutar de este fabuloso cuerpo que nos han dado 😀

  9. Wow que gran experiencia Diana has tenido con Sergio, la verdad creo que un masaje erótico es la mejor manera de incorporar a otro en la relación si te lo has propuesto, claro esto después de haberlo conversado bastante bien con tu pareja y si apenas están comenzando, creo que tocar y ser tocado por otra persona diferente a tu pareja es bastante excitante, y bien que en el paquete no estuviera involucrada la penetración, porque así uno puede llegar a casa a culminar lo empezado, sería una excelente opción para probar con mi pareja. Saludos para ambos y gracias por la recomendación.

    1. Eliana, la verdad es que para poder disfrutar de esto hay que trabajar mucho antes, hablar y sobre todo tener en cuenta que esto no es sexo, es simplemente erotismo y eso cuesta mucho separarlo en nuestra cabeza. Las emociones pueden salir luego y mordernos el culo, como dicen por ahí 😀
      Un abrazo guapa y cuando puedas, a intentarlo que merece mucho la pena 🙂

  10. Hola Diana!!
    Como siempre aprendiendo contigo.
    Me gustan mucho los masajes eróticos pero vividos desde el lado tradicional del sexo. Nunca me he planteado introducir a terceras personas para darnos el masaje.
    En este momento de mi relación los dusfruto mucho así, pero nunca está de más conocer otras opciones.
    Besos!!

  11. Se me hace bastante interesante este tema, yo nunca lo he intentado y creo que tiene mucho que ver que no tengo confianza de mi misma y todavía no estoy en un punto en donde me sienta cómoda con mi propio cuerpo, incluso lo desconozco, además con mi pareja no hemos platicado de esos temas aunque nos tenemos mucha confianza, creo que antes que nada así como tu hiciste, necesito hablar sobre esos temas con mi pareja para llegar a un punto en donde solo haga falta experimentarlo, buen post, gracias por compartir!

    1. Sandra, muchas gracias por tu mensaje y por compartir tus dudas al respecto. Un buen paso es hablar con tu pareja, claro que sí y por los laditos, ve trabajando ese amor propio, que estoy segura que te ayudará un montón para coger confianza y que si llega a pasar te sientas a gusto y complacida 🙂

  12. Hola Diana. Confieso que no me siento a gusto compartiendo masajes eróticos con una masajista. Me gustaria aprender más con mi pareja aunque en este momento estoy soltera. Soy bastante tímida para hablar de estos temas. Te felicito con la soltura que lo compartes y gracias por compartir tus experiencias. Un saludo!

    1. Guillermina hay muchas maneras de disfrutar de un masaje, así que ir a un lugar y que te lo de otra persona no es la única opción. Si te llama la atención, es buscar la manera.
      Muchas gracias por tus palabras, sé que a veces nos cuesta hablar de sexo y bueno, la idea es llegar a un consenso con nosotras mismas y que podamos hablar siempre con libertad.
      Un abrazo guapa 🙂

  13. Hola Diana, gracias por el post. La verdad es que llevo unas semanas pensando más seriamente en algo que me haga salir de la rutina de la relación, el masaje erótico puede ser una opción, pero aún soy bastante reacia, como podría perderle el miedo? Sabes algún establecimiento de masajes eróticos.

    1. Sonia, en el post te menciono un lugar en Barcelona y para perder el miedo lo primero es identificar qué tipo de miedo tienes o qué te impide realmente disfrutar la experiencia. Cuando lo tengas claro es empezar a actuar. Eso es lo mejor 🙂