Categorías
Blog de Hablando de Sexo Cosas de pareja

Lo que he aprendido al introducir juguetes sexuales en mis relaciones de pareja

Los juguetes sexuales ayudan a las relaciones en pareja, permíteme contarte una historia acerca de cómo ocurre esto y aprovecha para diviértete conmigo mientras aprendemos un poquito más al respecto.

No es la primera vez que hablo de este tema. De hecho, ya tengo un texto que habla sobre usar juguetes sexuales en pareja y parece que el tema esté cobrando más vigencia cada día.

En mi grupo privado de Facebook: Hablando de Sexo Sin Censura (y que no te engañe el nombre, porque hay moderación y reglas de participación para el mismo), planteo debates y recibo consultas todos los días. ¿Y sabes lo que esto me ayuda a descubrir?

Exacto: los intereses más prioritarios y las modas que más fuerte pegan.

Por eso, te cuento que parece que esto de usar los juguetes sexuales como ayuda para la relación de pareja ha venido para ser algo más que una moda.

¿En qué momento han entrado los juguetes en nuestras vidas?

Hace no mucho tiempo era impensable que hablásemos abiertamente de usar algo más que lencería y ropa interior bonita. Pero poco a poco, entre la cosmética erótica, los muebles especializados y los propios juguetes hemos abierto una dimensión paralela.

Y en este panorama me tienes a mí. Una mujer joven y que se creía muy despierta, muy liberal y experimentada… Y fue descubriendo a base de experiencias chocantes que tenía mucho por descubrir y muchas ganas de hablar al respecto.

(Así fue como nació este blog, pero eso seguro que ya lo sabes… Con lo cual, sigo con mi historia.)

En la última década, y sobre todo gracias a las maravillas de internet (como la privacidad y el alcance global), es cuando los juguetes sexuales han podido proliferar a sus anchas.

Para que te rías un poquito conmigo, mi primer juguete sexual apareció en mi vida cuando tenía 26 años.

Por entonces andaba visitando una feria y, de todo lo que me mostraron allí, me animé a llevarme unas peonzas, pirindolas o tumbonas. Da igual el nombre con el que las conozcas.

Al igual que los dados, una de ellas mostraba un gesto o una acción, y la otra un lugar del cuerpo o de la casa en el que debíamos cumplir la fechoría. ¡Fue lo más atrevido que pude comprar en ese entonces!

Tiempo más adelante, a este juguete de estreno se unirían objetos que pueden doblar como útiles terapéuticos y juguetes sexuales al mismo tiempo.

Te hablo de huevos de obsidiana, cuarzo rosa y jade; de implementos pensados para los ejercicios de Kegel; y de un vibrador largo y grueso que mi pareja actual apoda cariñosamente como “el pitufo” (por su color azul, ya que no por su tamaño.

En cuanto a cosmética erótica, creo que nunca he consumido nada más allá de los lubricantes y los productos de higiene para los juguetes.

¿Cómo han afectado mis juguetes sexuales a mi vida en pareja?

Considero que positivamente, por dos motivos:

  • Me han permitido responsabilizarme de conocer mi cuerpo y mi placer. Y eso siempre suma cuando te vas a compartir con otra persona.
  • Y, además, tanto mi anterior pareja como la actual no tienen ninguna clase de complejos que les acechen al verme usar juguetes. De alguna manera les produce curiosidad y hasta se animan a participar de mis ensayos o simplemente verme disfrutar.

No obstante, lo dicho, soy consciente de que hay personas que asocian los juguetes a la insatisfacción y a la incapacidad para proporcionar placer…

A fe mía, si buscas la definición de creencia limitante en el diccionario, es posible que dicha asociación sea el ejemplo más empleado para darte a comprender el término.

Pero esa cuestión de las creencias limitantes pertenece a otra parte de mi trabajo… Que te animo a conocer desde mis grupos privados de Facebook y a explorar en profundidad con mis programas en la Comunidad Fluyendo.

Por ahora, seguiré con esta historia y aconsejándote sobre los juguetes sin salirme del guión.

¿Cómo creo que puedes servirte de los juguetes sexuales?

Si ardes en deseos de saber cómo pueden ayudarte los juguetes sexuales en tu vida de pareja, que sepas que hay tres modos:

Primer cómo: reducen la presión que sientes en el encuentro.
Si tienes la posibilidad de explorar con distintos medios para dar y recibir placer, y no todo depende de tus habilidades físicas… ¿Cómo crees que te sentirías?

Y, lo que es más: ¿cómo crees que sacarías el mejor partido de esa situación?

Segundo cómo: abren la puerta a conversaciones interesantes
Cuando contemplas el arsenal de juguetes de tu pareja, lo más normal es que no sepas para qué sirve todo lo que estás viendo por allí.

Por otro lado, entre las cosas que sí sabes para qué sirven, habrá otros matices en los que puedas fijarte para tirar del hilo… Y así aprender más sobre las preferencias de tu pareja.

Por ejemplo, ¿por qué una varita de cuarzo en vez de un dildo de silicona médica?

Tercer cómo: nunca más verás la rutina como “hacer siempre lo mismo y del mismo modo”

Sí, es cierto: no estamos exentos de tener juguetes sexuales favoritos y que dominen nuestras prácticas eróticas… ¡Mira si no lo que ha pasado con el Satisfyer y aparatitos en esa onda!

Ahora bien, los succionadores han irrumpido fuerte; pero ni mucho menos son lo único que se vende o lo más vendido. Si ese fuera el caso, las bombas de succión para hombres ya habrían dominado el mercado hace muchos años.

Son mucho más vendidos aquellos juguetes que te permiten elaborar fantasías en pareja, como los vibradores con control remoto. Entre los dos más famosos, están el OhmiBod y el VibraLush.

Por lo cual, todo se trata de abordar la presencia de juguetes sexuales en tu vida como el reflejo del autoconocimiento, autocuidado y conexión que te procuras

Una conexión con uno mismo en primer lugar, y a partir de ello también con tu pareja.

La capacidad para saber qué, cómo, cuándo, cuánto y por cuánto tiempo. Para poner límites y para ser generosos.

Tu mejor estrategia para salir de la genitalidad y dejarse arrebatar por el placer de la mente y los sentidos.

Eso, y mucho más, son los juguetes sexuales. Tal como la pornografía.
El único límite lo ponen tu creatividad y tu flexibilidad mental.

Qué me dices: ¿Vas a darle una oportunidad a los juguetes en tus relaciones de pareja?

Por Diana Garcés

Me encanta escribir sobre mis experiencias y las dudas que tengo con respecto a mi sexualidad y las relaciones. Por ello he creado este espacio para hablar y compartir contigo lo que vivo y aprendo.

2 respuestas a «Lo que he aprendido al introducir juguetes sexuales en mis relaciones de pareja»

Sin duda los juguetes eróticos ayudan a conocer tu sexualidad y también ayuda a abordar la sexualidad en pareja.
Introducir juguetes en una relación de pareja puede abrir las puertas a una búsqueda de nuevas maneras de placer que conllevan a la no monotonía sexual.

Hola! te invito a visitar mi canal de Youtube, el día 24 de abril hice un Instagram Live donde compartí tu comentario y di mi respuesta. (No dije tu nombre, no te preocupes). El vídeo estará público el 27 de abril en el canal de Youtube https://www.youtube.com/user/dimiga.
Muchas gracias por compartirnos tu experiencia, me encanta descubrir que muchas personas utilizan los juguetes para salir de la monotonía y hacer de sus encuentros sexuales algo mucho más divertido 🙂

Deja una respuesta

You have to agree to the comment policy.

Por favor lee esto antes de enviar tu comentario. Los datos de carácter personal que me proporciones rellenando este formulario, serán tratados por Diana Garcés como responsable de Hablando de Sexo. La finalidad es gestionar los comentarios del blog. No se comunicarán los datos a terceros, salvo por obligación legal. Derechos: podrás ejercer tus derechos para rectificar, limitación y suprimir los datos escribiéndome a [email protected] Puedes consultar la la Política de Privacidad del Blog para mayor información.


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.